jueves, 12 de mayo de 2016

El "Arte de la Guerra" de Napoleón (I), por Albert A. Nofi.

Allá por el lejano 1979 apareció en la revista Strategy&Tactics un artículo sobre el "Arte de la Guerra de Napoleón" (Napoleon's Art of War) cuyo autor, el americano Albert A. Nofi (Nueva York, 1944), ha publicado varios libros sobre historia militar al tiempo que también ha publicado varios títulos en el campo de los wargames de tablero. El artículo es bastante recomendable por la definición y concreción de la estrategia y táctica belica de la época napoleónica. Para mi gusto faltado más ejemplos de militares de la época (austricos, rusos, prusianos, etc) que no fueran únicamente Napoleón o Wellington únicamente los ejemplos a seguir, sobretodo en el capítulo dedicado a la Estrategia aliada. 

Debido a la extensión del artículo os lo proporcionamos en dos entregas, la primera de las cuales, la de hoy, describe muy sintétizadamente la estrategia de Napoleón y la de sus enemigos.


LA ESTRATEGIA o el Corazón de la Victoria

Pierre-Joseph Bourcet
Un audaz pensamiento estratégico era raro de ver en la edad pre-Revolucionaria. Sólo unos pocos generales podían pensar y obrar de manera creativa: la brillante marcha de Marlborough desde Holanda por el Danubio hasta Baviera en 1704; el magistral uso por Federico de las líneas interiores en la defensa de Prusia en 1757-1762, y el notable desplazamiento de las fuerzas de Washington desde Nueva York a Yorktown en 1781 fueron todas operaciones estratégicas inusualmente audaces e innovadoras. Sin embargo, fueron tan audaces como raras. El conservadurismo inherente de aquel tiempo, la naturaleza limitada de la guerra, el carácter mismo de todos los ejércitos tendían a desalentar la estrategia agresiva. Pero las condiciones estaban cambiando. Pensadores evolucionados como Bourcet1 estaban cuestionando la práctica actual de la guerra. Otros hombres propusieron cambios de gran envergadura en la constitución de los ejércitos. Y la Revolución eliminó de un solo golpe el conservadurismo de la época y de la guerra limitada. De la agitación de los primeros años de la República emergió el primer estratega científico: Napoleón.

Napoleón guió sus campañas con algunos principios sorprendentemente simples:

• La destrucción de los ejércitos enemigos es el principal de los objetivos.
• Toda fuerza posible debe ser dirigida hacia la consecución del objetivo.
• Mover siempre para el efecto, siempre tratar de confundir al enemigo y alcanzar el máximo grado de sorpresa.
• Esforzarse por romper las líneas enemigas de comunicaciones, el suministro y las líneas de retirada, volviéndolo así indefenso.
• Tratar de asegurar las propias líneas de comunicación, suministro y retirada con el fin de evitar la sorpresa.

Estos principios, de manera similar a los "Principios de la Guerra" de cualquier texto militar elemental podían ser transgredidos en alguna ocasión, pero siempre para servir a un objetivo político más alto. Así en 1800 condujo a sus ejércitos hacia Italia, en lugar de Alemania, donde se concentraban las principales fuerzas de la Coalición. Porque el corazón de la Coalición era Austria y Austria podría ser derrotada en Italia más decisivamente que en Alemania. Una clave para la estrategia de Napoleón, por tanto, era la flexibilidad. Esta, y su notable capacidad de trabajo.


Inteligencia. Napoleón hizo enormes esfuerzos para enterarse de toda la información posible concerniente a la situación militar. Antes de una campaña leía decenas de libros sobre el enemigo: militares, políticos, geográficos, incluso históricos, legales y religiosos. Se hicieron todos los esfuerzos para procurar una información precisa. En 1811, por ejemplo, ¡se las arregló para hurtar de San Petersburgo las láminas de los atlas militares oficiales de Rusia!. Su información era a menudo tan buena que en ocasiones sabía más sobre la fuerza y ​​la situación de las fuerzas enemigas que sus propios generales.

La información recogida -ya fuera de espionaje, reconocimiento, prisioneros, u obras de referencia- era analizada por dos gabinetes por separado en el Cuartel General Imperial, antes de ser examinada por el propio Emperador. Su preocupación por la precisión de la información dio a Napoleón una enorme ventaja hasta prácticamente el final de las guerras. Sus enemigos nunca se acercaron a la eficacia de su servicio de inteligencia.

 
La aproximación. Los ejércitos de Napoleón rara vez marchaban por una sola ruta. Más bien, se asignaba a cada uno de los cuerpos una línea separada de marcha, teniendo cuidado de que todos los cuerpos avanzaban en líneas paralelas estando a un dia de marcha uno de los otros. Como cada cuerpo era esencialmente un ejército en miniatura, que se esperaba que fuera capaz de luchar contra una acción considerable durante algún tiempo si se encontraba con el enemigo. Mientras lo hacía, el resto del ejército podría marchar a en su apoyo. A medida que avanzaba el ejército, una pantalla de caballería ligera se movía por delante del mismo y alrededor de sus flancos, para reunir información y negarsela al enemigo. Cualquiera que fuera el cuerpo que contactase primero con el enemigo se convertía automáticamente en la vanguardia, encargado de concentrar la atención del enemigo. A medida que los otros cuerpos llegaban, por lo general en unas pocas horas, se incorporaban a la acción, desarrollándose una batalla a gran escala. El último cuerpo en llegar formaría la masa de maniobra y la reserva, mientras que la caballería de bloqueo se reconcentraba para formar una reserva del ejército de caballería.

El principio de cuerpos de ejército independientes, en el que todos tenían fuerzas similares, no estando a más de un día de marcha uno de otro. El primer cuerpo de ejército que contactaba con el enemigo lo contenía en el campo de batalla hasta que los demás cuerpos podían hacer una maniobra de rebase utilizando una pantalla protectora de caballería.



Este sistema de aproximación dio Napoleón una importante ventaja sobre sus oponentes. Marchando rápidamente por líneas paralelas, bien cubierto por su caballería, Napoleón podía concentrar un ejército considerable frente al -o detrás- del enemigo casi antes de que fuera consciente de su movimiento. Así, en la campaña de Ulm de 1805, maniobró algunas de sus 200.000 tropas unos 180 grados alrededor del enemigo antes de que sus oponentes estuvieran medio concentrados. Y durante la campaña de Waterloo de 1815, concentró 125.000 hombres con 366 cañones en un área de aproximadamente 140 millas2 de profundidad por 170 millas de ancho, en no una, sino 20 millas de amplitud en menos de ocho días, sin despertar las sospechas ni de Wellington ni de Blücher, bajo cuyas colectivas narices se produjo la maniobra. Este tipo de rápida maniobra de sorpresa a menudo era suficiente para asegurar la victoria con poca lucha. Por supuesto, las formas en que el ejército podían concentrarse variaban. Napoleón tenía dos estrategias favoritas: la posición central y la aproximación indirecta.



Estrategia de posición central en la campaña de 1815.
La estrategia de la posición central. Esto era ideal para situaciones en las que había dos considerables ejércitos enemigos en la misma área general. La idea era evitar una reunión de éstos, de modo que cada uno pudiera enfrentado y derrotado por separado. Para lograr esto, Napoleón trataba de ocupar una posición entre ellos. A continuación, se concentraba la mayor parte de sus fuerzas en el ejército que parecía el más peligroso, y se entablaba una batalla decisiva. Mientras tanto, las fuerzas más pequeñas, tal vez una o dos cuerpos, cubrían el frente del segundo ejército enemigo, entablando una batalla si era necesario para fijarlo en su lugar. Cuando la primera fuerza enemiga había sido derrotada, Napoleón enviaría para perseguirla un cuerpo o dos desde el campo de batalla, mientras cambiando rápidamente la orientación del ejército se dirigiría para el apoyo de las fuerzas de cobertura. Una segunda batalla, una segunda victoria y la campaña habría terminado. La técnica era peligrosa. En última instancia, fue fatal, porque en la Campaña de Waterloo, las fuerzas enviadas en la persecución de los prusianos no cumplieron con su deber, lo que permitió a los prusianos acudir en ayuda de Wellington.




