sábado, 27 de febrero de 2016

Napoleón y Baviera. Relaciones durante el Imperio.

El año pasado se exhibió en Ingolstadt (localidad bávara, a 70 km de Munich) una retrospectiva sobre la relación político-militar entre Napoleón y Baviera durante el reinado del primero. Baviera, por su proximidad y situación estratégica entre Francia y Austria, siempre había basculado en sus simpatías hacia una u otra potencia según sus intereses: ya en la Guerra de Sucesión Española, el elector Maximiliano II Manuel de Baviera había tomado partido por los borbones franceses, con un resultado desastroso aunque fuera restituido posteriormente en su trono por el tratado de Utrecht.


Ya en la época napoleónica, los bávaros pasan a convertirse en aliados de los franceses y seguidamente Baviera se convierte en un reino. El papel de Baviera durante las guerras napoleónicas fue similar al de otros aliados del Emperador: por un lado dió un status superior a la mayoría de sus gobernantes -en la órbita de su corte imperial- mientras que por el otro exigía el correspondiente tributo: materiales, hombres, animales, armas e impedimenta que pasaran a engrosar la maquinaria militar napoleónica, lo que dejó la mayoría de dichos territorios arrasados por los estragos de las campañas militares por el paso constante de los ejércitos de uno u otro bando (Baviera fue un paradigma en ese sentido), por lo que más que relación de aliado-aliado, podemos concluir que la relación efectiva era en realidad la de señor-vasallo.

Parte del contenido de la exposición aún se puede consultar en su página web, citada al final del texto en las referencias. Me hubiera gustado lógicamente asistir pero por desgracia uno aún no tiene el don de la ubicuidad, por lo que me he limitado a traducir el texto lo mejor posible, y compartir con vosotros este Napoleon und Bayern, reflejo de una pequeña pero importante historia de la época napoleónica.        



INTRODUCCION

"A día de hoy, los bávaros tienen sentimientos encontrados acerca de su alianza con Napoleón. Por un lado, los llevó a la catástrofe. Los miles de soldados bávaros, que perdieron la vida sobre todo en Rusia en 1812, no han sido olvidados. Por otro lado, Baviera alcanzó su brillante sueño de gloria militar y la grandeza en la escena internacional. Napoleón llevó a Baviera a la victoria y no a la derrota como Prusia. La alianza con el emperador de Francia trajo consigo para Baviera una corona real, la expansión territorial prácticamente sin cambios hasta nuestros días, y su primera constitución liberal. La Baviera moderna nació en aquellos días - y su "partera" fue Napoleón.

Escudo de Baviera hasta 1807
Fue un parto difícil, sin embargo, lo que implicó un gran sacrificio, especialmente para la población. No sólo los bávaros tenían que proporcionar soldados, sino que el reino mismo también tuvo que soportar el saqueo, la devastación, el hambre y el miedo. Baviera era constantemente atravesada por los ejércitos aliados y sus enemigos en movimiento. Los vestigios de soldados merodeadores, dejaron atrás con bastante frecuencia campos desiertos, establos, graneros y despensas vacios. Dicha imagen todavía se puede encontrar en muchos lugares. Baviera fue también el escenario de batallas entre los ejércitos franceses bajo Napoleón y sus oponentes, principalmente Austria. Lugares como Hohenlinden y Eggmühl pueden dar testimonio de ello. Las batallas dejaban tras de sí miles de muertos y heridos.

La historia termina con los intentos diplomáticos de Baviera para cambiar alianzas justo a tiempo: lejos de la caída estrella de Napoleón y hacia su ex-aliado, Austria. Baviera, a pesar que no tomó parte finalmente en la batalla decisiva contra Napoleón I en la que sufrió una derrota decisiva, la Batalla de las Naciones en Leipzig (octubre de 1813), estuvo del lado de los vencedores. Esto le permitió en el Congreso de Viena poder conservar los territorios que había ganado a través de Napoleón.

Al final de esta etapa, cuyo comienzo fue tan glorioso, Baviera estaba prácticamente en quiebra, la economía estaba devastada, y no se recuperaría de las pérdidas hasta décadas más tarde. Sin embargo, el territorio ampliado, los logros en la política interna y el recuerdo bávaro de esta época perduran: la leyenda de Napoleón à la bavaroise".


NAPOLEON EN BAVIERA

Napoleón a caballo.
"Napoleón, emperador de los franceses, puso pie en suelo bávaro por primera vez el 6 de octubre de 1805. Después de más de diez años de guerra, el pueblo esperaba de él la paz. Sus esperanzas se desvanecieron. A pesar de los muchos acuerdos de armisticio y paz, la época napoleónica fue un período constante de combate.

Fue también un período de reorganización territorial de Europa: El Sacro Imperio Romano de la nación alemana dejó de existir y emergieron nuevos estados soberanos.

La ubicación central de Baviera la convertía en un objeto de deseo tanto para Francia como para Austria. Baviera y Francia fueron aliados durante ocho años a partir del Tratado de Bogenhausen* de 1805 y el Tratado de Ried de 1813 con el que Baviera se alió con Austria.  Los años con Napoleón fueron decisivos para Baviera, ya que entró en la era moderna. Baviera se convirtió en un reino: soberano, con una constitución moderna y un reino unificado.

El precio para la alianza militar con Napoleón fue la muerte de más de 50.000 soldados bávaros en los campos de batalla en Prusia, Rusia y Francia hasta que el Congreso de Viena puso fin a las guerras y marcó el comienzo de una nueva orden.


Entrada triunfal de Napoleón y su ejército


El camino hacia la Alianza
Francia estaba en guerra contra Austria y sus aliados. Las tropas francesas habían estado constantemente en movimiento a través del reino desde 1796. El Palatinado, tierra ancestral de los monarcas bávaros, se había perdido. Baviera y Francia habían establecido relaciones en 1801 y la alianza se forjó cuatro años más tarde con el Tratado de Bogenhausen. El elector de Baviera se convirtió en rey. El precio fue el matrimonio de la hija del rey de Baviera con el hijastro de Napoleón, Eugenio de Beauharnais."

En la estela del emperador
Napoleón avanzó de victoria en victoria. Su nuevo aliado, Baviera, marchó con él en su camino hacia la victoria. Los austriacos fueron barridos de Baviera en el otoño de 1805; Napoleón derrotó los ejércitos rusos y austriacos en Austerlitz el 2 de diciembre de 1805. Prusia sufrió una aplastante derrota contra Napoleón en Jena y Auerstedt el 14 de octubre de 1806. Una vez más, las tropas bávaras estaban del lado victorioso.




Napoleón tenía el poder absoluto. Daba y quitaba al mismo tiempo. Baviera perdió los territorios del Palatinado, en la orilla izquierda del Rin y los ducados de Zweibrücken y Jülich, y tuvo que renunciar a los territorios del Palatinado, en la orilla derecha del Rin a Baden. No obstante, Baviera adquirió dominios eclesiásticos, ciudades imperiales y aldeas en el decreto final de la Diputación imperial de 1.803 años e incrementó su territorio en 5.000 km2 y su población en 113.000 sujetos. En 1808 el Reino de Baviera se extendía desde Kronach en el norte hasta el lago de Garda en el sur, de Vorarlberg en el oeste hasta Passau, en el este.Se habían ganado 17.000 km² y una población de 843.000 sujetos al final de la era napoleónica. A cambio, Napoleón exigió que Baviera se uniese a la Confederación del Rin. Esto mantuvo enteramente ligada Baviera a Francia en temas de asuntos exteriores. En el plano interno, pudo aplicar sus políticas de reforma.

No todo el mundo se contentó 
Napoleón era considerado un agente de la Revolución Francesa. Los monarcas europeos temían los golpes jacobinos; la Iglesia lo veía como el Anticristo. La disolución del Sacro Imperio Romano de la nación alemana dio lugar a circunstancias completamente nuevas. Los monasterios fueron abolidos, la iglesia perdió su poder secular, y las instituciones imperiales dejaron de existir. Napoleón fue polarizante: partidarios y detractores, modernizadores y perdedores competían unos con otros. Las opiniones también estaban divididas en la casa real de Baviera.

El mayor precio: Baviera desangrada
En su alianza con Napoleón, los bávaros disfrutaron de los éxitos militares pero la población pagó un alto precio. Aliados y ejércitos enemigos habían estado en constante movimiento a través del reino desde el estallido de las guerras revolucionarias francesas. Dejaron atrás un rastro de devastación. Requisiciones y saqueos, destrozos y los campos y los paisajes devastados dominaban la vida cotidiana. El reino estaba arruinado económicamente y sus sujetos se encontraban en circunstancias desgraciadas. La población sufrieron hambre y enfermedades y las mujeres particularmente eran  a menudo violaciones. Las epidemias del ganado aumentaron las dificultades. Los soldados liberados marcharon a través de Baviera, incluso después del Congreso de Viena en 1815. En total, la población tuvo que soportar veinte años de guerra.

