jueves, 14 de junio de 2018

Miniaturas. La maqueta de Waterloo del castillo Hotel d'Empordà.


Vista lateral del conjunto
Cercanos ya al aniversario de la batalla de Waterloo, regresamos al mundo de la miniatura para traeros este excelente modelo de la batalla de Waterloo, que se halla en el hotel Castell d’Empordà, situado en Gerona, a medio camino entre Barcelona y la frontera francesa, a sólo unos kilómetros de las playas de la Costa Brava.

El modelo tiene unas dimensiones considerables: unos 18 m² de superficie y contiene unas 2.500 figuras y unos 575 caballos más la impedimenta, y todos pintados a mano. Las figuras tienen entre 55 y 60 mm de altura. El conjunto es probablemente uno de los mayores del mundo en la actualidad y se tardaron cerca de dos décadas en tener lista la maqueta. 

El autor de esta colosal obra es Albert Diks (20/12/1959), nacido en Uden (Holanda), y que de pequeño veraneaba con su familia en la zona y muchos años después, en el año 1999 adquirió el ruinoso Castell d'Empordà y lo rehabilitó durante 18 meses por completo para inaugurar en la primavera del año 2001 un hotel de cuatro estrellas y con ocho siglos de historia con ese mismo nombre a unos 30 kilómetros de Gerona. La maqueta está expuesta en una sala habilitada especialmente para clientes (o en ruta guiada de visita) entre los gruesos muros de piedra del establecimiento, con profusión de cuadros y grabados que se exhiben entre sus paredes.

La fascinación de Diks por Napoleón Bonaparte comenzó cuando solo tenía nueve años. Su abuelo tenía un diario escrito a mano por un antepasado, un soldado de caballería holandés en las filas del ejército de Napoleón y que relató sus vivencias de la batalla de Waterloo:
«Mi antepasado era un soldado de caballería holandés en las huestes de Napoleón. Estuvo en el corazón de la batalla, que duró seis horas y donde murieron... ¡41.000 hombres!. A la cuarta hora de batalla, su comandante le dijo: “Esto está perdido, chico, lárgate”. Y se largó con dos colegas. Tenía 27 años. Relata cómo matan y roban, sin juicio moral alguno, sin ninguna épica, sin embellecer nada

Una perspectiva de la zona central de la maqueta.

La maqueta vista en el lugar en vivo y directo es más elocuente que no mis fotos, que sólo capturan en algunas escenas las grandiosidad de la misma. En su conjunto es un modelo bastante bueno, que huye de las escalas rigurosas del terreno para representar las principales acciones y zonas del campo de batalla, con una calidad y rigor en el pintado de las figuras muy buena y que se mantiene en la casi totalidad de la escena. Algunas mellas en las figuras y pérdida de pintura por el paso del tiempo, pero que no ensombrecen en ningún momento esta monumental obra. Si estáis de paso por tierras de Gerona en el Ampurdán, y tenéis tiempo libre, os propongo un desvío en el camino y hacerle una visita a esta magna obra de Albert Diks y a su establecimiento.


LA EXPOSICIÓN


Perspectiva de la pecera con la salida al fondo.
El conjunto se halla contenido en una pecera de vidrio de grandes dimensiones, con vidrios de seguridad con unas dimensiones aproximadas de 3x6 metros. La iluminación cenital permite apreciar en detalle todos los rincones de la grandiosa maqueta.

Con los años, Albert pintó ejércitos enteros de soldaditos de estaño, y creó su particular miniatura (más bien maxitura) de la batalla de Waterloo. Con el bicentenario de la batalla en 2015 cerca, Albert jugó con la idea de hacer una película sobre el fatal error de Napoleón, y con sus soldados de estaño como actores.

Albert también construyó una maqueta del Castell d’Empordà durante su asedio en el siglo XI, que está expuesta en el primer piso justo encima de la recepción del hotel.



"Mi tatarabuelo se escapó de la batalla de Waterloo". Foto: Agustí Ensesa (1)

La carretera pavimentada hacia Waterloo.

El cuartel general del emperador con sus comandantes y con su carruaje personal. 

Imagen más cercana del conjunto, con un Murat (derecha de Napoleón) que, ciertamente no estuvo en la batalla y menos con su uniforme de invierno.

Un carruaje con su fragua y las tropas desplazándose en segundo termino..

.



Los cuadros británicos rodeados por la caballería francesa.

El puesto de mando anglo-aliado con Wellington y los famosos Scots Greys a la izquierda.


La lucha en la granja de Papelotte, con unos sospechosos uniformes austriacos (¿?)

Plano de la batalla en el momento de la llegada de los prusianos.










El ejercito prusiano llegando al campo de batalla.

La artillería francesa

La lucha en la granja de Hougoumont.





El cortometraje "Napoleon's Waterloo" que fue presentado en el mismo castillo el 30 de mayo de 2015, donde fue rodado en cinco días. Cinco días de rodaje dieron para las 327 escenas de la mini película que resume el episodio de Waterloo con el apoyo de efectos sonoros y un realismo increíble para una grabación donde todos los protagonistas miden entre 55 y 60 milímetros y no se mueven ni un ápice. «La maqueta tiene sus limitaciones a la hora de explicar la historia de la batalla, en cambio en la película puedes narra que pasó, cómo sucedió y los detalles que marcaron aquel momento… y así poder difundir y enseñar la historia de una manera excepcional y sorprendente», declaró Albert Diks en la presentación, que contó como presentadora a la actriz Rossy de Palma y con presencia de prensa internacional.







La campaña de Egipto, una de las más variopintas singladuras militares del genio corso.









Los perros del regimiento.

"The Thin Red Line" británica.

Puesto de mando francés. El emperador con su habitual chasseur "apoya" catalejos

La escena final de una época.



_________________________________________________________________________________

Fuentes:

1) - http://www.lavanguardia.com/lacontra/20150618/54432369650/la-contra-albert-diks.html
2) - https://www.hotelcastellemporda.com/hotel/hotel-con-encanto-costa-brava/
3) - http://www.elmundo.es/cataluna/2015/06/01/556c31de22601d863e8b458b.html
4) - https://www.elperiodico.com/es/sociedad/20150612/la-batalla-se-libra-en-casa-4273236
5) - http://www.midilibre.fr/2015/06/21/ils-sont-fous-de-napoleon,1178708.php
6) - "Diari de Girona", dia 31/05/2015, pp. 53

Imágenes:

a) - Imágenes propiedad del autor.
b) - http://www.lavanguardia.com/lacontra/20150618/54432369650/la-contra-albert-diks.html

viernes, 8 de junio de 2018

¿Y si Bonaparte hubiera vencido en Waterloo?, por Alessandro Barbero

Entramos en un mes de junio plenamente napoleónico con su epicentro (¡como no!) en la batalla de Waterloo, a la que dedicaremos nuestras cuatro próximas entradas del mes. Para ello volvemos a contar, en primer lugar, con la figura del historiador Alessandro Barbero (Turín, 1959), al que ya dedicamos dos entradas en nuestro blog en una conferencia sobre la famosa batalla, y que vuelve a nosotros con una conferencia plenamente "ucrónica", en la que narra su visión de los hipotéticos hechos que podrían haber acontecido si Napoleón hubiera ganado la batalla en aquellos campos próximos a la famosa localidad belga.

Para ello parte de unas estrofas de unos versos de Alessandro Manzoni (1785-1873), poeta y narrador italiano y uno de los representantes del movimiento romántico en Italia. En su oda "5 de mayo", el autor recuerda, conmovido, la figura de Napoleón, que tanto atrae, desde el momento de su muerte (el 5 de mayo de 1821): este evento causa gran consternación porque Napoleón ha tenido la fortuna de toda una época y de todo un continente. Todo lo que queda es el silencio, la tierra está asombrada, pronto se dirá si la de Napoleón fue una vida gloriosa o no, pero es cierto que fue una existencia caracterizada por hazañas legendarias que dejaron al mundo perplejo.

Lo remarcable de este ejercicio narrativo por parte de Barbero, de hecho en la línea de los "what-if" anglosajones, es que no solo vemos la figura del corso en su hipotética carrera posterior, sino que nos enriquece su charla con toda una serie de pequeñas redes de acontecimientos que se tejen entrelazándose y que hubieran dado probablemente un final diferente a muchos movimientos sociales, incluso culturales, que se produjeron con posterioridad a su muerte, desde la escritura de un clásico de la literatura hasta una Constitución que no vio la luz, circunstancias que aún agrandan más si cabe la figura de Napoleón Bonaparte.


Charles Vanel como Napoleón en la versión de Karl Grune de Waterloo (1928),  sacado de http://www.southbankcentre.co.uk (a)


CONFERENCIA


Parte de la oda "5 de mayo",
 por Alessandro Manzoni.
¿Qué hubiera sucedido si ese 18 de junio en 1815 Napoleón hubiera ganado en la batalla de Waterloo? 

Bueno, entonces digamos antes que nada una cosa: si no estuviéramos aquí para jugar a divertirnos y si el historiador fuera a responder a esa tendencia subyacente de los hallazgos desagradables que es una parte de nuestro trabajo, el historiador diría que está bien, no habría cambiado nada... la ganó y habría perdido la siguiente. Inglaterra durante veinte años ha gastado el dinero a raudales para financiar coaliciones contra Napoleón. No tendría miedo por un contratiempo más, no tuvo miedo después de Austerlitz, no tuvo miedo después de Wagram y por lo tanto la verdad, lejos de esa poética, y simplemente el gran libro de David Chandler, "Las campañas de Napoleón" se habría enriquecido con un capítulo más: la campaña de 1816 en la que Napoleón habría sido derrotado justamente por austriacos, rusos, prusianos, ingleses, bávaros, piamonteses y quién sabe cuántos otros, de nuevo. Probablemente tuviéramos que ceñirnos al juego de las probabilidades. Sin embargo, con una respuesta así, entonces no podemos hacer nada al respecto. Probemos a imaginar que una victoria de Napoleón cambia realmente el curso de su historia y la de todos los demás. 

Empecemos viendo si sería posible, por una parte, solo lo dije no porque Napoleón esté ahora con las espaldas a la pared. Napoleón es el jugador que siempre debe ganar y cada victoria no significa nada porque después siempre pelea la siguiente mientras que una sola derrota representa el final. Napoleón se encuentra en esta situación por el mismo. Napoleón, que es un gran general, ha perdido todas las últimas campañas de sus últimos años de vida: perdió la campaña del 1812 de Rusia, perdió la campaña de 1813 en Alemania en la batalla de Leipzig, perdió la campaña de 1814 en Francia, veis, hay una clara progresión. Todo el mundo está en su contra y Napoleón, poco a poco, retrocede: luchando en 1812 en Rusia, luchando en 1813 en Alemania, en 1814 pelea en Francia, pelea en una de sus campañas más brillantes: él gana un número infinito de batallas contra estos desventurados prusianos, sobre todo, les tiene ganas, especialmente contra ellos, pero los rusos también, pero están ahí los cuatro ejércitos enemigos que están invadiendo Francia: los prusianos, los rusos, los austriacos en el norte, los ingleses del Duque de Wellington en el sur, más otros austriacos e italianos salidos de Italia. Napoleón ha ganado una gran cantidad de batallas, pero al final sus enemigos llegarán a París, y llegados a ese punto, primavera de 1814, los mariscales de Napoleón le dicen que la guerra ha terminado. Napoleón dice a los mariscales: "No, quiero continuar el ejército me obedecerá" y los mariscales le contestan: "No, sire, el ejército obedecerá a sus comandantes” y su comandantes están hartos. Han decidido que esta guerra está perdida, por lo que Napoleón abdica y se le envía como ustedes saben a hacer de emperador en la isla de Elba. Se queda allí durante unos ocho meses, se queda allí, parece, pero él ya no puede más, se fuga a Francia y comienzan los 100 días. 

Comienza la aventura de un exiliado que se convierte en el emperador de franceses en pocas semanas y mientras tanto, la noticia de que Napoleón se ha escapado de la isla de Elba y regresado a Francia se extiende por todo el mundo. Llega a Viena donde se celebra el Congreso de Viena, donde tranquilamente, de acuerdo con la leyenda entre un vals y otro, se está rediseñando el mapa de Europa. Todos acuerdan, incluso los franceses, rediseñar el mapa de Europa, destinada a vivir en paz por 50 años. Llega a Viena, al Congreso de Viena la noticia de que Napoleón ha escapado de la isla de Elba, y todos rompen a reír, creyendo que es una broma. Después comprenden que es verdad y en este punto se toman medidas: Napoleón es declarado enemigo de la humanidad. Esto significa que en teoría cualquiera puede dispararle y sería declarado un héroe. Y todas las potencias se alían para deshacerse de él. Naturalmente las potencias tardan un cierto tiempo para reunir a sus ejércitos, pensemos solo en los rusos, que para invadir Francia deben venir a pie, de hecho todos han de venir a pie, por supuesto, pero en el caso de los rusos hace más impresión, teniendo en cuenta que ya lo hicieron el año anterior y luego volvieron a pie a Rusia y ahora tienen que empezar a volver a hacerlo. Los austríacos vienen de bastante lejos también, los más cercanos son los prusianos y los ingleses. Los prusianos llegando desde el Rin, los ingleses desde el Canal de la Mancha. Pero al principio Napoleón, hay que hacerlo notar, escribe a todos, dice a todos los gobiernos que él no quiere nada, los franceses me hicieron emperador, los límites del Congreso ya me parecen bien, no estoy pidiendo nada, ya no quiero hacer más la guerra a nadie en mi vida… Normalmente estas cartas se quedaran dentro de los sobres, sin abrirse. No se fían de él.

En este punto, pasadas las horas, decide que él debe emprender la guerra una vez más. Y decide enfocar el problema y así lo creía, quiero decir que probablemente es verdad porque lo entendió mejor que todos sus enemigos juntos. Tiene una oportunidad. Porque de los cuatro ejércitos que deben invadir Francia por el norte por ahora solo dos están listos: el inglés y el prusiano. Y están allí en medio en la frontera y no invadirán Francia hasta que lleguen también los austriacos que tardaran otro mes y los rusos que tardarán otros tres meses; cuando estén reunidos, serán cuatro veces el total de las fuerzas de Napoleón. Hasta entonces no se atreverán a atacar porque, sin embargo, Napoleón todavía produce un miedo maldito y nadie se lo quiere encontrar de frente a menos que tengan una proporción de 4 contra 1; en ese caso aún con muchas vacilaciones, lo intentan . 

Napoleón decide trabajar sobre esto: " Los prusianos e ingleses son solo el doble que nosotros... ¿qué quieren ser el doble...? Yo soy más valiente." Napoleón invade Bélgica colocándose entre los dos ejércitos enemigos con la idea de atacar uno, derrotarlo y luego atacar al otro y derrotarlo también. Se encuentra a los prusianos, los ataca primero, los vence en su última gran victoria, en Ligny aquí llega, de hecho, después de haber derrotado a los prusianos.


Un momento de la conferencia con la presencia de un grupo de recreadores con uniforme francés.

Entonces, como vemos con tropas como estas, y Napoleón tenían razón. 

Que el 18 de junio ataca al duque de Wellington y lo derrota. La batalla de Waterloo se gana, el ejército inglés es destruido y el Duque de Wellington es capturado, entonces en este punto debemos comenzar a imaginar lo que sucedería: imaginemos que tal vez este suceso tiene un cierto efecto en Inglaterra. De hecho hace tanto efecto que el gobierno conservador de Lord Liverpool cae en vez de permanecer todavía en el poder hasta 1824, yo creo que la caída de los conservadores no era imposible… la oposición liberal era fuerte en Inglaterra, siempre había sido amiga de la Revolución, de Napoleón, siempre estuvo enfrentada a la visión que tenían los conservadores de que Francia debía ser aniquilada. La captura del Duque de Wellington, la desesperación de haber sido derrotado, actualmente en París hay un puente de Waterloo… El gobierno inglés cae y el nuevo gobierno liberal decide que ya no dará un centavo más para pagar a todos estos continentales incapaces: prusianos, austríacos, rusos en guerra contra el emperador, ya nunca más gastar un centavo. En este punto Napoleón continúa su guerra contra los enemigos que permanecen en el campo, que se diría, en el 1815 invade Austria, derrota a los austriacos por enésima vez, toma Viena, donde se reencuentra con María Luisa y su hijo, esto tendrá una continuación en la historia así que tengámoslo en cuenta, y para el 1815 eso ya es suficiente. Todavía hay rusos: a los rusos, con mucho gusto los enviaría voluntarios a casa pero sabemos que el zar Alejandro es un testarudo y está convencido de que Dios está con él y, en consecuencia, el zar Alejandro continúa la guerra en solitario; tendremos realmente la campaña del 1816 y en la campaña de 1816 los rusos son derrotados en Alemania hasta este punto, y luego se encuentra el problema del 5 de mayo como veremos, pero hay otra pequeña, como decir, ucronía* literaria: la guerra napoleónica contra los rusos de 1816 significa que nunca tendremos la invención del monstruo de Frankenstein, porque como todos sabemos, la historia de Frankenstein es inventada por Mary Shelley, en ese verano de 1816 cuando en una Europa pacífica, Suiza está llena de turistas ingleses, pero 1816 esto no todos lo recordamos, es el año sin verano, el año en que la erupción de un volcán inactivo en algún lugar de Asia ha causado tal capa de ceniza en el aire que hace palidecer al sol y las cosechas se pierden y nieva en verano, que es el verano en Suiza Los turistas ingleses están todos encerrados en casa castañeteando los dientes, porque en julio, nieva y así Mary Shelley y sus amigos pasan este tiempo escribiendo interminables relatos de horror entre los que se encuentra el de Frankenstein. Obviamente con la guerra contra los rusos en el 1816 los turistas ingleses se quedaron en Inglaterra, a Frankenstein debemos renunciar, y luego se estipula la paz. Napoleón ha vencido, mantiene su palabra también porque sabemos que debe ser cuidadoso, sin conquistas territoriales. Sin embargo, Francia sigue siendo una gran potencia con Napoleón en el trono. Entonces en este punto comenzamos a ver las relevantes consecuencias políticas que afectan a toda Europa y a nosotros también.

Silvati y Morelli, implicados en el motín
de los "carbonari" napolitanos. (b)
¿Qué hubiera pasado si Napoleón hubiera perdido en Waterloo? Podemos imaginar que habría una gran, una Santa Alianza de monarcas cristianos, el zar, el emperador de Austria, el rey de Prusia. Si Napoleón hubiera perdido en Waterloo, esta Santa Alianza hubiera impuesto una línea conservadora y reaccionaria en toda Europa. Pero como sabemos Napoleón ganó en Waterloo, la Santa Alianza no se ha hecho, el zar de Rusia va a lamerse sus heridas en Rusia, y esto significa que en todos los países los liberales europeos son más fuertes y los reaccionarios son más débiles; y luego, por ejemplo, cuando en 1820 se desata la revolución en España y los revolucionarios quieren la Constitución, si en Francia no hubiera estado Napoleón sino los Borbones, los Borbones, intervendrían más allá de los Pirineos en apoyo de los legitimistas y la revolución española sería derrotada. Pero como sabemos Napoleón todavía está en el trono y se guarda de intervenir en España.

En España la revolución vence, se otorga la Constitución y por lo tanto también en Italia todos esos disturbios de jóvenes soldados que han estado sirviendo bajo Napoleón y que sabiendo que él todavía está en el trono son aún más fuertes, más valientes, todos los disturbios de militares que sin Napoleón se arriesgaron a terminar en la horca, Morelli y Silvati en Nápoles en 1820 o Santorre en el Piamonte en el 1821. Aquí están todos estos movimientos que, en lugar de la realidad histórica, tienen éxito. El rey de Nápoles y el rey de Cerdeña, entonces Borbones, y Saboya, se ven obligados a otorgar la Constitución, y luego el cómo la opinión pública italiana se entusiasma con el desarrollo de los acontecimientos ahora que las ideas liberales están triunfando. Los ejércitos del rey de Nápoles y del rey de Cerdeña están precisamente llenos de jóvenes oficiales que lucharon con Napoleón hasta hace muy poco tiempo, se encuentran enardecidos, la opinión pública también reclama, y el rey de Nápoles el rey de Cerdeña finalmente se van convencer y declarar la guerra a Austria para liberar la región de la Lombardía y el Véneto. Se combate en la primera guerra de independencia, en 1822. Las fuerzas italianas coaligadas se enfrentan a los austríacos, pero no lo olvidemos, no nos olvidemos que tienen un poderoso aliado. Porque Napoleón no permanece quieto. Napoleón es reclamado unánimemente por la juventud italiana y todos los intelectuales italianos y decide arriesgarse e intervenir en Italia. El gobierno inglés, que es liberal, cierra un ojo. En 1822 no es solo la primera guerra de la independencia y también la segunda campaña de Italia de Napoleón. Napoleón invade Italia, derrota a los austriacos en Ticino, Cala Trebbia, en Trasimeno, toma Roma, pone fin a los Estados Pontificios y crea una Federación Italiana. 

Aquí las posibilidades divergen. Hagamos una federación italiana con un jefe, el soberano que más se comprometido quizás para obtener la libertad de los extranjeros, yo diría que el rey de Nápoles, o en cambio una federación italiana con un Borbón a la cabeza, pero también es posible, por supuesto, poner de acuerdo a los diversos soberanos italianos si tienen éxito y tener un soberano italiano, aquí todavía se acuerdan de Napoleón, que tiene un as en la manga, Joaquín Murat, que en el 1815 ya que Napoleón ganó, no tuvo que escapar perseguido de la Francia de los Borbones, no intentó locamente ningún desembarco en Calabria, ni fue fusilado en Pizzo Calabro. Se mantuvo en la corte de su cuñado Napoleón y ahora en 1822 es nombrado rey de Italia y se corona en Milán, el 5 de mayo de 1822. Y un joven literato milanés para esta ocasión compone una oda en la cual exalta al nuevo rey y a su gran protector, el emperador que de los Alpes a las Pirámides ha hecho brillar su espada con acierto.

Alessandro Manzoni. (c)
Después, naturalmente, el joven literato tiene una brillante carrera, porque en resumen, Napoleón y Murat sacuden toda Italia, hay reformas en todos lados, el gobierno italiano instalado en Milán tiene mucho trabajo, Alessandro Manzoni acepta abordar la reforma de la escuela, se lanza de cabeza a esta tarea, es esa novela había comenzado y que tiene en un cajón, quien quería llamarlo quieto y parece que Lucía** dijo que estaba indeciso y habló de las cosas de una anacrónica Italia dominada por los extranjeros, cosas que no tienen significado  aquí en realidad, entonces tiene la novela en el cajón y fue publicada muchos años después.

Pero, naturalmente, Napoleón sigue vivo aquí está el engaño, pero por supuesto sigue vivo porque Napoleón en la realidad, y en realidad, digamos el lado "B" de la realidad en la que hemos dicho que perdió en Waterloo, en ese caso podría haberlo hecho el inglés, probablemente habrían buscado el lugar con más inconvenientes en el mundo para mantenerlo en cautiverio, habrían buscado el sitio, habrían llamado, en mi opinión, a los geógrafos y habrían preguntado: ¿cuál es el único lugar en el mundo más lejano de todos los otros lugares? De donde es más difícil ir a ningún otro lado, los geógrafos habrían hecho sus cálculos y habrían respondido: “pero hay una islita en el Atlántico que se llama Santa Elena que precisamente tiene las características que se buscan”. Hubieran enviado a Napoleón a Santa Elena, es un lugar con un clima terrible, donde estaría disgustado todo el tiempo por haber perdido, habría muerto joven, y el 1821 moría; pero no habiendo perdido, continúa reinando en París y naturalmente vive, vive mucho más tiempo, entonces no puede hacer solo la campaña de Italia, pero su segunda campaña, pero luego puede seguir gobernando su país, transformando Francia entre las otras en una gran potencia industrial. Pero tarde o temprano morirá, de esto no está hay dudas. 

Aquí, aquí está el juego de quien se inventa un futuro alternativo al pasado, perdonad, un futuro respecto a la batalla, un pasado alternativo se vuelve muy arbitrario, por ejemplo, siguiendo a la muerte de Napoleón la pregunta es cuántos de sus hermanos todavía están vivos, porque no es seguro que sus hermanos se resignen a dejar el trono al pequeño, un niño medio austriaco, el hijo de Napoleón, aquí está lo adelantamos un poco adelante en el tiempo. Al final muere José, muere Luciano, si él puede sobrevivir a los demás, la sucesión está garantizada cuando muera, su hijo, Napoleón II se hará cargo. 

Napoleón II. (d)
Mejor así, porque si por casualidad queremos elaborar en su lugar una ucronía saber que estos jueguecitos que hacen mi personaje, sí, esas cosas absurdas si quisiéramos imaginar que Napoleón II no subirá al trono porque cuando muera, su padre todavía estará vivo, por ejemplo, el hermano Jerónimo, el más joven de los hermanos de Napoleón y aún más ineficaz, sin embargo en su lugar digamos que sería ser capaz de hacer un golpe de estado y proclamarse emperador Jerónimo Napoleón, luego allí probablemente sería muy malo. Jerónimo gobierna mal y en 1848 estalla la revolución en París, se derriba la monarquía, un escenario casi increíble, ellos hacen la república, pero sabemos que los franceses están siempre enamorados, sin embargo, del hombre más fuerte, de su encanto, de su eco, tal vez incluso si habrían hecho la revolución de 1848, derrotado a la monarquía y creado una república, los franceses eran capaces todavía de nombrar presidente a algunos de los parientes de Napoleón, por ejemplo, podría ser el hijo de Luciano y nombrándolo en ese caso presidente, tendríamos al príncipe presidente en 1849, 1850, que probablemente hará un buen golpe de estado -ciertamente en una línea de fantasía- sí porque estas cosas que estoy diciendo ahora son simplemente inimaginables y que Francia cree una república pero nombre presidente a un pariente de Napoleón que después hará un golpe de estado y se hará proclamar emperador con el nombre de Napoleón III.

Son cosas que uno no puede creer. Mientras tanto, con el débil gobierno de Jerónimo, probablemente los austriacos habrían atacado Italia, la habrían recuperado en parte, en resumen, todavía estaría todo por hacer, tanto que probablemente la revolución de 1848 descubre bancos en Italia; en italiano habría en ese caso una forma de decir el éxito de 1848 mientras decimos, como todos sabemos, que sucedió en 1822 y en este caso los escenarios se convierten aún en más trágicos y toca hacer otra guerra de independencia tal vez incluso un tercera parte habría querido hacer tres guerras de independencia en vez de una sola. Hasta incluso Saboya habría sido protagonista de las luchas por la independencia italiana, pero sé que esto es demasiado, cuanto menos continúo siendo la idea de los Borbones que habrían tomado de todos modos el liderazgo del movimiento y luego aquí en 1855, sin duda un contingente napolitano habría sido enviado para la guerra de Crimea a participar del lado de franco-británico en esta guerra y para que de este modo el rey de Nápoles pudiera tener asegurada la ayuda de las grandes potencias para hacer una nueva guerra de independencia . 

Por lo que podríamos imaginar que en el 1859 una nueva guerra de independencia se ha visto. Perdí la cuenta, que sería la segunda, o la tercera ve a las tropas napolitanas apoyadas nuevamente por Napoleón III, derrotan a los austriacos y unificar otra vez Italia. Esto causaría un gran resentimiento en el Piamonte. En el Piamonte, habría ya movimientos de 'neosabaudi' que para las reglas de la conquista napolitana del Piamonte, muchas veces habría habido un gran movimiento de bandoleros exaltados por su resistencia nacional, nos olvidamos de la cosa: rompemos las últimas hipótesis delirantes, volvemos un Napoleón que ganó y quién él sobrevive es entonces cuando él dirige a sus tropas en Italia para su deslumbrante segunda campaña de Italia, 1822, unificación italiana a partir de ese momento, Italia está verdaderamente unida, no habrá otras guerras de la independencia. Toda Europa se convierte en liberal con dos generaciones de adelanto en comparación con lo que sucedió realmente. 

Giuseppe Garibaldi (1866) (e)
Y hay un marinero de Liguria que ha emigrado a Sudamérica, en un cierto punto ha hecho muchos trabajos como comerciante de espaguetis, tutor privado, entonces sabemos cómo estaba involucrado de manera diferente con Italia, que a partir de 1822 en adelante disfruta de una paz duradera. América del Sur está presa de continuas convulsiones revolucionarias. Este marinero de Liguria y aquí estoy imaginando algo inimaginable, en los años treinta y cuarenta del siglo XIX, se hace famoso en el Sur tanto que de hecho toma prácticamente la nacionalidad de la varios países para los que él lucha y mucho más conocido como José Garibaldi, que no lo hace por su nombre real, Joseph Garibaldi, con el que había sido bautizado en Niza en tiempos de Napoleón, con él Garibaldi, el héroe del nuevo mundo y el personaje más extraordinario de la historia sudamericana del siglo XIX. Él combate por la independencia de varios países, lucha por el Uruguay del que comanda la marina, tanto que su estatua está todavía en Montevideo, en el viejo puerto, José Garibaldi, comandante de la armada uruguaya, esto es verdad y, naturalmente, entre el otro después de eso con su genio porque después de Napoleón, Garibaldi es uno de los grandes jefes militares del siglo XIX. Con su genio Garibaldi donde sin duda unificó Sudamérica y él habría hecho un gran poder del idioma español que habría equilibrado el poder entre el norte y sur de América. No me atrevo piensa lo que haría al brote de la Guerra Civil Americana o en haber unificado de América del Sur bajo Garibaldi, pero algo ciertamente lo habría hecho, de hecho tal vez lo hagamos, yo mismo y el profesor Cardini, lo que le gustaría hacer según él y yo que me retiro. 



- - - - - o - - - - -

(*) - Reconstrucción histórica construida lógicamente que se basa en hechos posibles pero que no ha sucedido realmente.

(**) - La persona que narraba el poema al principio del video.


_________________________________________________________________________________

Fuentes:

1) - https://www.youtube.com/watch?v=ZJ1hSGwpzV0
2) - https://www.studenti.it/cinque-maggio-alessandro-manzoni-testo-parafrasi.html
3) - http://www.lacittadisalerno.it/cultura-e-spettacoli/5-maggio-il-testo-della-poesia-di-manzoni-dedicata-a-napoleone-1.1903365
4) - https://es.wikipedia.org/wiki/Alessandro_Manzoni
5) - http://www.escolar.com/lecturas/poesia/otros-himnos/el-cinco-de-mayo.html

Imágenes:

a) - https://thebioscope.net/2010/03/22/carl-davis-meets-his-waterloo/
b) - By Edoardo Matania (1847 – 1929) - L'illustrazione Italiana, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=11970164
c) - De "Bibliothek des allgemeinen und praktischen Wissens. Bd. 5" (1905), Abriß der Weltliteratur, Seite 69Scan by User:Gabor, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=42723
d) - Napoleon II / De Scanned from a postcard, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=467915
e) - Garibaldi / Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=403553

viernes, 1 de junio de 2018

"Nueve jugadores de suerte", en "French Cavalry, 1792-1815", por David Johnson

En "La caballería de Napoleón y sus comandantes", ya tratado en nuestro blog, David Johnson, nos relataba en sus páginas de una manera muy pedagógica y amena la historia de algunas de las unidades y los hombres que participaron y comandaron las unidades de caballería francesa a lo largo de los convulsos años del Directorio, el Consulado y el Imperio, en medio continente europeo e incluso el africano: Austria, Alemania, Francia, Egipto, Italia, Polonia, Bélgica, Rusia y España.

En  "French Cavalry, 1792-1815", una lectura asimismo ágil e intensa, en la que de nuevo autor nos lleva a la tragedia de la caída de la Revolución, al ascenso del Imperio y su posterior caída, narrando el papel de la caballería pesada y ligera, la artillería a caballo, y diversos episodios como el del excelente papel de los regimientos de dragones traídos de España en la campaña de 1814. Toda la narración se entremezcla sabiamente con las historias personales de muchos de los combatientes de caballería que salen a la luz desde el pasado gracias al oficio de Johnson, que vierte con oficio sus 30 años de estudio en la materia.

Dado que la mayor parte delo suelo cultivable se trabajaba con el uso de bueyes, Francia tradicionalmente no producía ni jinetes ni hommes de cheval, y los descuidados métodos del soldado francés al cuidar de su caballo se complementaban con una mala organización. Debido a que los establos de caballería franceses tenían muy pocas divisiones, tanto los hombres como los caballos resultaban heridos en las pezuñas; porque los caballos eran alimentados y dados de beber en grupos de tres, los más fuertes siempre comían más de lo que les correspondía y los otros dos pasaban hambre.


FRAGMENTO "Nueve jugadores de suerte"

Cuando un suboficial francés de caballería era ascendido a subteniente y transferido a otro regimiento, se le concedía un mes de permiso para arreglar sus asuntos, y se le adelantaba una cantidad para la compra de equipo y dos nuevos caballos.


«En 1811, un sargento mayor del 6 ° de cazadores, que estaba acantonado en Francia en ese momento, fue ascendido a subteniente en un regimiento de dragones que servía en España. Uno de los caballos que compró cayó enfermo unos días antes de su partida, y el veterinario del regimiento pensó que era poco probable que se recuperara. El teniente buscó a un joven suboficial belga del 6 ° de cazadores cuyo nombre era Henckens, y le explicó su problema.

- "¿Qué debería hacer?" preguntó. "No puedo llevar un animal enfermo conmigo, y no tengo el dinero para comprar otro". 

Henckens estaba ansioso por ayudar al teniente, que una vez había sido su sargento mayor. Además, Henckens acababa de regresar al regimiento después de asistir a un curso en la Escuela de caballería de Versalles; durante su estancia allí había visitado París, donde había ganado un buena suma de dinero en un establecimiento de juego en el Palais Royal y además recientemente había recibido un pequeño legado.

- "Compre otro caballo tan pronto como pueda", le dijo al teniente. "Pagaré lo que cueste y mantendré al enfermo".

El teniente D- - - - pensó que esto estaba llevando la camaradería demasiado lejos. 

- "¿Qué pasa si el caballo muere?", preguntó. "No podré devolverte el dinero". Henckens estaba dispuesto a correr el riesgo, y el teniente finalmente estuvo de acuerdo. Poco después, el cazador que arreglaba el propio caballo de Henckens le preguntó si era cierto que había comprado uno extra del teniente D- - - -. 

- "Si es así, has hecho un mal negocio", le dijo a Henckens. "La pobre bestia no ha estado de pie durante dos días; está completamente rígido y apenas respirando, y será mejor que afrontes el hecho de que va a morir".

Henckens fue inmediatamente a los establos para ver por sí mismo, y encontró que el cazador había estado diciendo la verdad. Cuando estaba saliendo, un soldado lo detuvo y dijo: 

- "Solo un minuto, Ayudante; ese caballo viene de mi distrito, es normando, y los caballos a menudo tienen esa dolencia. Sabemos cómo tratarlos". 

Cuando Henckens le preguntó qué tipo de tratamiento llevaba entre manos, mencionó varias medicinas que tenían que mezclarse con alcohol y administrarse en fuertes dosis. Henckens luego envió al veterinario, hizo que el cazador repitiera todo lo que acababa de decir, y le pidió la opinión al veterinario:

- "Bueno, este medicamento no le hará ningún daño", respondió, "pero dudo que le pueda hacer algún bien también. Aun así, ya he intentado todo lo que sé sobre este animal. Este cazador parece saber de lo que está hablando, por lo que podría también dejarle que trate al caballo para ti; pero no seré responsable si se muere."

El cazador se puso a trabajar debidamente, vertiendo regularmente una mezcla de medicamentos y alcohol en la garganta del animal aparentemente moribundo. Al cabo de tres días logró ponerse en pie, pero había perdido mucho peso y parecía estar en estado de shock. Una semana más tarde comenzó a comer y beber; justo cuando comenzaba a aumentar de peso, el coronel visitó los establos.

- "¿A quién pertenece este esqueleto?", preguntó.

- "Al ayudante Henckens", respondió alguien.

El coronel llamó a Henckens de inmediato y le preguntó qué pensaba que estaba haciendo; Henckens le explicó sobre el Teniente D- - - - y el cazador de Normandía. Recordando a Henckens que a un suboficial no se le permitía poseer un caballo, el coronel dijo que podía quedarse con el animal dos semanas más, pero no más. Cuando las dos semanas terminaron, Henckens llevó el caballo a un campesino local que poseía algunos buenos pastos y arregló con él para que lo cuidara durante los siguientes tres meses.

Dos meses más tarde, cuando Henckens fue a ver cómo estaba de presencia el caballo, este tenía un abrigo que brillaba como la seda y obviamente estaba en perfecto salud. El campesino le pidió que se lo llevara lo antes posible:

- "Es prácticamente incontrolable", dijo el hombre. "He tenido que separarlo de los otros caballos para evitar que les rompa las piernas."



El caballo anglo-normando con especial consideración de su uso en Alemania.


La semana siguiente, Henckens recogió el caballo con la ayuda de dos cazadores, que se turnaron para guiarlo y descubrieron que necesitaban de toda su fuerza. Cuando el coronel lo vio, exclamó: "¡En qué magnífico caballo de batalla se ha convertido! Espero que no vayas a venderlo.” Le dio permiso a Henckens para que se lo quedara, y ofreció a tratarlo como un caballo de oficial en cuanto a lo que forraje se refiriera, mientras que Henckens pagó él mismo todos los otros gastos que se ocasionaron. En sus memorias, Henckens escribió: 

"Ese acto de amistad se había convertido por completo en una ventaja para mí, pero nunca volví a ver a mi viejo sargento mayor de nuevo. Probablemente murió en España, como tantos otros.”»




_________________________________________________________________________________

Fuentes:

1) - "The french cavalry 1792-1815" - David Johnson, Belmont Publishing, London, 1989
2) - https://www.amazon.com/product-reviews/0950354910/ref=cm_cr_dp_d_cmps_btm?ie=UTF8&reviewerType=all_reviews, by Harry A Pierce on May 6, 2014

Imágenes:

a) - http://www.warlordgames.com/wp-content/uploads/2015/05/Chasseurs-a-Cheval-2-600x549.jpeg
b) - https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/a/a3/Das_anglo-norm%C3%A4nnische_Pferd_%28Page_7%29_BHL18916660%2C_Narquois.jpg
c) - http://www.equin-plus.com/ecurie-active/les-equipements/aire-de-repos/
d) - http://www.vacances-traditions.fr/s/cc_images/teaserbox_2451637946.jpg?t=1422986750
e) - https://www.monkshillbooks.co.uk/the-french-cavalry-1792-1815.htm

domingo, 27 de mayo de 2018

Dominique-Jean Larrey, el hombre más virtuoso que he conocido (y II)

Larrey en el campo de batalla (a)
Esta semana os traemos la segunda y última parte que dedicamos a nuestra pequeña cronología de la vida del barón Dominique Jean Larrey,  cirujano en jefe de Grande Armée de Napoleón. Para los que no estuvisteis con nosotros la semana pasada en la primera parte (y que también os recomendamos encarecidamente), donde revisamos su vida y carrera desde su nacimiento en Baudéan, en el Pirineo francés, hasta la campaña de 1807. Avanzamos en su vida y en las campañas militares en que se vio envuelto en casi todas las ocasiones haciendo un derroche de humanitarismo, entrega desinteresada y profesionalidad, tanto tratando heridos de su ejército como de los ejércitos enemigos.

Resumir sus logros en el campo de la medicina militar se hace harto complicado: muchos avances en el campo de la cirugía se le han atribuido: fue uno de los primeros en amputar en la articulación de la cadera; fue pionero en el uso de gusanos para prevenir infecciones en heridas; él dio la primera descripción de un pie de trinchera, y originó los primeros auxilios a los combatientes logrando que los portadores de la camilla tomaran a los hombres heridos inmediatamente del campo de batalla. Durante sus años de ejercicio de su profesión, inició el método moderno de cirugía del ejército, hospitales de campaña y el sistema de cuerpos de ambulancias del ejército. Larrey también aumentó la movilidad y mejoró la organización de los hospitales de campaña, creando efectivamente un precursor de las unidades modernas de MASH (Mobile Army Surgical Hospital).  

Ya sin más preámbulos os invitamos a compartir esta segunda parte de su vida, tanto o más apasionante que la primera, desde la campaña en España de 1808 hasta su muerte en Lyon en 1842, volviendo de un viaje de inspección de hospitales militares en Argelia. 


CRONOLOGIA (cont.)

Lucha en las calles de Madrid (b)
1808 - En los primeros días de febrero recibe por parte de Napoleón el título de caballero de la Corona de Hierro. El 11 de febrero parte para España, en el ejército mandado por Murat. El día 17 llega a Toulouse, donde recibe el honorable título de profesor asociado. Llega a Bayona el 5 de marzo. Entran en España y pasan por Tolosa, Vitoria, Miranda de Ebro y Burgos. Larrey se quedó en Burgos unos días donde asistió a una corrida de toros y la vanguardia de Murat se dirigió a Madrid. Días después Larrey pasaba Somosierra y llegaba a Madrid, donde dirige e inspecciona el servicio de sanidad del ejército. La marcha continua de las tropas y el aumento gradual de los enfermos obligaron a multiplicar el número de hospitales. El 2 de mayo Larrey no dudó en entrar en la ciudad donde había dejado a su sobrino (Auguste Larrey) en el hotel del Marqués de Bélgida, y se proponía tomar medidas para el servicio de los hospitales. Tomó su caballo y pasó a través de las tropas francesas y los insurgentes y sin considerar los peligros que le rodeaban. Encontró a su sobrino y se dirigió al hospital, donde cerró las puertas y armó a los enfermos y doctores, que dispararon a la multitud a través de las ventanas. Ante la derrota de Dupont y la insurrección de varias provincias, se retiraron el 31 de julio hacia Burgos(I), llevando a los heridos de la Guardia Imperial del mismo Burgos hacia Vitoria, transportándolos con las ambulancias. El ejército francés con José I se retiró al margen derecho del Ebro. Larrey que se encontraba con el ejército de Bessières, y se tuvo que trasladar al cuartel Real situado en la localidad de Haro.

El 18 de septiembre nació su hijo Félix-Hippolyte Larrey, que también llegaría a ser cirujano militar y médico-inspector del ejército francés en 1858.   

