viernes, 3 de junio de 2016

Wellington y sus artilleros, por Nick Lipscombe (II).


Seguimos con la segunda entrega de la interesante conferencia de Nick Lipscombe en el National Army Museum, en 2015, en la que nos detalla sus relaciones con sus comandantes de artillería y la importancia de adelantos como la granada hueca "Shrapnel" en el campo de batalla:


CONFERENCIA: "Wellington y sus artilleros" (cont.)

¿Qué pasaba entonces con la actuación de la Artillería Real durante este período? ¿Realmente lo hacían tan mal que Wellington tenía motivos para no estar satisfecho con ellos?

Es interesante que mi estudio sobre la artillería durante este período ha puesto de manifiesto que, en términos de desarrollo de la fuerza, el desarrollo de armas y otros avances, en realidad consiguió mucho más que los otros dos componentes en la batalla.



Ganaron seis títulos de honor durante la Península [Guerra] y otros cinco durante la batalla de Waterloo. Se introdujeron las primeros cañones pesados en el ejército de campaña, no en un tren de asedio, pero sí en el ejército de campaña, para que pudieran moverse con el ejército y por lo tanto ser utilizados en ese ejército en lugar de esperar a que el tren de asedio fuera transportado hacia el mismo. Utilizaron cañones ligeros franceses capturados -estos son los de 4 libras de la Batalla de Vitoria- y los convirtieron para su uso como los primeros cañones de montaña durante la campaña de los Pirineos, en 1813-1814. Dispararon sus primeras andanadas en el cerco de San Sebastián en agosto de 1813.

No hay duda de que la Peninsula [Guerra] proporcionó un magnífico campo de pruebas para la nueva artillería móvil, o la Real Artillería Montada como la designamos hoy. Fueron asistidos en su tarea por el excelente bloque de carruaje de [Sir William] Congreve Sr. lo que permitió a los cañones tener una mayor movilidad en un corto espacio en el campo de batalla y también fueron testigos de los cohetes de [Sir William] Congreve Jr. con ligeramente menor éxito.

Pero sin lugar a dudas el más importante de todos los logros fue la introducción de un sistema de armas que proporcionó los artilleros, y por lo tanto, ipso facto, al Ejército y al propio Wellington, con un multiplicador de fuerzas que nunca ha recibido en ocasión alguna el reconocimiento o la aprobación que merece. Y me refiero a la granada hueca de Henry Shrapnel. Este era un proyectil con carcasa esférica y fue denominado como el Shrapnel en 1852, diez años después de la muerte del inventor.



Permitió a la artillería disparar mucho más allá del alcance máximo del bote de metralla, que era la otra munición antipersonal que tenían, dejando a un lado la bala rasa de cañón que por supuesto era antipersonal, pero sus posibilidades de alcanzar grandes cifras se reducían en gran medida. Este munición se podía disparar a 1.000 metros, lo que en términos de derrotar a las tácticas de infantería napoleónicas, que era en la posición que iban a formar hasta donde se moverían hacia adelante, todavía por debajo de alcance del bote de metralla, antes de que llegaran a sus formaciones de asalto final. Esto tuvo un efecto devastador sobre ellos. Los franceses capturaron una granada de Shrapnel en Maida en 1806 y se pasaron el resto de la guerra tratando de replicar el fusible, pero no fueron capaces de hacerlo. En la época del próximo gran conflicto, esto es la guerra de Crimea (1854-1855), cada división del ejército tenía granadas Shrapnel en su arsenal y el ejército británico había perdido la ventaja de la multiplicación de fuerzas que tenía con esta munición.

Con un panorama tal y un alto nivel de profesionalismo parece inconcebible, por tanto, que Wellington no pudiera haber estado otra cosa que no fuera satisfecho con sus artilleros. Sin embargo, a medida que la guerra en la Península avanzaba, sus críticas al arma se hicieron inmutables y el reconocimiento de sus logros en sus despachos posteriores a la batalla, sin duda, se desvaneció. Hubo una serie de razones para ello.

John Fuller escribió de Wellington en 1938 que era un creyente en el derecho divino de la sangre azul y aunque era un aristócrata hasta la punta de los dedos, detestaba la ostentación y la apariencia exterior. Poseía un profundo sentido del deber, era autocrático y dictatorial y nunca fue capaz de soportar fácilmente a los tontos. En resumen, Wellington era un snob. Despreciaba los consejos gratuitos y seleccionaba a su estado mayor personal en consecuencia. Sus opiniones sobre los oficiales de la raza inferior de los servicios técnicos eran bien conocidas y también fue emulado por su cercano y personal estado mayor. Los oficiales de la infantería y la caballería compraban sus comisiones mientras que los oficiales de la artillería y los ingenieros las ganaban por méritos propios. Y Wellington consideraba que se trataba de un proceso abierto al abuso a través del clientelismo debido a que, en su opinión, con el fin de entrar en la academia militar, en primer lugar, se tenía que conocer a alguien o pagar para poder entrar. Por supuesto que pierde por completo el argumento de que todo el concepto de compra de su comisión era igualmente sujeto a patrocinio. Por otra parte, Francia había dado lugar a un grupo de revolucionarios militares tales que no tenían relación con la propiedad. Y Napoleón era un artillero, y eso significaba que tenía razón.

Wellington fue sin duda un maestro difícil al que servir, pero los artilleros deben asumir una parte de la culpa en la que muchos de los comandantes de artillería que fueron enviados a la Península en realidad no eran hombres que pudieran seguir adelante con Wellington.

La responsabilidad para nombrar a aquellos oficiales recayó sobre el general John Macleod quien fue el DAG, Auxiliar Adjunto General, de la Artillería Real localizada en Woolwich y trabajando directamente para el Maestre General de la Artillería. 




La bronca que oímos que se ganó George Wood en el período inmediatamente posterior a Waterloo delante del estado mayor, y aunque parezca increible a los criados, realmente era demasiado familiar. En 1809, Wellington escribió al general de brigada Howarth que fue el primer CRA en la Península, y dijo de él que: "Voy a tener suerte si no me pone en un lío todavía". Su relación era bastante terrible.

Su reemplazo fue un caballero más bien corpulento, William Borthwick, que Wellington, muy rápidamente apodó como "el blanco andante" en el asedio de Ciudad Rodrigo. Se esperaba que la llegada de Borthwick repararía esta fisura entre el mando y su principal asesor de artillería. Pero el capitán George Jenkinson, que era el segundo al mando, o capitán de la batería como nos gustaría llamarlo hoy en día, de la tropa de Ross, la Chesnut Troop ahora convertida en el 1er Regimiento de Artillería real a caballo, escribió lo siguiente. El dijo: "Mis expectativas de que el general Borthwick pueda hacer algo por nosotros no son muy optimistas y debo confesar lo compadezco desde el fondo de mi corazón pues estoy convencido de que aunque un ángel descendiera del cielo, él no podría complacer al Señor W o quitar de su mente el odio rencoroso hacia nuestros cuerpos." Palabras bastante fuertes.




El siguiente CRA fue el muy gentil Teniente Coronel George Bullteel Fisher. Y él incurrió en la ira de Wellington, porque lo interrogó acerca de la ubicación de un número de caballos de remonta para la artillería y dijo que no sabía nada acerca de ellos, y en ese momento Wellington montó en cólera y dijo: 'Señor, usted no sabe nada en absoluto." Momento en el cual Bull Teal Fisher presentó su renuncia inmediata, la cual fue aceptada por Wellington. Fisher era un hombre de verdad con un temperamento muy creativo y con una gran capacidad artística. Nunca iba a encajar con la banda de hermanos de Wellington y esto era bastante claro. Fue descrito por uno de sus compañeros oficiales como: "Un caballero al que la naturaleza no había dotado de las aptitudes para un soldado áspero y listo". Pero unas breves palabras sobre el Coronel Fisher es que era un magnífico artista y pintó una serie de acuarelas mientras estaba allí. Y por supuesto que estaba muy feliz, mientras se le dejó en Lisboa, ya que podía dedicarse a pintar sus acuarelas. Sólamente no quería ser llamado para unirse al contingente principal del ejército en España. Pero sus acuarelas son bastante fantásticas. Una gran cantidad de ellas ha sido expuestas en la Real Academia. El Ministerio de Asuntos Exteriores y de la Commonwealth parecen haberse apoderado de un gran número de ellas y valen una cantidad considerable de dinero. Pero ustedes pueden ver claramente el temperamento artístico escrito en su rostro.

Norman Ramsay
Por supuesto, las apariencias pueden ser engañosas porque a la izquierda tenemos al muy valiente Norman Ramsay, que se parece más a Quentin Crisp1 que el guerrero que era.

Los ataques verbales y menosprecios de Wellington dirigidos a sus sucesivos comandantes de artillería frenaron en realidad cuando finalmente obtuvo al hombre de su propia elección, que es este hombre aquí, Alexander Dickson. 

El problema con el encumbramiento de Dickson es que había otros cuatro oficiales de artillería en ese teatro de operaciones que eran veteranos que él, por lo que lo elevó por encima de ellos. Pero era tal la reputación de Wellington en 1813, antes de Salamanca, antes de Vitoria, que incluso el Maestre General de la artillería no discutió la decisión de Wellington.
Alexander Dickson
Pero incluso después de haber asegurado al CRA de su propia elección, sus ataques hacia los artilleros estuvieron lejos de terminar. Y pocos días después de la batalla de Waterloo, por supuesto, puso a Norman Ramsay bajo arresto por lo que era claramente un malentendido. Lord Fitzroy Somerset, el general Thomas Graham, Lord Lyndoch y Alexander Dickson todos apelaron a Wellington pidiendo clemencia. No hubo ninguna. Fue muchas semanas antes que Ramsay fuese liberado de su confinamiento. Ramsay muere en Waterloo nunca recuperado de la humillación que sufrió a manos del hombre que él había adorado como un héroe.

Sin embargo, sería erróneo concluir que Wellington no hizo ningún esfuerzo para entender a sus armas técnicas. Era un gran general y él no habría sido un gran general si no hubiera entendido sus componentes en el combate y que empleó de forma decisiva en el campo de batalla.

A menudo se le acusa de un exceso de influencia en materia de artillería, pero yo no comparto esto en absoluto. Él no se limitó a aceptar su ejército como un instrumento de lucha, pero evaluó sus puntos fuertes y sus limitaciones e ideó sus tácticas en consecuencia. Esto se aplica a través de los tres componentes en la batalla. Sin embargo, hay razones para cuestionar si algunas de sus decisiones en ocasiones fueron impulsadas ​​por su animosidad hacia los artilleros en lugar de basarse en un juicio militar sensato.

Su comprensión de Shrapnel es un muy buen ejemplo. Después de su primer uso operacional de primer orden en la batalla de Vimeiro, representado en esta diapositiva en agosto de 1808, William Rober, que fue el primer CRA para esos dos breves compromisos en Roliça y Vimeiro en agosto de 1808, escribió el mismo a Shrapnel.



Y él dijo: "He esperado unos días para recoger la información que pude en cuanto a los efectos de su carcasa esférica en dos acciones que han tenido lugar con el enemigo el 17 y el instante 21, y ahora se puede decir que es admirable a todo el ejército y que no cumpliría mi deber en el servicio si no atribuyera nuestra buena suerte al buen uso de esta arma que nos ha proporcionado". Le dije a Sir A Wellesley, (Arthur Wellesley, por supuesto, era Wellington antes de asumir el título): "Me refería a escribirle a usted y le pregunté si podía con su consentimiento". Su respuesta fue: "Usted puede decir cualquier lo que quiera. No se puede decir mucho porque nunca fue la artillería disparada con un mejor efecto.

Sin embargo, esta alabanza fue relativamente de corta duración porque a mediados de 1810, tras el ataque de Masséna y de sus tres cuerpos y el ejército de Portugal en la colina en Bussaco en septiembre de 1810, fue emplazado a escribir la siguiente. Este es Wellington que escribe: "Vi al general Simón que fue herido por las bolas de los proyectiles de metralla de los cuales tenía varios en la cara y la cabeza. Pero fueron extraídos de su cara como de un pato disparado como fuera la cara de una persona que hubiera sido golpeada por accidente mientras se dispara y él no resultó herido en el bombardeo de mucha consideración."

Ahora, Wellington no se detuvo a escuchar buenas razones técnicas porque si te disparaban metralla desde una colina que está a 100 metros del nivel del suelo del valle los efectos del sistema del arma se reducían sustancialmente. En lo que a él respectaba, había escrito sobre la metralla y que realmente echaba de menos y no lograba entender y comprender la gran ventaja que los proyectiles de metralla proporcionan para el Ejército como resultado.





Seguirá en la 3ª parte.

- - - o - - -

(1) Quentin Crisp (1908 – 1999), nombre de nacimiento Denis Charles Pratt, fue un escritor, modelo artístico, actor y cuenta-historias inglés conocido por su memorable y perspicaz ingenio. Fue un icono gay en los 70 tras la publicación de sus memorias, "El funcionario desnudo" (The naked civil servant) que atrajo la atención del público por su exhibicionismo desafiante y su persistente rechazo a ocultar su homosexualidad.


_________________________________________________________________________________________

Fuentes:

- https://www.youtube.com/watch?v=3HTUyYa4qHE

- https://www.google.es/search?q=quentin+crisp&ie=utf-8&oe=utf-8&client=firefox-b&gfe_rd=cr&ei=ZOdNV_ybB-ys8weloYfoBA

Imágenes:

- https://www.youtube.com/watch?v=3HTUyYa4qHE / © Nick Lipscombe

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada