viernes, 31 de julio de 2015

Evolution of a campaign map - Bavaria 1809 (II)


Among the various options like square, hexagon, point-to-point, etc., it exists another interesting way to develop the campaign map: the Offset Squares system, detailed in some blogs like:

- Bob Cordery's blog (http://wargamingmiscellany.blogspot.com.es/2009/05/operational-level-wargame-design-1-why.html) or

- MsFoy's blog (http://prometheusinaspic.blogspot.com.es/2013/05/the-man-who-killed-pythagoras-and-other.html)


Offset squares system


Following with this subject, mapping with offset squares, the excellent "The Perfect Captain" homepage (http://perfectcaptain.50megs.com/bfinder.html), details his own system, the so-called Battlefinder : The Campaign System.


Battlefinder basee sheet that allows multiple combinations with  
pre-designed cards

It has an interesting and easy concept, for each area or card, the Provender Points. "The red numbers on the right side of each card (always P#) are the provender points available on each card. This is an abstract rating which at any time can represent the amount of moveable wealth present in the CS, the amount of crops that the CS produces, or even the amount of habitable shelter available in the CS. Players may interpret this in any way they can imagine."(1)


Example of cards with Provender Points on the middle right.


Currently , after several previous attempts, I think I've reached a compromise between facility for drawing squares and versatility of hex grid to measure distances. Moreover, the support of the game is the program MSExcel, instead of Vassal , Cyberboard or another. Why? Because it facilitates be both a spreadsheet for drawing the map and can implement the old concept of Matchboxes system for solitaire play.


First version: the inside of boxes reflects the type of terrain, the name of the area and the Provender Points on the bottom right. More like Battlefinder style

Each square represents an area of ​​12x12 km (7,45x7,45 miles), divided into 16 squares of 3x3 Km (1,86x1,86 miles). On the computer screen, 64x64 pixels every mini-square.



Second and last version (I hope so): it looks more like a map and not a cards style. Dark green represents forest areas.



The full area of Bavaria Campaign, from Ulm to Passau, and the Danube river on the center of the map.  An example for the Excel worksheet for the main map.

In my campaign system there are two Excel worksheets: a map of the campaign area, and the other a more simplified version of the map for dummies movement. The dummies represent, as General Nuisance says about his system: "The line of red chips across the map is the Prussian "front" [in the example] representing cavalry vedettes, local militia, frontier troops and rumors of enemy locations and movement. On the map, you move one city/town per "day" (2).


The second Excel worksheet with the dummies (red squares)

To be continued....



 _______________________________________________________________________________
Resources:

(1)  http://perfectcaptain.50megs.com/bfinder.html
(2) http://www.smallworldproductions.blogspot.com.es/2012/08/solo-campaign-part-1.html

___________________________________________________________________________________

Note: As you suppose or know I'm not native or english speaking so despite my old First Certificate degree, probably there will be some failure of the spanish translation so I beg patience and understanding if a word or meaning is not entirely correct what it should be.

martes, 28 de julio de 2015

Evolution of a campaign map - Bavaria 1809 (I)

Long time I have been developing a map for a campaign system with my Pas de Manoeuvre rules. 

The initial idea had two premises: 

- First, focused on what should be a campaign in the Napoleonic era (can be applied at other epochs with the obvious differences, among others, communication and units speeds). The map of the campaign could come defined among others for areas, squares, hexagons or nodes (point-to-point). I initially thought in hexes, which fits quite well with a real map, let define the courses of rivers or roads in a less forced way that squares, and measuring distances. Another alternative was that of nodes, which seemed more suitable for my idea of ​​game development. 

- Second, developing the mechanics of the Matchbox system, described by Don Featherstone in his book "Solo Wargaming", combined with a quite original idea, in my opinion, that I found on the SmallWold Productions blog (http: //www.smallworldproductions.blogsp ... art-1.html).


The campaign of 1809 has always had a certain interest to me because it represented the set-up of the Austrian army restored by Archduke Charles after the defeats of 1805 campaigns, and the response of the Napoleonic combined troops (French and German allies), leading to a series of heavy fightings in some places like Eckmühl, Teugn-Hausen and Landshut.

The first source that I considered was the Kevin Zucker's gameboard, "The Seven Days of 1809" (2004) by Operational Studies Group, whose map with hexagonal grid is quite detailed
.


Map of  "The Seven Days of 1809"



Another source was a historical map of the valley of the Danube from Ratisbon to Pressburg to illustrate the campaigns of 1808-9 and Valley of the Danube west of Ratisbon on the same scale.
(http://www.maproom.org/00/13/present.php?m=0053) with a superimposed hexagonal grid, but less detailed.


Map from Atlas to Allison's History of Europe,1850 with hexagonal grid.


Searching through internet and some forums, I found Malcolm Mccallum's Homepage (http://www.murat.ca/maps.htm) , a huge representation of Europe with a series of detailed maps for his campaign system. Malcom's maps are point-to-point system. A very impressive work!


Malcom McCallum map, Bavaria area

The same area of Bavaria with sepia tone and orange hexagonal grid.


Another source of inspiration was the "Campaign in Germany 1813", of Hexasim (http://www.wiki-juegos.com/index.php/Allemagne_1813) it is a game for two players with multiplayer option with a small solitaire mode (small by treatment that gives). The map is point-to-point, as my idea of the game. The truth is that I had different design options (squares, hexagons, areas, etc), but in the end, the troops moved on roads or paths for their long journeys and most important, also simplified the solitaire mode option.  

 

Allemagne 1813, by Frédérick Bey (Jours de Gloire) - http://www.wiki-juegos.com
/images/8/8f/Wiki_alemania2.jpg


 
For my Bavaria-1809 version I have not used any additional program to draw the map although I have Hexdraw software, and I used MS Excel, with the whole issue of graphical objects was sufficient for my purpose. For the basemap grabbed one of Google Maps, which started as leaf background 100% vision, and the grid squares are 5 km of side. Apart from the points or nodes connected to each other is a framed grid for locating and referencing the units. I only caught the area where the first part of the campaign, from Ulm to Passau (West-East) and Amberg to Munich (north-south) was developed. I have excluded the area around ​​Vienna where the campaign ended (or can I say where finished the first part of the campaign).


It was a major effort, but I did not finish very satisfied with the appearance of the map and also with the possibility of using the modified Matchbox system.


To be continued....



___________________________________________________________________________________

Note: As you suppose or know I'm not native or english speaking so despite my old First Certificate degree, probably there will be some failure of the spanish translation so I beg patience and understanding if a word or meaning is not entirely correct what it should be.

domingo, 26 de julio de 2015

Luis François Lejeune, General y Barón del Imperio, pintor y memorialista.

Nacido en Estrasburgo, el 3 de febrero de 1775, Louis-François Lejeune, uno de los nombres más conocidos de la epopeya napoleónica, nos ha dejado recuerdos claros y vividos de sus campañas: unas memorias famosas y muchos recuerdos en forma de lienzos que representan las grandes batallas como Las Pirámides o Marengo. 


BIOGRAFIA

Lejeune, General
y Barón del Imperio (2)
Sus padres eran originarios de Versalles, donde se casaron el 11 de abril de 1774. Su padre, Jacques Lejeune, era por entonces jefe de la Oficina del Mariscal Contades (1704-1796), comandante en jefe de la Alta y Baja Alsacia. Durante sus años alsacianos, el joven Louis François aprende alemán, queda fascinado por los jóvenes oficiales de la guarnición y es introducido por su padre en la pintura. De hecho, tenía de por sí un gusto por la cultura y las artes ya que fue a la vez escritor, gramático, escultor, músico, dibujante y pintor.
En mayo de 1788 Contades fue nombrado gobernador general de Lorena. Pero los Lejeune no lo siguieron; vuelven a Versalles y se establecen en París. Hacen estudiar a sus hijos en el taller del paisajista Pierre Henri Valenciennes (1750-1819, un admirador de Poussin), instalado en el Louvre, y es admitido en la Real Escuela el 3 de marzo de 1789. (1)
Su primer servicio militar se produjo a los 17 años en agosto de 1792 cuando se convirtió en soldado en la Compañía de las Artes de París, y el siguiente mes se fue a Châlons con el batallón del Arsenal. Una promoción a sub-teniente llegó rápidamente, y Lejeune pasó a servir en el Ejército del Norte y en el Ejército del Centro.

En 1793, Lejeune, transferido a la artillería fue ascendido a teniente en el Estado Mayor del Ejército del Norte. Al año siguiente se unió al Ejército del Sambre y Mosa y sirvió en el sitio de Quesnoy donde fue herido por un trozo de madera al golpearlo en el pecho después de una explosión. Lejeune pasó a convertirse en ayudante de campo (aide-de-camp) del general Jacob y luego sirvió en el cruce del Ourthe, donde recibió un disparo en el muslo.

Batalla de Lodi, por Lejeune (3)
Lejeune es transferido a los ingenieros en 1795 y trabajó ese año en el campo de Grimlinghausen cerca de Dusseldorf. Al año siguiente supervisó la construcción de tres puentes sobre el río Rednitz mientras el ejército se hallaba en retirada, y más tarde se encargó de fortificar Juliers. En 1798, Lejeune fue nombrado miembro del Comité de fortificaciones en Paris y luego, en 1800 después de Marengo, fue ascendido a Capitán y ayudante de campo del general Berthier, sirviendo en el Ejército de la Reserva. Durante los años de paz que siguieron, fue destinado al estado mayor de la 1ª división militar.

Cuando estalló la guerra en 1805, Lejeune continuó sus deberes como ayudante de campo del mariscal Berthier. Después de participar en la campaña de ese año, recibió un ascenso a Jefe de batallón. En 1806, mientras viajaba por Alemania conoció a los hermanos Senefelder que inventaron la litografía, y posteriormente introdujo la técnica en su regreso a Francia. Lejeune continuó sirviendo en el personal de Berthier durante las campañas de Prusia y Polonia de 1806 y 1807, y en 1807 intervino en el sitio de Danzig.

En 1808 Lejeune fue enviado a España donde se bate en Somosierra, entra en Madrid y se distingue en el sitio de Zaragoza, pero no sin coste. Fue herido dos veces durante el asedio, una vez durante el asalto al convento de San Agustín y otra vez durante el asalto al convento de Santa Engracia. Después de su servicio en Zaragoza, Lejeune fue ascendido a coronel y se reincorporó al servicio de Berthier en el Ejército de Alemania para la campaña del Danubio, en 1809. Después de participar en la Batalla de Aspern-Essling, Lejeune fue enviado al Tirol para luchar contra Andreas Hofer, pero regresó al estado mayor del Emperador a tiempo para tomar parte en la batalla de Wagram. Ese mismo año fue nombrado Caballero de San Leopoldo de Hungría, y al año siguiente se convirtió en Barón del Imperio.
 
Asalto en el monasterio de Santa Engracia, por Lejeune (4)
En 1811 el coronel Lejeune fue enviado en una misión para España, pero en abril él y su escolta fueron atacados por una gran fuerza guerrillera cerca de Toledo. La escolta de dragones de Lejeune luchó hasta la muerte, su caballo recibió treinta heridas y fue muerto, y él fue herido cayendo al suelo y esperando morir también. Los guerrilleros estaban sobre el herido Lejeune, y apuntaron a su pecho, pero cada vez que apretaron el gatillo, sus mosquetes fallaron. A pesar de sus heridas, Lejeune no abandonó la lucha, que aprovechó el momento y agarró el cañón de una de sus mosquetes y trató de luchar contra sus enemigos. Por último, el líder de la guerrilla llegó y al darse cuenta de que Lejeune era coronel ordenó a sus hombres que no lo mataran. Lejeune fue hecho prisionero y trasladado junto con otros prisioneros franceses. Mientras la partida de guerrilleros decidió moverse, se enteraron del ahorcamiento de dos compañeros de la guerrilla por orden de un general francés. Deseando venganza, se preparaban para colgar Lejeune y sus compañeros de cautividad, pero fueron distraídos por los sonidos de los disparos en la distancia. A medida que los guerrilleros fueron a investigar, encontraron y atacaron a un mensajero francés y su escolta, y todos resultaron muertos. Con su sed de sangre saciada, Lejeune y sus compañeros se salvaron.

Dado el alto empleo de Lejeune, fue enviado a Cádiz antes de ser enviado a Portugal y finalmente a Inglaterra. Después de residir en Inglaterra por un corto tiempo pero en julio Lejeune y un camarada se escapan de su custodia y hacen el camino de regreso a Francia disfrazados en una barca de pescadores.

Lejeune reasumió sus funciones como ayudante de campo del mariscal Berthier para la campaña contra Rusia en 1812. Después de servir en la batalla de Borodino, Lejeune fue nombrado jefe estado mayor del I Cuerpo del mariscal Davout después de la muerte del anterior, el general Romeuf. Unas semanas más tarde, Lejeune recibió su promoción a general de brigada. Durante la retirada de Rusia que siguió, su rostro se congeló de mala manera y en diciembre dejó el ejército para regresar sin autorización a Francia para recuperarse.

Batalla de Borodino, por François Lejeune (5)
Debido a la falta de autorización de Lejeune para volver a Francia, en febrero de 1813 fue detenido y encarcelado en l'Abbaye. Sin embargo, a las pocas semanas fue puesto en libertad, y luego, en mayo fue nombrado jefe del Estado Mayor del XII Cuerpo de Oudinot, si bien durante la lucha en Wurschen en mayo, fue herido por la caída de un caballo. A finales de agosto, Lejeune tomó el mando de la 3ª Brigada de la división de Durutte en el VII Cuerpo, y en septiembre luchó en Dennewitz. Mientras tanto fue nombrado Comandante de la Orden Militar de Maximilien-Joseph de Baviera. Lejeune todavía estaba al mando de una brigada cuando peleó en Hanau a finales de octubre, cuando una pieza de bola de cañón al explotar le dio en la frente, hiriéndolo gravemente y poniendo fin a su carrera militar.

Lejeune se retiró y recibió una pensión, y después de la abdicación de Napoleón fue nombrado Caballero de Saint Luis por los Borbones que fueron restaurados. Dedicó gran parte del resto de su vida al arte, pintando numerosos retratos y escenas de batallas con un gran ojo para el detalle. En 1821 se casó con Marie Lejeune-Adèle-Amable Clary, una sobrina de las hermanas Clary, y por lo tanto se convirtió en sobrino político tanto del ex mariscal Bernadotte como de José Bonaparte. Lejeune pasó a convertirse en el Director de la Escuela de Bellas Artes de Toulouse. (6)


MEMORIAS

Las memorias que nos legó Lejeune son harto entretenidas, en la línea de las escritas por otros militares como Marbot o Thiebault. Igual que en el caso de los mencionados, con un más que correcto estilo en la redacción de sus memorias desgrana sus abundantes vivencias tanto en las campañas militares como al servicio de varios estados mayores del ejército francés, lo que nos deja al tiempo un fiel retrato de los principales personajes que rodearon a Napoleón y del mismo Emperador.

La edición en castellano que tratamos de sus memorias ha sido publicada por la Institución Fernando el Católico, en edición de Pedro Rújula, durante este año 2015. Una lectura más que recomendable. Os mostramos dos ejemplos bastante elocuentes de sus memorias y al mismo tiempo dos episodios bastante amargos para las tropas francesas: la campaña de España y la retirada de la campaña de Rusia en 1812.


1. Durante la campaña de España:

"No puedo negar que me sentía inquieto cuando atravesaba sin escolta un territorio donde hacía unos días habían asesinado al coronel Marbeau, al capitán Ménard y a dos o tres oficiales aislados que cumplían misiones. Pero, lleno de confianza en mi uniforme que inducía a error, y en mi habilidad para hablar cinco o seis lenguas extranjeras, no seguía más que mi deseo de servir a nuestra causa que me daba la presencia de ánimo, la alegría y la actividad necesarias para seguir adelante. Lo más dificil era urgir a los postillones en los relevos de posta, para que me dieran rápidamente los caballos antes de que la masa de curiosos se sintiera lo bastante fuerte como para detenerme. Puede que el espantoso juramento de los ingleses nunca haya dado un resultado tan bueno como en esta circunstancia donde, con oro y Ia- palabra mágica Goddamn, todo marchaba a pedir de boca. No obstante, un obstáculo bastante grave me retuvo a diez o doce leguas de allí. El día avanzaba, la noche caía oscura, mi guía no reconocía el camino. No había relevo de posta de caballos en el pueblo donde entré y no tenía otro recurso que ir a buscar al alcalde que era el tabernero del lugar. Me presenté como oficial inglés y le comuniqué mis demandas. Antes de responder, fijó sobre mí una mirada inquieta y escrutadora, y sólo rompió el silencio para decirme: 

«No tenemos caballos. Usted es francés, y si le dejo partir ahora, probablemente le asesinarían los campesinos que salen de aquí. No entre en esta sala: hay mucha gente que se lo hará pasar mal; suba a esta otra que le voy a enseñar; yo le llevaré comida. Descanse sin temor hasta que se lo diga. Daré cebada a su caballo y le conseguiré un guía». 

¿Qué hacer? ¿Qué hacer?, me preguntaba. Era tan peligroso partir como quedarse. ¡De día, si conocía el terreno, podría orientarme! Los cantos de los hombres instalados en la sala vecina no estaban hechos para tranquilizarme. Vociferaban el himno patriótico de la independencia nacional: «Vivir en cadenas, ¡cuán triste vivir! ¡Morir por la patria, ¡qué bello morir!». Por otra parte, el comportamiento del alcalde me parecía leal y, sin dudar mucho tiempo, le dije: «Verá que tengo fuerza para vender cara mi vida; su aspecto de hombre honrado me inspira confianza, y me fio de usted». Poco después, mi anfitrión me trajo ese buen pan de España, con pimiento rojo, y vino rancio de Valdepeñas. Bebí unos vasos, y me extendí sobre una estera de paja junto a mi sable, reflexioné sobre la importancia de mi misión y, encomendándome a Dios, me dormí agotado. A las tres de la mañana, vi cómo brotaba una pequeña luz al otro lado de la cerradura, y oí que mi puerta se abría lentamente. Era el alcalde que, al verme sentado y al acecho, me hizo señas para que guardara silencio, se acercó y me dijo: «Todo listo». Rechazó el dinero y terminó por aceptar una pieza de oro, me llevó hasta mis caballos, recomendó a mi nuevo guía que condujera bien a ese oficial inglés, me sostuvo el estribo y, dándome la mano con la expresión de un hombre que se alaba interiormente por una buena acción, empleó esa despedida cordial de los españoles: «Vaya usted con Dios».


2. En la retirada de Rusia:

"El 30 de diciembre, me separé del buen Vasserot, puse a mi hermana en mi trineo y salimos de Dánzig. Una espantosa tempestad nos asaltó en el camino y, a menudo, volcaba nuestro trineo. Cada caída nos estampaba la cara en la nieve. Si esa nieve hubiera sido yeso, nuestra huella se habría conservado para los buenos habitantes de esos terrenos, como los fósiles de las piedras de pizarra sobre las que construyen sus casas. Esos pequeños accidentes, más cómicos que serios, nos producían las sonrisas y alegrías que habían huido de nuestros labios hacía mucho tiempo. La tempestad había fundido la nieve, el trineo se hacía insuficiente, y tuve que detenerme en Neustadt para comprar un coche. Me vendieron uno de esos pequeños charabanes alemanes, ligeros y elegantes, y al tercer día la nieve estaba totalmente fundida y pudimos ponernos de nuevo en ruta.
El viaje de cuatrocientas leguas, de Dánzig a París, no ofreció nada que merezca ser recordado salvo un episodio bastante original que ocurrió el segundo día. En Labehn, me enviaron a que me alojara en el castillo de la condesa de Kostritz. Esa dama, en cabeza de una numerosa familia, nos recibió amablemente, y nos rogó que asistiéramos a la cena que iba a servir. Durante la comida, le sorprendió que comiéramos tan poco:

-Desde hace tres días -dijo- tengo en casa a un general muy enfermo que come como diez personas. Casi no puedo saciar su apetito,y es exigente con los platos.

-¿Cuál es el nombre del general? -pregunté.

-Sus criados me lo dijeron, pero no me acuerdo. Está tan enfermo que lo llevaron de su coche a su habitación.

Cuando dejé la mesa, fui a que los criados del general me informaran del nombre de su amo. Me respondieron con arrogancia:

-Es el general de división conde de Baraguey-d'Hilliers.

-Lo conozco mucho, quiero verlo.

-Está muy enfermo, no recibe a nadie.

Recabé algunas informaciones y las respuestas me parecieron sospechosas, así que insistí en entrar. Querían impedírmelo. Mis sospechas ganaron intensidad y empujé la puerta con impaciencia. Penetré a través de una antecámara en una sala bien iluminada, donde vi al principio una mesa en desorden para cinco o seis comensales. Tras esa mesa se extendía, sobre cuatro sillas, algo que se parecía a un cuerpo humano envuelto en su mortaja. Les pregunté dónde estaba el general y todas esas gentes con librea me rodearon suplicándome, en voz baja, que no los denunciara:

-¿Cómo? ¿Cómo? -dije sorprendido.

Me respondieron en un susurro:

-Nos han encargado que devolvamos a Francia el cuerpo del general; hemos pasado muchísima hambre durante la campaña, y para recuperarnos un poco, se nos ocurrió fingir que el general estaba todavía vivo, para que todos los días le sirvieran una comida abundante. Por favor, por favor, no nos denuncie. 
Dudaba y les puse como condición que se fueran al día siguiente antes del alba. No comprobé la identidad del cuerpo, aunque la librea y el coche eran los del general. Al volver al salón me sentía bastante incómodo por lo que debía decirle a la condesa. Ella me dijo sonriendo:

-Creo que son sus criados los que consumen lo que piden para el general, si él está tan enfermo.

Confirmé su opinión, lo que la hizo reír mucho, y añadí:

-Se irán mañana a primera hora.

Esa partida pareció agradarla mucho. Mi hermana y yo nos despedimos de ella esa misma tarde, porque debíamos estar en camino antes del alba. Mi ligera carreta divertía mucho a los postillones que venían en cada posta a atar sus caballos. Me decían: «No llegaremos a la siguiente posta». Yo contestaba: «Entonces sólo durará hasta allí». Y esos astutos postillones se empeñaban en galopar todo el tiempo para romper mi equipaje. Me costó algo de cordel para consolidar mis ruedas, pero su malicia me hizo llegar a París dos días antes." (7)


_________________________________________________________________________________

Fuentes:

(1) - http://www.napoleon.org/fr/salle_lecture/biographies/files/Lejeune_bioallegret_RSN447_2003.asp
(2) - "Baronlejeune" byForestier - Château de Versailles. LicensedunderPublicDomain via WikimediaCommons - https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Baron_lejeune.tiff#/media/File:Baron_lejeune.tiff
(3) -  "Bitva u Lodi, Louis-François Lejeune" byNapoléon-Bonaparte IV - Ownwork. Licensedunder CC BY-SA 4.0 via WikimediaCommons - https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Bitva_u_Lodi,_Louis-Fran%C3%A7ois_Lejeune.jpg#/media/File:Bitva_u_Lodi,_Louis-Fran%C3%A7ois_Lejeune.jpg
(4) - "Assault on San EngraciamonasterybyBaronLejeune" by Louis-François, BaronLejeune (1775 - 1848) - Online.. LicensedunderPublicDomain via WikimediaCommons - https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Assault_on_San_Engracia_monastery_by_Baron_Lejeune.JPG#/media/File:Assault_on_San_Engracia_monastery_by_Baron_Lejeune.JPG
(5) - "Battle of Borodino 1812" by Louis-François, BaronLejeune - 1. bridgemanartondemand.com2. TheBridgeman Art Library, Object 4229. LicensedunderPublicDomain via WikimediaCommons -
(6) -  http://www.arcdetriomphe.info/officers/lejeune/
(7) -  "Memorias del general Lejeune" - Ed. Pedro Rújula / IFC, 2015

domingo, 19 de julio de 2015

Reencuentros. Finally facing my Waterloo (y III)

Tal como rezaba el programa de la organización (1) el 17, 18, 19, 20 y 21 de junio de 2015 tuvieron lugar toda una serie de actos conmemorativos de la batalla de Waterloo cuyo plato fuerte era la recreación de la batalla en dos dias: el dia 19, ‘El ataque francés’ y el día 20, 'La respuesta Aliada'.
Se contó con la participación de unos 5000 figurantes, 300 caballos y unos 100 cañones.


LOS PREÁMBULOS


En un plano más alejado se distinguen los graderíos destinados
al público para la recreación, vistos desde el Butte du Lion.







 


Perspectiva del campo una vez traspasada la entrada principal, con las construcciones que simulaban las
granjas de Hougoumont a la derecha y de La Haye Sainte en el centro.




Cañón inglés con toda la impedimenta.



LA "BATALLA"































 





Con esta entrada concluye nuestra singladura por los actos del Bicentenario de Waterloo 1815-2015.
Como veis apenas he puesto texto porque he preferido que las fotos hablaran por si mismas. Sólo asistimos a la primera recreación, la del ataque francés, y fue el único gran lunar de nuestra visita a los campos de Waterloo. El haber reservado las entradas desde principios de año y en la parte alta de las localidades (por tanto sustancialmente más caras) no impidió que estuviéramos situados en el graderío N (muy lejos, vamos) y que apenas vislumbráramos la evolución de los figurantes y nos tuvimos que contentar con ver a distancia los respectivos cañoneos desde ambos lados. Por las fotos (algunas no son de mucha calidad, pero es que el zoom de la cámara no daba para más) y los videos ya os dareis perfecta cuenta de lo que comento.


_______________________________________________________________________________
Fuentes:

(1) https://www.waterloo2015.org/fr/programme

domingo, 12 de julio de 2015

Reencuentros. Finally facing my Waterloo (II)

En Europa hace ya bastantes años que se inició el tema de los Reenactments (recreaciones), es decir reproducir momentos clave de las guerras napoleónicas gracias al esfuerzo de centenares o miles de figurantes que ponen sus ganas y empeño en representar un período histórico con la máxima fidelidad posible, recreando las más famosas batallas:  Borodino, Austerlitz, Waterloo y varias más. En nuestro país también hace algunos años que comenzaron a verse poco a poco este tipo de conmemoraciones: La Coruña, Vitoria, Zaragoza, Gerona, y un largo etcétera.





Como absolutos y curiosos profanos pudimos visitar los campamentos aliado y francés durante este pasado Bicentenario, instalados según el plano de la organización que mostramos a más abajo, así como la zona que se delimitó para recrear -en dos jornadas- la batalla de Waterloo.


 



LOS CAMPAMENTOS (VIVAQUES)

Los vivaques (Bivouacs en francés), según el diccionario de la R.A.E., son parajes donde las tropas vivaquean. Más generalmente designan un campamento rudimentario para pasar la noche a cielo abierto.
Empezamos el recorrido de los campamentos por el del bando aliado. La verdad es que cuando uno se sumerje en el interior de estos recintos y más en el caso del que nos hallamos, se creería transportado a otra época, si no fuera por el resto de curiosos como nosotros vestidos modernamente, que iban sacando fotos a diestro y siniestro. 


En formación con el Butte du Lion al fondo

Desfile de la caballería inglesa: húsares, dragones ligeros y pesados, etc.

 
Piezas de artillería de pequeño calibre.

Vista panorámica de una parte del campamento aliado.
  
El nivel de fidelidad de uniformes por lo general es alto si uno toma como referencias los grabados y reproduccions de la época, si bien las monturas entiendo que por cuestiones económicas no llegan muchas veces al grado de fidelidad histórica que uno quisiera ver.

Su Excelencia a caballo.
Tropas ligeras y escoceses esperando en segundo plano.

La famosa tapia de la granja de Hougoumont

Un aspecto del campamento con las tiendas alineadas
 
El campamento estaba dividido en varias zonas, según la nacionalidad del bando aliado y el arma al que pertenecían. También habían artesanos comno guarnicioneros y herreros mostrando sus habilidades. En algunos casos, como los ingleses, también habían "guardias" apostados por el camino que discurría por el campamento lo que lo hacía aún más fidedigno si cabe. 


Campamento holandés
 
Placa conmemorativa del barón Pierre François Bauduin,
muerto luchando en Hougoumont

Fachada sur de la Granja de Goumont (Hougoumont) recreada hasta la saciedad
en cuadros y maquetas

Placa conmemorativa de los Coldstream
Guards  en los mismos muros.

Panorámica del lado francés visto a pocas decenas de metros delante de la granja de Hougoumont.


El campamento del bando francés al que accedimos tres una larga caminata desde la granja de Hougoumont, era más pequeño, y no vimos caballería en él, que debía estar ubicada en otro sector del campo. Un punto que me dejó mal sabor de boca fue el no poder ver de cerca ni coraceros ni lanceros ni ninguna caballería francesa en primer plano así que otra vez será.



Desfilando...



Un alto en el camino y algunas fotos.



 

Campamento francés.

Instrucción entre bastidores.
 
Matando el tiempo entre otras ocupaciones.


Modelo de ambulancia expuesto en el campamento.






Con todo, el personal que se dedica a recrear éste período histórico -o el que sea- sacrificando sus dias de vacaciones para cruzar medio mundo en algunos casos cargado con todo el uniforme y las armas (por no decir los caballos o las piezas de artilleria tiene un merito indudable.
No hay distinción de nacionalidad, continente o sexo. Se respira un ambiente donde los figurantes/as se esfuerzan con denuedo por desfilar al paso correcto, que sus monturas vayan al trote sin perder la formación o que las piezas de artilleria estén en las mejores condiciones de funcionamiento posibles.
Supongo que a todo ello contribuye el que este año se haya celebrado el bicentenario de la batalla, con lo que habrá habido sin duda una mayor profusión de visitantes, figurantes más motivados y los medios de comunicación e instituciones más volcados con el evento.