Por aquellos días, Napoleón entra en España precedido por la Guardia, y llega a Vitoria. Larrey atiende al mariscal Lannes de una caída del caballo, y posteriormente el ejército francés se dirige a Burgos. Después de algunos combates, llegan a Somosierra y las tropas españolas parecen ser un obstáculo para las tropas francesas, pero los jinetes ligeros polacos de la Guardia despejan el camino hacia Madrid:

"Quoi qu'il en soit,--.au signal donné par l'Empereur, et à la faveur d'un brouillard épais qui s'était élevé à propos, les chevau-légers de la garde s'élancèrent sur les retranchements qui coupaient le chemin, et, au milieu des boulets, des balles et de la mitraille, ces intrépides Sarmates franchirent les fossés, pénétrèrent dans les redoutes, taillèrent en pièces ceux qui les défendaient mirent en fuite ceux qui échappèrent à leurs coups , et se rendirent maîtres du passage. La victoire fut, il est vrai, acheté par le sang de plusieurs des braves marchant au premier rang. Cette entreprise doit être regardée comme, un des plus beaux faits de la guerre. Tous les blessés de cette brillante journée furent pansés et opérés sur les bords du chemin escarpé de la montagne. Les voitures de notre ambulance les transportèrent ensuite à Buytrago, et de là à Santo Martino, près Madrid."


"Bataille du col de SomoSierra en Castille", por Lejeune (c)
Tras una breve resistencia, la capital se rinde al Emperador. Conociendo la presencia inglesa en Valladolid, el 22 de diciembre salieron de Madrid las tropas francesas que se dirigen hacia las montañas de Guadarrama para cortarles el paso. Pero las montañas están recubiertas de una gran cantidad de nieve, y a medida que se producía la ascensión el frío aumentaba significativamente y gradualmente hasta el punto de que hombres y animales perdieron el equilibrio, cayeron en el camino y varios fueron conducidos en su rápida pendiente por gruesos remolinos de aguanieve o nieve. Otros, perplejos por el frío permanecían en los bordes de la carretera sin poder levantarse. La artillería montada y la caballería se quedaron a medio camino por la imposibilidad de ascender el camino. Los pocos fuegos que se encendieron provocaron gangrena por congelación en los que se acercaron demasiado al fuego. Llegaron a Benavente y combatieron con la caballería inglesa que dejó un balance de 62 heridos, que fueron atendidos sobre el campo de batalla. La Guardia siguió por Astorga, volvió a Benavente y siguió hacia Valladolid pasando por Rioseco. Al llegar a Valladolid, Larrey estableció un hospital para tratar a los heridos franceses e ingleses, estos últimos los atendió personalmente.

"Les fatigues, le froid et l'humidité que ces prisonniers avaient soufferts en traversant les montagnes des Asturies, les privations qu'ils avaient endurées, et la nostalgie dont ils étaient généralement affectés, firent développer chez eux la fièvre d'hôpital (adynamico-ataxique), qui prenait déjà un caractère contagieux;" 
  
Parte de regreso a Francia, pero llegado a Burgos debido a las penalidades de la campaña y el contacto con los enfermos contrae la fiebre nosocomial (fiebre que se desarrolla en los ambientes hospitalarios), y es cuidado por su primo y alumno, Alexis Larrey. Finalmente consigue llegar a Paris, donde permanece convaleciente. 

"La muerte del mariscal Lannes", por P. E. Boutigny (d)
1809 - El 22 de abril parte para unirse a la Guardia Imperial en Baviera, a la que alcanza antes de entrar en Viena. En Schoenbrunn, Napoleon le ordena preparar sus ambulancias para una segunda campaña. Acabada la batalla de Aspern-Essling, Larrey trata y opera a todos los heridos graves de la Guardia y el ejército en su ambulancia, que se encontraba en la orilla izquierda del río. Aquellos que solo recibieron lesiones menores, y aquellos que eran fáciles de transportar, fueron enviados a la isla de Lobau donde se establecieron otras ambulancias.

Cerca de allí fue mortalmente herido el mariscal Lannes, por una bala de cañón que le impactó en ambas piernas. Larrey operó (realizó la amputación de su pierna izquierda) a Lannes en menos de dos minutos sobre el campo de batalla y luego fue transportado a la isla de Lobau, donde se reunían todos los heridos.

"S.E. le maréchal le duc de Montebello fut frappé mortellement : il était à pied, revenant du champ de bataille au quartier impérial. Un boulet de gros calibre, après avoir fait un premier ricochet dans le fort de sa course, rencontra le genou gauche du maréchal, le traversa dans son épaisseur, et, changeant de direction, sans perdre desa force, effleura la cuisse droite, dont il coupa les téguments une portion du muscle vaste interne, au lien le plus saillant, et très-près de l'articulation du genou, laquelle, fort heureusement, n'avait pas été entamée. Le duc fut renversé sur le coup, en éprouvant une violente commotion au cerveau, et un très-grand ébranlement dans tous les organes."
 
Plancha Nº XI (e)
Sólo al cuarto día los heridos pudieron ser transportados a hospitales en Ebersdorf y Viena. Larrey visitó a Lannes, que se encontraba moribundo en la casa de un cervecero en Ebersdorf y que moriría al noveno día de la amputación. Lannes fue transportado al castillo de Schoenbrunn para ser embalsamado. Larrey siguió sirviendo en el hospital de la Guardia, donde los heridos se complicaban debido al tétanos y la fiebre nosocomial.

Los heridos del hospital de la Guardia fueron enviados a Francia y se dio la orden de partir el 1 de julio para efectuar otra vez el paso del río Danubio. Era el preludio de la batalla de Wagram, donde Larrey atendería en su ambulancia a cerca de quinientos heridos antes del anochecer, la mayor parte por heridas producidas por bala de cañón.

[Ver la imagen de la derecha, la plancha No. XI, y la cabeza que es atravesada por la varita, que se encuentra depositada en el gabinete de anatomía de la Facultad de Medicina de París.]

El hecho de realizar las amputaciones sobre el propio campo de batalla reafirmaba lo correcto de la práctica de Larrey:

"Hay ya bastantes valientes a quienes esta amputación, hecha de inmediato, salvó la vida. Informaré las observaciones de los sujetos operados por mí en las batallas de Esling y Wagram. Estas observaciones apoyan poderosamente mis principios sobre la necesidad de la amputación en el campo de batalla, y no después del cese de los primeros accidentes, es decir, cuando los heridos alcanzaban los hospitales"

Los austriacos se retiraron a Znaïm, y tras algunos combates se suspendieron las hostilidades. Vuelto a Viena y Napoleón le ha conferido el título de barón(II).con una dotación anual de 5.000 francos:

« Par le même décret, S. M. conféra le même titre et la même dotation à mes collègues MM. Desgenettes, Percy et Heurteloup. » 
 
Después de asegurar el transporte de los enfermos y heridos, Larrey emprende el regreso a Francia y  entra en Paris durante el mes de diciembre.

1810 - El 1 de enero de 1810, el Barón Larrey retomó la dirección del hospital de la Guardia Imperial. El 11 de octubre se le informó por carta que debido a su título de barón le eran ofrecidas las tierras situadas en la Pomerania Sueca(III). Durante dos años permaneció en París en un estado similar al de inactividad. 

1811 - Por disposición de Larrey los apósitos se simplificaron y ordenó a sus subordinados la utilización exclusiva del agua, abandonando el uso de los medicamentos. Además, propuso centrarse en las amputaciones que evitaban que los heridos permanecieran en los  hospitales infectados. Se intentó mejorar y reglamentar la higiene en la sanidad, insistiendo en la lucha contra el escorbuto y se pronuncian en favor de las visitas preventivas: se obliga a la inspección de las tropas, incluso las que gozaran de buena salud, para evitar las epidemias. Pero las disposiciones vigentes no mejoraron el estatus de los médicos militares: en vez de constituirse como un cuerpo diferenciado, fueron subordinados directamente a los comisarios de guerra, por Decreto imperial de 30 de noviembre.


Esquema de bala incrustada en el hueso frontal (f)

1812 – El Decreto de 12 de febrero nombró a Larrey, Cirujano en Jefe de la Grande Armée, un puesto eminente. Antes de la partida se ocupó de la organización del servicio de sanidad del hospital de la Guardia y del personal de sus ambulancias, cuya dirección particular fue confiada a M.Paulet, asistente de cirujano en jefe. El 24 de febrero Larrey deja Paris, llega a Maguncia el 1 de marzo y vía Erfurt es enviado a Magdeburgo, y de allí a Berlín. En la capital imparte un curso de cirugía militar, donde también asisten los jóvenes oficiales de sanidad de la academia de Berlín. Antes de partir el 30 de abril, organizó seis divisiones de ambulancias volantes, cada una compuesta por ocho oficiales de sanidad. Cada cirujano Mayor ejerció diariamente su división, según sus instrucciones, en la práctica de operaciones y la aplicación de vendajes. El 10 de mayo llegan a Posen, ignorando aún el objetivo de la campaña. En dicha villa se dedicó a completar la organización de ambulancias volantes y ejercitar a sus colaboradores en la práctica de las operaciones. El 2 de junio por la mañana llegan a Thorn. Se celebraron diferentes reuniones y el jefe del ejército redactó una orden del día en la que se trazaban la marcha de las tropas y las precauciones que llevaran a cruzar con la mayor rapidez posible los parajes desiertos que se tenían que atravesar al entrar en Rusia. El 10 de junio llegan a Heilsberg y el 24 a Kowno. De Kowno a Vilna, el camino se hizo penoso, por las continuas lluvias, las malas carreteras y la falta de abrigo. Se produjron muertes por alcoholismo en la Joven Guardia, por el consumo indiscriminado de schnaps (bebida de aguardiente casero). Se libraron pequeños combates en la entrada en Wilna que ocasionaron 150 heridos. Se establecieron las medidas para poder tratar en Wilna a 6.000 enfermos. Reemprenden la marcha y el 26 de julio llegan a Vitebsk. Se estableció un hospital para los heridos de los combates del 27 a 29 de julio, cerca de unos 750 franceses. El 18 de agosto se rindió Smolensk, en un sangriento asalto de los franceses. Resultan 6.000 heridos y 1.200 muertos del lado francés. Faltaban medios para ayudar a tratar a los heridos y Larrey hubo de esforzarse para suplirlos. El general Gudin resulta herido grave y muere a los tres días de haber tomado la montaña de Volontina, defendida por los granaderos de la guardia imperial rusa. 

Las carreteras de Rusia, que eran de gran envergadura, no se pavimentaban ni se mantenían. Las llanuras que continuaban hasta Moscú y más allá, estaban cubiertas con abundantes cosechas en verano y con capas más o menos gruesas de nieve en invierno. Apenas cruzada la última ramificación del Dniéper en Dorogobouje, Larrey experimentó todos los síntomas del mareo, como náuseas frecuentes, mareos, vértigo y vómitos (curiosamente similares efectos a los que encontraron los soldados alemanes de Hitler, casi 130 años más tarde):

A peine avions - nous traversé la dernière branche du Niéper à Dorogobouje,que j'éprouvai tout-àcoup tous les symptômes du mal de mer tel , que des nausées fréquentes, des pandiculations,des étourdissements ou vertiges, et des vomissements. Il me semblait, voir aux limites incommensurables de l'horizon, un scintillement où un trémoussement particulier de la terre, lequel produisait dans mes sens le même effet que le tangage du vaisseau sur mer. Cette illusion ouces sensations me paraissaient plus fortes lorsque je marchais à pied, moins si j'étais à cheval, etpresque nulles quand j'étais couché: la position horizontale du corps m'était la plus favorable. Cette indisposition m'a tourmenté jusqu'à mon retour à Smolensk.

La batalla del Moskowa, por Eugène Charpentier (g)
Las lluvias hacían los caminos impracticables para la artillería. La falta de comida y forraje, especialmente la falta de avena, había reducido a casi el estado de agotamiento a hombres y caballos. En vísperas de la batalla de Borodino (o del Moskowa), Larrey permaneció con su ambulancia en el lugar designado, en un área cuadrada de casi 1 km de circunferencia, en el centro de la línea, cerca de las tiendas del cuartel general. 

Esta sangrienta batalla duró desde las seis de la mañana hasta las nueve de la tarde. De lado francés, una cuarentena de generales heridos o muertos, de doce a trece mil oficiales y soldados fuera de combate. Los heridos ascendieron a nueve mil quinientos. Las pérdidas rusas se estimaron en más de veinte mil. Dos tercios de los heridos pasaron por la ambulancia general, tal como se había ordenado. Las heridas más graves se produjeron por fuego de artillería, que exigía la amputación de uno o dos miembros. Larrey practicó doscientas amputaciones las primeras 24 horas, pero la situación para los heridos era preocupante:

"Le peu de pain et de farine que nous avions à l'armée fut bientôt consommé. Nos blessés furent réduits à la viande dé cheval, aux pommes de terre et aux tronçons de choux, qui, avec la chair de cet animal, servirent pendant quelque temps à faire la soupe. Ce genre d'aliments ne tarda même pas à s'épuiser: la marche de nos convois était d'autant plus difficile que les routes étaient infestées de Cosaques."
  
Después de pasar dos días en Mozaïsk y haber atendido a heridos franceses y rusos, el cuartel general, siguiendo al ejército, se dirigió hacia Moscú. A la entrada en la capital se encontraron con la mayoría de los edificios abandonados por sus habitantes. Larrey visita los hospitales civiles y militares para atender a los heridos. Apenas tomada posesión de la villa, se producen violentos incendios, y un gran fuego se propaga durante tres días y tres noches.
 
"La garde, le quartier général et le chef de l'armée quittèrent le Kremlin et la cité, et allèrent établir un camp à Pétrôski,château de Pierre-le-Grand, sur la route de Pétersbourg. Je restai, avec un très-petit nombre de mes camarades, dans une maison bâtie en pierre, isolée, et située au sommet du quartier franc, près du Kremlin."


Larrey pasando por los puentes del Berezina (h)
La falta de negociaciones y lo delicado de la situación con las líneas de comunicaciones en peligro de ser cortadas hace que el ejército parta de Moscú. Se produce el combate de Malajaroslaw, entre los rusos y el cuerpo del príncipe Eugenio. Debido al conocimiento de la llegada del cuerpo de ejército ruso de Tormasov y al gran número de heridos, Napoleón en vez de internarse en Ucrania decide volver por el camino de ida, lo que provoca gran consternación en el ejército, debido a lo incierto del regreso por una zona ya devastada.

Faltaban medios de transporte para los heridos y las raciones de galleta y harina escaseaban. Napoleón mandó utilizar sus coches y carretas para los heridos. La retaguardia mandada por el cuerpo del príncipe Eugenio es reemplazada por el cuerpo de Ney. Cruzan el Dnieper y llegan a Smolensk el 2 de noviembre. Los soldados se alimentan de los caballos muertos por el camino. El termómetro baja hasta -19 grados. El frío y el hambre hacen estragos entre la tropa. Llegan al rio Berezina y Larrey logra pasar no sin dificultades por los puentes tendidos, ya que había querido transportar varias cajas con instrumental quirúrgico y a la vuelta se vio sorprendido por toda la multitud que pasaba en aquellos momentos y el ser reconocido le salvó probablemente la vida.

"Malgré des difficultés presque insurmontables, j'avais repassé l'un des ponts quelques heures avant sa rupture, dans l'intention de faire transporter sur la rive droite plusieurs caisses d'instruments de chirurgie dont on avait le plus grand besoin pour les blessés; ce court voyage faillit me coûter la vie. J'étais près de périr dans la foule à mon tour, lorsqu'heureusement je fus reconnu ; aussitôt chacun s'empresse de favoriser mes efforts; transporté par les soldats de l'un à l'autre, je me trouvai, à ma grande surprise, en peu de moments sur le pont. Ce témoignage, qu'ils me donnèrent de leur attachement dans cette circonstance, me fit bientôt oublier et les dangers que j'avais courus et la perte que je venais de faire de mes équipages."

Un segundo combate se libraba con el cuerpo de Poniatowski y Larrey amputa una pierna al general polaco Zayonzek, uno de los más antiguos generales, veterano de las primeras guerras de Italia, con más de ochenta años de edad. Siguen el viaje llegando a Smogornie. El termómetro colgado de la botonera de su uniforme le indicaba a Larrey una temperatura de -28 grados. Llegan a Vilna, acosados por los cosacos. Prosiguen hasta Kowno. Pasada la frontera se dirigen hacia Koenigsberg para organizar los hospitales y dar las instrucciones a los cirujanos sobretodo en cuanto a las afecciones gangrenosas resultantes de la congelación. Larrey contrae una fiebre catarral de congelación, una especie de tifus. Convaleciente durante bastante tiempo, podrá incorporarse del lecho a primeros de 1813.


Intervención de sutura de la nariz y facial (i)


1813 – Restablecido de su enfermedad, el 2 de enero parte de Koenigsberg siguiendo al ejército. Después de pasar unos dias en Posen, llegan a Frankfurt. Debido a la presencia de los rusos que habían cruzado el Oder, se ven obligados a seguir hasta el Elba, partiendo de Frankfurt el 22 de febrero y llegando a Leipzig el 9 de marzo. El enemigo sigue la persecución y prosiguen hasta Magdeburgo. La llegada de Napoleón con refuerzos lleva a que Larrey reciba la orden de desplazarse con sus ambulancias ligeras hacia Lutzen en vísperas de la batalla.

"Après avoir déterminé l'emplacement des ambulances, et avoir tout disposé pour le pansement des blessés, je revins sur le terrain pour observer les premiers effets de la bataille, et placer les ambulances de la première ligne que je pris en grande partie dans celles de la garde. Les attaques de part et d'autre furent extrêmement vives, et l'on fut quelques instans dans l'incertitude du succès."


Tras la victoria francesa, se reúnen los heridos franceses y prusianos en la villa de Lutzen, que estaba repleta de ambulancias. El ejército se desplaza hacia Colditz, sobre las colinas que bordean la ribera derecha del Elba. Larrey entra en Dresden, capital de Sajonia, donde había gran número de heridos rusos y prusianos. Los amputados ya por los médicos sajones, provocaban con su método la posterior aparición de gangrena, circunstancia que Larrey trata de remediar explicándoles el metodo francés, operando los heridos franceses más difíciles en presencia de los médicos y cirujanos sajones, y pese a las reticencias iniciales ya no dudaron en adoptar el método de Larrey. Tras construir dos puentes de pontones y reparar el puente de piedra de la ciudad, Napoleón siguió al ejército coaligado hasta Bautzen. Tras la batalla en dicha localidad, resultan unos 6.500 heridos del ejercito francés, tanto de línea como de la Guardia. Se desplaza para inspeccionar al mariscal Duroc, duque de Friouli, herido mortalmente el el bajo vientre, que expira a las pocas horas:

"Il avait eu lès parois du bas-ventre enlevés par un boulet de gros calibre, les intestins déchirés dans plusieurs points et expulsés hors de l’enceinte abdominale. Je reconnus avec le plus vive douleur que tous les secours de notre art ne pourraient l’arracher à la mort prochaine et inevitable qui l’attendait."

Un posterior combate en Hainaut deja 360 heridos, que fueron trasladados a Dresde o establecidos en la propia villa. Llegados a Neumark, se declara un armisticio. Otra vez en Dresde, Larrey organiza el servicio de sanidad y el establecimiento de los heridos. Imparte un curso de cirugía práctica y clínica al que asisten médicos franceses y sajones. Napoleón, satisfecho con el servicio de las ambulancias de Larrey, propone estudiar un proyecto de Ley para que los cirujanos militares se establezcan en un cuerpo, que debía organizarse como el de los ingenieros. Debido al buen clima, y la temperatura de la noche era casi igual a la del día, no se dieron más incidencias por el tétanos, y los afecciones gangrenosas desaparecieron bastante rápidamente.

Debido a las sospechas que parte de los soldados se habían auto-mutilado voluntariamente, Napoleón ordena examinar a 2.600 militares. Interroga a Larrey sobre la capacidad de diferenciar una herida de fuego enemigo de otra provocada voluntariamente y éste le contestó que ningún médico podría establecer la menor diferencia entre los dos tipos. A pesar de la opinión de Larrey, el emperador le ordena que presida un tribunal creado al efecto y que finalmente declaró que no existían ciertos signos que diesen a conocer la diferencia que podía existir entre dos heridas de armas de fuego recibidas en un momento determinado, y producidas una por el efecto de la voluntad del individuo y la otra por un poder extraño a su voluntad. 

_________________________________________________________________________________

Grabado de F-T. Ruhierre (j)
Las conclusiones del jurado de Dresde, instituido por el Conde Daru el 13 de junio de 1813, es una muestra más del celo que empleaba Larrey en su trabajo, fuera en la mesa de operaciones o en los casos de cirugía legal como el que se le presentaba:

Nuestra investigación nos lleva a creer que el defecto habitual en el manejo de las armas ha sido la principal causa de estas mutilaciones entre los conscriptos; que así, cuando disparaban en tres filas, la segunda y la tercera involuntariamente llevaron el cañón del rifle en las manos de los primeros; que incluso en el mismo funcionamiento del fusil se herían sin quererlo, como hemos visto muchas veces; finalmente, las cargas hechas por la infantería en las batallas de Bautzen y Wurchen, en la ladera de las colinas, y con los soldados siempre con sus manos levantadas sobre sus rifles cuando los dirigían hacia el enemigo que ocupaba la cima de estas colinas, provocaba que las balas de sus adversarios suelan impactar en sus manos, como las partes más prominentes.

Una causa similar también ha herido a muchos de los fusileros de la Guardia; que habían atacado innecesariamente al enemigo en las alturas de Heilsberg, en la primera campaña de Polonia. Estos valientes jóvenes, en la afirmación de los médicos mal informados, también habían sido acusados ​​de mutilarse voluntariamente. Estas circunstancias también se han presentado con frecuencia en España, en la guerra de las montañas.

Estos puntos fueron trasladados al ministro Conde Daru."
(Correspondencia particular de Larrey núm. 675)
_________________________________________________________________________________


Batalla de Leipzig (k)
De los 22.000 heridos con que contaban los franceses a primeros de junio, solo 2.400 habían sucumbido por los graves efectos de sus heridas y de los cuales 972 habían sido amputados, producto de la rápida intervención en el campo de batalla y de los desvelos médicos.

El 13 de agosto, dos días antes de la fecha señalada para que concluyera el armisticio, los franceses se desplazan hacia Lovemberg, al pie de las montañas de Bohemia. Enterados de la presencia enemiga cerca de Dresde, la capital sajona, vuelven sobre sus pasos y se encaminan hacia ella. El 26 y 27 se libra la famosa batalla frente a los muros de Dresde que deja 6.500 heridos, que son atendidos en los hospitales de la ciudad a medida que van llegando. Los heridos enemigos reciben el mismo tratamiento y se reorganiza el servicio de ambulancias. Los reveses frente a Berlín y del general Vandamme en el sur, provocan que los franceses abandonen Dresde y se encaminen en retirada hacia Leipzig, donde nada más llegar Larrey, el 15 de octubre, se dedica a visitar los hospitales y prepara locales para recibir los heridos de la previsible batalla. Durante la noche se dedica a preparar el material para las primeras curas y en reconocer el terreno para la ubicación de las ambulancias, y establece su cuartel en Tomberg. El 16 de octubre comienza la lucha, y tras nueve horas de combate, la noche y el agotamiento de los soldados pararon los combates:  

"Nous eûmes six mille cinq cents blessés, que nous pansâmes sur le terrain, à une très-courte distance du champ même de bataille, et souvent sous le canon de l'ennemi. Le sixième environ était atteint de blessures d'artillerie, qui exigèrent toutes quelques opérations majeures que nous fîmes à mesure qu'elles se présentaient; Plusieurs de ceux qui avaient subi l'amputation du bras à l'article furent assez heureux pour pouvoir être évacués presque aussitôt sur France, et y arriver sans s'arrêter nulle part. Quelques-uns d'entre eux ont fait le trajet à pied."

Larrey amputando al coronel  Rebsomen en Hanau. (l)
El dia 17 y la noche siguiente ocupan a Larrey en el cuidado a los soldados y procurar su evacuación y el día 18 comienza otra vez la lucha. Las tropas bávaras y otros aliados franceses desertan y se pasan al enemigo. La lucha continua pero para evitar ser copados, se ordena la retirada en la noche del 18 al 19. Los heridos fueron trasladados a Leipzig. Larrey y los colaboradores de las ambulancias ligeras lograron salvarse al haber pasado antes de la fatal voladura del puente sobre el Elster, que provocó que gran parte de los soldados, muchas piezas de artillería y la totalidad del material de las ambulancias quedaran atrapados en la ciudad. La retirada de las tropas francesas pasa por Hanau donde el general bávaro Wrede intenta detener a Napoleón. La victoria sonríe a las armas del emperador y a pesar de no contar con ambulancias, se trata y opera a los heridos, con los instrumentos que Larrey había podido salvar en su caballo. El ejército sigue hasta Maguncia, donde entra en la noche del 1 al 2 de noviembre.

"Depuis Mayence, où je fis un court séjour, jusqu'à mon arrivée à Metz et à Paris, j'eus à m'occuper des moyens d'améliorer là situation, des dépôts d'ambulance, et d'arrêter autant que possible les progrès d'une épidémie qui faisait déjà de très-grands ravages sur la ligne d'évacuation."

A continuación logra pasar un tiempo con su familia en París a la que no había visto desde febrero de 1812.

1814 - El 25 de enero se presenta en el cuartel general de Napoleon, en Châlons-sur-Marne. El día 30 por la mañana llega cerca de Brienne, donde habían 500 heridos. Larrey organiza una ambulancia sedentaria en el hospicio civil, dode manda instalar a los heridos más graves del combate del dia 29. El 3 de febrero llega a Troyes, donde se encuentra la Vieja guardia. Se suceden los combates de Champaubert, Montmirail, Chateau-Thierry y Montereau. La batalla de Craonne produce 1.200 heridos, una cuarta parte heridos graves. El mariscal Víctor, el general Grouchy, el general conde de La Férière y el general conde de Sparre resultan heridos de mayor o menor consideración. Fracasan en la toma de Laon, llegan a Soissons y de allí a Reims el 13 de marzo. Después de varios combates en Arcis-sur-Aube y Saint-Dizier, el ejercito se desplaza a marchas forzadas hacia Troyes, donde se conoce la entrada de los coaligados en París. Las vanguardias francesas entran en Fontainebleu, donde Larrey permanecerá hasta el 20 de abril. Ante la capitulación de la capital, los ejércitos franceses capitulan, Napoleón se ve forzado a abdicar, retirándose a la isla de Elba, destino que le habían reservado las naciones coaligadas y la familia real de los Borbones es devuelta al trono.

"Cette armée ayant été licenciée, je me rendis à Paris avec les principaux membres du quartier général administratif, dont les fonctions avaient cessé. A mon arrivée je repris à l'inspection du service de santé des armées, et à l'hôpital militaire du Gros-Caillou, mes fonctions d'inspecteur général et de chirurgien en chef."

1815 - El 25 de febrero Napoleón escapa de la isla de Elba y el 1 de marzo desembarca en suelo francés, llegando a París el día 20. El 7 de junio Larrey se unió al ejército en calidad de médico jefe. El día 14 el ejército francés había llegado a la frontera. Larrey estuvo presente en Fleurus y en la batalla de Waterloo. Tras la derrota final, llegó la noche y Larrey estaba muy lejos de sus compatriotas, excepto algunos médicos oficiales y también soldados franceses que yacían en el campo de Waterloo. Estaba deambulando con algunos cirujanos franceses cuando de repente fueron alcanzados por un escuadrón de lanceros prusianos. Larrey, que no esperaba que los prusianos le dieran cuartel, disparó las pistolas y se alejó al galope, esperando que la oscuridad de la noche le permitiera eludir la persecución. El enemigo descargó sus carabinas, hiriendo al caballo de Larrey, lo que hizo caer a Larrey. Éste yaciendo en el suelo, recibió dos cortes de sable, lo que lo provocó insensibilidad. Los prusianos, que lo creyeron muerto, lo abandonaron y salieron al galope tras nuevas víctimas. Tan pronto como Larrey recuperó los sentidos y percibió que el enemigo se había ido, se esforzó, aunque dolorido, por escapar hacia tierra francesa siguiendo las cruces de los caminos. Desafortunadamente, al llegar a las orillas del río Sambre, se encontró con otro destacamento de la caballería prusiana, y luego fue hecho prisionero. No solo lo privaron de sus armas, sino que le quitaron su reloj, su anillo y parte de sus ropas. Llevado ante un oficial superior, le condenó a ser fusilado. 

________________________________________________________________________________

Larrey escapa en el último momento al pelotón de ejecución

Un cirujano mayor, aproximadamente un cuarto de hora antes del momento en que la sentencia debía ser ejecutada contra el jefe médico de Napoleón, reconoció al conferenciante en Berlín en la persona de Larrey. Este médico prusiano había atendido con gran interés y ventaja las conferencias que Larrey había impartido en la capital prusiana unos seis años antes, y ahora logró obtener un indulto para el consumado oficial médico del ejército de Napoleón.

Larrey fue conducido ante que Bulow, general de los ejércitos aliados, y finalmente presentado al mariscal de campo Blücher. Esa presentación fue, de hecho, aún más afortunada, porque en la campaña de Austria, el hijo del mariscal prusiano había resultado gravemente herido y había caído en manos de los franceses, en cuya ocasión se había salvado gracias a los esfuerzos de Larrey. Blücher no solo canceló la sentencia de muerte contra Larrey, sino que le concedió una escolta hacia Bruselas. Aquí las heridas de Larrey fueron tratadas y,  mientras estaba convaleciente, este digno miembro de una profesión que, en su estoicismo y sensibilidad mezclados con su fortaleza y humanidad, no es inferior a ninguna otra, pasó gran parte de su tiempo en los hospitales, sugiriendo medidas para el alivio de la gran cantidad de heridos que había sido llevado a Bruselas desde el campo de Waterloo.

Larrey fue obligado por los aliados a abandonar Bruselas para ir a París, donde llegó el 15 de agosto de 1815.
________________________________________________________________________________


Tras encontrarse con sus familiares que le creían muerto, fuera del círculo de su casa todo parecía lúgubre. Los enemigos de su emperador estaban firmemente establecidos, aunque respetaron las grandes cualidades de Larrey, y le dieron muestras de su respeto ofreciéndole propuestas de empleo honorable y lucrativo, como el emperador Alejandro I, que le ofreció una elevada posición en el ejército ruso. Larrey rechazó todas las ofertas y prefirió quedarse en suelo francés incluso bajo un gobierno poco amistoso y desalentador como el de los Borbones.

1816 - Larrey pierde uno de sus empleos ya que el cargo de Inspector General de Hospitales se suprime el 15 de enero  y se reemplaza por un Consejo de Sanidad. Sufre asimismo la pérdida de la pensión de 3.000 francos que Napoleón le había otorgado en el campo de Lutzen. También se vio afligido en su vida privada por la muerte de su madre y su hermano.

1818 - La Restauración le devuelve sus títulos y su pensión que le había quitado anteriormente y se le nombra cirujano jefe de los Inválidos y del Hospital de Gros Caillou.

1820 - Se funda la Academia de Medicina y Larrey es miembro de la misma desde su inauguración.

1826 - El 18 de agosto Larrey inicia un viaje que le llevará por por Irlanda, Escocia e Inglaterra, en compañía de su hijo Hippolyte, que entonces tenía dieciocho años, con la intención de completar la instrucción recibida en la universidad y que deseaba transmitirle hacia la carrera médica, poniéndolo en contacto con los grandes médicos de las Islas Británicas.



Viaje de Larrey por Inglaterra, Irlanda y Escocia en 1826 con su hijo Hippolyte Larrey (m)


1829 - Se convierte en miembro de la Academia de Ciencias. Es elegido miembro de varias instituciones de países extranjeros.

1830 - En los días de la Revolución, en el mes de julio, atendió en el hospital de Gros Caillou a los heridos de la Guardia Real que fueron llevados allí, donde los defendió de una numerosa turba armada(IV).

1831 - Poco después fue enviado el 7 de octubre por el gobierno a Bélgica, donde  parecía inminente una guerra con Holanda y donde organizó las ambulancias del ejército belga. Visitó los hospitales e impartió una conferencia sobre los procedimientos operatorios y la cirugía de campo. Regresó después a París cargado con los halagos y justos testimonios de estima por parte del rey Leopoldo. Después de su regreso, empleó sus intervalos de ocio tanto como  le permitieron sus deberes administrativos y profesionales para reducir una gran cantidad de notas y documentos para ordenarlos con el fin de su publicación.

Estatua en Val-de-Grace (n)
1834 - El ministro de la Guerra le autorizó a viajar a Italia. Partió con su hijo el 2 de septiembre, visitando Beaudéan, Toulouse, donde había comenzado sus estudios, y llegando a Leghorn, donde embarcó hacia Civita Vecchia. Tan prono como llegó a Roma visitó al cardenal Fesch, tío de Napoleón, y a su madre Madame Leticia, que contaba ochenta y ocho años y estaba aquejada de ceguera. Más tarde se dirigió a Florencia donde se hallaba el príncipe Luis Napoleón (ex-rey de Holanda) y su hermana Carolina, esposa de Murat. Tras estas visitas volvió a Francia.

1835 - Se declaró una epidemia de cólera en el sur de Francia y el ministro de la Guerra ordenó a Larrey que acudiera para tratarla. Éste dejó Paris el 21 de julio con uno de sus pupilos. Llegó a Marsella donde tranquilizó a la población y recomendó la manera de tratar la enfermedad en sus primeros estadios. Larrey fue después a Aix, Aviñón, Arles, Beaucaire, Nîmes, Montpellier, Beziers, Castelnaudary y Toulouse. A lo largo de esta gira profesional, Larrey visitó los hospitales y los cuarteles, dando a menudo tanto consejos como consuelo. Regresó a París el 1 de septiembre.

1840 - El 15 de diciembre los restos de Napoleón traídos de Santa Helena desfilaron desde Courbevoie hasta el Hotel de Los Inválidos. Larrey, con cerca de setenta años desfiló durante todo el recorrido con su uniforme de la Guardia Imperial, cerca del cortejo fúnebre en medio de la nieve que caía sin cesar.

1841 - Solicitó al Ministro de la Guerra la tarea penosa de inspeccionar los hospitales militares de Argelia.

1842 - Es encargado de inspeccionar los hospitales de Argelia y realiza el viaje con su hijo Hippolyte como secretario, que ostentaba el cargo de profesor del hospital de Val-de-Grâce. Dejando París el 15 de mayo llegó a Argelia el 23 del mismo mes. Inspecciona los hospitales de Argel, Orán, Philippeville y Constantine, primero los de la costa y luego los del interior. El intenso calor y el ritmo de la inspección hicieron mella en la salud de Larrey. El 5 de julio embarcó para Francia, desembarcó en Toulon con mala salud y dolor en el pecho, síntomas de una neumonía. Se le recomendó reposo y descanso pero las ganas de reportar su informe a París y sobretodo ver a su mujer que se encontraba gravemente enferma, le llevaron a ignorar el tratamiento. Siguiendo el viaje hasta la capital, su estado empeoró y murió en Lyon el 25 de julio a los 76 años.

Fue enterrado en el cementerio de Père Lachaise de París, separando su corazón y vísceras, que fueron guardadas en una cámara acorazada en la capilla del Hospital Militar de Val-de-Grâce, en París. Sin embargo, la voluntad de Larrey fue finalmente respetada el 15 de diciembre de 1992, cuando sus restos fueron trasladados al Hôtel des Invalides, gracias a la intercesión de la Sociedad Francesa de Historia de la Medicina.


Tumba de Larrey en Père-Lachaise (o)

- - - - - o - - - - -

(I) - Larrey en su versión se coloca, como siempre, en primer término, él fue protagonista: “La falta de medios de transporte y la incertidumbre de encontrar recursos suficientes en el camino de Madrid a Burgos, nos forzaron a dejar una parte de los enfermos en el hospital de Madrid; aunque tuvimos cuidado de asegurarles todos los medios personales y materiales de que pudiesen tener necesidad. Todos los heridos de la Guardia Imperial fueron transportados a Burgos y, sucesivamente, a Vitoria, en los coches de nuestra ambulancia.” (9)

(II) - En 1809 es nombrado barón en un curioso incidente en el que, después de una derrota en la batalla de Aspern-Essling (Austria), 1.200 heridos quedan aislados tras un puente destruido en el río Danubio. En cuanto se restablece el puente, Napoleón da prioridad a la evacuación de los heridos, ya que éstos han pasado más de 48 horas a la intemperie. Para poder alimentarlos, Larrey utiliza corazas desechadas para cocinar y sacrifica caballos, algunos incluso de oficiales superiores, para hacer caldo. Napoleón recibió quejas de generales indignados y su respuesta fue nombrar a Larrey barón en el acto. Estos heridos fueron evacuados a Viena, donde se reclutó a todos los médicos civiles y se utilizaron todos los hospitales de la ciudad para atenderlos." (12)

(III) - "Sa Majesté Impériale et Royale vous ayant, par son décret du 15 août 1809, fait donation des biens situés en Poméranie suédoise produisant un revenu de 5.356 francs 18 centimes, j’ai l’honneur de vous informer que ce décret a été adressé, avec l’état qui contient la désignation des biens, à S.A.S le prince archichancelier de l’Empire."(8)

(IV) - Larrey pronto se mostró a este cuerpo armado y gritó: "¿Cuáles son sus intenciones? ¿Por qué se atreven a amenazar este lugar? ¿Saben que los enfermos y heridos aquí me pertenecen, que es mi deber defenderlos? ¿Y que también es su deber respetar al infortunado?." (5)



_________________________________________________________________________________

Fuentes:

(1) - "Mémoires de chirurgie militaire". Tome I - D.J. Larrey, J.H. Stone, Paris, 1812
(2) - "Mémoires de chirurgie militaire". Tome II - D.J. Larrey, J.H. Stone, Paris, 1812
(3) - "Mémoires de chirurgie militaire". Tome III - D.J. Larrey, J.H. Stone, Paris, 1812
(4) - "Mémoires de chirurgie militaire". Tome IV - D.J. Larrey, J. Smith, Paris, 1817
(5) - «Memoir of Baron Larrey - Surgeon-in-chief of the Grande Armée» - D.J. Larrey, Lane Medical Library, London : Henry Renshaw, 356, Strand, 1861
(6) - "Battlefield Medicine. A History of the Military Ambulance from the Napoleonic Wars through World War I" - John S. Haller Jr., Southern Illinois University Press, 2011
(7) - « Le Baron D.Larrey et son fils H. Larrey. Leur voyage en Irlande, Ecosse, Angleterre et Belgique (En 1826 et 1831) » - Abbé Fr. Duffo, P. Lethielleux Ed., Paris VI, 1932
(8) - "Le chirurgien Larrey en Russie, la vertu à l'épreuve de la débâcle de 1812?- Anne-Claire Douzou, Mémoire de Mastère 2, Université Paris I - Panthéon-Sorbonne - Fondation Napoléon, 2012-2013
(9) - "Dominique Larrey en España (1808-1809)" - Anastasio Rojo, Revista Medicina&Historia, Núm 4, año 2008, Cuarta Época.
(10) - http://www.evolve360.co.uk/lmi/LibraryAndArchives/RecentExhibitions/BattleExhibition/
BattleExhibLarrey.aspx
(11) -  "Forgotten great men of medicine: Baron Dominique Jean Larrey (1766-1842)" - Gajić, Vladimir, Medicinski pregled. 64. pp. 97-100., 2011
(12) - "Transporte sanitario y emergencias: Una mirada histórica: Dominique -Jean Larrey - José Ayoze Sánchez Silva, Zona TES • Número 1-2014
(13) - "Clinique chirurgicale, exercée particulièrement dans les camps et les hôpitaux militaires, depuis 1792 jusqu'en 1829 [...]. Planches" - Barón D.J. Larrey, J-B- Bailliere, Paris, 1830
(14) - https://es.wikipedia.org/wiki/Dominique-Jean_Larrey

Imágenes:

a) - http://aquestionofscale.blogspot.com.es/2016/06/book-review-larrey-surgeon-to-napoleon.html
b) - https://www.youtube.com/watch?v=pzjq7yGjOlI, publicado por José Blas Molina Soriano
c) - By Louis-François, Baron Lejeune - Originally from en.wikipedia; description page is/was here ; www.histoire-image.org Joconde database: entry 000PE011346, Public Domain, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=304359
d) - https://painthealth.wordpress.com/2016/03/29/la-muerte-del-mariscal-lannes/
e) - "Mémoires de chirurgie militaire". Tome III - D.J. Larrey, J.H. Stone, Paris, 1812
f) - "Clinique chirurgicale, exercée particulièrement dans les camps et les hôpitaux militaires, depuis 1792 jusqu'en 1829 [...]. Planches" - Barón D.J. Larrey, J-B- Bailliere, Paris, 1830
g) - https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Lejeune-Bataille_de_la_Moskowa.jpg#/media/File:Lejeune-Bataille_de_la_Moskowa.jpg
h) - "Le chirurgien Larrey en Russie, la vertu à l'épreuve de la débâcle de 1812?- Anne-Claire Douzou, Mémoire de Mastère 2, Université Paris I Panthéon-Sorbonne - Fondation Napoléon, 2012-2013
i) - "Clinique chirurgicale, exercée particulièrement dans les camps et les hôpitaux militaires, depuis 1792 jusqu'en 1829 [...]. Planches" - Barón D.J. Larrey, J-B- Bailliere, Paris, 1830
j) - Emperor Napoleon congratulating Baron Larrey in 1813. Engraving after Steuben. Iconographic Collections Keywords: Napoleon Bonaparte; Dominique-Jean Larrey; Charles Auguste Guillaume Henri François Louis Steuben .By http://wellcomeimages.org/indexplus/obf_images/7a/8f/2aee82180d45f8f664c5ea57dc9d.jpgGallery: http://wellcomeimages.org/indexplus/image/L0005412.htmlWellcome Collection gallery (2018-03-29): https://wellcomecollection.org/works/jkz4846v CC-BY-4.0, CC BY 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=35869008
k) - https://www.todocoleccion.net/arte-grabados/1815-grabado-militar-batalla-leipzig-19-octubre-1813-deutschland-alemania~x57419955
l ) - https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/a/a2/Larrey_amputation_06022.JPG/
600px-Larrey_amputation_06022.JPG
m) - Imagen propia con Google MyMaps.
n) - De Enguerrant - Photographie de l'auteur, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/
index.php?curid=3503087
(o) - De Pierre-Yves Beaudouin / Wikimedia Commons, CC BY-SA 4.0, https://commons.
wikimedia.org/w/index.php?curid=64167036