miércoles, 12 de junio de 2019

Con Wellington por España (XX). La batalla de Los Arapiles

Seguimos con la cuarta y última entrada que dedicamos a la batalla de Los Arapiles, de nuestra serie "Con Wellington por España", y que iniciamos la semana pasada con los movimientos previos de la campaña y los primeros compases de la batalla. En nuestra entrada anterior ya vimos el decisivo golpe al flanco izquierdo francés, gracias a una hábil combinación de las dos armas, infantería y caballería, que acabaría de un plumazo con tres divisiones francesas y que inclinaría la suerte de la batalla cada vez más del lado aliado.

Las acometidas aliadas en la otra parte de la línea del frente, en el Arapil Grande, no tendrían tan magnifico resultado y la férrea resistencia francesa daría lugar a algunos episodios de contraataque que pondrían en serios aprietos a las tropas portuguesas y británicas que se preparaban a conquistar dicho enclave. Pero la suerte de la batalla estaba cada vez más clara a medida que pasaban las horas con el avance general aliado en dirección suroeste y ya sólo le quedaba al mando francés proceder a la retirada más o menos ordenada que fue protegida por las tropas al mando del general Foy. Las consecuencias de la batalla, como señala la web del Sitio Histórico de Los Arapiles, fueron las siguientes:

"La batalla de Los Arapiles tuvo como consecuencias inmediatas que el rey José Bonaparte, que acudía en tardío auxilio de Marmont, se volviera a Madrid; que Soult levantara el sitio de Cádiz; que el 10 de agosto el rey intruso abandonara la capital y marchara a Valencia a donde llegó el día 31, y que los aliados entraran el 12 de agosto en Madrid, cuya guarnición capituló el 14, entregando gran cantidad de armas y municiones y ciento ochenta piezas de artillería." [2]


Obelisco conmemorativo en la cima del Arapil Grande. Foto: Santiago Santos (a)


LA BATALLA DE LOS ARAPILES - ARAPIL GRANDE LADO ESTE


Tropas portuguesas. (b)
De la manera en que dejamos las cosas, las dejamos entre las 15:00 h y 17:30 h cuando el ataque efectuado por Le Marchant, y siguiendo con Leith y Pakenham habían empujado a esas tres brigadas, lo siento, las divisiones, las quebraron y las hicieron retroceder en esta dirección. Regresamos a las 15:30 h aproximadamente al mismo tiempo que ocurre el episodio de la pata de pollo, que es cuando los cañones de Dyneley disparan aquí proyectiles de metralla, resultando Marmont herido. Entonces, alrededor de las 18:15 h, Bonet estaba aquí de todos modos, así que él asume el mando inmediato, pero todos diciendo, ¿qué se supone que debemos hacer? y no estoy seguro que Bonet fuera capaz de resolverlo todo y el resultado es que cuando es herido es cerca de las 19:00 h. cuando Clauzel es movido de su mando en la división y se traslada aquí y se le informa de lo que está pasando.

De acuerdo, entonces el mando cambió tres veces, ahora nos encontramos alrededor de las 17:45 h y Cole no ha avanzado realmente con su división que se extiende a lo largo del terreno bajo, realmente casi con su posición en el vado a lo largo de la línea del camino y recuerden en el flanco derecho la división de Leith que ya ha avanzado hacia adelante y la razón de ello es que Cole recibió a Pack bajo su mando porque tenía a Anson en el mismo Arapil y no había preparado realmente su división para que tomara la ofensiva, por lo que tuvieron que repartir más munición que se habían mantenido de forma estática, enviarla a las tropas antes de que pudieran avanzar y luego, cuando está en posición de avanzar, envía al 7º de Caçadores, recuerden que conocían el terreno, desde la mañana y atravesaron el terreno para expulsar a los tiralleurs franceses, a las escaramuzadores, a los fusileros por el mismo valle, de modo que cuando tengamos esta división, la 4ª división, tenemos a las brigadas portuguesas (Stubbs and Pack) y usted tienen una brigada británica, la de Ellis.


Obelisco conmemorativo en la cima con la inscripción 
"Arapiles 22 de julio de 1812".


Ellis está allí, así que está cerca de la aldea, luego se detiene y luego Pack. El objetivo de Pack es esta posición aquí. Enfrente de Ellis, para enfrentarse con él primero, él está avanzando y tiene a toda la división de Clauzel. Y luego se detiene en este lado para formar parte de la división de Bonet y tal vez un poco de la división de Clauzel, pero en términos de la cantidad de batallones que se enfrentan, Ellis tenía tres batallones, contra diez batallones de la división de Clauzel. Lo peor, Stubbs tenía dos batallones, porque el 3er batallón del 7º de Caçadores fue enviado para hacer retroceder a los tiralleurs franceses, contra los seis batallones de Bonet y parte de Clauzel, así que nuevamente una ventaja de 3 a 1 para los defensores en lugar de los atacantes y tenemos una máxima, y es una máxima que se ha utilizado a lo largo de la historia, Sun Tzu escribió al respecto, que si vas a atacar a alguien, deberías tener tres veces más fuerzas que las que se te enfrentan. Además, lo que también deberías hacer es mantener un tercio de tu fuerza en reserva y volveremos al tema de la reserva en un minuto.


El Arapil Grande, desde la dirección de llegada de las tropas portuguesas.


Pero Ellis no tiene eso, está tres contra uno en contra, y se detiene en el medio, el único que está atacando con paridad es Pack contra los tres batallones que Bonet había puesto encima de este enclave aquí. Por lo tanto, debería ser una tarea fácil, por supuesto, para Pack capturar este enclave. No. Escuchemos lo que teníamos que decir al respecto. Este es el capitán Charles Singe, quien era un edecán de Pack, dijo:

“La última parte del ascenso era tan empinada que era casi imposible para un caballo subir. [Correcto?]. Incluso los hombres lo hicieron con dificultad. No fue hasta que estuve cerca de la cima que supe con lo que teníamos que enfrentarnos, ya que encontré el terreno que tenía, a poca distancia, la apariencia de una suave pendiente, formado en una pared natural, supongo de unos tres o cuatro pies de alto [se puede ver a lo largo del camino]. En la parte superior de la cual se extendía un nivel de terreno en el que el enemigo estaba formado en una fila a unos diez metros de mí [pueden imaginar que los franceses sonreían simplemente viendo a las tropas de Pack que venían aquí]. Nos miramos los unos a los otros por un momento y vi de inmediato que lo que habíamos emprendido era impracticable, ya que los hombres no podían subir al terreno escarpado sin primero poner sus brazos en la parte superior para salir. La línea al completo de repente disparó, me dejó fuera de combate y literalmente cortó en pedazos a los pocos que habían trepado la pared. La línea francesa siguió su descarga cargando hasta el borde de la escarpa, hacia abajo, cuando vieron nuestra confusión".


Charles Singe (b)
Bueno, el 120º de Línea corrió hacia los portugueses y los empujaron hacia la base de la colina y es en este punto que Clauzel realmente vio una oportunidad y dio la orden a su división y a los otros batallones en la división de Bonet que fueran en ese lado para comenzar a avanzar y empujar a Pack, a la 4ª división al completo, y eso es lo que empezaron a lograr, además dio la orden a los dragones de Boyer y esto responde a la pregunta de dónde estaba la caballería francesa. ¡Aquí están, por fin! y los dragones de Boyer vienen retumbando por la parte de atrás del Arapil hacia los portugueses que se retiraban y más allá, y ahora habían conducido a toda la 4ª división de retirada hacia la carretera en total y absoluto desorden. La brigada de Anson está completamente rodeada en el Arapil chico. Y algunos historiadores han escrito que esta era una hora crítica para Wellington: su victoria estaba en la balanza. Simplemente no lo veo de esa manera.

Porque echemos un vistazo a sus ocho divisiones. Tenemos Cole, Pakenham y Leith, que se encuentran en ese sitio, tenemos un poco de la 4ª división aquí. ¿Pero qué es lo que nos queda en reserva? Tiene la 6º detrás de la 4ª, tiene la 7ª detrás de la 5ª, tiene la 1ª y la Ligera, tiene la división de Carlos de España que no ha utilizado. Cinco de estas ocho, más del 50% de su ejército todavía está potencialmente en reserva. Tal es la argumentación que hacen algunos historiadores que, francamente, no entienden las tácticas, que la batalla estaba colgando de la balanza, es una tontería, pero, para ser justos, Clauzel intenta arrebatarle la victoria o al menos tener una oportunidad en las alegrías de la derrota y continúa empujando a las tropas cuesta abajo. Él ha visto cómo están corriendo y se descomponen en esa ruptura y si miran a la izquierda del Arapil Chico se puede ver un campo marrón con un árbol solitario en él, un pequeño parche marrón allí, es poco conocido, un pequeño montículo allí y el 53º a Pie fue rodeado repentinamente allí y el coronel Bingham fue uno de los hombres que se encontraron allí pero, ante todo, tengo un relato de un testigo ocular, de Bourgogne, que escribió sobre el desastre que había hecho Pack. Dijo en este relato típicamente xenófobo, por eso me gusta leerlo:

“El Regimiento francés subió la colina con un paso rápido y regular con sus tambores, tocando el pas de charge y nuestros hombres dispararon salvajemente entre ellos. Los franceses nunca devolvieron un tiro pero continuaron su constante avance. Los ingleses [esa es la división de Cole] volvieron a disparar, pero aún sin respuesta, los franceses se mantuvieron firmes sin embargo con enorme coraje, pero los hombres en tal confusión no tuvieron ninguna posibilidad de que las unidades inglesas y aliadas no tuvieran oportunidad contra el orden perfecto del enemigo y cuando los franceses estaban cerca de ellos, se agitaron y cedieron. Los oficiales avanzaron en línea agitando las espadas y alentando a los hombres para que se acercaran, pero la confusión se convirtió en un pánico".

Esa no es el relato que pensé que era. Esto no es xenófobo en absoluto. ¡Eso es genial! Déjenme encontrar donde está eso. Ya vendrá… No lo encuentro, pero cuando habla de que los hombres de Pack estando por todas partes…. No estoy seguro de dónde está ... De todos modos, el joven Bingham, que estaba al mando del 53º a Pie, se encontró de repente rodeado por completo al norte y esa es una muestra de la magnitud con que este ataque francés había penetrado. Un camino muy largo y embistieron hacia el flanco de la 6ª división también, y él dijo:

"El regimiento portugués de nuestra izquierda pronto cedió y nuestra izquierda estaba desprotegida justo cuando los franceses ganaban una ventaja temporal a nuestra derecha. En esta situación sin apoyo, luego fuimos atacados por un escuadrón de dragones pesados ​​enemigos [ocho escuadrones de dragones de Boyer habían cruzado el valle aquí] y nos retiramos en buen orden en línea, nos detuvimos por dos veces y detuvimos su avance disparando. Por fin, una pequeña colina rocosa circular, a unos doscientos metros de distancia en nuestra retaguardia, ofrecía una ventaja y decidí aprovecharla, ya que los dragones estaban demasiado cerca de nosotros y las filas demasiado delgadas para intentar formar en cuadro, hicimos una carrera hacia la colina. Los dragones vinieron retumbando por la retaguardia y llegaron a la colina justo cuando nuestra gente se los enfrentaba, el fuego los controlaba y pronto fue obvio que no causarían ninguna impresión. En este momento, vi una parte de nuestro regimiento que no había alcanzado a la roca, corriendo por la colina en gran confusión sin haber sido perseguida por los dragones, que cargaron la colina hacia Mansell. Me lancé a través de los dragones que abrieron el camino para mí y tuvieron éxito en reunir a los hombres alrededor de la bandera del regimiento que llevaba conmigo. [Ese es un buen ejemplo de eso.] Los continuos ataques de los dragones en la masa, fracasaron, una vez que lograron tomar la bandera del Rey hubo una disputa en cuanto a quién debería tenerla, cuando un sargento de los granaderos la rescató de los dragones que la sostenían, más bien la seda del asta que creo que permaneció con el enemigo [esta es el asta] al mismo tiempo que nuestra gente ganó terreno a la derecha y los dragones se retiraron en confusión."


Entonces, tenemos la situación ahora, la batalla está en suspenso y recuerdo que es el joven William Gratton quien en realidad no está ni cerca de aquí para ver y criticar, pero esto es lo que dijo, porque en esta etapa Wellington tenía la opción de traer la 7ª división, podría traer a De España, podría tomar la 1ª o la Ligera, pero se lo dice a Clinton, porque Clinton está rechinando los dientes un poco para compensar el “sugerido” fracaso en los vados de Salamanca que aún se debate entre los soldados de la división, lo que dice Gratton:

“La división de Clinton que consistía en seis mil bayonetas avanzó rápidamente a un lugar seguro en el combate y para relevar a la 4ª del extraño ridículo en el que se colocó. Trataron de ganar [este es el trozo xenofóbico] lo que se había perdido por el fracaso de las tropas de Pack en ese débil esfuerzo para obtener los Arapiles directamente de unos pocos valientes franceses. Estaba casi oscuro en el resplandor de la luz por el trueno de la artillería, el continuo sangriento tiroteo y la hierba ardiendo daban a la cara de la colina un aspecto noble y terrible, era una vasta cortina de llamas y los hombres de Clinton parecía como si estuvieran atacando una montaña en llamas, el cráter del cual se defendía con una barrera de acero."

Es en ese punto, entonces me detengo porque no tiene ningún sentido: no oscureció, aún quedaban tres horas de luz, eso es lo que sucede cuando alguien que no está en esa parte del campo de batalla, porque está allí, está con la tercera división, en el 88º que había atravesado todo el camino, él comenta algo sobre lo que no sabía nada en absoluto.


En la cima del Arapil Grande, frente a las posiciones aliadas, con el pueblo de Arapiles en el extremo izquierdo, Las Torres a su derecha y en el centro, el Arapil Chico. Al fondo los arrabales de Salamanca. 

En la cima del Arapil Grande, con orientación a sur, y el pueblo de Arapiles al fondo.



Eso realmente, desde este punto de vista, cierra esto, porque la 6ª división empujada hacia aquí y ahora Clauzel da las órdenes para que retrocedan. Ya lo había dicho y no hablamos del anclaje geográfico, deberíamos hacerlo, él ya había dicho a Sarrut y Ferey que movieran sus divisiones alrededor de esta parte de atrás aquí y se pusieran en la retaguardia para proporcionar un anclaje, para que todo su ejército pudiera moverse. Vayamos rápido aquí, podemos ver ahora el anclaje geográfico: si miran a la derecha, pueden ver bien la colina de atrás y ahora presto Aldeatejada que desaparece. Más a la derecha llegamos luego a Las Torres en esa depresión allí abajo, el cuartel de Wellington está justo al lado izquierdo dentro mismo y ahí es donde comenzamos nuestra segunda posición hoy. Salamanca, el Arapil Chico, la colina en la que inicialmente estaba la 7ª división, pero luego la 1ª y la División Ligera, y si miran ahora, déjenme echar un vistazo, tienen un campo marrón aquí, un campo marrón en el medio y un pequeño campo marrón, ¿de acuerdo? En el lado derecho del pequeño campo marrón que se halla aproximadamente a la una en punto, se podía ver la ermita y luego estábamos parados… Mal, mal, me equivoco. Cancélenlo. Ven esa pequeña casa, pueden ver que desde el lado derecho de ese campo marrón, el tercero, sube la colina y llegan a una casa blanca, sí, quiero decir eso, y luego a las cinco o cuatro de él pueden ver la Ermita en el puesto escarpado, ¿sí? En realidad está en la sombra nublada y es por eso que realmente me gusta este campo de batalla que a medida que las nubes pasan, pierdes cosas y luego, y algunas cosas parecen más altas o más inclinadas de lo que son realmente.

Foy y puedes ver toda la colina allí, escondido detrás de ella, el pueblo de Calvarrasa que pueden ver solo mirando hacia afuera, porque no podíamos verlo cuando estábamos en el Arapil Chico y, por supuesto, con razón Wellington lo había conservado por la mañana, él podría haber visto el camino hacia los campos trillados de La Huerta, todo el ejército de Marmont, es fácil para mi decirlo, pero es cierto que puede verlo. De todos modos, Sarrut y Ferey se han movido hacia abajo y detrás de nosotros, ahora iremos y veremos la posición que toman y las etapas finales de la batalla.

[Pregunta: ¿Dónde se encuentra el rio en aquel lado?...]

El río debe estar a quince kilómetros y se puede ver algo la línea del río, no está en el horizonte lejano se puede ver una línea de vegetación que sube. No se puede ver pero son aproximadamente quince, unas diez millas en esa dirección y eso es, literalmente, en la bifurcación en esta dirección. Bien, vayamos al otro lado de la colina.


Dos placas conmemorativas del Bicentenario de la batalla, en la base del obelisco.


 

LA BATALLA DE LOS ARAPILES - ARAPIL GRANDE LADO OESTE


Maucune, luego Curto, luego Thomières y luego Brenier habían pasado. Todos ellos ahora, Brenier, Thomières y Maucune retirándose, pero Clauzel estuvo bloqueando allí y luego de haberse desplazado, antes de que el mandato de Clauzel ordenara que todo el asunto fuera una retirada. Ferey y Sarrut vinieron a este campo aquí y probablemente se alinearon casi al sur desde aquí como una línea a través del centro de este campo para anclar el movimiento de esas divisiones rotas a través de esta área aquí, todavía están siendo perseguidos por una combinación de infantería y caballería, pero para ser honesto, ahora están bastante agotados, particularmente los que venían de esa dirección, porque también han estado en acción todo el día y esperar que persiguieran a los franceses y los destruyeran era una orden difícil, en particular, las nuevas divisiones que se habían trasladado a esta área para asegurar esa línea de retirada. Lo que realmente sucede es que Sarrut se adelanta y Ferey se mantiene en la línea de la línea del bosque que se puede ver más a la izquierda y se mueve un poco, pero solo cuando Sarrut cede terreno y todos los elementos rotos del ejército francés comienzan a retirarse de nuevo en esa dirección.


En la cima del Arapil Grande, con orientación hacia el oeste.



Continuamos con William Gratton, lo que dijo sobre la 6ª división, ya que se desplazan en la colina mucho antes de que oscurezca, es probable que sean alrededor de las 19:00 – 19:30 h, cuando han expulsado a las tropas de Bonet de esta colina y comienzan a moverse a ambos lados de la colina, de este mismo enclave y entran en esta área ennegrecida que se puede ver, dice:

"Las tropas que aparecían en el frente para detener su avance fueron pisoteadas y destruidas con la primera carga [no fue eso en absoluto, hubo un tiroteo y en un momento alcanzaron el enclave]. Cada reserva enviada para desalojarlos se encontró con el mismo destino. Esta base de hombres hecha con polvo de sangre en arcilla, medio desnuda y algunos portando solo armas rotas con una furia que no debe superarse, pero con la impetuosidad calmada por las bayonetas de la división de Clinton, ya no lucharon más por la victoria sino por la seguridad."

Y eso es lo que realmente leí, habiéndose desmoronado, cambiando ahora por la lucha por sus vidas y, por supuesto, los hombres luchan de manera muy, muy diferente cuando luchan por sus vidas. Ahora, lo que sucede ahora es que la 6ª división se desplazó y tenemos una pelea en este valle aquí. La 6ª división y la 1ª división aquí, pero las otras divisiones están ordenadas detrás de ellas con Wellington tratando de orquestar las cosas, pero de hecho, lo que sucede es que terminaron como en La Albuera, una especie de enfrentamiento y disparos el uno contra el otro y el testimonio de Ross, del 32º a Pie, que estaba en una de esas brigadas de la 6ª división:

“El nivel del terreno por el que tuvimos que pasar era una pendiente notablemente despejada, como el glacis de una fortificación. Más favorable para el fuego defensivo del enemigo y desventajoso con el silencio de la 6ª división, podíamos avanzar con perfecta firmeza y confianza. Nos acercamos a doscientas yardas de ellos, cuando el fuego de fusilería comenzó, que fue el más intenso que he presenciado nunca, las compañías disparando constantemente [esto es grande] y se mantuvo un ininterrumpido fuego se mantuvo por lo que la cresta parece ser un largo tramo de la llama.”

Pueden imaginar que este fue el cambio de rumbo. Se trataba de dos divisiones francesas desplegadas en línea y la 6ª división estaba surgiendo en grupos bastante concentrados, no era una columna, pero sin embargo, el rumbo había cambiado.

"Nuestros hombres bajaron a la posición de carga y comenzaron a disparar con la carga correcta, por lo que los huecos abiertos por el fuego del enemigo se llenaron instantáneamente. En la primera descarga enemigo, cerca de ochenta de nuestros hombres en el flanco derecho, retrocedieron hacia atrás en un grupo y nuestro oficial al mando cabalgó hasta saber el resultado de cada uno de ellos si había sido disparado y herido “.

Así continúa la lucha. La última luz, no, el verano europeo es probablemente alrededor de las ocho y media. Sarrut se retiró y luego la 6ª división y otra vez creo que es una falta de liderazgo de Clinton. Y tengo un relato que encontré hace poco y me gustaría leerlo. Esto es por el Mayor Frederick Newman que también estaba en la división, dijo:

“El mando de Hulse [que estuvo al mando de la brigada durante la totalidad de la batalla] estuvo más allá de la alabanza. Con respecto a Clinton, sin embargo, sólo puedo decir que en algún momento se acordó formular cargos contra él por descuidar sus dos brigadas [en otras palabras, él simplemente no estaba allí, sin procurar ningún liderazgo]. Hulse y los portugueses, ninguno de los cuales lo vieron en el tiempo que he mencionado [es algo más temprano en la acción en este momento en la colina]. Bingham, Anson y otros fueron apoyados por Hulse en su acusación, pero después de una madura consideración y el consejo de Bradford, la prevista acusación se dejó de lado y se dice que nunca la brigada fue tan severamente comprometida y después de mirar a las otras dos brigadas que quedaron completamente destruidas. Pobre hombre, su carrera sigue y, cuanto menos se diga, mejor.”

Eso es lo que quiero decir, básicamente se dijo que era un cobarde y que se fue, que se detuvo con una brigada que no se había desplegado adecuadamente y dejó que las otras dos fueran destruidas aquí. Cuando observamos los números de muertos, heridos y desaparecidos, la división que más sufrió fue esta 6ª división, mucho más que la 5ª o la 3ª, que es bastante notable. Ferey se alinea con la línea de bosque como dije, la oscuridad se avecina y continuaron castigando a la 6ª división. Wellington no parece reaccionar de la manera que cabría esperar, muchos dijeron: “Comparte la brillantez que conduce a la inflexión en los puntos decisivos, pero ahora parece estar un poco carente de ideas”. En lugar de enviar las divisiones 1ª y la Ligera, tal vez alrededor de este lado acometiendo el flanco francés, está realmente esperando que las cosas se desarrollen, pero finalmente, como dijo Foy:

"Fue la noche y solo la noche la que salvó mi división"

Debido a que Foy fue desalojado de ese enclave, y él era el único que quedaba para bloquear hasta el final para asegurarse de que el avance de la división Ligera que finalmente ordena Wellington cuando comienza a oscurecer, se inicie. Ahora se ha hablado mucho sobre este avance: algunos historiadores dicen que tuvo lugar durante un par de horas y luego se detuvo, pero descubrí en algunas de las memorias de Wellington, que de hecho, el avance contra los franceses continuó a través de la noche.


Segunda y última posición según el Atlas de Allison.



Pero perseguir a un enemigo a través de un bosque, un enemigo descompuesto, a través del bosque, no puedes usar cañones, no puedes usar la caballería, extremadamente problemático y altamente peligroso. Este es un oficial anónimo de la División Ligera, dijo:

“La infantería ligera del enemigo aumentó y se retiró deliberadamente. El ascenso fue suave, la 1ª brigada se desplegó con el apoyo de la 2ª y la 1ª división marchaba en nuestra reserva [por lo que hay esas dos divisiones que finalmente, aproximadamente a las nueve en punto, Wellington dirige para intentar eliminar a los franceses]. Nuestros escaramuzadores se vieron obligados a ceder terreno por la obstinación del enemigo, la línea del 43º era una de los mejores muestras de desesperación jamás vistas, las “rocas constantes” del coronel William Napier solo a unos veinte metros por delante del centro, era el punto de la dirección. Las apariencias indicaban una severa lucha ya que estábamos cerca de las reservas del enemigo. El duque de Wellington estaba a cincuenta yardas del frente cuando las líneas del enemigo comenzaron a disparar y pensé que se estaba exponiendo innecesariamente, más aún cuando escuché que puso en acción cada división ese día [lo que oímos es cierto]. El duque nos ordenó que nos detuviéramos a menos de doscientos metros del enemigo, nos lanzaron dos descargas con vítores, mientras nuestra caballería galopó para amenazar ese flanco. En este momento escuché que una bola de mosquete había perforado la ropa del Duque, doblada frente a su silla de montar. Cuando estábamos a punto de atacar, el enemigo desapareció y el avance se ejecutó debidamente.”

Ahora, la razón por la que sé que se persiguió a los franceses a través de los bosques hacia Alba de Tormes, ¿por qué iban a Alba de Tormes? Porque iban retrocediendo hacia el río para alejarse. Esto es de esos registros de Whitehead, jefe de la Tropa A de la Royal Horse Artillery:

“Alrededor de las seis en punto, nos movimos hacia la derecha con [...] a cierta distancia. La tropa de Ross [la artillería de Ross se encargó de organizar la tarea con la División Ligera], cuando se dio una orden de cargar a la izquierda por el flanco derecho. Y una vez hecho esto, formamos una línea para la acción a quinientos metros, disparando siete u ocho disparos por cañón. Nos movimos al frente avanzando al galope, continuando esto hasta las doce de la noche. [No es medianoche, es de noche, las palabras a las doce en punto, están en la era de las Huertas, están tratando de bajar y cortar su retirada] Su Gracia, el comandante en jefe, ordenó detenernos, encontrar agua para los caballos y madera seca. Se detuvo dos horas y se reanudó la persecución. A las cuatro en punto entró en acción [deben ser las cuatro de la madrugada] entró en acción a cuatrocientas yardas de la retaguardia del enemigo cuando estaban vadeando el Tormes."

Sébastien Foy.(2) (c)
Así que sabemos por los testimonios de estas tropas que se dirigieron el asumir que es correcto y verdadero que, de hecho, la acción continuó durante toda la noche. También notamos que Wellington estaba liderando la división Ligera en la persecución de la fuerza del general Foy que estaba dirigiendo la retaguardia para permitir y encontrar tiempo para que los restos del ejército de Marmont cruzaran ese puente y escaparan. Sebastian Foy escribió sobre la batalla y tenemos que dejar en claro que el alto mando francés tuvo una gran cantidad de acritud después de la batalla, en cuanto a quién era responsable de esta catastrófica derrota, esta destrucción del ejército de Portugal.

¿Quién fue el responsable de la tragedia? 

Marmont que dejó el campo de batalla cuando fue herido cerca de las 15:30 h, se retiró por un largo camino desde el campo aproximadamente a las 16:00 h. Él mismo culpó de la catástrofe a Clauzel, pero había una serie de comandantes franceses que no estaban de acuerdo con eso.

Y Foy escribió:

"El duque de Ragusa [que es Marmont] insinuó que la batalla del 22 se perdió porque después de su herida hubo un vacío en el mando, la anarquía y el desorden, pero fue el duque quien forzó la batalla y eso contribuyó al aviso del general Clauzel [quien, recuerden, era su segundo al mando]. Su izquierda ya estaba derrotada cuando fue incapacitado y ya que era imposible rechazar la batalla o darle un buen giro. Solo fue posible atenuar el desastre y eso fue lo que hizo el general Clauzel.”

Así que esto nos lleva básicamente a la conclusión de la batalla de Salamanca. Tengo un último testimonio de un testigo presencial porque cubriré un par de otras acciones que sucedieron más tarde en la noche en el puente de Alba de Tormes, mañana en el autocar cuando vayamos a García Hernández. De acuerdo, siendo un turista siempre es una buen plan darle la última palabra a los Guardias, y esta es el alférez John Hutchitson, del 3º de Guardias a Pie, y nos trae por supuesto, el los reveses que los salmantinos sufrieron, pero también la contribución que habían hecho al ejército de Wellington.

“Habiendo notado esto en la batalla de Salamanca, no debo pasar por alto el comportamiento de sus habitantes, que en todos los aspectos nos habían obsequiado con su sincero apego, el comportamiento de los franceses hacia ellos y sus propias profesiones que teníamos razones para esperar. Durante los tres días que estuvimos en las alturas de Vilares(1) [esas son las alturas de San Cristóbal durante el período del 20 al 23 de junio], estuvimos allí sin agua y muy desprotegidos, ya que no pudimos conseguir un arbusto para hacer un fuego. Ellos [los salmantinos] alegremente obedecieron la orden de Lord Wellington y los hombres y mujeres, jóvenes y viejos, polvorientos, trajeron consigo agua fresca y madera seca. Una hora después de expulsar al enemigo después de la batalla, cuando más se buscaba la ayuda [desde el 22 hasta las etapas finales de la batalla], cuando la batalla llegó a su fin, se adelantaron, tanto pobres como ricos, e incluso damas de alcurnia fueron al campo de batalla y prestaron toda su delicada asistencia llevando a los heridos de sus casas y administrar todo el consuelo a su alcance."

Por lo tanto, la batalla ha llegado a su fin, en términos de pérdidas, las pérdidas francesas fueron de aproximadamente 6.000 hombres, muertos, heridos o desaparecidos, muchos desaparecidos y muchos de ellos volvieron a las águilas unos días después. Se capturaron veinte cañones, y dos de las águilas fueron capturadas, la del 22º de línea, la del 62º de línea y también seis de los guiones. Las pérdidas aliadas son bastante similares en términos numéricos, algo más de 5.000, de 3.000 que fueron británicos, 2.000 portugueses y, por supuesto, las divisiones españolas que no se habían comprometido solo tuvieron algunas bajas menores. Foy escribió:

"A la conclusión de la batalla, esta batalla que fue llevada a cabo de manera bastante brillante por Wellington que cambió a la defensiva a la ofensiva…" [manejó con brillantez esa visión que tuvo de Thomières, ya que extendió su posición "en potence" para negar la habilidad de sus fuerzas de su flanco derecho, Foy, Sarrut y Ferey que acudieran en ayuda de las divisiones de su izquierda, que en ese momento estaban a unas cuatro millas de distancia. Fue una victoria tremenda] y dijo: "… elevó a Wellington casi al mismo nivel que Marlborough”. 

Pero solo quiero ser ustedes dejen un momento de pensar en los salmantinos mientras cerramos esta batalla, fue una batalla tremenda, había liberado Salamanca, Wellington se dirigió posteriormente a Madrid, donde llegó a mediados de agosto, con una gran aclamación por parte de los madrileños y luego después de haber llamado al general Hill, el cuerpo separado, decidieron perseguir al Ejército de Portugal, y luego se extendieron hacia Burgos, pero se encontraron a finales de año, de vuelta en la misma situación que tenían a principios de 1809-1812 cuando empezaron las operaciones. Pero los todos los salmantinos, por supuesto, tuvieron que soportar a los franceses, también como los madrileños, buscando venganza contra aquellos que señalaron como afrancesados, los que habían ayudado a los franceses durante ese tiempo de ocupación francesa y todo tipo de atrocidades, atrocidades civiles, un lado contra el otro, todo lo que llevó a esa división entre los serviles y los liberales, y las pugnas carlistas, estos conflictos que padeció España durante los próximos ciento treinta años, más o menos. Eso es todo.

Formaciones rocosas en la cima del Arapil Grande desde el lado oeste.



- O -

[Pregunta: Entonces, ¿qué pasó con los muertos, con esos miles de hombres?]

Sí, a lo que me refiero, el mismo Wellington quería perseguir al ejército y lo recogeremos mañana por la mañana cuando nos pongamos en marcha. Entonces, no está claro cuántos individuos dejó en el ejército para ayudar en el proceso. Pero, por supuesto, aquí, a diferencia de Talavera, es una ciudad enorme donde puedes ser ayudado por la administración civil para enterrar a los muertos, y eso es exactamente lo que sucedió. ¿Dónde fueron enterrados? No lo sabemos exactamente, pero habrían estado en los campos, a nuestro alrededor, habría sido excavado fosas y los cuerpos habrían sido colocados en ellos. Hay algunas historias presentes en esta granja en particular, donde se encontraban huesos de vez en cuando y creo que es muy posible, sospecho, que haya muchos hombres enterrados aquí, en esta área.

[Pregunta: ¿Cuál es la diferencia, si es posible, en la defensa de las tropas ligeras contra los ataques de caballería?]

Cuando las tropas ligeras se despliegan en unos o doses, necesitan salir del área, no deben encontrarse aislados en unos o doses, porque no se puede formar un cuadro con una o dos personas. Si el batallón está intacto, como vimos en Fuentes de Oñoro, cuando se formaron cuadros como todos los demás. Pero ustedes saben que en unos o doses, con la caballería cargando de frente al área, lo mejor que pueden hacer es tirarse en el suelo, es la mejor cosa que pueden hacer.

[Pregunta: La cuestión sobre el número de bajas, sobre el tener unas reluctantes victorias y no acabar de una manera definitiva con el enemigo...?]

No, no, tienes toda la razón. Todo lo que hemos hecho de estas batallas en la Península es tener una gran posibilidad de que cualquier ejército francés sea completamente eliminado del juego. Ahora, hay una razón para eso. Aníbal se encontró con la misma acusación de la batalla de Cannae, ya saben, ejecutada de manera bastante brillante, pero luego permite en gran medida que su enemigo escape. En Wellington, cuando miras las batallas de Wellington, quiero decir, se le recuerda como un general defensivo de manera totalmente incorrecta, sumando el número de batallas que luchó de manera ofensiva desde este punto en adelante, dejando a un lado a Roliça y Vimiero, al comienzo, en realidad, son más numerosas que el número de batallas defensivas que luchó. A pesar de eso, cuando miras esta batalla, miras a Vitoria, miras las batallas sobre los Pirineos, miras las batallas que tenemos en el sur de Francia, Tarbes, Orthez, etc., es un seguimiento, es decididamente segundo a la derecha Ahora, lo que significa que podría cortar, capturó un par de divisiones aquí, pero no lo hace. En Vitoria pudo capturarlo un ejército al completo, potencialmente tenía tres ejércitos allí, que prácticamente estaban bloqueados en Vitoria y él les permite escapar. 

Ahora, a modo de mitigación desde el punto de vista histórico de Wellington, su caballería lo defraudó, son, digamos, una vía muerta para perseguir a los franceses, que capturan su equipaje con todo el saqueo que han tomado de sus últimos cuatro años y medio, cinco años de ocupación en España. Pero, la razón sin lugar a dudas, es que Wellington se resiste a dejar libre a su ejército, incluso aquí cuando deja la división Ligera y le ordena a la 1ª división que la siga, está justo en el frente. Tiene una gran preocupación dejar libres a sus tropas sin que él se encuentre allí, y volvemos a la cuestión de que él no está entrenando a sus comandantes de división como posibles comandantes de ejércitos o en misiones independientes. ¿Qué es lo que hace eso? Lo que él sabe de los soldados británicos por igual, lo más probable es que, con la prueba de Vitoria, se encuentren a pocos kilómetros de la persecución y luego encuentren algo más que no les importaría, pero van y lo hacen, y él siempre fue consciente de eso, y creo que es en la vigilia de Waterloo, cuando un par de oficiales del estado mayor alemán, no estoy seguro de si era Gneisenau, uno de los oficiales del entorno de Blücher le dijo: "Haga que su ejército vaya, haga que su ejército persiga a los franceses que están huyendo", y él dijo "No conoce a mi ejército como yo". Y eso es lo esencial, si dejaba libre a su ejército y los dejaba ir, era consciente de que muchos de ellos desaparecerían con las primeras luces de la mañana siguiente.

[Pregunta: Pero aquí donde nuevamente desaparecen, ¿dónde podrían estar?]

Está Alba allí, hay otros pueblos aquí.

[Pregunta: ¿Cuántos desertaron?]

No desertarían: desaparecerían por un tiempo. Estarían ausentes sin permiso por lo menos durante un período de tiempo no especificado. Ellos regresan.



- - - - - - o - - - - - - 

(1) - La localidad de Vilares de la Reina.

(2) - Maximilien Sébastien Foy (1775-1825), uno de los generales más competentes en el ejército francés de ocupación en España durante la Guerra de Independencia. Coronel de artillería (estudió en la escuela de La Fere, como Napoleón), ascendió al generalato por méritos propios en dicha campaña. Entró en España con el contingente de Junot en la invasión de Portugal y permaneció casi ininterrumpidamente hasta 1812. Participó también en la campaña de los Pirineos y en Waterloo, donde fue herido y acabó su carrera militar. Se publicó antes de morir su "Histoire de la Guerre de la Péninsule sous Napoléon", en cuatro tomos.


_________________________________________________________________________________

Nick Lipscombe MSc, FRHistS, es un historiador especializado en las Guerras Napoleónicas y, en particular, en la Guerra Peninsular. Ha escrito numerosos libros y artículos sobre asuntos relacionados con las guerras napoleónicas. Su primer libro, "An Atlas and Concise Military History of the Peninsular War" (Un Atlas y concisa historia militar de la guerra peninsular) se publicó en 2010 y fue seleccionado como el Libro del Año por el Daily Telegraph (Historia). Está reconocido como una autoridad mundial en las batallas y campos de batalla de la Península Ibérica y el sur de Francia. Trabaja actualmente en la confección de un nuevo Atlas, pero esta vez sobre los campos de batalla de la Guerra civil Inglesa.

Nick nació en 1958 en Angers (Francia) y sirvió durante treinta y cuatro años en el ejército británico, donde vivió un servicio operacional considerable. Fue galardonado con la estrella de bronce de Estados Unidos en 2006 (http://nick-lipscombe.net/).
_________________________________________________________________________________

Fuentes:

1) - "Wellington in Spain. A Classic Peninsular War Tour". 12 a 19/09/2018 - Nick Lipscombe©, para "The Cultural Experience"
2) - http://www.sitiohistoricolosarapiles.com/labatalla_consecuencias.php

Imágenes:
a) - http://www.lasalina.es/archivo/turismo/emociones/emociones16/noticia1.php
b) - Imágenes del panel informativo ubicado en el Arapil Grande.
c) - By Pucesurvitaminee - Own work, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=17756862
c) - Fotografias del autor. 

jueves, 6 de junio de 2019

Con Wellington por España (XIX). La batalla de Los Arapiles

Seguimos con la tercera entrada que dedicamos a la batalla de Los Arapiles, de nuestra serie "Con Wellington por España", y que iniciamos la semana pasada con los movimientos previos de la campaña y los primeros compases de la batalla, con el intento de flanqueo de Marmont para cortar su línea de retirada y el consiguiente despliegue defensivo aliado. Tras el error del Duque de Ragusa de distanciar en exceso su flanco izquierdo, habilmente explotado por Wellington, llegaría el punto de inflexión de la batalla, tal como nos comenta Nick Lipscombe, que no fue otro que la aniquilación de las tres divisiones de Thomières, Maucune y Brenier, con una hábil combinación de las dos armas, infantería y caballería, esta última comandada por uno de los mejores comandantes de caballería ingleses, John Gaspard Le Marchant, que a la postre resultaría muerto comandando a su brigada pesada en la carga.

Los franceses habían visto desintegrado todo su flanco izquierdo, y la pérdida en media hora de sus dos comandantes en jefe: no era un contratiempo nada fácil de digerir, pero aún quedaba batalla por disputarse y Clauzel, ahora al mando del contingente francés, le quedaba la tarea de, sinó poder revertir el signo de la batalla, si complicar al máximo el avance aliado en los otros sectores del frente, tal como veremos en el próximo y último capítulo.


Carga de la 3ª división de Pakenham en Salamanca, por Caton Woodville Jr. (a) 
 Uno de los anacronismos de la pintura son los gorros de oso que llevan de los granaderos [2]



LA BATALLA DE LOS ARAPILES - MIRANDA DE AZÁN/ARAPILES (Cont.)


Bueno, a las cinco tenemos el reloj del área de servicio de Repsol donde almorzamos, ahora vemos la Aldeatejada, gran parte de ella. Thomières, que estaba situado aquí, probablemente no podría verlos, saben que estamos justo a la derecha de la colina posterior y luego girando y cruzando tenemos Salamanca primero y luego en el terreno bajo pueden ver Las Torres, recuerden hace doscientos años, donde el estado mayor de Wellington tuvo ese picnic de almuerzo.


Perspectiva desde donde se encontraban las tropas de Thomières.

El mismo lugar mirando hacia Aldeatejada. Miranda de Azán quedaría más a la izquierda.


Nos desplazamos más a través, tenemos los árboles, recuerden los álamos donde dije que la caballería estaba situada, se puede ver este lado de Las Torres y también los árboles que discurren a su derecha antes de que nos encontremos con los mismo Arapiles, grandes en la profundidad, ¿de acuerdo? Así que llegamos a este lado aquí ahora que es el Arapil Chico, a su izquierda está la colina en la que se ubicó 1ª división y al otro lado la División Ligera que se extiende en la distancia y podemos ver aquí, ahora esta es claramente la colina en la que se ubicaba la división de infantería francesa de Maucune, mirando hacia el interior del pueblo y casi ensombrecido, el Arapil Grande, que podemos ver en la lejanía. Lo que también pudimos ver detrás de nosotros es, en gran medida, este terreno negro que está oculto. Miren la naturaleza cóncava del terreno aquí, en el cual Marmont esperaba mover a Thomières sin ser visto. Pero, por supuesto, Thomières, a medida que se mueve cada vez más hacia el oeste, se detiene para comenzar a aparecer a lo largo de los “bultos”, es increíble. Hace unos segundos, con la luz en lado, eran mucho más claros y ahora se puede ver el primero, segundo, y tienen que mirar muy cerca al tercero, donde estábamos situados antes de ir a almorzar. Si regresan hacia Aldeatejada y miran hacia la colina, la tercera colina, puedes ven la cantidad de espacio muerto que hay, no podemos ver ese cobertizo con el tejado verde y esa es la razón por la que Pakenham pudo mover su división oculta todo el camino hacia abajo, pero el por qué Thomières no lo pudo ver tiene un poco un misterio.


Nuestra ubicación dándole la espalda a Aldeatejada y una muestra más de las elevaciones del terreno.


De acuerdo, dejamos la batalla como a las 16:30 h y los combates se desarrollan a las 16:45 h, Murphy muere, la cólera de los Connaught Rangers y la división de Pakenham está persiguiendo a Thomières, sus muchachos que ahora están fuera de control, sin anclaje y corriendo de vuelta en esta dirección general para escapar. La caballería de Curto hacía mucho que había bajado por este valle y había huido por aquella dirección, sin orden ni control, todo ha salido terriblemente mal y ya no supimos más del truco de llevar las tropas ocultas. Ahora, cuando Wellington terminó de departir personalmente con Ned Pakenham y Arentschildt, como lo oímos, el ataque de D'Urban y volvió de nuevo por el camino hasta aquí hasta Gaspard Le Marchant, que era natural del Canal.

John Gaspard Le Marchant (b)
Un nombre de intenso sonido francés, pero Gaspard Le Marchant era un comandante de caballería extremadamente capaz. Había escrito un libro sobre cómo usar la caballería y también era un hombre que comprendió en toda su dimensión la necesidad de tener primero una facultad para jóvenes oficiales y, también, una facultad de estado mayor para la mayoría de los oficiales superiores, y es Gaspard Le Marchant quien tiene un gran monumento en un bonito lugar, en la academia militar de Sandhurst porque fue su invención, había establecido dos facultades, una High Wycombe, la otra en Marlow, que luego se mudó a la zona de Camberley y se convirtió en la Real Academia de Sandhurst.

Así que es un comandante extremadamente capaz y está al mando de la brigada pesada de caballería allá abajo en el fondo, que consistía en el 3º, 4º y 5º de dragones pesados, y hay una especie de molino y junto a ellos, estaba, por supuesto, Anson, que no debe confundirse con el Anson que está en el Arapil Chico y que interesantemente no tienen ninguna relación. La brigada de Caballería Ligera de Anson que también tenía algunos dragones ligeros. Ahora, Gaspard Le Marchant recibe a Wellington y Wellington le dice: "Gaspard, ¿puedes ver...?" Probablemente no dijo eso: "¿Puedes ver que Ned Pakenham está a tu derecha", "Puedo verlo, Señor"; “Bueno, mantén tu mirada en la derecha y cuando juzgues que es el momento adecuado, tú cargas”. Y se va, eso es, todo. Nada más que eso. Luego va a ver a James Leith, en la aldea, dice: "James, bien hecho, mantén a tus chicos cuerpo a tierra".

Los cañones franceses que estaban en esta colina aquí están disparando a la aldea, por supuesto, por lo que también hay problemas para Sir James, ya que estaba básicamente desde las once de la mañana y le dijo a James: "Bien, James, mantén tu mirada en ti a la derecha y cuando juzgues que es el momento adecuado, avanzas". "Lo tengo, Señor". Luego le escribe a Larry Cole, dice: “Larry, ¿cómo te va?” "Estoy bien, señor". "Mantén tu mirada en la derecha y cuando juzgues que es el momento adecuado, avanzas". "¡Entendido, señor!". Y luego regresa para acabar su pata de pollo. Y luego lo deja ir.

Marmont se negó a que le amputaran el brazo 
y pudo luchar en las campañas de 1813 y 1814
en Alemania y Francia. (c)
Y lo que sucede ahora es simplemente increíble, porque Thomières regresa en esta dirección, pero Maucune está aquí y Clauzel, en su flanco derecho, están mirando preguntándose qué sucederá a continuación: pueden escuchar el ruido de la batalla y se dan cuenta de que algo va mal aquí. Casi al mismo tiempo, un proyectil de metralla del Arapil Chico disparado por el joven Thomas Dyneley estalló sobre el Arapil Grande e hirió gravemente a Marmont. El mando se le dio de inmediato a Bonet porque él está en el Arapil Grande y asumiendo que sabía cuál era el plan de acción de Marmont, pero como sucedió, él no lo sabía.

Al cabo de media hora, Bonet es herido y Clauzel, cuya división estaba abajo en este sitio, en el Arapil Grande, y alguien que está en la cima de la colina con el estado mayor del ejército le dice: "Sabe, Señor, ahora usted está al mando" y Clauzel probablemente pasó los siguientes veinte minutos diciendo: "Bueno, ¿cuál es el plan, muchachos?". Nadie sabía el plan, porque la conversación había tenido lugar casi seguramente solo entre Marmont y Thomières, pero nadie sabía de qué se trataba.

Bien, esto es lo que se desarrolló, porque mirando hacia el frente, ahora pueden ver que la caballería comienza a moverse hacia sus respectivas líneas de sus regimientos. Y lo que sucedería ahora es que los intendentes (“Quartermasters”) establecerían lo que hoy llamaríamos “mine take”, una delgada tira de cinta, probablemente blanca, podría haber sido de otro color y habrían visto que estas líneas se colocaban para mantener a los caballos como llegaban con un vigoroso trote porque estos son grandes caballos, y hombres grandes, y había que mantenerlos en su longitud para que no se desviaran demasiado hacia la izquierda, demasiado lejos hacia la derecha, la otra cosa, por supuesto, además del oscurecimiento del campo de batalla, es la presencia del polvo y deben asegurarse de que no empiecen a moverse uno enfrente del otro ya que podría ir terriblemente mal, y esos intendentes son los que colocan esa cinta por toda esta área aquí, aguantando una lluvia de fuego mientras lo están haciendo, una cosa bastante peligrosa para hacer, llevando un carrete y solo tienen un par de hombres para completarlo. Pero esto es lo que ahora puede ver Maucune y ahora tiene un problema: porque tiene que hacer que Cole ponga sus hombres en cuadro y conseguir ese momento adecuado y puede ver también en su flanco izquierdo que algo está sucediendo allí y hay muchas tropas francesas volviendo en esta dirección. Luego ve a Gaspard Le Marchant que comienza a maniobrar y a colocar su caballería pesada en posición. Y ahora confiando en su instinto le dice: "¡Formen en cuadro!". Y comienzan a formar en cuadro. Pero al mismo tiempo que intenta tomar esa decisión, Leith ya le ha dicho a sus hombres: "Vamos". Puede ver lo que está pasando allí puede ver a Gaspard Le Marchant llegando, pero dice: "Vamos". Y con todo este fuego que recibieron, él juzga que es hora de actuar correctamente. Esto es lo que dijo el capitán Andrew Leith, que es el sobrino de Leith y su edecán:

“El general me ordenó que cabalgase para que la infantería ligera tomara las alturas para cubrir su línea de marcha y molestarlos, si es posible, haciendo una descarga de sobre los cañones del enemigo, para conseguir esos cañones a toda costa. Nuestras tropas ligeras pronto acabaron con los que se les oponían, los cañones fueron retirados a la retaguardia y todas las obstrucciones en la línea general fueron alejadas”. [Eso fue por dos razones: una, porque pueden ver algunas maniobras abajo en el pueblo, pero lo más importante porque anticipan esta carga de caballería: sacan los cañones antes de que llegue la caballería.] Frente al centro de esa hermosa línea, cabalgaba el general Sir James Leith dirigiendo sus movimientos. De vez en cuando cada soldado era visible, el sol brillando sobre sus brazos aunque a intervalos, en una densa nube de polvo, desde por momentos se oía la animada algarabía de la infantería británica. Los franceses estaban formados en cuadros contiguos, con la primera fila arrodillada y se preparaban para disparar cuando el tambor redoblase, siempre quietos y en silencio en los cuadros y no se descargó ningún mosquete hasta que todo se abrió y casi en el mismo instante Leith ordenó a nuestra línea disparar y cargar. Y en este momento la última escena que vi a través del humo fue el caballo del coronel Gravel al mando de la brigada al frente al que se le disparó a través de la cabeza [ese es el caballo, no el coronel Gravel], retrocedió y cayó sobre su jinete. En un instante, cada individuo presente resultó envuelto en humo y oscuridad.”

Bueno, él lanzó los dados, nuestro buen amigo Maucune y para aquellos que participan en juegos de guerra (“wargames”) van a entender lo que estoy diciendo. Yo no soy un experto “wargamer” pero funciona básicamente con las tiradas de los dados que se lanzan. De manera que Wellington ha lanzado los dados cuando regresó, dio instrucciones aquí y aquí y ahora es la tirada de Wellington. Probablemente necesita más de dos “5” para asegurarse de que su decisión funciona. “5” y “6”. Bueno para comenzar. Maucune tira los dados, necesita como mínimo un “5”, un total de “5”, “3” y “2”, “4” y “1” o lo que sea. Lanza los dados. Horriblemente, un “1”. Horriblemente mal. Y en lugar de la caballería llegando a estos cuadros formados de infantería, la infantería llega a la colina a través del polvo y de repente no tienen suficiente capacidad de fuego para resistirse a ellos y que superó la capacidad de fuego de la división de Leith, con sus dos brigadas abarcando de un lado del otro que, literalmente, frente a los cuadros de infantería aquí, ahora colapsados de forma instantánea y los cuadros rotos de la parte delantera, caen sobre los cuadrados de la parte trasera y se descomponen debido a que los hombres están tratando de entrar dentro, la moral se pierde(1) y es en ese instante, con una polvareda aparecen con un estruendo los 1.500 jinetes de caballería pesada, el terreno está temblando, se dirigiéndose hacia el flanco de esta infantería rota y simplemente los destrozan. Se acabó todo en cuestión de cinco, tal vez, diez minutos. En el cuerpo a cuerpo viene Thomières como sus chicos que están tratando de escapar de esta manera y, al mismo tiempo que la otra, la división de infantería de Brenier, recuerden que enviamos a primera hora de la tarde, que están bajando el valle, ellos no pueden verlo, y de repente, la caballería pesada está sobre ellos, y destruyéndolos, esta infantería de la que no tenían información será destruida. El cuadro del que hablaremos mañana, sobrevive, y la analogía que uso en un artículo que escribí hace algunos años fue compararlo con el antiguo juego chino de papel, piedra y tijeras.



El 5º de dragones de los Guardias en la batalla. El regimiento llegó a España en 1810. (d)


Cuando la infantería está en la línea o extendida, entonces, por supuesto, son vulnerables a las tijeras. Las tijeras cortarán el papel, pero si mueves el papel y se convierte en roca, gana a las tijeras, y esa es la mejor manera de considerar el movimiento de la infantería de la línea al cuadro, pero no quieres ser una línea, en otras palabras, papel, cuando te golpee otra infantería que venga ya que básicamente vienen con más potencia de fuego y esas son las tijeras que te sacarán. Así que las divisiones de Brenier y Thomières y la de Maucune están prácticamente destruidas: la cita es de 40.000 hombres en cuarenta minutos, quiero decir que obviamente no son cuarenta mil: hay ocho divisiones en total de las cuales aquí tenemos solo tres fuera de juego, pero no obstante, esa acción es lo que llamaríamos en el equilibrio militar moderno, el "punto de inflexión".

Aguila del 22º Regto. de Línea (e)
En otras palabras, Wellington toma la decisión de pasar de estar en una postura defensiva a una postura ofensiva que comienza aquí y como Thomières fue derrotado, si él no lo hubiera sido, podría haber sido muy diferente, pero como venció ese fue el punto de inflexión en la batalla, pero el punto decisivo de la batalla, desde el cual no hubo una oportunidad real para revertir lo que era inevitable, fue esta acción aquí de la caballería pesada. Se estrelló contra ellos y la brigada de caballería de Anson, a pesar de ser una Brigada Ligera, ahora era perfecta para correr a través de la caballería pesada que se había desgastado bastante y se metieron en el área entre aquí y el Arapil Grande, de modo que queda aproximadamente un kilómetro y las tropas ligeras de Anson llegaron sableando a un gran número de soldados franceses que simplemente corrían en una masa totalmente desorganizada hacia el este intentando escapar de lo que había sucedido.

La división completa de Maucune había sido diezmada aquí, dos águilas fueron capturadas, una de la brigada de Brenier, la del 22º regimiento y una de Thomières, la del 62º regimiento, ambos regimientos de línea que huyeron pero muchas otras águilas también pudieron haber sido capturadas.

La parte triste de la historia es que el joven hijo de Gaspard Le Marchant estaba con la brigada pesada de su padre, Gaspard estaba preocupado por su seguridad y el joven Gaspard Le Marchant galopó por el camino hasta aquí, hablando sobre lo que había logrado y lo fantástico que había sido solo para descubrir que su padre había sido herido de muerte en la primera carga y murió, realmente haciendo algo en lo que era un experto absoluto. Pero fue un final triste para lo que realmente fue la posición decisiva aquí, así que en muchos aspectos hemos tenido dos tiradas de dados porque Gaspard Le Marchant también lanzó los dados, necesitaba algo mejor que un “4” y un “5”. Un par de “6”, toma eso. Y Brenier, Thomières y Maucune pueden juntar y lanzar los dados juntos y necesitan conseguir más de un “6” ó “7”. “1” y “2”. “2” y “3”. “1” y “4”. No va a funcionar, no lo hizo y fueron hechos pedazos.


El ataque de la 3ª división y la caballería de D'Urban por el flanco izquierdo francés.



Bien, ¿cuánto de ello fue suerte y cuánto de ello fue intuición? Esta es una pregunta realmente buena que hacemos los militares, particularmente con los oficiales superiores. ¿Si nadie posee algo similar, puede enseñarse esa intuición? Como dije antes, saben, observo este terreno y veo la caída y todo eso, ¿puedes enseñar eso? No creo que puedan, y creo que Wellington tenía esa intuición. Sabía que si podía romper eso, lo que vio al principio, el momento de la pata de pollo, sabía que si lo golpeaba y lo rechazaba y ese anclaje se había esfumado, tendría una oportunidad. Pero la habilidad con la que luego regresó y dio libertad de maniobra a estos comandantes, es increíble. Es bastante brillante, y literalmente acaban de eliminar estas tres divisiones, de modo que tres de las ocho divisiones habían desaparecido. La batalla está lejos de terminar, muy lejos de terminar. Pero, la iniciativa ahora descansa absolutamente firme con Wellington. Cuando estuvimos con Cole no sucede lo mismo, no queremos ser descorteses con Larry Cole, pero él tiene la misma libertad de maniobra, pero no funciona adecuadamente y eso es porque no recibe la ayuda de la acción del choque de la brigada de caballería pesada y, por supuesto, su tarea es abordar el Arapil Grande, un problema totalmente diferente que surge en estas dos pequeñas pendientes suaves, primero con la ayuda de la caballería pesada de Le Marchant y, por supuesto, no olvidemos a los chicos de Ned Pakenham quienes aún seguían corriendo con sus colas erguidas procedentes del oeste, persiguiendo a Thomières y uniéndose con él general Malet aquí, con la caballería ligera de Anson realmente limpiando todo el asunto. ¿De acuerdo?


- O -


[Pregunta: Usted habló sobre la libertad de maniobra de los comandantes...]

Sí, quiero decir que él no era bueno delegando en los comandantes en misiones independientes y este particular vuelve a suceder cuando llega a los Pirineos. Napier lo describe con la idea de que Wellington ahora tenía “las alas abiertas para un largo vuelo” porque cuando tienes un valle en los Pirineos, pasar de un valle a otro puede tomar la mitad del día. Y así, cuando envía a sus comandantes a bloquear un paso como hizo con Cole y Picton, ellos perdieron el norte, y aquí es donde escribió algunas palabras despectivas sobre ellos, ya saben, cuando están conmigo son hombres de verdad, cuando no estoy con ellos, para supervisarlos, son como niños. Quiero decir que fue realmente una acusación condenatoria contra Cole y Picton, pero Wellington realmente tiene que culparse a sí mismo porque nunca entrenó a sus comandantes divisionales para ser comandantes independientes o comandantes de ejércitos, no le gustaban los segundos al mando, así que nunca estaba preparando a sus comandantes para ese mando independiente.

Esta batalla es una gran batalla. Waterloo es otra gran batalla que absolutamente encapsula la capacidad de Wellington para posar sus brazos alrededor del campo de batalla. Pueden verlo en casi todas las áreas. Y como es el tipo de hombre que está en el lugar correcto en el momento adecuado, puede tomar esas decisiones y, por tanto, dando esa libertad de maniobra a Le Marchant, a Leith, a Cole, eso fue perfecto, por supuesto. Luego regresa a lo de la pata de pollo pero él está en una posición para enviar la orden, no le gusta lo que ve, cancela la orden para ir, pero aún extiende sus brazos alrededor. Comparas eso con los comandantes franceses que nunca dejaron el Arapil Grande o Napoleón en Waterloo, que se sentó en la Belle Alliance a lo largo de toda la batalla, con la excepción del momento en que se fue a la retaguardia y se postró porque estaba aquejado, sus hemorroides, y otras, quiero decir, creo que en realidad sufría las primeras etapas del cáncer de estómago en 1815, pero eso es lo que lo mató en 1821, así que saben que es un verdadero contraste con la forma en que estos comandantes franceses se sentaban, rígidos, en la batalla porque Wellington, galopó todo el camino hasta allí y luego hizo todo el camino de regreso.

[Pregunta: ¿Necesitaba ir? Podía enviar mensajeros...].

Por supuesto que podía. Ese es el punto sobre la diferencia entre saber cómo lo haces, bien, lo que quiero que hagas es que veas esas colinas de allí, quiero que las tomes... esa es la diferencia de recibirlo personalmente de tu jefe. Totalmente diferente, totalmente diferente y me refiero a imaginar a Gaspard Le Marchant si hubiera salido mal, no entendí mis órdenes, señor. No se puede decir eso cuando han salido directamente del jefe.

[Pregunta: Usted comentó sobre la caballería francesa que fue perseguida... sobre su presencia?]

Es una muy buena pregunta. Curto, y lo veremos esto mañana, tiene una división de caballería, que supuestamente se encuentra en algún lugar de esta área, en ningún momento esta caballería de Curto, que ya ha regresado desde Aranda de Azán o de la otra brigada, no estoy seguro de ello, avanzan para ayudar a la infantería, para enfrentarse a la caballería, ya fuera la pesada o la ligera, no hay un solo testigo ocular que explique para indicar porqué vinieron y para explicar por qué no lo hicieron.

[Pregunta: ¿Usted qué piensa?]

No tengo ni idea. No tengo la menor idea... solo puedo asumir que realmente no tenían órdenes claras. Así que estarían aquí, ¿pero cuáles eran sus órdenes? Creo que Thomières tuvo un comentario con Marmont en el borde del Arapil Grande. No estoy seguro de que se tratara de propiamente de un conjunto de órdenes para que se las dieran a Curto, pero mañana veremos de nuevo un comportamiento bastante desgraciado por parte de Curto, el porqué no fue juzgado en un consejo de guerra por su actuación el 22 y 23 de julio de 1812, no lo sé. El mando claramente puede necesitar una mirada en su conciencia para averiguar por qué se fue y los dejó, estos son los dos componentes a merced del principal componente que era protegerlos.

[Pregunta: “Usted habló de la suerte, en 1812, y de la frase de Gary Player, “Cuanto más practico, más suerte tengo”, también el hecho de no haber combatido en Salamanca, fue suerte, pero también instinto, por parte de Pack, Pakenham, no sé, que es lo que hace la diferencia…]

Es un comentario muy, muy válido. Pienso que se podría decir que sabían lo que había en la mente del jefe. Por eso es adecuada la analogía con la tirada de dados… Si Maucune al principio hubiera tirado un “5” y un “6”, o si hubieran cargado primero, hubieran corrido a su alrededor, ¿qué hubiera pasado entonces? Hubieran tenido a los chicos de Thomières viniendo hacia aquí, contrarrestando el ataque de Pakenham y Leith, aquí en la línea, hubiera sido muy, muy diferente. O sea que no puedo estar en desacuerdo con ello, este instinto, esta intuición, una cuestión realmente muy interesante, pero me gusta mucho la frase de Gary Player, es realmente divertida, la entrevista que le hacen, ya la conocen, la entrevista que empieza con el Open y le comentan que ha sido muy afortunado y él dice “Si, sí, es verdad, es gracioso que cuanto más práctico, más afortunado soy”. Y no hay duda que habían alcanzado ese punto de comprensión alrededor de 1813, y posiblemente este ejército haya sido uno de los mejores ejércitos que haya tenido nunca la nación británica en un campo de batalla. Pero ahora se trata de conseguirlo, y es ayudado en esta ocasión por el manejo bastante inepto de esta batalla por parte de Marmont, pero no olvidemos también a Thomas Dineley, y es una bonita historia que les voy a contar aquí, sus cañones habían herido a dos comandantes en media hora y esto desorganizó totalmente el mando francés y las comunicaciones. Lo interesante sobre ello, en 1830, Marmont estaba visitando Inglaterra y había perdido su brazo (derecho) de resultas de esta acción, esta granada explosiva, y visitó Woolwich y el sargento que le presentaron fue el mismo sargento que disparó el cañón, ya que podía ver a Marmont. No hay registros de la conversación (Risas) entre los dos, pero me refiero a la naturaleza de esta manera de hacer la guerra en la era napoleónica, pero los cañones de Dineley dieron una ventaja en todo lo que iba a suceder.

[Pregunta: ¿Habían unidades específicas en la reserva de los franceses?]

No habían reservas específicas como tales en reserva, él tiene 8 divisiones que podía usar. Tiene aún 4 de ellas al otro lado, porque las otras 8 como sabemos están aquí, Bonet, Clauzel, Maucune y Thomières, Brenier estaba en la esquina, 5 aquí, de las cuales 3 estaban fuera de combate, detrás de la esquina aún estaban Foy, Ferey y Sarrut. Y volveremos a ello, Clauzel asume ahora el mando, intentando averiguar cuál era el plan o de montar otro.




CONTINUARÁ...

- - - - - - o - - - - - - 

(1) - Es la jerga que utiliza Nick, “all tails breaking loose”, haciendo el símil con los cánidos, con la cola erguida cuando están animados o con la cola baja o arrastrándola para significar la huida o la vergüenza.



_________________________________________________________________________________

Nick Lipscombe MSc, FRHistS, es un historiador especializado en las Guerras Napoleónicas y, en particular, en la Guerra Peninsular. Ha escrito numerosos libros y artículos sobre asuntos relacionados con las guerras napoleónicas. Su primer libro, "An Atlas and Concise Military History of the Peninsular War" (Un Atlas y concisa historia militar de la guerra peninsular) se publicó en 2010 y fue seleccionado como el Libro del Año por el Daily Telegraph (Historia). Está reconocido como una autoridad mundial en las batallas y campos de batalla de la Península Ibérica y el sur de Francia. Trabaja actualmente en la confección de un nuevo Atlas, pero esta vez sobre los campos de batalla de la Guerra civil Inglesa.

Nick nació en 1958 en Angers (Francia) y sirvió durante treinta y cuatro años en el ejército británico, donde vivió un servicio operacional considerable. Fue galardonado con la estrella de bronce de Estados Unidos en 2006 (http://nick-lipscombe.net/).
_________________________________________________________________________________

Fuentes:

1) - "Wellington in Spain. A Classic Peninsular War Tour". 12 a 19/09/2018 - Nick Lipscombe©, para "The Cultural Experience"
2) - "Salamanca 1812" - Ian Fletcher, Osprey History, Great Britain, 1997
3) - https://en.wikipedia.org/wiki/John_Le_Marchant_(British_Army_officer,_born_1766)

Imágenes:

a) - By Unknown - Mansell/Time & Life Pictures/Getty Images, Public Domain, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=9100510
b) - By Michael Ritter 1946 - Own work, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=44609199
c) - Paneles informativos del Arapil Grande.
d) - By Unknown - http://www.britishempire.co.uk/forces/armyunits/britishcavalry/5dg.htm, Public Domain, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=49913286
e) - http://www.lancashireinfantrymuseum.org.uk/the-salamanca-eagle/
f) - Fotografías del autor.

miércoles, 5 de junio de 2019

Con Wellington por España (XVIII). La batalla de Los Arapiles

Seguimos con la segunda entrada que dedicamos a la batalla de Los Arapiles de nuestra serie "Con Wellington por España",  y que iniciamos la semana pasada con los movimientos previos de la campaña y con la trayectoria de los dos ejércitos hasta la cumbre de los dos Arapiles. Un Wellington no muy decidido a dar batalla y Marmont con el pleno convencimiento que los ingleses iban a retroceder una vez más hacia la frontera con Portugal.

Hoy veremos esta etapa de la batalla con la transición de las tropas anglo-aliadas desde una formación de marcha hasta el primer despliegue frente a las tropas francesas con sus mejores efectivos y la caballería en reserva y flancos y las tropas aliadas también en los flancos con ese famoso punto de apoyo o anclaje destacado en el Arapil Chico. Lo que marcó el destino de la batalla o dicho de otra manera, el principio del fin para las tropas francesas, fue el rasgo de oportunismo de Wellington al darse cuenta de un error táctico definitivo en el despliegue de los franceses, y que provocó que, involuntariamente, una pata de pollo medio comida pasara a la Historia. ¿Cual fue ese error definitivo? Como siempre Nick Lipscombe nos sacará de dudas y nos seguirá describiendo esta gran batalla, que algunos han querido ver como otro ejemplo del orden oblicuo de Federico el Grande y que le dio a su artífice reconocimiento a nivel de toda Europa, la llave de la entrada en la capital de España y poner en entredicho a los que lo conceptuaban como un general defensivo. 


"The great battle of Salamanca, 1812" . Grabado en madera coloreado, publicado por J Pitts, septiembre de 1812. (a)



LA BATALLA DE LOS ARAPILES - TESO DE SAN MIGUEL (Cont.)


El 95º regimiento de "Rifles" (b)
Eso es exactamente lo que estaba haciendo, estaba esperando que Marmont tomara una decisión pero, una vez que Marmont tomó una decisión y Bonet ahora está llevando sus regimientos y está en la cima de allí, empieza a girar sobre este sitio, el lado oeste y desplegándose en una línea que enfrenta la división de Cole aquí, y detrás de él se encuentra la división de Maucune, que luego comienza a moverse, casi donde se encuentra aquel tractor a lo largo de las alturas hasta el área que hay sobre el pueblo de Arapiles. Cuando se le dijo lo que estaba sucediendo, Wellington ha informado a Alten, comandante de la División Ligera que él (porque recuerden que "Black" Bob murió a principios del año en el otro sitio), ahora está preparando a sus tropas para ese ataque, ese lugar de allí. Lo que sucede ahora es bastante curioso, porque Beresford se acerca hasta Wellington y le dice: "Señor, ¿por qué va a llevar a su División Ligera a esa colina?" Y Wellington comentó algunas palabras sobre el efecto en contra, volvió a decirle: "¿Tiene la intención de iniciar un combate general?", y Wellington le dijo: "No, probablemente no", y le contestó: "No los desperdicie”. No los desperdicie, y fue realmente un sabio consejo. Porque si Wellington lo hubiera pensado por un momento: "Todavía estoy seguro de que puedo escapar", al perder a los hombres de la División Ligera al tratar de capturar ese lugar, realmente no se lograba mucho. A pesar de lo que dije sobre cómo Wellington, que siguiese adelante con su orden y no quisiera tomar en cuenta la advertencia, lo hizo. Él aceptó el consejo de Beresford, y en realidad le dice: "Usted tiene toda la razón, cancele el ataque de la División Ligera" y luego envía a la División Ligera al otro lado de la 1ª división, quienes a su vez pudieron trasladarse aquí.

Así que estas ocho divisiones de infantería, repasándolas todas ellas, ahora es la Ligera, 1ª, 4ª, 6ª, 5ª, 7ª y la de De España detrás, la división española que estaba en reserva. En cuanto a los franceses todavía tengo la división de Foy allí, Ferey y Sarrut, son dos, bueno, aquí está Bonet y está moviendo las otras cuatro divisiones: la de Thomières, la de Clauzel, la de Brenier y la de Maucune. Así que en esta etapa, cuando suspende el ataque de la División Ligera al Arapil Grande, Maucune está situándose allí y Clauzel está moviendo su división, recuerden que esta división es de 7.000 hombres. Por lo tanto, su movimiento no es instantáneo y, como saben, estarían marchando sobre la carretera pavimentada, mirando en esta dirección, hay un poco intercambio de artillería contra artillería en este momento y hay una pequeña historia encantadora. sobre eso, pero están tratando de ponerse en posición. Marmont está más convencido en su mente porque probablemente ya estaba decidido, pero como puede ver a la División Ligera preparándose para atacar, luego no ataca y aparece Pack que se mueve en esa dirección, él piensa definitivamente se está retirando, no va a atacar, pero en realidad la conclusión era que Wellington probablemente no iba a atacar, no iba a ir a la ofensiva. Sus intenciones hasta las doce en punto eran que si Marmont se compromete, lo considerará, pero si no lo hace, simplemente se irá, se escapará la noche del 22 hacia Ciudad Rodrigo. No va a arriesgar a su ejército. Curioso. Ahora volvemos a la artillería, Bonet movió sus cañones hasta allí y Wellington puede ver las ventajas de tener cañones en el lado más alejado del Arapil Chico también. Y es en este punto envía una orden a McDonald, que está al mando de la Tropa E de la Real Artillería a Caballo, que traiga un par de cañones allí, y el joven Thomas Dyneley, joven de Yorkshire, es el joven que ahora tiene que llevar los cañones a la cima, y ​​esto es lo que dijo:

“En el día de la batalla, después de unos pocos minutos luchando, una orden de Su Señoría, vino para designarme para que cañones estuvieran a la altura para recibir el ataque del enemigo que estaba a punto de hacer. La orden que recibí tenía ciertamente un significado muy incómodo: “El deseo de Su Señoría es que lleve sus cañones a esas alturas y desea que las defienda hasta que le quede un hombre en sus cañones. En el caso de que se vea obligado a retirarse, clavará sus cañones y los dejará. El oficial general al mando [ese es Anson, al mando de la brigada] tiene las órdenes más positivas de que le apoye hasta el final. De hecho, dice su Señoría, la colina tiene que conservarse”. Ahora, a partir de estas órdenes [dice el joven Dyneley] estuve seguro de dos cosas: que, o bien me extinguiría o me distinguiría. Ahora que tenía mis cañones, con la ayuda de una compañía del 40º regimiento, desenganché mis armones y envié a mis artilleros a la retaguardia con una compañía del 40º regimiento. Pensé que si tenía que correr para ello, mis hombres deberían irse con la infantería".

Así que eso es bastante interesante y eso es exactamente lo que hace y volveremos al joven Thomas, un poco más tarde porque sus cañones tienen un impacto significativo en el resultado de la batalla. Es un uso brillante de la artillería, es una comprensión del uso conjunto de las armas de la que hablé muy pronto, combinarlas en el campo de batalla. Ahora salió la formación de Clauzel y encajaron perfectamente entre Maucune en esa colina y el lado izquierdo de las tropas de Bonet que venían de la ladera occidental del Arapil Grande, por lo están casi directamente delante de nosotros y luego detrás de ellos los muchachos de Thomières comienzan, ya saben, “pas de charge” y entonces marchando solos. Y, supuestamente, Wellington, alrededor de las 13:30 h., los vigila y mira si se lleva bien esa gran maniobra táctica francesa llamada "bimbling" y se le dice: "El almuerzo está listo para comenzar en la granja, Señor". “Está bien, traiga algo para mí", y él está sentado sobre su caballo, supuestamente justo donde estamos ahora, y solo observa a los muchachos de Thomières por donde pasan, a Clauzel por donde pasa, a Maucune y él espera ver a alguien a la izquierda de Maucune y no lo hay. No lo hay. Entonces se paran, se paran y se paran, luego continúan y luego llegan a donde está el mástil, ¿puedes ver el mástil? Si ven esa granero verde y una casa de paredes amarillas entre los dos tenemos un mástil en el medio, ¿lo ven? Es la primera de las colinas, a la derecha hay otra colina y luego está esta gran colina. Cuando tiene la segunda colina con el tipo de tono marrón oscuro en la parte frontal, es ese punto que dijo: "Eso harán". Y supuestamente lanzó la pata de pollo sobre su hombro(1) y exclamó: "¡Están muertos!". ¿Qué es lo que ha visto?

El hueco. Pero es mucho más, porque cuando están considerándolo, tardé bastante tiempo en averiguar exactamente lo que estaba hablando en términos del hueco. No es el hueco entre Maucune y Thomières, ¿entonces qué vio? Pero ha visto algo, y esto es genial, lo que ha visto desde el punto clave donde está la caballería de Curto, abajo en el valle, la distancia entre el frente de Thomières y el final de Foy es de cuatro millas (unos 6,4 km), eso es lo que ha visto y esto es demasiado lejos. Porque si ustedes necesitan mover tropas desde allí hasta aquí, no tiene el interior punto de apoyo (“point d'appui”) para moverlas. Si él necesita mover la 1ª división hasta aquí, simplemente corren cuesta abajo de la colina y ya están aquí. Así que él tiene las líneas interiores del punto de apoyo (“point d'appui”). Y eso es lo que vio y es genial. Tienen que concedérselo al hombre, y él se da cuenta de que lo han echado a perder y luego se mueve. En ese punto, vamos a tomarnos un café.



Mapa de la batalla del momento del intento de flanqueo francés y el despliegue de Wellington.


LA BATALLA DE LOS ARAPILES - MIRANDA DE AZÁN


Y si miran a su derecha, pueden ver bien la colina de atrás con sus matorrales. Todo el pueblo estaba completamente oculto a la vista del Arapil Grande o el Arapil Chico. Bastante increíble. Y miren su tamaño, no son solo un par de casas. Y lo que eso significa es que puedes moverte por lo tanto sin ser visto a causa de esa visión; si se retiran a la colina a la derecha y corren hasta la parte superior de la cresta, pueden ver que claramente detrás hay un montón de espacio muerto(2) (“dead ground”). Si seguimos girando a la derecha, venimos ahora a Salamanca y luego seguimos moviéndonos hacia la derecha para observar todas estas casas en un terreno cercano y nada de esto estaba aquí por entonces. Por lo tanto, lo primero que realmente tenemos es Las Torres, pero que no podemos ver, está en realidad en el fondo, así que dejémoslo, es una especie de confusión y terminamos con el pueblo de Los Arapiles que se encuentra entre los dos Arapiles, pueden ver que está en el lado izquierdo justo debajo del Arapil Chico; cuando miran a los dos Arapiles, el Arapil Chico ahora se ve más grande que el Arapil Grande, porque estamos mirando de costado al Arapil Grande que parece una sección del Arapil Chico. Y si seguimos girando pueden ver un par de cosas aquí. La primera, el primero de los “bultos”, luego el segundo de los “bultos” y aquí estamos en el tercero de los “bultos”, miren hacia la derecha, miren el espacio muerto del cual no nos dimos cuenta, está ahí, muy grande, muy grande. Y luego si vienen a este pueblo que no podemos ver en absoluto hasta que estén aquí, Miranda de Azán, y luego giran y terminamos de nuevo en ese anclaje geográfico.


Visión de los Arapiles, a unos 4 km de distancia, en una posición a 
unos centenares de metros al oeste de Miranda de Azán, 
cerca de donde se desarrolló el ataque de Pakenham. 


Panorámica a la derecha de la anterior, con el pueblo de Miranda de Azán.


Ahora esa carretera que se aleja de Miranda de Azán en la distancia, hay un par de álamos a lo largo, es una pista de tierra. Esa fue la carretera principal hace doscientos años, se conoce como la Rúa Plata, había muchas de estas en España, pero fue una de las carreteras clave que, por supuesto, Rúa Plata, la carretera de plata (“silver road”), porque traía la riqueza de Cádiz y seguía avanzando a través de España y esa fue la carretera principal que discurría por aquí y a través del lado izquierdo de la colina, a través de Aldeatejada, que luego giraba y se puede ver la línea directamente a la catedral y al puente sobre el río Tormes, así que esa era la carretera principal.Y, por supuesto, esa es una de las razones por las que Wellington mueve la 3ª división y la mueve, recuerden, desde los vados que no pudo ver en las dos primeras posiciones y, por lo tanto, Marmont no pudo verla tampoco, se mueve a través de la Ciudad de Salamanca y luego en el espacio muerto a Aldeatejada. Toda la división se ha trasladado allí, sin saberlo Marmont ni nadie del estado mayor de Marmont que se encuentran en el Arapil Grande, pero no pueden verlo porque estábamos allí, lo vimos que no se puede ver. ¿Lo sabía Wellington cuando le dijo a Ed Pakenham que se moviera a esa posición, que podrían moverse sin ser vistos? La respuesta es que realmente no lo sabemos. Saben que nos gustaría pensar que Wellington realmente tenía ese propósito en su mente, así que creo que probablemente no lo tuviera. Creo que tuvo mucha suerte y volveremos al tema de la suerte. Es terriblemente afortunado para mover a Ed Pakenham allí y que Pakenham pudiera ocultar la división detrás de la colina mientras él mismo se dirigía a la cima de la colina.

Ahora, Wellington, estando al mando, si miramos al Arapil Chico, en este lado se puede ver el pueblo de Arapiles, entre el pueblo y el Arapil Chico estaba el puesto de mando donde estuvimos, y luego nos acercamos a la primera de las gasolineras de Repsol para tomar una taza de café, por supuesto. Ahora, Wellington estaba allí lanzando su pata de pollo por encima del hombro, son como las 15:30 h. Ahora, este es el otro aspecto de la batalla que no termina de explicarse con el polvo en la mañana después de la fuerte lluvia de la noche anterior. Y son los tiempos (“timings”), y muchas personas se han fijado en esto. El mejor, probablemente el mejor libro sobre la batalla de Salamanca está escrito por un historiador australiano, Rory Muir, es un buen libro, y creo que estaría de acuerdo con Rory en casi todo con la excepción que comentaré en un minuto Es un punto pequeño, no obstante se refiere a los artilleros. Pero el de Wellington fue cuando lanzó la pata de pollo y decide que ahora va a poner la 3ª división que recibió órdenes para moverse hacia aquí para golpear a Thomières, que se encuentra en el segundo “bulto”, en algún lugar entre esos dos “bultos”. Está bien, a las 15:30 h, así que volvemos a los tiempos de la mañana. Saben que retira a la División Ligera, es probable que sea alrededor de las 12:00 h cuando se mueven a la colina al otro lado y, por lo tanto hay otras tres, tres y media horas en este camino. Eso muestra la cantidad de tiempo que tomó mover las tropas a lo largo de este período, mientras que el cañoneo que se desarrollaba entre su lado y la división del pobre Leith, está sufriendo mucho en el pueblo, hay una pendiente donde hay posicionadas dos baterías francesas, está sufriendo varias bajas y tiene permiso de Wellington para dejar que sus tropas se tiendan en tierra para que no presenten un fácil objetivo.

Wellington y Pakenham, por R. C. Woodville (c)
Ahora, probablemente a las 15:30 h o 15:50 h, no importa, pero Wellington decide, porque este es Wellington, que él galopará personalmente desde el cuartel general hasta Ed Pakenham en la parte superior de esa colina y le dará las órdenes. ¿Cuánto tiempo creen que le llevaría montando en su pura sangre de allí para allá? Unos quince o veinte minutos. Dejó a la mayoría de las oficiales de su estado mayor, y salió como un relámpago hacia allí. Ahora bien, oímos que había un montón de polvo por la mañana, ¿puede Wellington salir de su cuartel general, decir que no lo siga nadie y galopar a través de ese terreno sin que le vean? No. Está bien, no, así que recuérdenlo.

Por el camino se detiene y recoge a Arentschildt, que al mando de una unidad de caballería, una brigada de caballería que se encuentra en algún lugar en el terreno bajo de allí, está reuniendo a su caballería, hay una pista que va hacia el norte y hay muchos álamos. Ustedes pueden ver esta gran protuberancia llena de álamos que sobresale en el otro lado. Está concentrado su caballería alrededor de esa área, pero Arentschildt, que opera como una brigada independiente, fue enviado con los carruajes por la mañana al menos, con parte de ellos, junto con D'Urban, para escoltar los equipajes al menos fuera del campo de batalla porque recuerden que Wellington se iba a retirar, no iba a presentar batalla.

Así que todos esos carros y toda esa impedimenta y realmente no solo tiene que preocuparse de que su ejército se retire: los seguidores del campamento de todo tipo, los cocineros y toda esa masa, bueno, y así que tiene una parte de Arentschildt aquí, él se detiene en la brigada de Arentschildt y aquí es donde más estamos en desacuerdo Rory Muir y yo, él también se detiene en la batería de artillería a caballo de Bull, que se estaba organizando con esa caballería y les dice a ambos, aproximadamente de esa manera: "Síganme y vengan para unirse a la 3ª división". Ahora, ¿creen que él podría haber hecho eso sin ser visto? Y Thomières está aquí, quiero decir que es un día claro y hermoso, quiero decir, la respuesta será, no, va a ser que no. Bien, vamos a dejar eso, pero estos son D'Urban y Gratton. Esto es lo que dijeron sobre lo que sucedió en la galopada de Wellington con su purasangre Copenhague, "respirando fuego" para usar la expresión de Napier y él llega después de haber hablado con D'Urban y Arentschildt, y luego llega a la cima de la colina, allí. Este es D’Urban primero:

"Lord Wellington vino desde las inmediaciones donde estábamos examinando la izquierda del enemigo en un rápido galope y nos dio verbalmente órdenes para atacar. Primero para mí, con quien estaba y luego al general Pakenham."

Gratton, que pertenece al 88º a Pié, uno de los batallones clave de la 3ª división, como hemos escuchado muchas veces, los Connaught Rangers, y está mirando hacia arriba de la colina, más allá de la colina, está mirando hacia arriba de la colina, así que no sé exactamente lo que vio, pero así lo describió:

“Los oficiales no habían tomado sus lugares en la columna, pero estábamos agrupados frente a ella. Mientras Lord Wellington se dirigía hacia Pakenham, todos los ojos se volvieron hacia él. Parecía más pálido de lo normal, pero no obstante el repentino cambio que había hecho en la disposición de su ejército, estaba bastante alterado en sus modales como si la batalla que se iba a disputar no fuera más que una sensación. Sus palabras fueron pocas y sus órdenes fueron breves, tocando suavemente a Pakenham en el hombro, le dijo: "Edward, muévete con tu 3ª división, toma esas alturas [es decir, el este] hacia tu frente y ataca todo lo que tengas delante de ti". "Así lo haré, Milord", fue la lacónica respuesta del galante sir Edward." [Encantador, no pudo hacerlo mejor, ¿verdad?]

Pero de todos modos, las órdenes fueron absolutamente claras, Ed lo entendió de inmediato en cuanto a lo que quería el jefe y comenzó a mover su división, probablemente ahora, alrededor de las 15:45 h. La división de Pakenham estaba alineada de una manera muy específica y simplemente sucedió porque estaba alineado de esa manera, solo fue capaz de dar la orden a la división para avanzar por la Rúa Plata y en esta dirección. Ahora lo interesante, que no se puede ver muy claramente es que una vez que contemplas la Rúa Plata detrás de este cobertizo verde que pueden ver aquí, de nuevo cae casi completamente y queda escondido, ¿pueden ver la Rúa Plata que viene aquí? No pueden verla hasta que salga al otro lado por Aldeatejada. Y de nuevo otra vez, ¿fue suerte o juicio?... Pudieron avanzar hacia adelante sin ser vistos. Thomières, recuerden un poco más allá, no tiene la ventaja de esta posición y, de hecho, si van más hacia atrás, el terreno desciende aún más. Pero lo interesante de Ned Pakenham es que consiguió desplegar a sus tres brigadas en líneas. Así que la primera brigada, Wallace, la segunda brigada, Campbell y la tercera fue esta brigada portuguesa, Power. Ahora todos estaban enfrentados de esta manera, así que pueden entender por qué estaban en esas líneas, no fue otra vez la iniciativa, la suerte o lo que sea. Fue una especie de… porque han sido enviados allí por Wellington para bloquear la carretera a Ciudad Rodrigo y cubrir la retirada del ejército si tenían que moverse rápidamente. Así que esa era su misión y la 3ª división lo sabía, eran muy conscientes de esa misión y, como tales, serían el ancla a través de la cual se movería el ejército y así se desplegaron con la brigada, otra brigada detrás de ellos, y una tercera brigada en la reserva y esa es una forma perfectamente aceptable de despliegue para defender la carretera.

Así que tiene esa adición de reservas en fuerza y ​​en profundidad detrás de ella, pero también significa que en este enclave, de esta manera, simplemente giran a la derecha y la brigada de Wallace está en una gran y larga fila seguida por la brigada de Campbell a su derecha y la brigada de Power a su derecha y comienzan a marchar por el camino, inmediatamente. No tienen que esperar, reorganizarse, dar nuevas órdenes... nada. Simplemente levántate y dile a tus brigadas que giren hacia la derecha, marchen y así se hace de manera instantánea. ¿Suerte? ¿Juicio? ¿Iniciativa? No lo sabemos, bajan por la carretera por aquí. El despliegue del propio Arentschildt avanzando por el camino hacia aquí y se acerca a este lado. Thomières y sus tropas están inconexos, “bimbling”, no están en lo que describiríamos como una formación lista para enfrentarse a un enemigo y eso nos dice muchísimo. Nos dice que Thomières y Marmont no tenían idea de la 3ª división. Sin embargo, lo que me confunde es cómo Thomières con estas divisiones, “bimbling”, que han sido apoyadas por al menos una brigada de caballería de la división de Curto pueda cruzar allí y no ver que toda la actividad que se está llevando a cabo en el frente. Pero queda bastante claro, a tenor de las acciones que sucedieron posteriormente, que no la habían visto y que fueron tomados totalmente por sorpresa.



Tropas francesas. Escena en el panel informativo del Teso de San Miguel (b)


Sabemos que Thomières no sabía absolutamente nada de la existencia de esta división aquí o incluso de la caballería, porque la caballería que tenía con él, la caballería de Curto, no estaba desplegada en los flancos o en el frente viniendo hasta este punto, encabezando a la infantería para echar un vistazo. Estaba abajo, por completo en el valle. Ahora, ¿por qué harían eso? ¿Por qué creen que Thomières y Curto (porque después de la batalla hay muchas acusaciones y recriminaciones y demás, ya saben: "¡Maldito sea, Thomières, lo echó a perder!" y significa que no pudo acudir en su defensa, porque lo mataron en la subsiguiente acción), por qué está Thomières de esa manera, vacilante, “bimbling” y por qué no está en una formación y desplegado adecuadamente, avanzando hacia lo que saben que es una posición enemiga? Y creo que a la única conclusión a la que podemos llegar es que Marmont le dijo: "Muévase a su izquierda y continúe y solo intente no revelarles que avanza para cortar su línea de comunicaciones, llegue a un punto en el que pueda girar sus tropas y muévase con velocidad” y es probable que haya visto este terreno, se esté deteniendo allí y esté tratando de llegar hasta aquí, por lo que ahora está esperando que su división se cierre, lo que lleva mucho tiempo, cuando la pata de pollo se lanza, para él llegar aquí le puede llevar unos treinta minutos, lo que no encaja mucho, pero creo que él estaba esperando a que todos se cerraran y no quería enseñar su juego, y es por eso que la caballería de Curto no está aquí arriba, está ahí abajo porque estaba tratando de esconderlos y la idea sería que la caballería de Curto giraría por aquí, este es su pivote aquí y luego se moverían con gran velocidad para cortar el camino a Ciudad Rodrigo. Estoy seguro de que eso era lo que estaba en la mente de Thomières, ya fuera porque Marmont le hubiera dicho que lo hiciera o no. Personalmente no tengo ninguna dificultad en aceptar que Marmont le dijo que lo hiciera porque, de lo contrario, un mando de una división de infantería simplemente no tendría esa la libertad de maniobra para venir aquí y él no habría podido encargar, organizar a una brigada de caballería para acercarse. Así que creo que eso es absolutamente lo que sucede.


 La zona de Las Atalayas, por donde se movieron las tropas de Pakenham y D'Urban antes de su ataque contra Thomières. A destacar la altura del los montes, que facilitó la ocultación de las tropas en movimiento.



La situación con respecto a los movimientos, aproximadamente a las 16:30 h., Pakenham detiene su división justo al otro lado de ese cobertizo verde y comienza, literalmente, se detienen, manda que giren a la izquierda, lo hacen, y toda la brigada de Wallace aquí, la brigada de Campbell detrás, la brigada de Power detrás de ellos y simplemente avanzaron. No hay tiempo que perder, no hay que andar jugando, no hay grandes órdenes, saben lo que están haciendo porque en el momento en que llegan a la cima de la colina pueden ver a los hombres de Thomières aquí. Y Thomières es cogido completamente por sorpresa. Los cañones de la brigada de Douglas son llevados hacia la colina de allí, pero es interesante escuchar este relato de un testigo ocular, Gratton, que estaba en la primera fila allí, y dijo:

“Tan pronto como Pakenham se movió hacia las alturas de la cresta, y las coronó se dispusieron veinte piezas de cañón. [Esas son las crestas aquí, probablemente el cañón estaba allí porque no las habrían tenido en el frente, por lo que su infantería está aquí enfrentando esto aquí ahora y él tiene cañones allí, pero toda esta arena (se refiere al lugar del combate), incluida la profunda y pronunciada caída, es el área donde esta batalla ahora va a tener lugar. Bien.] En la parte trasera de esta batería se vio la división de Thomières tratando de recuperar su lugar en el combate [por lo que ustedes concluyen que podríamos esperar a Thomières más allá, diciendo: "Miren eso, ¿de dónde vinieron? ¡Den la orden! ¡Desplegarse!” Y ahora se extiende desplegándose para enfrentarse a esa amenaza mientras avanza hacia ellos. Un espacio plano de mil yardas (unos 900 m) y eso es todo, antes de que Pakenham pudiera alcanzar las alturas.] La batería francesa está abriendo un violento fuego mientras nuestras dos brigadas de artillería [y aquí es donde Rory Muir lo consigue], el capitán Douglas apostado en el terreno elevado detrás de la tercera división, les respondió con mucho brío.

Allí mismo, personalmente, no creo que la Tropa de Bull estuviera con ellos, es un pequeño apunte. Los hombres de Pakenham están entre de dos fuegos, porque sus propios cañones mientras están avanzando disparaban sobre sus cabezas, mientras que las balas francesas caían en el suelo en todas direcciones, pero las tropas veteranas que componían la 3ª división no se alteraron por esto. Los dos lados terminan avanzando uno hacia el otro y llegan al punto, en el terreno bajo que se extiende a lo largo del camino hay algunas tropas allí, pero la batalla principal se está llevando a cabo en este terreno yendo hacia el tractor allí, y consiguen llegar a unos cien metros de distancia y se detienen. Pero Thomières está reorganizando sus fuerzas, muy, muy rápidamente. Y Pakenham aún intenta reunir sus fuerzas y, de hecho, Thomières, desde el inicial intercambio de la artillería de apoyo, disparando allí, dirige a su infantería que obtiene la iniciativa, es justo decirlo, probablemente más rápido que las tropas de Pakenham. La caballería de Curto, vamos a comentarlo, van a venir por aquí alrededor, están un poco sorprendidos y aturdidos también porque pueden ver lo que está pasando y es en ese punto que D'Urban y Arentschildt vienen a través de ese pequeño pueblo, que era mucho más pequeño de lo que pueden ver hoy en día, de Aranda de Azán y cargan por su flanco, y Curto se desintegró, mucho antes de que terminara la lucha entre la infantería en la cima de la colina aquí. Pero una de esas cosas extraordinarias que se produjo en esta pelea que está en juego, probablemente sean las 16:30 h o 16:45 h, un hecho tuvo lugar.

Las dos partes alineadas para dispararse mutuamente, cargando y disparando y se necesitaba algo que actuara como un catalizador y de repente apareció el catalizador porque el CEO ("chief executive officer") del 88º regimiento, recuerden en la aldea era Wallis, pero en realidad Wallis no está al mando de la brigada, él era mayor y resultó muerto a tiros y eso fue suficiente para enfurecer a los Connaught Rangers, quienes de repente cargaron en toda la línea, de repente vinieron hacia los franceses y regresamos al escenario de Talavera, donde fueron y lo hicieron, los franceses de repente huyeron, las brigadas de la división de Thomières cayeron una tras otra, Thomières resultó muerto en esa acción y, de repente, en una especie de situación de estancamiento, la iniciativa cambia y los muchachos de Pakenham acaban con “las colas erguidas” (expresando el orgullo y la confianza del dicho “with the tails up”). Contemos la historia:

"En el momento en que el coronel del 22º salió de las filas y le disparó al mayor Murphy [el Mayor del 88º] resultando muerto a la cabeza de su regimiento. Un número de oficiales estaban además de Murphy no fue fácil en ese momento para estar seguros de a quién se había disparado. Los dos oficiales que pueden venir al regimiento y que estaban en la parte trasera de los oficiales a caballo pensaron que el tiro iba destinado a cualquiera de ellos".

Fue el disparo que mató a Murphy lo suficiente como para que los soldados irlandeses se encendieran y cargaran contra Thomières con sus bayonetas y este no pudo organizar la defensa, pero en un instante, el resultado fue que los franceses se rompieron aquí y corrieron hacia la parte sur del Arapil Grande. 

La brigada de caballería de Curto hace mucho que se había ido y había sido perseguida por Arentschildt y D'Urban, pero luego se dedican a atacar los grupos de infantería que quedan y también salen de la colina para comenzar a atacarlos y en este punto Pakenham recuerda las órdenes: "Ataque todo lo que esté ante usted", "Lo haré, Milord", la lacónica respuesta y él hace eso, él permite que su división simplemente que vayan, se vayan, hasta aquella posición de allí y ese es el relato de la inspiración, que fue bastante afortunado y que residió en la capacidad de las tropas británicas e irlandesas en este caso, de pasar de una posición de confrontación a esa chispa de rabia de los Connaught Rangers, saben, y emprendieron esa carga en un minuto y tan pronto como lo hicieron a medida que avanzaron se unió el 45º que estaban allí en el lado izquierdo, el 74º que corrió por el lado derecho para unírse, vinieron y los barrieron de la cresta. ¿Alguna pregunta?


- 0 -

[Pregunta: ¿Cuál es el uso de las banderas en este tipo de campos de batalla?

Sí, las banderas eran muy importantes. Tenían dos banderas: tenías la bandera del regimiento y luego la bandera del Rey. La bandera del Rey era básicamente la bandera de la Unión (“Union Flag”) y se mantendrían juntas y proporcionaban un punto de reunión pero también proporcionaban un punto de referencia visual porque, como hablamos sobre las órdenes el otro día, ustedes saben que si habían dos batallones adyacentes uno al otro que usaban cornetas, en lugar de tambores o silbatos, entonces oyen el toque de la corneta y piensan, ¿eso es para mí? A esto se ha de agregar la confusión en el campo de batalla, el humo, el oscurecimiento del campo de batalla, etc., luego se darían la vuelta y verían si el hombre que tiene la corneta está cerca de su bandera, porque las banderas, saben, ondeando con el viento son una un buen ejemplo de eso, tomado de la recreación de esta batalla en mi sitio web, la altura que alcanzaban… Es por eso que tienes dos banderas, la del batallón y la bandera del Rey y se usaban como punto de reunión, y había que considerar dónde se colocaban, porque no quieres perderlas. Debido a que si las perdías, perdías el corazón del batallón, el regimiento perdió sus banderas de la misma manera que las águilas, se consideraba bajo la misma perspectiva, pero al mismo tiempo que se encontraban en una posición donde los hombres pudieran usarlas como un punto de reunión si el regimiento se fragmentaba o si avanzaba demasiado hacia adelante, pueden ver las banderas y saben que ese es el anclaje hacia el que deben moverse. Las banderas eran realmente importantes, pero al mismo tiempo no quieres avanzar demasiado con ellas, porque una carga de caballería puede hacer que pierdas tus banderas...

[Pregunta: Pero en estos movimientos en el campo de batalla, así, no vas a mostrar las banderas ...]

Tú lo haces. 


Recreación batalla de Los Arapiles. Foto por C19th Heroes / Flickr (2012) (d)


[Pregunta: Sobre las águilas de los franceses…]

Lo que sucedió es que cuando Napoleón se declaró emperador y nombró a sus mariscales en 1804, pero primero en 1803 en la época del Ejército de Inglaterra, del que surgirá la Grande Armée, que lo tenía en los campos del norte de Francia, principalmente en Boulogne por la invasión de Gran Bretaña, su obsesión, él reparte águilas a cada batallón en el sistema francés y la diferencia entre el sistema regimental francés y el sistema regimental británico es que el regimiento francés desplegado en el campo de batalla era una unidad táctica mandada por un coronel y los mandos del batallón eran tenientes coroneles, todos esos batallones tenían el águila. Así que si nos fijamos en la división de Thomières por ejemplo, solo tengo que comprobar la organización de Thomières, así que tengo que mirar el mapa en concreto, no estoy seguro de que lo tenga.

De acuerdo, en la división de Thomières tenemos el 1º Ligero, que tiene tres batallones, por lo que en este grupo avanzando, tres de sus batallones eran del mismo regimiento, por lo que el coronel del 1º Ligero estaría allí con sus tres batallones y además tenemos el 62º de Línea, con dos batallones, y luego el 101º de Línea, con tres batallones, así que así es como está constituido. En el sistema británico tenemos por ejemplo la brigada de Wallace, el 48º a Pie, el 88º a Pie y así sucesivamente, por lo que era muy diferente la forma en que se organizaba el sistema británico. El regimiento británico no era una unidad táctica, era una organización administrativa que no se desplegaba en las operaciones militares, se quedaba en el país de origen y fue utilizado como un punto focal para el regimiento, reclutando soldados para ser enviados de vuelta al teatro de operaciones para reemplazar a los que murieron o simplemente abandonaron el ejército como resultado de su tiempo de servicio, por lo que eran dos organizaciones bastante diferentes.

Ahora, el plan original era dar una a cada batallón, así que él les dio a todos un águila, pero el problema es que perdieron tantas águilas, alrededor de media docena más o menos, en las Indias Occidentales cuando capturaban una isla tenían el águila y por supuesto las entregaron cuando fueron vencidos. Napoleón estaba furioso y dijo que ya no le daría águilas a todo el mundo, así en esta etapa tenemos un águila para el regimiento, así que en el de Thomières tendremos tres águilas, aunque tengamos nueve batallones, y el primer batallón llevaba el águila, de modo que si tomamos el 1º Ligero, el primer batallón del 1º Ligero tendría el águila y los otros dos batallones tendrían una pequeña bandera llamada guión o banderín (“guidon”). Pero no usaban el águila y los banderines de la misma manera que los británicos lo hacían, como un punto de reunión. Estos eran solo, hablando en general, en la batalla estarían de una manera correcta en la retaguardia, así que esto contesta más bien a la pregunta. Donde estaban las banderas dependía que la forma en que eran utilizadas, tenían varias funciones en la batalla.

[Pregunta: Señor, ¿comentó donde tendría que ir situadas las banderas?]

Probablemente estarían bastante cerca del comandante. Me refiero un poco a la derecha a su lado porque de lo contrario le estás diciendo a los franceses o al enemigo dónde están los comandantes. Por lo tanto, estarían relativamente cerca, deberían estar en la parte trasera como un punto de referencia del regimiento, así que de nuevo, si te herían, ese era el punto al que acudir, si prefieren era un punto focal y, por supuesto, todo apelaba a la moral, saben que estás luchando por las banderas, sabemos que eso no es del todo cierto, pero si estás herido es a donde te diriges así que pueden imaginar en una combate, agachado o de pie o avanzando con todo el oscurecimiento del campo de batalla y debe haber sido enormemente alentador en un momento en que no estás muy seguro de lo que está sucediendo, solo darse la vuelta y ver las banderas ondeando allí. Realmente importante es que los hombres sabían que se mantenía en la línea, porque estarías mirando hacia nuestras banderas, sí, y son la regla de que las líneas se mantenían.

[Pregunta: ¿Pero hasta dónde llegaban?]

Bueno, no es un tema de yardas. Dependía de esto, ya sea que avanzaran, bueno este terreno no es un buen lugar, digamos que avanzábamos en esa dirección y nuestra línea de frente era donde llegaba esa pista en el cambio entre los dos campos, los colores probablemente podrían estar aquí. Este tipo de distancia, cuatrocientos o quinientos metros por detrás, podría estar mucho más cerca porque depende de quién venga detrás, en este caso si es otro grupo de batallones, otra brigada, así que probablemente estuvieran mucho más cerca, no hay nada digamos, absoluto, en la cuestión. Ustedes tenían que ver las banderas, ero era lo más importante.

[Pregunta: Sobre el peligro de la captura de las banderas…]

En teoría, sí, por eso se colocaban en la parte de atrás, por necesidad y, por supuesto, usted podría avanzar al galope, por supuesto si uno es un jinete con su caballo y la mayoría de las banderas eran capturadas por la caballería, pero por supuesto también puedes escapar otra vez, algo parecido oímos con el teniente Leith en La Albuera, que literalmente tenía un brazo arrancado por un jinete de caballería y luego llegaron los lanceros, se arrojó al suelo, le destrozaron el uniforme, pero pudo esconder la bandera en su chaqueta, y luego sufrió trece heridas de lanza después de eso. Tuvo mucho, mucho coraje, porque era el oficial más joven del batallón quien llevaba la bandera del batallón y el siguiente oficial más joven era el que llevaba la bandera del Rey. Así que creo que eso contesta la respuesta...



CONTINUARÁ...


- - - - - - o - - - - - -

(1) - Las versiones del famoso hecho, según Rory Muir que las comenta pormenorizadamente en su libro "Salamanca 1812", son variadas: con pata de pollo, sin ella, según el narrador, las fuentes que utilizase y lo que quisiera embellecer la historia, etc. Gonzalo Serrats Urrecha, en su libro "El general Álava y Wellington: de Trafalgar a Waterloo", recoge, al igual que Muir, la anécdota contada años más tarde por el general Álava en una comida con el propio Wellington, en una versión del entonces secretario del almirantazgo, John Croker, que la había escrito en su Diario, en 1831:

"El Duque había estado muy ocupado toda la mañana, y no había tomado el desayuno, el staff estaba verdaderamente hambriento, pero al fin, hubo una pausa (creo que dijo sobre las dos) cerca de un corral rodeado por un muro. Una especie de desayuno se extendió en el suelo, y el personal se reposó. Mientras comían, el Duque entró en el recinto, se negó a sentarse y les aconsejó que se dieran prisa, parecía ansioso y en observación. Por fin se le convenció para tomar un poco de pan y la pata de un pollo asado frío. Lo estaba comiendo sin cuchillo, con los dedos, cuando de pronto le vieron lanzar la pierna del ave lejos, por encima del hombro, y galopar a nuestro patio, llamando a que lo siguiera [...] "sabía Yo", dice Álava con mucha gracia, "que algo muy grave iba a suceder cuando un artículo tan preciado como la pata de un pollo asado se arrojó tan lejos" Croker añade que "el Duque se sentó con la cabeza inclinada, muy silencioso, pero con una pronunciada sonrisa que parecía decir que la narración era fiel respecto de lo que la realidad había sido". [3]


(2) - Una parte del terreno que se encuentra oculta del observador por las ondulaciones del propio terreno.


_________________________________________________________________________________

Nick Lipscombe MSc, FRHistS, es un historiador especializado en las Guerras Napoleónicas y, en particular, en la Guerra Peninsular. Ha escrito numerosos libros y artículos sobre asuntos relacionados con las guerras napoleónicas. Su primer libro, "An Atlas and Concise Military History of the Peninsular War" (Un Atlas y concisa historia militar de la guerra peninsular) se publicó en 2010 y fue seleccionado como el Libro del Año por el Daily Telegraph (Historia). Está reconocido como una autoridad mundial en las batallas y campos de batalla de la Península Ibérica y el sur de Francia. Trabaja actualmente en la confección de un nuevo Atlas, pero esta vez sobre los campos de batalla de la Guerra civil Inglesa.

Nick nació en 1958 en Angers (Francia) y sirvió durante treinta y cuatro años en el ejército británico, donde vivió un servicio operacional considerable. Fue galardonado con la estrella de bronce de Estados Unidos en 2006 (http://nick-lipscombe.net/).
_________________________________________________________________________________

Fuentes:

1) - "Wellington in Spain. A Classic Peninsular War Tour". 12 a 19/09/2018 - Nick Lipscombe©, para "The Cultural Experience"
2) - "Salamanca 1812" - Rory Muir, Yale University Press, 2001
3) - "El general Álava y Wellington: de Trafalgar a Waterloo" - Gonzalo Serrats Urrecha, FEHME, 2015

Imágenes:

a) - https://www.nam.ac.uk/sites/default/files/styles/slice_lg/public/2017-09/13758_slice.jpg?itok=lTR73q55
b) - Paneles informativos del campo de batalla.
c) - https://gb.fotolibra.com/images/previews/1594851-pakenham-wellington-at-salamanca-1812.jpeg
d) - https://www.flickr.com/photos/78586478@N06/7706160294