Todo para el Ejército
En caso de guerra, Baviera tenía que proporcionar a Napoleón un contingente de soldados. La alianza fue invocada por primera vez en 1805, seguida por las campañas contra Prusia y Rusia en 1806-1807, contra Austria en 1809, contra Rusia de nuevo en 1812 y contra la coalición de Prusia y Rusia, una vez más en la primavera de 1813.
Los soldados tenían que ser reclutados, entrenados y equipados. La reforma del ejército de 1804-1805 fue un intento de satisfacer dichas demandas. Los mercenarios pagados se convirtieron en soldados que habían jurado lealtad al rey y al país. El rey era el comandante en jefe.Se introdujo el servicio militar universal, aunque con numerosas excepciones. La progresión en el ejército estaba relacionada con el rendimiento. Las nuevas Órdenes y decoraciones forjaron la unión entre los soldados y soberano. El rey fundó la Orden Militar de Maximiliano José el 1 de marzo de 1806.


Maximiliano de Baviera

Grietas en la Alianza
Las primeras grietas entre la alianza entre Napoleón y Baviera aparecieron en 1809. Austria inició una nueva guerra contra Francia. Una rebelión en el entonces Tirol bávaro maniató a las tropas bávaras y francesas. Napoleón experimentó su primera derrota: perdió la batalla de Aspern-Essling. Pero se impuso más tarde a Austria una vez más en Wagram. La ayuda vino en el último minuto cuando los bávaros al mando del general Wrede llegaron. No fue una victoria brillante. Sin embargo Napoleón la aprovechó en gran medida: se casó con la hija del emperador María Luisa -el emperador de Austria se convirtió de esta manera en su cuñado. Cuando esta unión trajo un heredero, Napoleón se encontraba en su momento dinástico más alto. Baviera perdió casi toda su influencia territorial y familiar, con lo que también llevó al fin del ascenso de Baviera. Preservar sus logros y mantener su posición en la estructura de poder europea se convirtió en la nueva tarea en cuestión.

Uniforme de husar y manto de caballo

La catástrofe rusa
El 24 de junio de 1812, Napoleón cruzó el río Niemen entre la frontera de Polonia y Rusia, con 450.000 soldados. Más de 30.000 soldados bávaros eran miembros de este ejército, la hasta entonces formación militar más grande en la historia. Muy pocos de ellos sobrevivieron. La mayoría perdieron sus vidas por el hambre, la sed, la enfermedad, el calor y frío extremos. Los caballos, esenciales para la guerra de aquellos días, no toleraban el forraje verde y perecieron por cientos de miles. El suministro de alimentos para los seres humanos y los piensos para los animales fue catastrófico.

En agosto, los bávaros lucharon en su primera batalla cerca de Polotsk. Poco más de 9000 soldados eran aptos para la lucha. La victoria fue muy controvertida y Polotsk se convirtió en una "tumba bávara". La caballería bávara bajo el mando de Eugène de Beauharnais se desplazó con Napoleón a Moscú. Tomaron parte en la sangrienta batalla de Borodino el 7 de septiembre, donde el ejército tuvo grandes bajas. En Moscú, Napoleón esperaba para un acuerdo de paz con el zar. Alejandro I se negó a parlamentar en absoluto. A finales de año, Napoleón se retiró de Moscú; Su ejército quedó atrapado en el invierno ruso. El cruce del Berezina se convirtió en una lucha por la vida y la muerte. Con todo, menos de 3.000 soldados bávaros sobrevivieron a la invasión de Rusia.

¡Adios Napoleón!
Baviera tenía que reorientarse [Nota tr.: una manera fina de decir que tenía que mirar por sus intereses]  después de la desastrosa invasión de Napoleón a Rusia. El 8 de octubre de 1813 el general Wrede firmó el Tratado de Ried, terminando así la alianza de Baviera con Francia. Desde entonces el General Wrede comandó al ejército austríaco-bávaro. Cerca de Hanau, se enfrentó a su antiguo comandante en jefe, en retirada después de la Batalla de las Naciones, en Leipzig. Wrede luchó contra Napoleón, lo que demuestra que Baviera había sellado su nueva alianza**.

Europa se levantó contra Napoleón. Los aliados lanzaron su campaña contra Francia en 1813. Las tropas bávaras lucharon en Brienne, Bar-sur-Aube y Arcis-sur-Aube. El ejército aliado entró en París el 2 de abril 1814. Las potencias vencedoras trataron de reorganizar Europa. Baviera tuvo que defender su posición en el Congreso de Viena en 1815. Tuvo éxito: Baviera conservó su territorio soberano pero el reino se encontraba devastado económicamente. Las cargas de la guerra, el impacto del sistema continental, y los tiempos turbulentos habían dado lugar a una disminución de la agricultura y el comercio. La mala cosecha de 1816 hizo el resto.

En la etapa de los Cien días, Baviera proporcionó 60.000 hombres, su ejército más fuerte hasta entonces para la lucha contra Napoleón. El ejército bávaro, sin embargo, no tomó parte en la batalla misma.

La leyenda bávara de Napoleón
El recuerdo de la época napoleónica en Baviera es ambivalente. Baviera tenía que agradecer al victorioso Napoleón su ascensión a reino y su transformación en un estado moderno. Después de la derrota Baviera le debía todo ello al hombre vencido. El comienzo del apogeo de Prusia comenzó con la caída de Napoleón en 1813. El de Bavaria terminó. El movimiento nacional prusiano-alemán vió a Napoleón como un desastre. Prusia llegó a ser considerado como el liberador de Alemania de Napoleón.

Busto del Emperador y el ya icónico cuadro de Jacques-Louis David.
Baviera intentó forjar su alianza con Napoleón desde una perspectiva diferente. El coronado príncipe y el futuro rey Luis de Baviera interpretó la participación del ejército en la invasión de Rusia como un sacrificio por la patria. El obelisco que construyó en Munich conmemora a los "treinta mil bávaros que encontraron su muerte en la guerra rusa" y puntualiza "Ellos también murieron para liberar a la patria.". El Rey Luis I dedicó el Salón de la Liberación en Kelheim a la victoria de los alemanes sobre Napoleón. La ceremonia de inauguración tuvo lugar el 18 de octubre de 1863, en el cincuenta aniversario de la Batalla de las Naciones en Leipzig.

Los veteranos cultivaron la leyenda de Napoleón como gran comandante militar. Aunque la guerra no se había olvidado, los veteranos proclamaron con orgullo su participación."



- - - - - - -

(*) Después de repetidas amenazas de Austria, se iniciaron las negociaciones para una alianza entre Francia y Baviera en el Tratado secreto de Bogenhausen, que era un suburbio de la ciudad de Munich, que finalizaron el 25 de agosto de 1805. Napoleón garantizaba  a Baviera el mantenimiento de sus considerables ganancias territoriales en Franconia y Suabia. Por otra parte, el emperador francés manifestó que trabajaría para un razonable aumento adicional de territorio a favor de los electores. Ambas partes debían proporcionarse asistencia militar entre sí en caso de futuros conflictos. Para este propósito Napoleón contribuiría con 100.000 soldados y Maximiliano José IV con 20.000 hombres, que debían estar disponibles, en caso de alianza, bajo mando francés. También se determinó que Baviera no podía concluir una paz separada con el enemigo y Napoleón debía contribuir económicamente mientras sus soldados estuvieran en territorio de Baviera.

(**) Wrede no pudo detener a Napoleón en Hanau, por lo que poco después llevó al Emperador a declarar, no sin cierta sorna, que había hecho noble a Wrede, pero que no había podido hacerlo general.
__________________________________________________________________________________

Fuentes:

- https://es.wikipedia.org/wiki/Maximiliano_II_Manuel_de_Baviera
- http://www.hdbg.eu/koenigreich/web/index.php/ereignisse/index/herrscher_id/1/id/34
- http://www.hdbg.de/napoleon/napoleon_themen_en.php
- https://www.hdbg.eu/koenigreich/web/index.php/objekte/index/id/281

Imágenes:
https://www.youtube.com/watch?v=MdrWA201eHM : Napoleon und Bayern: Landesausstellung in Ingolstadt | Schwaben & Altbayern | BR
- http://www.hdbg.de/napoleon/napoleon_themen_en.php

No hay comentarios:

Publicar un comentario