La estrategia de la aproximación indirecta. Esta era, con mucho, la estrategia más sofisticada. Tan compleja, y probablemente mucho más peligrosa que la posición central que era, sin embargo, con frecuencia mucho más decisiva. Cuando se enfrentaba a un enemigo superior, fuera por número o por posición, uno o dos cuerpos se separaban y se desplegaban en su frente para fijarlo en su lugar. Entonces, detrás de una pantalla de caballería densa, Napoleón tomaría la mayor parte de sus fuerzas en una gran marcha, rápida, cubierto de manera óptima por un bosque, una montaña, un río o un pueblo -el "la cortina de maniobra" alrededor del flanco del enemigo. Destacando un cuerpo más o menos para evitar los refuerzos de apoyo al enemigo, entonces Napoleón caería por su retaguardia, cortando sus líneas de comunicación y retirada mientras lo hacía. Ahora podía librar una batalla en condiciones mucho más favorables para sí mismo. Y los resultados eran susceptibles de ser trascendentales. Por supuesto, la aproximación indirecta dividía el ejército frente al enemigo, y las columnas en marcha eran muy vulnerables durante gran parte de la operación. Por otra parte, si el enemigo se daba cuenta de la maniobra -como Bennigsen hizo gracias a una orden capturada de un correo francés en Eylau- podía escapar. Sólo la audacia de la ejecución, la rápida marcha y el uso efectivo de la caballería permitía que esta estrategia tuviera éxito.

Ninguna de estas estrategias excluía a la otra. De hecho, Napoleón a menudo hacía uso de ellas en combinación. En la Campaña de Ulm, utilizó una aproximación indirecta para colocarse en una posición central entre los ejércitos austriacos y rusos. Le siguió la victoria. Por supuesto, un simple victoria -una victoria "ordinaria"- no era lo que Napoleón perseguía. Lo que buscaba era la destrucción total del enemigo.


La situación de los cuerpos de ejército franceses el 4 de octubre de 1805, a punto de caer sobre la retaguardia austriaca en la ciudad de Ulm, aislándola del resto del ejército austriaco, como ejemplo de aproximación indirecta. Excelente mapa interactivo publicado por la Universidad de Oregón en http://pages.uoregon.edu/dracobly/napoleon/


Persecución estratégica. Esta era una de las metas más deseadas de Napoleón. Pero sólo lo logró en raras ocasiones. En Italia en 1796-1797 y después de Jena-Auerstadt en 1806 fue capaz de acosar al enemigo tan completamente como para abarcar su total destrucción. La caballería se mantenía en los talones del enemigo en retirada durante días y días. En 1806, la práctica totalidad de Prusia fue invadida en dos semanas, grandes fortalezas se entregaban a grupos de caballería3, tan impresionante fue el avance. En unas pocas semanas más, los franceses se encontraban ante Varsovia. Tan abrumadora victoria nunca volvería a ocurrir. El problema era que para efectuar un adecuado seguimiento strategico el enemigo tenía que ser destruido en una o dos batallas decisivas, y las propias fuerzas tenían que permanecer lo suficientemente intactas como para poder emprender de inmediato una serie de largas y fatigosas marchas. Tales situaciones se produjeron en raras ocasiones. Pero siempre la idea de tales persecuciones quedó en el fondo de la mente de Napoleón.


"Rendition du general Blucher aux environs de Lubeck, 7 novembre 1806", por Alphonse Lalauze. Tras las batallas de Jena-Auerstadt, los prusianos se retiraron hacia Magdeburgo y Prenzlau. Blucher huyó hacia el oeste, perseguido por Bernadotte, Murat y Soult, y rindiéndose finalmente cerca de la frontera danesa.

 
Estrategia aliada. A excepción de Wellington, el generalato aliado en el nivel estratégico era pésimo. Wellington. sin embargo, tenía el suficiente talento en estrategias defensivas, capaz de efectuar una retirada -una de las verdaderas trazas de grandeza militar4- e incluso podría llevar a cabo una aproximación indirecta por su cuenta, en ocasiones. Parece haber tenido sin embargo poca consideración por la mayoría de sus colegas, al menos en el ámbito de la estrategia. La mejor que los aliados podían hacer era empujar a los ejércitos en el dirección general del enemigo5. Bennigsen, para estar seguro. hizo desarrollar una especie de aproximación indirecta a principios de la campaña de 1807, pero esto fue probablemente un accidente afortunado. Para los aliados, el punto más alto de la planificación estratégica fue el avance concéntrico. Esencialmente, esto era una maniobra masiva de acorralamientro: los ejércitos avanzarían simultáneamente hacia el enemigo -Napoleón- desde todas las direcciones posibles. El avance concéntrico es una estrategia a menudo producida por generales ineptos. Contra rivales de su nivel podía funcionar. Pero contra cualquier persona con algo de talento, simplemente ofrece la oportunidad de derrotar a cada ejército que avance por separado, mediante el uso de la propia posición de interiores. Napoleón trató de hacer sólo eso, en 1815, cuando se puso en marcha la Campaña de Waterloo. El que fuera derrotado no tuvo nada que ver con la estrategia aliada, pero mucho que ver con sus propias y menguantes fuerzas.

La gente aprende mucho más de la derrota que de la victoria. Napoleón había sido victorioso demasiadas veces. Sus enemigos comenzaron a discernir el patrón de su pensamiento. A pesar de que todavía podía producir algo inusual, se convirtió en algo predecible. Durante la campaña de Leipzig de 1813 los aliados fueron capaces varias veces de adivinar sus intenciones. El resultado fue la monumental derrota. Sin embargo, el propio Napoleón había dicho una vez: "Tenemos un corto tiempo para hacer la guerra."

Para 1813 había estado en él por menos durante dos décadas. Su tiempo había pasado6.


_ _ _ . _ _ _



(1) Pierre-Joseph Bourcet (1700 - 1780) era un táctico francés, general, jefe de Estado Mayor, cartografo y teórico militar. Actuó de Jefe de estado mayor en la Guerra de Sucesión Austriaca y en la Guerra de los Siete Años. Experto en la guerra de montaña, en ingeniería y en fortificaciones. Partidario de la instrucción de los oficiales, del mantenimiento de un estado mayor permanente y abogó también por la dispersión en la marcha de los ejércitos en columnas separadas por carreteras paralelas, permitiendo una rápida concentración para el ataque y la defensa y formando tres columnas en cada columna de marcha y pudiendo desplegarse en el campo de batalla más rápidamente.

(2) 1 milla = 1.609,344 metros. En el ejemplo citado, unos 225 km por 275 km, con un pasillo de unos 30 km de ancho.

(3) Nofi hace alusión a hechos como la rendición de Stettin, donde una tropa de caballería comandada por Lasalle consiguió la rendición de toda una fortaleza mediante una treta dirigida a sus defensores, y consiguiendo la rendición de la plaza, pese a lo exiguo de su destacamento, hecho que pasó a los anales de la historia militar francesa.

(4) Me temo que Nofi no tiene en cuenta el ejemplo de la retirada de los ejércitos rusos durante la campaña de 1812, que la mayoría de escritos elogian por su buen orden, sin ceder material bélico al enemigo y condicionándole su marcha con la práctica de "tierra quemada" que dejaron tras de si; como también la retirada de Wellington hacia Torres Vedras en Portugal, de similar manera.

(5) La campaña de 1809 con el Archiduque Carlos y la campaña de 1813 en Alemania, con el plan Trachtenberg, que siguieron los ejércitos aliados creo que no está de acuerdo con dicha teoría. Doctores tiene la Iglesia.

(6) Estimo que al Emperador aún le quedaba "mecha" para rato como demostró en 1813 y 1814 (con los míticos "6 dias de gloria"), por no hablar de los Cien Días, al menos en el plano estratégico en este último caso. Lo que verdaderamente se quedó en 1813 fue la supremacia como tal del ejército francés, la Grande Armée, frente a los ejércitos coaligados, de resultas -todo hay que decirlo también- de una más que desastrosa campaña en Rusia en 1812.


_________________________________________________________________________________________


Fuentes:

- https://en.wikipedia.org/wiki/Pierre-Joseph_Bourcet
- NAPOLEON' S ART OF WAR - Albert A. Nofi, revista Strategy &Tactics, núm. 75, Jul-Aug 1979
- https://en.wikipedia.org/wiki/Battle_of_L%C3%BCbeck

Imagenes:

- By E. Maignien; P. Aressy? - http://www.bibliotheque-dauphinoise.com/pierre-joseph_de_bourcet.html taken from L'ingénieur militaire Bourcet et sa famille, E.
Maignien, Public Domain, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=43084255
- By Ipankonin - Self-made. Vectorized from raster image Flags from, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=3322777
- "Técnicas bélicas de la época napoleónica 1792-1815" - Robert B. Bruce et al., Ed. Libsa, Madrid, 2008
- http://pages.uoregon.edu/dracobly/napoleon/
- http://www.askart.com/photos2/2014/OST20130609_77091/88.jpg

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada