viernes, 8 de diciembre de 2017

La caballería de Napoleón y sus comandantes, por David Johnson.

Portada del libro (2007)
Editado por primera vez en 1978, este libro es un perfecto regalo (o autoregalo) para los aficionados en general a la caballería de la época napoleónica, y a la francesa en particular, para estas fechas navideñas que ya pronto llegarán. 

Tras una investigación de 30 años, David Johnson nos relata a lo largo de 192 páginas y una manera muy pedagógica y amena la historia de algunas de las unidades y los hombres que participaron y comandaron las unidades de caballería francesa a lo largo de los convulsos años del Directorio y el Imperio, y en medio continente europeo e incluso el africano: Austria, Alemania, Francia, Egipto, Italia, Polonia, Bélgica, Rusia y España.

Recomiendo muy especialmente como amante de dicha época y del arma de caballería, con el añadido de la gran labor llevada por el autor en compendiar con habilidad la historia de una de las más fascinantes y exitosas fuerzas de caballería en la historia moderna. Desfilan por sus páginas la gran mayoría de nombres conocidos y no tan conocidos de la épica napoleónica: Macard, Labarre, D'Hautpoul, Bessières (ya tratado en nuestro blog), Kellermann, Lasalle, Nansouty, Grouchy, Murat, Auguste de Colbert, Milhaud, D'Avenay, Marulaz, D'Espagne, Defrance, Montbrun, Sebastiani, Latour-Marburg, etc.

Con todo tampoco quedan entre bambalinas las debilidades de tan fulgurantes centauros, sus evoluciones a veces deficientes en algunas unidades, su poco cuidado en general con las monturas (hecho que se vería agudizado por la campaña de Rusia), lo que llevaría a algunos como el general Jomini, el famoso teórico y ex-jefe de Estado Mayor de Ney, a comentar que "Cuando hablo de la excelente caballería francesa, me refiero a su impetuosa bravura, y no a su perfección".

Que yo conozca el libro no ha sido aún traducido al castellano en España, una verdadera lástima, pero si tenéis conocimientos básicos de inglés su lectura no resulta muy complicada y el esfuerzo de su comprensión lo compensa con creces su contenido. Os dejamos con unos pequeños fragmentos de la obra.


FRAGMENTOS ESCOGIDOS


Con el estallido de la Revolución Francesa, el arma de caballería en Francia fue de las más castigadas en sus filas ya que la mayoría de sus mandos y suboficiales provenían de la nobleza y no dudaron en abandonar el país para ir a servir a contingentes realistas o de otros países:
La fuga de estos emigrados coincidió con una gran expansión del ejército francés, ya que la República se vio obligada a introducir una conscripción militar para defenderse de los ejércitos de las monarquías europeas. En parte debido a la escasez de oficiales, y en parte debido a la doctrina republicana, los hombres que habían sido simples soldados o suboficiales cuando cayó la Bastilla se encontraron comandando escuadrones e incluso regimientos poco después de la guerra estalló en 1792. El sistema de promoción de los hombres debido a su celo republicano producía personajes tan extraños como el general Macard, que iba a la batalla gritando desnudo de la cintura para arriba, más parecido a una bestia salvaje peluda que a un líder de la caballería.


UN OFICIAL DESCONOCIDO

André de Labarre comenzó su carrera en el antiguo ejército realista y sirviendo como dragón en el cuerpo de Lafayette durante la Revolución Americana. A principios de 1794 fue nombrado comandante de la caballería de Ejército de los Pirineos Orientales, bajo el mando del general Dugommier. El encargo no era nada atractivo, con una pobre caballería y una batería volante. "Me deprime tener que comandar la caballería, que es tan mala en todos los sentidos, Labarre informó a Dugommier poco después de su llegada,"y no preveo nada más que deshonor para el hombre que la mande".

Los eventos demostraron lo contrario. Durante los siguientes tres meses Labarre creó estragos dondequiera que fuera, siempre usando su puñado de cañones para dar apoyo a su caballería, un apoyo cercano y altamente efectivo. En una acción en el Rio Tech, gracias a su impecable combinación de fuego de artillería controlado y sangrientas cargas a sable, convirtió una ordenada retirada española en una terrible derrota y capturó todo el tren de equipajes enemigo.

Los éxitos de Labarre fueron una prueba contundente de lo que podrían lograr los soldados franceses cuando se los utilizaba adecuadamente y manejaban hábilmente, pero debido a que poca gente en Francia sabía o se preocupaba por lo que estaba ocurriendo en las lejanas gargantas y la desolada región montañosa de los Pirineos Orientales, sus ejemplos fuero tan desperdiciados como sus talentos. 

En el verano de 1794 encontró la muerte mientras cargaba un cuerpo de caballería español más de cuatro veces más fuerte que el suyo, entre Roses y Figueres, y Dugommier murió en acción a fines del mismo año. Afortunadamente, la República poseía otros líderes que, como Labarre, eran capaces de explotar al máximo el extraordinario poder latente de la caballería francesa. Todo lo que necesitaban era un general en jefe como Dugommier que les permitiera hacerlo.


LOS CHASSEURS DE LA GUARDIA EN 1805

Durante la campaña de Austerlitz, Murat tuvo el inusual honor de comandar a los Cazadores de la Guardia.

En dicho regimiento, muchos de cuyos suboficiales se convirtieron en oficiales de la Legión de Honor: la arrogancia era de esperar, pero no siempre era tolerada. En Ulm, siguiendo su hábito de apoderarse de los mejores cuarteles disponibles, los Cazadores tomaron un edificio reservado para los carruajes imperiales, y cuando los mozos y los conductores intentaron entrar, los soldados de caballería los arrojaron. Para castigar a los Cazadores, Napoleón se los entregó a Murat y le dijo que los usara como su guardia de avanzada; mientras tanto, la escolta del emperador fue proporcionada por los mamelucos y los granaderos a caballo.


Chasseur à cheval de la Garde impériale du
piquet d'escorte en tenue de service (1805).
Ilustración de Louis-F. Malespina (a).

LOS CORACEROS DESPUÉS DE ULM

Al acercarse el invierno, los grandes caballos de los coraceros comenzaron a sufrir de frío. También lo hicieron sus jinetes, que pasaban las noches frías acurrucados juntos para calentarse. Para el sobrino del general d'Hautpoul, que estaba sirviendo con la artillería a caballo adjunta a la división de Nansouty, este arreglo estaba lejos de ser ideal.
“En cualquier otra época del año habríamos acampado, pero debido al frío en esta temporada de lluvia y nieve tuvimos que encontrar un refugio mejor, y a menudo discutimos ferozmente por las más humildes casuchas de los campesinos. Dormimos completamente vestidos en bancos de madera, los únicos muebles que se encuentran en esas viviendas, o en la paja extendida en el suelo. En este último caso, dormimos en una masa una al lado de la otra, pero era difícil para los que no se dormían rápidamente, ya que los profundos ronquidos de todos esos hombres cansados producían un volumen de sonido tan discordante que el sueño era imposible”.


NANSOUTY Y GROUCHY

Emmanuel de Grouchy (b)
El 14 de junio, Napoleón cerró la campaña con la gran victoria en Friedland, que se luchó de manera adecuada en el aniversario de Marengo.

En ausencia de Murat, la caballería estaba bajo el mando de Grouchy, un arreglo que al general Nansouty no le gustó. Nansouty estaba en su grado más alto de falta de cooperación, y falta de respeto; cuando primero tomó posición, la brigada de carabineros fue colocada detrás de un seto, y en el flanco derecho, los hocicos de los caballos del frente estaban prácticamente tocándola. Siguiendo las órdenes de Grouchy, Nansouty movió su división para reforzar al mariscal Lannes, que estaba bajo gran presión, pero el general de coraceros estaba intranquilo en esta nueva posición, que pensó que podría estar fuera de su flanco.

Poco después, volviendo de una carga, Grouchy se sorprendió e indignó al ver que los regimientos de coraceros de la división de Nansouty se movían hacia atrás en un gran trote, dejando una peligrosa brecha en la línea de Lannes. Galopando detrás de los coraceros que se marchaban, Grouchy le gritó a Nansouty que los trajera de regreso. Nansouty obedeció.


¿MIEDO, GENERAL?

Nada mejor ilustra el espíritu de la caballería francesa en el momento de 1807 que un incidente que ocurrió en Breslau, la capital de la Silesia prusiana. Hacia el final del año, a una cena ofrecida por el coronel francés de dragones Lamothe asistieron algunas de las damas prusianas y polacas más encantadoras de la ciudad; un número de apuestos oficiales de caballería franceses también estuvieron presentes, incluso Auguste de Colbert y el coronel del 3º de Húsares, y se bebió una gran cantidad de champaña.
Cuando el postre estaba a punto de servirse, llegó un ordenanza francés de dragones con un documento que requería la firma del general Fournier, uno de los invitados de Lamothe.
- "Bien, mi muchacho", dijo Fournier, que estaba de un humor exacerbado.”Te daré una que no borrarás con tanta facilidad. Párate al final de la sala y sostenlo para mí, si no tienes miedo”.
- “¿Miedo, general? No conozco esa palabra”, le aseguró el dragón.
Caminando hacia el final de la habitación, se volvió hacia Fournier y sostuvo el papel con una mano firme. Armado con una pistola provista por su anfitrión, Fournier apuntó con cuidado a su objetivo y lo atravesó con una bala; luego, para satisfacción de todos, anunció que la conducta del dragón le había valido una recompensa de 40 francos. El hombre no se movió en todo el rato, y continuó sosteniendo el papel con el brazo extendido.
- "Si desea agregar su inicial, General, dijo con resolución, estoy listo para eso".
Fournier agregó una botella de vino a la recompensa de 40 francos.


LASALLE

Charles L. de Lasalle (c)
Según el general Charles Lasalle, ningún húsar francés debería vivir más allá de los treinta años. Cuando terminó la campaña polaca, ya tenía treinta y dos años.

Nacida en Metz de una buena familia, Lasalle fue un ejemplo sobresaliente de la doble cultura, una combinación de instintos marciales teutónicos y encanto galo. Debido a su aspecto devastador y su escandalosa reputación, las mujeres lo encontraron irresistible, y él aprovechó al máximo el hecho. A pesar de todo su mujeriego, sin embargo, era capaz de un profundo afecto; cuando tenía poco más de veinte años se enamoró perdidamente de Joséphine Berthier, esposa del hermano menor del mariscal y cuatro años superior de Lasalle. En 1803, después de que Berthier se divorciara, Lasalle se casó con ella y trató a sus hijos como si fueran suyos.

Para sus hombres, Lasalle era todo lo que un general de caballería francés debería ser: experto con un caballo y un sable, dedicando su vida a fumar, beber, pelear y hacer el amor. Les gustaba contar sus famosas brimades (novatadas), como la que se vivió en Salamanca cuando hizo que cuatro húsares sellaran la estrecha calle por la que se llevaban las carros de tierra por la noche, y los arrojó al sistema de alcantarillado de la ciudad sumiéndola en el caos total. O la ocasión en que, viajando a través de Perugia a altas horas de la noche, había detenido su columna en el exterior de una mansión donde estaba celebrándose un baile y había conducido a su caballo por las escaleras hacia el salón de baile. A continuación, aceptó un vaso de ponche, hizo piruetas a su caballo al ritmo de la música, saludó a sus soldados que lo admiraban, a través de una ventana, y regresó para reunirse con ellos, todo sin haber abandonado la silla de montar.

Junto a Kellermann, Lasalle era el general de caballos más talentoso del ejército francés, un oportunista apuesto con un infalible coup d’oeil (golpe de vista), pero su carrera, como la de Kellermann, había sido una mezcla de brillantes hazañas y mala suerte.


MONTBRUN Y RUSIA

Louis Pierre Montbrun (d)
Siempre que el tiempo lo permitía, los rusos lo quemaban todo en el camino del ejército francés. "Las ciudades elegantes como Vyazma eran solo montones de cenizas cuando llegamos", escribió Thomas Aubry. "También lo fueron otras, cuyos nombres no recuerdo". Su regimiento era parte del segundo Cuerpo de Caballería, comandado por el General Montbrun, cuyas tres divisiones habían cruzado el Niemen con más de 10,000 hombres fuertes; a fines de agosto se redujeron a un total de 3,859.

Alto y fuertemente constituido, “el bello Montbrun” fue uno de los oficiales más impresionantes de la caballería, con una reputación tremenda y una voz de mando contundente. Se lo consideraba el sucesor natural de Lasalle, lo que representaba un triste reflejo sobre los generales de caballería más jóvenes. Lasalle, después de todo, había muerto a los treinta y cuatro años; Montbrun ya tenía cuarenta y un años y estaba aquejado por la gota. A diferencia del caballeroso Lasalle, que había sido adorado por sus hombres y del agrado de la mayoría de sus superiores, Montbrun era un saqueador incorregible y un subordinado difícil; cuando su temperamento no se apaciguaba, ni siquiera el emperador podía controlarlo.

Poco después de cruzar el Niemen, Napoleón le dio una orden directa de llevar su cuerpo a Wilna y apoderarse de los almacenes enemigos; Desafortunadamente, Murat no fue informado de esto, y cuando vio a Montbrun a punto de partir con su cuerpo, exigió una explicación. Cuando Montbrun explicó sus órdenes, Murat declaró que no tenía conocimiento de ellos y le ordenó que las descartara. Montbrun vaciló, señalando que no debería desobedecer al Emperador, pero Murat insistió.

Poco después, acompañado por Murat, Napoleón reprendió a Montbrun frente a su cuerpo por desobedecer una orden, diciendo que él no era apto para un mando de campaña y estaría mejor empleado en las líneas de comunicación. Montbrun esperó en vano a que Murat intercediera. Finalmente desenvainó su espada, la invirtió, la atrapó por la punta y la envió girando en el aire; luego salió al galope del desfile gritando: "¡Podeis todos iros al diablo!" Cuando el emperador se alejó, se puso blanco de ira, y los oficiales de Montbrun estaban seguros de que sería reemplazado. Al día siguiente, sin embargo, reanudó el mando del 2° Cuerpo de Caballería como si nada hubiera sucedido. Para disimular su pérdida de respeto, Murat se quejó varias veces a Napoleón de que Montbrun no estaba utilizando correctamente sus coraceros.


SEBASTIANI

Horace Sébastiani (e)
A la muerte de Montbrun, fue reemplazado por el General Horace Sébastiani, quien previamente había comandado la división de Caballería Ligera de Montbrun. Con cuarenta y dos años, un veterano de Marengo y Austerlitz, Sébastiani era un oficial muy atractivo; su devastadora belleza y sus modales fascinantes, como expresó un contemporáneo, habían provocado una revolución en los salones y tocadores de París. En parte porque era corso, y en parte porque había prestado servicios útiles en el golpe de Estado de Brumario, era uno de los favoritos de Napoleón. Esto le fue igual de bien, porque aparte de un talento sobresaliente para comandar cargas de caballería, su conducta dejaba mucho que desear. 

En julio, sus regimientos habían sido sorprendidos y vapuleados en Drissa; en agosto había permitido a sus 3.000 soldados ser rodeados por una fuerza de 12.000 jinetes de caballería rusa. Después de Borodino fue enviado a perseguir a Kutusov. Completamente engañado por una delgada pantalla de caballo enemigo, Sébastiani condujo su cuerpo cincuenta kilómetros más allá de Moscú hacia el sudeste, mientras que los rusos se retiraron en seguridad hacia el sudoeste.

- "General", le dijo Napoleón, "con usted marchamos de una sorpresa a otra".


EPILOGO

"[...] El general Marulaz no habría tenido paciencia con tales sentimientos; porque solo al poner a Europa patas arriba, el Emperador había podido darles a sus soldados de caballería sus oportunidades de gloria y ascenso. Marulaz era un aventurero, fundido en el mismo molde que D'Hautpoul y Lasalle; para los hombres de ese tipo, la guerra era una buena forma de vida, sin trabas de melancólicas reflexiones sobre los campesinos hambrientos, los cultivos en ruinas y las aldeas en llamas. Para ellos, la guerra significaba el sabor del vino bebido de la botella, el olor a cuero engrasado y sudor de caballo, el sonido de las columnas tintineantes que cruzaban el Rin y el Danubio.

"Sobre todo significó la emoción del campo de batalla; la caballería ligera desplegándose al galope, largas filas de coraceros al trote: sables desenvainados, cascos en la cabeza, crines al viento. Humareda de cañón, sones de trompeta, golpes de pezuña y la artillería volante: y en la distancia, montado en un soberbio caballo de guerra, un mero detalle del conflicto pero de alguna manera imponente sobre todo, la figura de un hombre que vestía uniforme de coronel de los Cazadores de la Guardia; con la cabeza descubierta, inescrutable, levantando su raído sombrero desgastado en respuesta a la oleada de vítores y el saludo de las espadas al viento."




_________________________________________________________________________________

Fuentes:

1) - "Napoleon's cavalry and its leaders" - David Johnson, Spellmount, 2007
2) - https://www.abebooks.com/Napoleons-Cavalry-Leaders-David-Johnson-Batsford/18699975428/bd

Imágenes:

a) - Par Louis-Ferdinand Malespina (1874-1940) — Eugène-Louis Bucquoy, « La Garde impériale : troupes à cheval », Jacques Grancher, 1977, coll. « Les uniformes du Premier Empire »., Domaine public, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=33389642
b) - https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Emmanuel_de_Grouchy_2.jpg#/media/File:
Emmanuel_
de_Grouchy_2.jpg
c) - By Unknown, Public Domain, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=19000845
d) - By wikipedia, Public Domain, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=2340307
e) - https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/3/3d/S%C3%A9bastiani%2C_Horace_-_2.jpg

No hay comentarios:

Publicar un comentario