viernes, 1 de junio de 2018

"Nueve jugadores de suerte", en "French Cavalry, 1792-1815", por David Johnson

En "La caballería de Napoleón y sus comandantes", ya tratado en nuestro blog, David Johnson, nos relataba en sus páginas de una manera muy pedagógica y amena la historia de algunas de las unidades y los hombres que participaron y comandaron las unidades de caballería francesa a lo largo de los convulsos años del Directorio, el Consulado y el Imperio, en medio continente europeo e incluso el africano: Austria, Alemania, Francia, Egipto, Italia, Polonia, Bélgica, Rusia y España.

En  "French Cavalry, 1792-1815", una lectura asimismo ágil e intensa, en la que de nuevo autor nos lleva a la tragedia de la caída de la Revolución, al ascenso del Imperio y su posterior caída, narrando el papel de la caballería pesada y ligera, la artillería a caballo, y diversos episodios como el del excelente papel de los regimientos de dragones traídos de España en la campaña de 1814. Toda la narración se entremezcla sabiamente con las historias personales de muchos de los combatientes de caballería que salen a la luz desde el pasado gracias al oficio de Johnson, que vierte con oficio sus 30 años de estudio en la materia.

Dado que la mayor parte delo suelo cultivable se trabajaba con el uso de bueyes, Francia tradicionalmente no producía ni jinetes ni hommes de cheval, y los descuidados métodos del soldado francés al cuidar de su caballo se complementaban con una mala organización. Debido a que los establos de caballería franceses tenían muy pocas divisiones, tanto los hombres como los caballos resultaban heridos en las pezuñas; porque los caballos eran alimentados y dados de beber en grupos de tres, los más fuertes siempre comían más de lo que les correspondía y los otros dos pasaban hambre.


FRAGMENTO "Nueve jugadores de suerte"

Cuando un suboficial francés de caballería era ascendido a subteniente y transferido a otro regimiento, se le concedía un mes de permiso para arreglar sus asuntos, y se le adelantaba una cantidad para la compra de equipo y dos nuevos caballos.


«En 1811, un sargento mayor del 6 ° de cazadores, que estaba acantonado en Francia en ese momento, fue ascendido a subteniente en un regimiento de dragones que servía en España. Uno de los caballos que compró cayó enfermo unos días antes de su partida, y el veterinario del regimiento pensó que era poco probable que se recuperara. El teniente buscó a un joven suboficial belga del 6 ° de cazadores cuyo nombre era Henckens, y le explicó su problema.

- "¿Qué debería hacer?" preguntó. "No puedo llevar un animal enfermo conmigo, y no tengo el dinero para comprar otro". 

Henckens estaba ansioso por ayudar al teniente, que una vez había sido su sargento mayor. Además, Henckens acababa de regresar al regimiento después de asistir a un curso en la Escuela de caballería de Versalles; durante su estancia allí había visitado París, donde había ganado un buena suma de dinero en un establecimiento de juego en el Palais Royal y además recientemente había recibido un pequeño legado.

- "Compre otro caballo tan pronto como pueda", le dijo al teniente. "Pagaré lo que cueste y mantendré al enfermo".

El teniente D- - - - pensó que esto estaba llevando la camaradería demasiado lejos. 

- "¿Qué pasa si el caballo muere?", preguntó. "No podré devolverte el dinero". Henckens estaba dispuesto a correr el riesgo, y el teniente finalmente estuvo de acuerdo. Poco después, el cazador que arreglaba el propio caballo de Henckens le preguntó si era cierto que había comprado uno extra del teniente D- - - -. 

- "Si es así, has hecho un mal negocio", le dijo a Henckens. "La pobre bestia no ha estado de pie durante dos días; está completamente rígido y apenas respirando, y será mejor que afrontes el hecho de que va a morir".

Henckens fue inmediatamente a los establos para ver por sí mismo, y encontró que el cazador había estado diciendo la verdad. Cuando estaba saliendo, un soldado lo detuvo y dijo: 

- "Solo un minuto, Ayudante; ese caballo viene de mi distrito, es normando, y los caballos a menudo tienen esa dolencia. Sabemos cómo tratarlos". 

Cuando Henckens le preguntó qué tipo de tratamiento llevaba entre manos, mencionó varias medicinas que tenían que mezclarse con alcohol y administrarse en fuertes dosis. Henckens luego envió al veterinario, hizo que el cazador repitiera todo lo que acababa de decir, y le pidió la opinión al veterinario:

- "Bueno, este medicamento no le hará ningún daño", respondió, "pero dudo que le pueda hacer algún bien también. Aun así, ya he intentado todo lo que sé sobre este animal. Este cazador parece saber de lo que está hablando, por lo que podría también dejarle que trate al caballo para ti; pero no seré responsable si se muere."

El cazador se puso a trabajar debidamente, vertiendo regularmente una mezcla de medicamentos y alcohol en la garganta del animal aparentemente moribundo. Al cabo de tres días logró ponerse en pie, pero había perdido mucho peso y parecía estar en estado de shock. Una semana más tarde comenzó a comer y beber; justo cuando comenzaba a aumentar de peso, el coronel visitó los establos.

- "¿A quién pertenece este esqueleto?", preguntó.

- "Al ayudante Henckens", respondió alguien.

El coronel llamó a Henckens de inmediato y le preguntó qué pensaba que estaba haciendo; Henckens le explicó sobre el Teniente D- - - - y el cazador de Normandía. Recordando a Henckens que a un suboficial no se le permitía poseer un caballo, el coronel dijo que podía quedarse con el animal dos semanas más, pero no más. Cuando las dos semanas terminaron, Henckens llevó el caballo a un campesino local que poseía algunos buenos pastos y arregló con él para que lo cuidara durante los siguientes tres meses.

Dos meses más tarde, cuando Henckens fue a ver cómo estaba de presencia el caballo, este tenía un abrigo que brillaba como la seda y obviamente estaba en perfecto salud. El campesino le pidió que se lo llevara lo antes posible:

- "Es prácticamente incontrolable", dijo el hombre. "He tenido que separarlo de los otros caballos para evitar que les rompa las piernas."



El caballo anglo-normando con especial consideración de su uso en Alemania.


La semana siguiente, Henckens recogió el caballo con la ayuda de dos cazadores, que se turnaron para guiarlo y descubrieron que necesitaban de toda su fuerza. Cuando el coronel lo vio, exclamó: "¡En qué magnífico caballo de batalla se ha convertido! Espero que no vayas a venderlo.” Le dio permiso a Henckens para que se lo quedara, y ofreció a tratarlo como un caballo de oficial en cuanto a lo que forraje se refiriera, mientras que Henckens pagó él mismo todos los otros gastos que se ocasionaron. En sus memorias, Henckens escribió: 

"Ese acto de amistad se había convertido por completo en una ventaja para mí, pero nunca volví a ver a mi viejo sargento mayor de nuevo. Probablemente murió en España, como tantos otros.”»




_________________________________________________________________________________

Fuentes:

1) - "The french cavalry 1792-1815" - David Johnson, Belmont Publishing, London, 1989
2) - https://www.amazon.com/product-reviews/0950354910/ref=cm_cr_dp_d_cmps_btm?ie=UTF8&reviewerType=all_reviews, by Harry A Pierce on May 6, 2014

Imágenes:

a) - http://www.warlordgames.com/wp-content/uploads/2015/05/Chasseurs-a-Cheval-2-600x549.jpeg
b) - https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/a/a3/Das_anglo-norm%C3%A4nnische_Pferd_%28Page_7%29_BHL18916660%2C_Narquois.jpg
c) - http://www.equin-plus.com/ecurie-active/les-equipements/aire-de-repos/
d) - http://www.vacances-traditions.fr/s/cc_images/teaserbox_2451637946.jpg?t=1422986750
e) - https://www.monkshillbooks.co.uk/the-french-cavalry-1792-1815.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario