viernes, 3 de febrero de 2017

El naufragio Deltebre I, una historia para ser contada.


A mediados de enero de este año nos trasladamos a la población de Tortosa (Tarragona) para visitar la exposición Deltebre I. Historia de un naufragio que mostraba los restos hallados en un barco hundido durante la Guerra de Independencia (1808-1814) encontrados en un yacimiento arqueológico en el Delta del Ebro. El descubrimiento* y estudio de este pecio (barco hundido) de principios del siglo XIX,  llamado “Deltebre I”,  que participó en una operación de asedio de la ciudad de Tarragona tiene una relación estrecha y directa con Alicante ya que la expedición militar partió y regresó al puerto de Alicante.

La gloria de las batallas suele reservarse a las tripulaciones de los navíos de guerra, pero estos no podrían combatir sin el apoyo de los buques auxiliares y arsenales. Por cada corbeta, fragata o navío de 74 cañones existían varios buques que proporcionaban suministros, completaban el tráfico mercante en tiempos de guerra, o embarcaban tropas para operaciones anfibias. 

En la expedición contra Tarragona se utilizaron 132 barcos de transporte, y el Deltebre I era uno de ellos. Estos buques eran esenciales porque con las tropas había que desembarcar artillería, caballerías y toda clase de armamento y pertrechos. Por ello la Royal Navy utilizaba la práctica totalidad de los buques capturados al enemigo, que se sumaban a otros alquilados, adaptados o adquiridos; lo que daba una especial diversidad a los barcos auxiliares frente a la homogénea línea naval.(4)


Panel central de la exposición,


Se trataba de un barco militar que transportaba básicamente munición para la batalla. En la exposición se pueden ver algunos de estos materiales originales recuperados, como las tres toneladas de balas de plomo, recambios de mosquetes, un cañón de bronce con el escudo del rey Jorge III de Inglaterra, el timón del barco, barriles de pólvora, piezas de artillería, decenas de monedas o la empuñadura de una espada. También se han salvado elementos propios de la tripulación, como zapatos, un zurrón e, incluso, una caja con botellas de vino de Fondillón que el capitán había comprado en Alicante. En su camarote se encontró también su pluma, su tintero o su sello personal, elementos que se pueden ver en la exposición, junto con otras de la estructura del barco, como el ancla -que no acostumbra a encontrarse en una embarcación hundida-, un marco de retratos de madera o restos de comida de origen animal.(3)





LA EXPOSICIÓN

Las sedes del MAC-CASC y el MAC-Girona propusieron organizar una exposición temporal con el fin de dar a conocer la historia del yacimiento subacuático Deltebre I, y a la vez, los trabajos de la arqueología subaquàtica en general. Las diversas campañas de excavaciones realizadas entre 2008-2012 sobre los restos del yacimiento del Deltebre I no han dejado de dar gratas sorpresas. Ya en las primeras inmersiones se pudo comprobar que se estaba ante los restos de un barco que medía unos 30 metros, y que conservaba buena parte de su carga intacta, por lo tanto un yacimiento excepcional. Excepcionalidad dada tanto por su valor histórico como por el hecho de no haber sufrido ningún expolio, el que ha comportado un muy buen estado de conservación de su cargamento y de su arquitectura naval. El inmejorable estado de conservación de sus restos (tanto orgánicos, como inorgánicos), la gran cantidad de cargamento conservado y los restos del casco de la nave nos han dejado un documento fascinante de una historia real que sucedió hace más de 200 años.(7)





Este barco formaba parte del convoy militar que actuó en el asedio a la plaza de Tarragona. La toma y la defensa de la ciudad de Tarragona eran el objetivo de la expedición marítima, organizada por el lugarteniente general, John Murray y dirigida por el contraalmirall Hallowell. Se pretendía dividir la península en dos partes y parar el suministro francés, para romper las líneas de defensa francesas y obligar el mariscal Suchet a retirarse de la línea del Júcar y Valencia. Esta operación constituía una pieza clave en el movimiento estratégico de la guerra al este de la Peninsula, que tenía que acompañar una gran ofensiva aliada dirigida por el comandante en jefe, Lord Wellington.(7)
 


Grandes buques de guerra y de transporte que componían el convoy.


Trayecto del convoy hasta Alicante en su ruta hacia Tarragona, desde Inglaterra.


Bala de mortero, granadas mano. Derecha: Vitola para calibrar balas de cañón.


El cañón de bronce pesa unos 300 kg y lleva grabada la fecha de la fundición, 1798, y el escudo real.


Inscripción en el 1er cuerpo o refuerzo del cañón con las cifras GR (George, por Jorge III)
y con la leyenda "Honi soit qui mal y pense". Su traducción literal del francés antiguo es:
"Que la vergüenza caiga sobre aquel que piense mal de ello", a pesar de que a veces es
 reinterpretada como: "Que el mal caiga sobre aquel que piense mal"


El 31 de mayo, el Deltebre I, juntamente con el resto de la expedición, zarpó del puerto de Alicante, ciudad que no había sido tomada por los franceses, en dirección a Tarragona. La flota militar estaba formada por buques de la armada inglesa y otros barcos que transportaban material bélico y de avituallamiento. En total, viajaban 14.500 hombres, entre ellos ingleses, españoles, italianos, alemanes y portugueses. La expedición llevaba asimismo 800 caballos, 400 mulas, 36 piezas de artillería con sus dotaciones y todo el material y los víveres necesarios.(1)


Balas de mosquete y balas de pistola. Derecha: piedras de sílex para los fusiles.




En aquellos momentos, Tarragona se encontraba aún destruida por la reciente conquista Napoleónica del 1811, y las defensas eran prácticamente inexistentes. Aún así, Murray, que tenía la seguridad de la precaria situación de la ciudad, no dio órdenes de atacar la plaza y siguió, durante diez días, ordenando maniobras de carga y descarga y otros movimientos sin sentido. Sus inseguridades le hicieron decidir, inesperadamente para todas las tropas, dar marcha atrás precipitadamente y levantar el asedio. El día 12 de junio, las tropas inglesas abandonaron sus posiciones y el esperado ataque no se produjo. 

Ya tomada la decisión de volver a Alicante, a las tres de la mañana del día 19 estaba todo el material listo, pero las tropas inglesas aún tenían que superar una dura prueba: el paso de los Alfaques, en la desembocadura del Ebro, una zona de tierras bajas y muy pantanosa, muy peligrosa de cruzar cuando hacía mal tiempo. Este fue el caso y la expedición envuelta en un temporal que dispersó las embarcaciones, hizo que encallaran 18 durante la noche noche del 20 de junio de 1813

Las tripulaciones y soldados lograron reflotar 13 de ellas; pero cinco barcos de la expedición quedaron embarrancados en medio de un temporal de levante. Entre ellos se encontraba el Deltebre I. No hubo víctimas y se pudieron evacuar a sus tripulantes, las tropas, los animales, el armamento y todo el material que pudieron, pero el resto quedó hundido. Hasta el 28 de junio no se pudieron reunir con el resto de la flota. 



Barril de pólvora.


  Barril conteniendo balas. Derecha: Piezas de cuero y arandela para revestir los barriles


   Tapa de barril con inscripción (C...y N3 Musquet Ball Cartr 500 Oct. 1810)


La frustrada incursión sobre Tarragona hizo correr muchos ríos de tinta. Los partes, las novedades de barcos que atracaban, los despachos y boletines del gobierno llegaban a las redacciones; pero en tiempos de guerra las noticias circulan despacio y con dificultad.

Hasta el 12 de julio, el Redactor General no publicó en Cádiz los detalles de la expedición, composición de la flota y tropas, reseñando la pérdida de los transportes. Los diarios franceses magnificaron el fracaso convirtiéndolo en una auténtica derrota, mientras que los periódicos españoles e ingleses esperaban, prudentes, los informes del general Murray. Al parecer éste era también el caso del Duque de Wellington, que no encontraba satisfacción en las esquivas cartas que había recibido del general sobre el levantamiento del sitio. Y es que de toda la correspondencia que se envió durante esos días, ya fuera de origen inglés, español o francés, probablemente la del general Murray fue la menos precisa. 


Derecha: Caja de madera para guardar las espoletas (izquierda) que servían para inflamar las cargas de las bombas.


Bota de cuero y zapato de cuero de un marinero. Derecha: Pedazo de marmol recuperado.


Mortero y mano de mortero. Derecha: Empuñadura de espada.


Una de las principales acusaciones a las que tuvo que enfrentarse el general Sir John Murray  fue el abandono de un importante número de piezas de artillería en Tarragona. El 14 de julio se emitió una orden por la que Murray sería conducido hasta un tribunal militar. Juzgado en 1815 en Winchester, el general fue amnistiado aunque declarado poco hábil para el mando.

 

Tetera. Derecha: Cinturón de cartuchera y cepillo de hueso.



Tapas de cerámica. Derecha: Esponja natural.



Cuchara de plata. Derecha: cuchara de peltre.




Doscientos años después, el año 2008, un submarinista profesional y mariscador de la zona, el Sr. Carles Somolinos, encontró el barco yo comunicó al Departament de Cultura de la Generalitat de Catalunya el hallazgo del pecio. El Centre d’Arqueologia Subaquàtica de Catalunya ha sido el encargado de su excavación y estudio. (1)


Clavos de diversas medidas para clavar el forro de cobre del barco. Derecha: Campana.


Poleas de madera y cabillas de madera para el ensamblaje del barco. Derecha: Botellas de vino 
y botella entera de vino de la denominación "Fondillon"**.


Monedas rusas del período de la emperatriz rusa Catalina II "La Grande".


Regla de madera. Derecha: Filtros de sextante para proteger el ojo en el momento de las mediciones.



Superior: Timón de la embarcación, de unos 9,50 m, que aún se
encuentra "in situ", comparado con una figura de una altura de
1,75 m. Inferior: Gravas y entarimado donde se almacenaba la carga.
Elemento que servía para separar la carga del piso de la bodega
para mantenerla seca.



- Os adjuntamos a continuación el enlace hasta la página web del Museu d'Arqueologia de Catalunya, que contiene el catálogo de la exposición (agotado en la actualidad), editado por el MAC y CASC, con textos de Carlota Pérez-Reverte:
 





- - - - o - - - -


Tortosa, sede actual de la muestra, con el Ebro a su paso.
(*) Las condiciones de la zona en la que encalló el barco, con mucha arena debido a la sedimentación del rio y con muy poca visibilidad subacuática, han permitido que el barco y la carga que transportaba se mantuvieran prácticamente intactas durante 200 años, y expliquen que sea una de las pocas embarcaciones hundidas en la costa catalana que no ha diso expoliada. Este barco, del que aún se desconoce el nombre, fue localizado el año 2008 por un pescador de Amposta, y desde entonces el responsable Gustau Vivar y los arqueólogos del Centro de Arqueología Subacuática de Catalunya (CASC) han llevado a cabo diversas campañas de excavaciones subacuáticas que han permitido obtener una información muy valiosa sobre como era la vida a bordo del buque. Esta exposición que visitamos en Tortosa, ha sido exhibida previamente en Deltebre, Tarragona, Alicante o Gerona.(3)

(**) El fondillón es un vino dulce elaborado en la provincia de Alicante exclusivamente con uvas de la variedad monastrell. Se caracteriza por una alta graduación de unos 18º si bien a diferencia de los vinos fortificados toda procede del azúcar existente en la uva. Este vino tuvo una gran fama desde el siglo XV si bien aunque por diversas circunstancias a principio del siglo estuvo a punto de desaparecer actualmente está recuperando gran parte de su prestigio.(6)


_______________________________________________________________________________________________________

Fuentes:

(1) - http://patrimoni.gencat.cat/es/historias/el-naufragio-del-deltebre-i-la-historia-de-un-fracaso-militar
(2) - http://www.marqalicante.com/Guiasdidacticas/es/DELTEBRE-I-LA-HISTORIA-DE-UN-NAUFRAGIO-G73.html
(3) - http://surtdecasa.cat/ebre/arts/les-4-curiositats-del-vaixell-enfonsat-durant-la-guerra-del-frances-al-delta-de-lebre?platform=hootsuite
(4) - Inscripciones de los plafones de la exposición 
(5) - https://es.wikipedia.org/wiki/Honi_soit_qui_mal_y_pense
(6) - https://es.wikipedia.org/wiki/Fondill%C3%B3n 
(7) - Deltebre I. Dossier de prensa.
(8) - Deltebre I. Catálogo de la muestra - MAC-CASC 

Imágenes:

a) - Fotografias del autor.
b) - Deltebre I. Catálogo de la muestra - MAC-CASC

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada