jueves, 25 de enero de 2018

Película. Kolberg (1945), de Veit Harlan.


En nuestra entrada de esta semana volvemos al terreno del séptimo arte con una película controvertida, no tanto por su temática, sino por el contenido propagandístico que llevaba implícito, y por el régimen totalitario que la produjo. Hablamos de Kolberg, rodada en el año 1945 en la Alemania nacionalsocialista, en plena 2ª Guerra Mundial y que trataba del episodio del asedio a la ciudad hanseática de Kolberg en el año 1807, que se convirtió en uno de los símbolos de la resistencia frente a los franceses por la tenacidad de sus defensores que llevó a un cerco y posterior asedio desde finales de febrero hasta principios de julio de 1807.     

En junio de 1943 el ministro nazi Goebbels ordenó a Veit Harlan que hiciera un film de propaganda como Kolberg, en un momento en que el signo de la guerra empezaba a torcerse para los alemanes, con derrotas en varios frentes, por lo que la propaganda del régimen no podía encontrar mejor motivoI para un panorama político y militar  -similar al de 1807- que podía hacerse realidad en poco tiempo. No hubo límite de presupuesto. El film ascendió a unos 8,5 millones de marcos alemanes, lo que equivale a más de $500.000.000, esto mientras se desarrollaba la Segunda Guerra Mundial, casi 8 veces lo que costaba una buena película de la época, según su director. El esfuerzo logístico fue casi inimaginable: se emplearon 6.000 caballos y 187.000 soldados en diferentes momentos, en un momento en que el ejercito soviético ya había cruzado las fronteras de Prusia oriental.

Gran parte del concepto de la película proviene de la obra de teatro de 1865 "Kolberg" del escritor alemán Paul Johann Ludwig von Heyse, que ganó el Premio Nobel de Literatura en 1910. No se mencionó esto, porque Heyse era de origen judío. La historia en sí, se basa en parte en las memorias "Ciudadanos de Kolberg" de Joachim Nettelbeck, que se publicaron en los años 1820-23. La tercera parte que se publicó en 1823 describe el asedio de Kolberg. Hoy, muchos historiadores han demostrado que esta autobiografía contiene muchas leyendas y muchos méritos de Nettelbeck que fueron exagerados mientras que el trabajo del entonces comandante militar Ludwig von Lucadou fue descrito negativamenteII. La muestra es que en los grabados de época, sólo se mostraba como defensores a Gneisenau, Nettelbeck y Schill.

En cuanto al asedio histórico de 1807, Kolberg estaba defendida el 13 de febrero por 66 oficiales y 3.716 hombres, que con el tiempo se incrementarían hasta 6.000. A finales de febrero, tropas italianas empiezan a rodear la plaza. El general francés Loison es encargado del asedio y llega al lugar el 25 de marzo. Posteriormente llega el mariscal Mortier el 5 de abril con más refuerzos y la lucha se endurece. El asedio se prolonga por no tener los sitiadores un tren de sitio pesado, por ocupar zonas pantanosas que pronto derivan en fiebre para los soldados y por las frecuentes salidas de los sitiados. Además los habitantes de Kolberg reciben ayuda y suministros por mar de barcos británicos y suecos, no habiendo ninguna embarcación francesa en el lugar para contrarrestar dicha ayuda. Pero a mitad de mayo llega artillería pesada francesa y los bombardeos de la villa y las fortificaciones se intensifican, así como el agotamiento y la falta de munición por parte prusiana.   


Mapa del asedio de Kolberg.

De jornada en jornada la situación de la ciudad se deteriora y sufre bombardeos por parte de todas las baterías francesas del perímetro. El 1 de julio, a las 3 de la mañana, comienza un bombardeo sistemático que se prolongará durante todo el día y la noche y por la madrugada de día siguiente. A las 16:00 horas de ese mismo día, llega un emisario del rey prusiano con una carta para concertar un alto el fuego y el nombramiento de Gneisenau como teniente coronel.

La película está realizada con corrección germánica, bien ambientada e interpretada en sus principales papeles, y salvo algunas inexactitudes históricas como el desenlace del asedio o el papel de su comandante, su visionado no difiere en mayor medida del de otras películas históricas de la época, salvado el inevitable trasfondo propagandístico que destila prácticamente desde el primer fotograma y que llega a su clímax en el discurso del recién llegado Gneisenau en la plaza de la villa, convertida al efecto en una verdadera plaza de armas prusianaIII.     


LA PELÍCULA

La película comienza con una escena en Wroclaw (actual Breslavia, en Polonia) en la primavera de 1813, donde el rey prusiano Federico Guillermo III se había retirado de una Berlín ocupada entonces por los franceses. El vigoroso oficial August Neidhardt von Gneisenau, mayor general, presiona al rey, que inicialmente es reacio, para hacer un llamamiento al pueblo, que aparece desfilando y cantando a través de las calles de Breslau para apoyar la lucha contra los franceses: "En aquel entonces en Kolberg, surgió la idea para mí, la idea de un ejército popular..." El rey objeta que él, Gneisenau, es considerado el gran "vencedor" de Kolberg, pero las cosas fueron un poco diferentes; como el espectador experimentará en un largo flashback.




La acción se remonta al año 1806. Primero, la abdicación de Francisco II como el último emperador del Sacro Imperio Romano Germánico de la nación alemana, el 6 de agosto de 1806 en Viena. Luego, la acción se dirige a Kolberg, donde se celebran unos alegres festivales populares. En una charla de taberna entre el alcalde de la ciudad, Joachim Nettelbeck, el armador Gollnow y el joven estudiante de música Claus Werner se discute una proclama emitida por el Emperador, y surge la disputa: Nettelbeck es partidario de la resistencia, el armador, orientado a los negocios, renuncia a ella. Posteriormente, Nettelbeck visita al padre de Werner y le informa sobre las derrotas en Jena y Auerstadt, que el comandante de la ciudad mantuvo en secreto debido a las fiestas. Luego la trama se desplaza brevemente hacia Potsdam, donde Napoleón I se pregunta en la tumba de Federico el Grande, si habría estado aquí si hubiera vivido aún el monarca prusiano.

De vuelta en Kolberg, la hija de Werner, Maria, recibe a su hermano Friedrich, que regresa a casa desde Auerstadt, y le pide a su padre alojamiento para el herido teniente Ferdinand von Schill. En la Comandancia, mientras tanto, hay un altercado entre Nettelbeck y el Coronel Ludwig Moritz von Lucadou, que se niega a dar información sobre la cantidad y el tipo de almacenamiento de los suministros de invierno: "Estoy aquí por orden de mi rey. ¡Pero eso no significa que cocine su sopa de repollo para los ciudadanos!"- También en la población corren rumores que Lucadou es un militar incompetente e ignorante. Schill, recorriendo las murallas de la ciudad con María (con la que comienza a flirtear), se entera que muchos de los cañones de las murallas son inservibles.




De inmediato, Schill se dedica a reclutar y entrenar a voluntarios; demuestra a Lucadou nuevamente que el rey le autorizó a hacerlo, ante las protestas del primero. Al comentario despectivo del Lucadou sobre por qué no actúa donde está la guerra, le replica Schill: "Creo que la guerra nos llegará pronto". No necesitamos correr detrás de ella." En el Consejo de la ciudad, Nettelbeck lee una carta del gobernador general de Pomerania: los franceses no quieren un asedio, sino una entrega pacífica de las fortificaciones y de los alcaldes de las ciudades que presten juramento a Napoleón en Stettin. Surge de inmediato una discusión -particularmente violenta- entre Nettelbeck y Gollnow- que se ve interrumpida por la llegada de un emisario de los franceses esperando la respuesta, a lo que el alcalde le contesta: "... Los ciudadanos libres de la antigua ciudad hanseática de Kolberg prefieren ser enterrados bajo las ruinas de sus murallas antes que romper su juramento al Rey y al Señor!". Cuando se entera, Napoleón, enojado, le da a uno de sus oficiales la orden inequívoca de rendir Kolberg o arrasar la ciudad hasta sus cimientos.




Con el nuevo año 1807, la gente de Kolberg está moviendo unos cañones proporcionados por los suecos para la defensa, lo que una vez más ha enojado a Lucadou. Y como a Nettelbeck también se le acaba la paciencia, éste saca imprudentemente su sable contra el comandante, por lo cual es arrestado y sentenciado a muerte por Lucadou. Pero debido a la llegada de las tropas francesa, por un lado, y las presiones del Consejo de la ciudad, se consigue que Nettelbeck sea indultado. Mientras tanto, en la granja de Werner, Schill, ya ascendido a capitán, propone destruir la propiedad, porque ofrece a los atacantes demasiadas ventajas y protección. A los pocos dias, los franceses ocupan la granja y el granjero se enfrenta a sus captores; en ese instante, Schill, con un pequeño destacamento, ataca la granja y lo rescata, pero el granjero incendiará el mismo su casa, lo que provoca el horror de María y que no pueda impedir que su padre muera en el incendio. María es enviada por Nettelbeck a Konigsberg con una carta secreta para el rey; María logra eludir el cerco de los franceses y puede entrevistarse con la reina Luisa, que muestra una gran gratitud por el coraje de los ciudadanos de Kolberg. En la carta se pedía el reemplazo de Lucadou. Más tarde, como nuevo comandante, llega a la ciudad hanseática un joven Gneisenau. Sin embargo, el primer encuentro con Nettelbeck es tirante, ya que Lucadou había informado a su sucesor sobre las acciones arbitrarias del alcalde. Después de una larga reunión, los dos acuerdan cooperar en interés de la causa.




Poco tiempo después, Gneisenau realiza un primer ataque contra los sitiadores. Logra algunos pequeños éxitos parciales, incluyendo la inundación de los suburbios del sur de la villa, que supervisa Nettelbeck. Pero después de la caída de Dantzig, un gran número de fuerzas francesas se suman al asedio de Kolberg. Von Gneisenau piensa brevemente en la rendición, pero Nettelbeck le vuelve a suplicar: "Todavía tenemos que disparar nuestra última bala, comandante. (...) Le ordenaron acudir a Kolberg, pero nosotros ... crecimos aquí. Conocemos cada piedra, cada rincón, cada casa. No vamos a abandonar nuestra ciudad aunque tengamos que excavar en su suelo con nuestras uñas. No lo permitiremos".





Aunque las conversaciones de paz continúan en Tilsit, el comandante francés, impulsado por la promesa de Napoleón de otorgarle un título nobiliario al conquistador de Kolberg, ordena qu la ciudad se asalte desde el lado sur inundado; las altas pérdidas enfurecen a otros oficiales de su estado mayor; de repente, con el fuego de cañón interrumpido por un general de artillería francés, Kolberg, aunque esté muy destruida, se salva.





Al final, Nettelbeck consuela a su ahijada María, que perdió todo durante el conflicto, incluido el amado Capitán von Schill, que había viajado a Stralsund por mar para obtener ayuda. Es el final del flashback. En las últimas escenas nuevamente en Wroclaw, Gneisenau fuerza a su rey: "Y cuando hoy en 1813, seis años después, el ciudadano se levanta nuevamente, la gente se levanta, Su Majestad, está inspirada por esa fuerza misteriosa y por el ejemplo que los ciudadanos de Kolberg una vez le dieron. Ellos buscan ser como aquellos ciudadanos, quieren finalmente sacudirse sus grilletes. La gente se está preparando para la próxima Batalla de las Naciones, Su Majestad. ¡La tormenta está amainando!". Como al principio del film, miles de personas desfilan y cantan marcialmente por las calles de Wroclaw: "La gente se está levantando..."






REPARTO

- Heinrich George ..................... Joachim Nettelbeck
- Kristina Söderbaum ............... María Werner
- Horst Caspar .......................... Gneisenau
- Gustav Diesl ........................... Schill
- Paul Wegener ......................... von Lucadou
- Otto Wernicke ........................ granjero Werner
- Charles Schauten.................... Emperador Napoleón




- - - - - o - - - - - 

(I) - "Hitler as well as Goebbels must have been convinced that the distribution of a film like this would be more useful than a military victory. They must have been hoping for a miracle. And what better to perform a miracle than this ‘dream factory’ that is the cinema?" (Harlan cited Taylor 1998 p 197).3

(II) - Lucadou era comandante de la fortaleza de Kolberg desde 1804 y en el momento del asedio tenia 65 años. Había sido soldado con Federico el Grande y el monarca le había recompensado por su valentía. En las memorias de Nettelbeck fue interpretado falsamente como un cobarde y perdedor, cuando en realidad se opuso a la rendición a los franceses. Éste estaba enfrentado a Lucadou, que hablaba con acento francés y no entendía el dialecto bajo alemán de los habitantes de Kolberg. Insatisfechos con su liderazgo, conspiraron contra él, hasta que el rey envió a Gneisenau el 29 de abril, no sólo para tomar el mando sino para informar de la actitud de Lucadou. Éste pasó todo el asedio en la ciudad y por los informes del nuevo comandante, fue ascendido a mayor general.

(III) - "¡Ciudadanos de Kolberg! ¡Prusianos! ¡Alemanes!: Un gran destino pende sobre nuestra ciudad y sobre nuestra infortunada nación. Más fuerte que el destino es el coraje que lleva consigo. Si vosotros no hubierais desafiado al enemigo, yo no estaría aquí. Ningún amor es más sagrado que el amor por el propio país. Ninguna dicha es más dulce que la de la libertad. Conocéis nuestro destino si no ganamos esta batalla. Independientemente del sacrificio que cada individuo debe hacer, lo que importa es la sagrada creencia por la que lucharemos y ganaremos, a no ser que queramos dejar de ser prusianos y alemanes. Ciudadanos y soldados, desde sirvientes a generales, no queráis ser menos que vuestros padres. Tenéis su ejemplo. Ahora forjemos otro. ¡ La mejor defensa es el ataque!."


_________________________________________________________________________________

Fuentes:

1) - https://www.youtube.com/watch?v=wgJSGDfQ8qs
2) - https://de.wikipedia.org/wiki/Kolberg_(Film)
3) - http://blogs.warwick.ac.uk/michaelwalford/entry/_kolberg_a/
4) - https://de.wikipedia.org/wiki/Ludwig_Moritz_von_Lucadou
5) - http://twierdzakolobrzeg.pl/twierdza/postaci-historyczne/244-ludwik-moritz-von-lucadou
6) - "Les sièges. 1807" - Revue Gloire & Empire, núm, 25, Juillet-Août, 2009

Imágenes:

a) - http://www.imdb.com/title/tt0036989/mediaviewer/rm2782469888
b) - https://images-na.ssl-images-amazon.com/images/I/71O0nr3IptL._SY445_.jpg
c) - https://i.pinimg.com/originals/a5/54/a6/a554a6638a205032807c67caf80f6372.jpg
d) - https://www.youtube.com/watch?v=wgJSGDfQ8qs

sábado, 20 de enero de 2018

Los fusiles de cazadores y las tácticas de la infantería ligera en 1794-1815 (y II)


La página húngara (www.capandball.eu) se dedica a mostrar e informar del armamento ligero de varias épocas, entre ellas el de la época napoleónica. El 5 de abril de 2015 publicó en la página de Youtube un interesante reportaje sobre el armamento y equipación de las unidades ligeras húngaras y austriacas que formaban parte del ejército del Emperador Francisco durante las guerras napoleónicas, del cual os traemos hoy la segunda y última parte.

Aparte de la más que didáctica explicación, el reportaje nos muestra la equipación, uniformes y armamento que utilizaban las unidades ligeras de escaramuzadores de la época, con especial mención a las unidades del ejército austriaco, así como diferentes prácticas de carga y disparo con el armamento de la época en diversas posiciones, por lo que lo encuentro de especial de interés por cuanto no es habitual tener información de las unidades del este de Europa, y sobretodo para comprender el modo en que luchaban los soldados de aquellas unidades ligeras.


EQUIPACIÓN Y ARMAMENTO DE LA INFANTERIA LIGERA


En 1815 el Emperador Francisco estableció otra recomendación individual para tiralleurs y tropas de cazadores. El equipo de estas tropas era completamente diferente del que tenía la infantería regular. Tales principios modernos se usaron en el diseño de estas piezas que también pudieron soportar los estándares de principios del siglo XX. 

La primera diferencia importante era el color del uniforme que era gris (con un tono ligeramente azulado) en el ejército de los Habsburgo; los franceses usaban el color azul mientras que los británicos tenían el verde para este propósito. Para la infantería ligera era extremadamente importante mantenerse a cubierto y usar el camuflaje proporcionado por el terreno. 
La rigidez del uniforme también cambió mucho en la primera mitad del siglo XIX. En lugar de utilizar abrigos y pantalones ajustados para los soldados, las prendas se volvieron más y más importantes para poder permitir un movimiento rápido al soldado. Un buen ejemplo son los pantalones de los jaegers de la revolución húngara de 1848. Hay grandes diferencias en todos los demás equipos, y lo que les presento ahora son de la época de guerra francesa, excepto por el abrigo que data de la época de la Revolución Húngara.

Los jaegers recibieron equipos especiales para ayudar en sus tareas especiales. La parte más importante de la equipación era un rifle corto o Jaeger Schutzen. El rifle que veis aquí es una pieza original que comenzó su vida como rifle con llave de chispa se transformó en una llave de cubo y luego en una de percusión, en el año 1848. El cañón fue estriado y el calibre de la bala es más pequeño. Mientras que el mosquete de ánima lisa solo era efectivo hasta 50-100 metros contra el soldado individual, un 
jaeger veterano era capaz de alcanzar un objetivo del tamaño de un hombre a una distancia de 250-300 metros con este rifle. El cañón estaba equipado con la hoja posterior y la parte frontal ajustable horizontalmente.




Este rifle estaba equipado con una bayoneta especial. Esta espada-bayoneta era más larga que las bayonetas de los mosquetes de infantería, que guardaban las tradiciones de las tradicionales espadas germánicas de caza. También podían usarse separadas del rifle para la propia defensa. Acoplarla al rifle daría un efectivo brazo de combate cuerpo a cuerpo contra la caballería o infantería enemiga. Hacer el rifle más largo era asimismo importante para combatir a los soldados montados enemigos y, por otro lado, si el rifle del jaeger estaba en formaciones en línea, los rifles estarían en la tercera fila. En este caso, el rifle tenía que ser lo suficientemente largo con la bayoneta acoplada para guiar el cañón a través de los soldados propios para evitar impactar accidentalmente al hombre de la primera fila.

Medidor de pólvora
La bolsa de cartuchos o cartuchera también era diferente del de la infantería de línea, era más grande y todas las partes estaban pintadas de negro. El color también era importante en este caso. La baqueta estaba unida a la cartuchera por una la banda de cuero. Los fusiles de jaegers austriacos no tenían un canal para la baqueta en el cañón. El jaeger también tenía una pequeño medidor de pólvora (izquierda) que podía usarse para llenar los cartuchos o para verter la carga de pre-medición en el orificio después de que se quedara sin cartuchos. El jaeger tenía 60 cartuchos en la cartuchera y pólvora suelta en el cuerno para otros 20-30 disparos.


El cuerno de batalla de pólvora que contenía la pólvora de reserva también se usaba para cebar la cazoleta. El jaeger no iniciaba el proceso de carga con el cebado de la cazoleta, pero este era el último paso. Era importante para mantener toda la pólvora 
en el cartucho para la carga principal para mantener la precisión. La cartuchera tenía diferentes compartimentos para diferentes componentes de la carga: tenía un bolsillo para las balas y también tenía un compartimento para los pedernales de repuesto. También el martillo Hooden estaba unido al lado izquierdo de la bolsa. Este era utilizado para introducir la bola con el parche en la boca del cañón. Otra pieza importante en el equipo individual del soldado era la mochila. Contenía todo el equipo personal del jaeger como prendas de repuesto, ropa interior, útiles de limpieza personal y herramientas para poder limpiar el rifle. También tenía una cubierta de piel para el frío clima  y un plato o escudilla para comer.







PROCESO DE FUNDIDO PARA CONFECCIONAR BALAS

Las herramientas para hacer balas también eran partes importantes del equipo individual. Cada soldado tenía su propio molde y una herramienta para cortar los parches. A cada soldado se le procuraba un acopio de varias piezas de plomo para que pudiera fundir y moldear sus propias balas. 


a) Juego de útiles para moldear las balas: cazo o cuchara, turquesa y el metal de apoyo protección; b) Se colocan las piezas de plomo en el cazo; c) Se coloca en una hoguera o fuego para que se derrita el metal; d) El metal ya prácticamente derretido; e) Se vierte el metal derretido en la turquesa que lleva el molde redondo de la bala; f) La bala endurecida con restos de metal adheridos; g) Con la misma turquesa se recortan las impurezas; h) La bala resultante.


El proyectil era solo unas décimas de milímetro más pequeño que el ánima del rifle e incluso ese espacio tan pequeño se rellenaba con un parche ceñido a la bala. El parche creaba la necesaria interacción entre la bala y el rayado del tubo del cañón.



PROCESO DE CARGA Y DISPARO

Entonces, señoras y señores, creo que estoy listo para hacer "un poco de humo" con este rifle, pero debo decirles rápidamente que el orificio de este hermoso Jaeger Schutzen no está en condiciones de disparar. Está un poco corroído en el área posterior, así que usaré un rifle diferente que tiene el mismo calibre de 13.9 milímetros. Este es mi rifle de chispa Pedersen  jaeger que se adapta bien a la época napoleónica. Los rifles de llave de chispa también se usaron durante la revolución húngara, por lo que también se ajusta a mi uniforme. 




También hay algunas diferencias: en primer lugar, tiene la baqueta en el canal del cuerpo del rifle que no era el caso con respecto a los Jaegers austriacos. También tiene un sistema de disparo de gatillo que los rifles austriacos no tenían, por lo que no usaré el gatillo y la baqueta para simular el método de carga original de la época napoleónica. Aumentar la velocidad de disparo de los rifles era importante ya que las tropas ligeras también se usaban en formaciones cerradas.


TUBO DE CARGA DE LATÓN 
Para acelerar el proceso de carga, primero se facilitó un tubo de carga de latón a los GrenzersI y luego a los Jaegers en la década de 1760. La bola redonda reparcheada se insertaba en el compartimento más pequeño del cubo y la otra tenía los 4.8 gramos de carga de pólvora fina. Este método de carga todavía estaba en uso en los primeros años de las guerras francesas, pero luego fue eliminado debido a que eran fáciles de perder y demasiado pesados ​​para poder guardar una gran cantidad en la cartuchera. Más tarde fueron reemplazados por cartuchos de papel.







Con este método, era posible cargar el rifle en 30 segundos, pero el jaeger aún necesitaba un tiempo adicional para apuntar con precisión. No olvidemos que la ciencia de disparar con precisión era tan importante en los manuales como aprender el procedimiento de carga adecuado. Los jaeger recibían 2.030 cartuchos anualmente, incluso en tiempos de guerra, para practicar el tiro al blanco, que no parece demasiado para los tiradores de hoy, pero era excepcionalmente alto en comparación con otros ejércitos de aquellos tiempos. El equipo de Schutzen Jaeger es muy cómodo. Todas los útiles necesarios estaban situados muy a mano para reducir el tiempo de carga. Los soldados empleados en escaramuzas eran libres de decidir a qué objetivo dispararían. También podían usar toda la protección que ofrecía el terreno.



CARGA CON CARTUCHOS DE PAPEL
Los tubos de carga de latón desaparecieron de las cartucheras alrededor del año 1805 para reemplazarlos todos los Jaegers recibieron medidas de pólvora para realizar las cargas con precisión. Los cartuchos de papel de Jaeger Schutzen eran diferentes de los cartuchos de infantería estándar. Solo contenía la pólvora. La bola de plomo tenía que insertarse en la boca del cañón por separado. Un hábil método para acelerar el proceso de carga era colocar los parches triangulares en la cinta del sombrero del jaeger.







La carga de pólvora del rifle era aproximadamente la mitad de la carga del mosquete de ánima lisa pero era suficiente para una bala más ligera. La velocidad de salida del proyectil de la boca del cañón era alrededor de 380-400 metros por segundo al mismo nivel que el mosquete de infantería. Cargar el rifle con cartuchos de papel era un poco más lento que con los tubos de bronce. Si el Jaeger tenía tiempo suficiente para apuntar correctamente, la secuencia completa duraba alrededor de unos 50 segundos.



CARGA CON MEDIDA DE PÓLVORA
Si el jaeger se quedaba sin cartuchos de papel o decidía disparar a una distancia mayor, también podía usar la medida de pólvora. Tuvo que marcar las cargas necesarias para diferentes distancias en el medidor. Usar la medida no aceleraba la carga, incluso podría ralentizar el proceso si el jaeger no estaba equipado con un matraz con válvula de resorte. La velocidad del proceso entero tenía un efecto negativo en la precisión: con más de 40-50 segundos de velocidad de disparo, la proporción comienza a aumentar significativamente. Mi carga para el Pedersen Jeager fue de 4.8 gramos de pólvora F suiza, una bala redonda 5.3.5 y el parche de 0.31 milímetros. Mi lazo era una mezcla de sebo y cera de abejas.


Durante las guerras francesas, a la primera fila de la línea no se le permitía arrodillarse para disparar el mosquete, pero los soldados de infantería ligera tuvieron que aprender a cargar y disparar el rifle en esta posición, por lo que ofrecían un objetivo más pequeño al enemigo. 
Los soldados de línea en escaramuza debían usar la protección ofrecida por el terreno, por lo que también tenían que aprender a cargar y disparar el rifle en posición de decúbito prono.





Durante la pequeña prueba histórica, encontré que el equipo de la jaeger es fácil de usar, práctico y bien diseñado. El rifle en sí era capaz de una precisión excelente a 100 metros. En mi opinión, los soldados de los Jaegers austríacos de la segunda mitad de las guerras francesas tenían mejor equipo y mejor entrenamiento que las tropas ligeras del ejército francés.

¿Y cómo era de preciso mi rifle Jaeger a 100 metros? Bueno, ninguno de mis disparos falló el objetivo, incluso los disparos efectuados con rapidez sobre un área mucho más pequeña que el tamaño de la parte superior del cuerpo y los disparos donde me di más tiempo para apuntar con precisión todos resultaron nueves o dieces.









- - - - - o - - - - -

(I) Los Grenzers fueron los sucesores de las tropas irregulares de Panduros, que también fueron creados como milicia por los Habsburgo en el siglo XVIII para defender la frontera con los otomanos y también como escaramuzadores en la Guerra de los Siete Años. Sin embargo, en el momento de las Guerras Napoleónicas, las tropas de frontera se formaron en regimientos de infantería de línea más regulares, pero fueron considerados por los generales austriacos como una mezcla entre la infantería de línea y la ligera. Recibieron entrenamiento en puntería, escaramuzas y los rudimentos de las tácticas lineales. Al comienzo de la guerra, los 18 regimientos de infantería de Grenzers formaron alrededor de una cuarta parte del ejército de los Habsburgo.


_________________________________________________________________________________

Fuentes:

1) - https://www.youtube.com/watch?v=wrhRT9yx4YE
2) - 
http://napoleonistyka.atspace.com/Austrian_infantry.htm#_jagers
3) - https://en.wikipedia.org/wiki/Grenz_infantry

viernes, 12 de enero de 2018

Los fusiles de cazadores y las tácticas de la infantería ligera en 1794-1815 (I)


La página húngara (www.capandball.eu) se dedica a mostrar e informar del armamento ligero de varias épocas, entre ellas el de la época napoleónica. El 5 de abril de 2015 publicó en la página de Youtube un interesante reportaje sobre el armamento y equipación de las unidades ligeras húngaras y austriacas que formaban parte del ejército del Emperador Francisco durante las guerras napoleónicas. Aparte de la más que didáctica explicación, el reportaje nos muestra las tácticas que utilizaban las unidades ligeras de escaramuzadores de la época, con especial mención a las unidades del ejército austriaco, así como diferentes prácticas de carga y disparo con el armamento de la época en diversas posiciones, por lo que lo encuentro de especial de interés por cuanto no es habitual tener información de las unidades del este de Europa, y sobretodo para comprender el modo en que luchaban los soldados de aquellas unidades ligeras y sus diferentes tácticas en el campo de batalla.   







LAS TACTICAS DE LA INFANTERIA LIGERA

"Muchas cosas cambiaron en general en el arte de la guerra y en las tácticas originadas durante las Guerras Revolucionarias Francesas. Los elementos de las nuevas tácticas existían antes de la Revolución Francesa, pero se organizaron en un nuevo sistema durante las Guerras Francesas.

Uno de los principales elementos de estos cambios fue la creciente importancia de la precisión del fuego de la infantería en comparación con la velocidad y la densidad de disparo. Para este propósito, la infantería necesitaba un entrenamiento especial, armas especiales y tácticas especiales para que la velocidad del disparo perdiera algo de su importancia mientras que la precisión se volvía un factor cada vez más importante para la infantería. En la época de la Guerra de los Siete Años, los ejércitos antagonistas usaban mosquetes de chispa de ánima lisa con fogonesI autocebados, que disparaban entre 4-6 disparos por minuto. Esta tasa de fuego parece muy rápida en comparación con los 3 disparos por minuto en los tiempos de Napoleón. Una razón para este cambio fue que los mosquetes autocebados eran muy imprecisos debido a que tenían un gran fogón (u oído) donde una cantidad indeterminada de gas a presión dejaba el ánima y si la presión del gas no era constante, la precisión del mosquete se resentía también. Para aumentar la velocidad de carga, las balas también tenían un tamaño mucho más reducido. 





En el último tercio del siglo XVIII, los ejércitos europeos aplicaron importantes reformas: primero el ejército francés en 1777 y luego el ejército austriaco en 1798 regresó al tradicional fogón cónico; a partir de este momento se volvió obligatorio volver a cebar la cazoleta después que el soldado abriera el cartucho de papel; también el espacio de margen entre la bala y el diámetro del ánima se redujo, haciendo que el mosquete fuera un poco más preciso. El encaje aún no estaba demasiado apretado para facilitar la carga y nunca estuvo cerca del encaje con la bola mejor redondeada de los rifles, pero era necesaria una mayor precisión para que las tropas ligeras combatieran en orden abierto.

Después de abrir el cartucho, el soldado cebaba la cazoleta y vertía la pólvora restante en el orificio. La bala se colocaba en la boca del cañón con la envoltura de papel y con la baqueta se golpeaba la pólvora firmemente. Un soldado bien entrenado podía disparar un tiro cada 20 segundos con este método: el procedimiento del proceso era una parte importante de la práctica en el manual de 1806 y el tiro al blanco se convirtió en un factor importante. Desde el año de 1805, en que por orden del Archiduque Carlos se repartían cinco cartuchos a cada soldado para la práctica de tiro.


El proceso descrito en el párrafo anterior. No se ha visualizado el paso intermedio de comprimir la pólvora con la baqueta antes de disparar. 


El cartucho contenía de 8 a 10 gramos de pólvora de mosquete, un fieltro húmedo y la bala de mosquete de 24 gramos; el diámetro de la bola era de 1.8 milímetros más pequeño que el diámetro interior, por lo que se seguía garantizando la precisión de disparo. El alcance efectivo para alcanzar un objetivo del tamaño de un hombre no era más de 50-100 metros pero, por supuesto, el cometido del soldado de infantería de línea regular no era golpear a un único soldado enemigo, sino golpear el total del frente de la formación cerrada del enemigo. Los factores técnicos y humanos limitaron las capacidades del mosquete de ánima lisa. Los héroes de los disparos precisos fueron los soldados de la infantería ligera, ya que, como mi diana muestra, era realmente un desafío impactar en un soldado enemigo desde cien metros.




Antes de las guerras de la Revolución Francesa, la infantería generalmente formaba en líneas profundas de 3-4 hombres: esta línea era larga y delgada y se extendía por todo el campo de batalla. Estas finas líneas se movían una hacia la otra a diferentes velocidades hasta que la lucha se terminaba en combates cuerpo a cuerpo con la carga de la bayoneta. Los soldados tenían que seguir las órdenes de los oficiales con valentía sin pensar. Las tácticas de infantería se fundaban en la disciplina y el estricto entrenamiento. El entrenamiento de la infantería para las tácticas en línea era lento y duro, mientras que las líneas en sí mismas eran cualquier cosa menos flexibles e incómodas de instruir. En las primeros filas estaba el soldado más alto, en el medio el más pequeño, y en la tercera fila el soldado con más experiencia.





En la segunda mitad de las Guerras Napoleónicas, el batallón de infantería usualmente tenía seis compañías, alrededor de 1000 hombres. Las descargas más efectivas podían ser disparadas con unas formaciones de un tamaño en línea en profundidad de tres hombres. Tanto en el ejército francés como en el austriaco, las salvas eran disparadas por las dos primeras filas, mientras que la tercera fila era la reserva que mantenía los mosquetes cargados para los casos necesarios. Se necesitaba mucha disciplina y mucho tiempo para entrenar para poder usar tácticas en línea. Factores importantes como un ejército recién levantado, casi un millón de hombres que el ejército francés tenía en 1793-94: para los soldados franceses llenos de orgullo nacional era mucho mejor elegir una formación más densaII: era práctico ubicar a las compañías en pares o en divisiones una detrás de la otra. Estas columnas eran más profundas tenían un mejor poder de penetración y eran más fáciles de conducir. Pero el número de mosquetes capaces de disparar contra el enemigo era solo 1/3 del batallón en línea.




Por lo tanto, había una gran necesidad de tropas ligeras que pudieran proteger los flancos de la columna para igualar las diferencias de potencia de fuego en el campo de batalla. Las líneas de escaramuzadores molestaban a la artillería enemiga o incluso a través de su fuego salvando a la vulnerable columna cercana.

Las tropas ligeras que luchaban en formación abierta preparaban la situación para el ataque de líneas o columnas de líneas cerradas. El método más habitual de usar tropas ligeras era formar una línea de escaramuzadores. Esto se podía hacer utilizando tropas ligeras especializadas como los Jaegers austriacos o los Voltigeurs franceses, pero la línea de escaramuzas también podía formarse a partir de la tercera fila de la infantería de línea.

Si las figuras se usaban como escaramuzadores, se formaban enlaces de tres soldados armados con rifles. Un tercio de la compañía eran los Schutzen y Jaegers, los otros 2/3 estaban equipados con carabinas de cazadores de ánima lisa. Representaban las reservas para la línea de escaramuzadores si eran atacados directamente.

Si la compañía luchaba en formación en línea, las primeras filas se formaban a partir de soldados armados de mosquete de ánima lisa y la tercera que usaba carabinas de cazadores. La línea de escaramuzadores se formaba a 200-300 pasos (150-220 m) por delante de la formación cerrada de la infantería de línea; detrás de ellos estaban sus reservas y luego la columna de infantería de línea de tres hombres en línea profunda.






Las tácticas de la infantería ligera necesitaban un entrenamiento especial y de habilidades especiales por parte del soldado. Los teóricos militares contemporáneos estuvieron de acuerdo en aquellos tiempos en que solo esos soldados serían buenos para las tropas ligeras o que pasaran la instrucción también de la infantería de línea. El buen soldado de infantería ligera debía tener inteligencia, debía ser capaz de actuar por su cuenta tantas veces como se separara de las formaciones cercanas. Necesitaba también una superior inteligencia para comprender los principios básicos de la precisión del tiro de larga distancia. Aprender a disparar con precisión no era una tarea fácil para todos los soldados: por esta razón, los soldados de infantería ligera eran seleccionados entre las mejores tropas de línea regulares, tal como se hacía con los granaderos y los voltigeurs del ejército francés. El más alto y más fuerte era para los granaderos; el más bajo para los voltigeurs. La otra posibilidad era readaptar a los soldados que ya usaban el fusil con precisión. Tales ejemplos fueron los cazadores civiles o los miembros de las milicias de las grandes ciudades. Estos dos últimos grupos ya estaban formando varios "Freikorps"III y batallones de francotiradores en esos tiempos.

Un Haidjuck con su armamento
El origen del uso de tropas ligeras y varios "Freikorps" se puede encontrar en Hungría y Europa del Este. Eran excelentes para el reconocimiento, para luchar en una pequeña guerrilla en territorio enemigo, para agotar los recursos del ejército enemigo y atraer su atención y sus tropas de las batallas campales. La lucha en guerrillas, en efecto, fue una cuestión importante en el último tercio del siglo XVIII y se hizo cada vez más importante durante las guerras francesas. La Revolución Americana también mostró el poderoso ejemplo de cuán efectivos podían ser los "Freikorps" y las milicias si encontraban el método de lucha que se adaptara a sus posibilidades.

Por supuesto, el origen de Europa del Este es el más antiguo con soldados como los Haidjucks o los PandurosIV del sur de Hungría. El origen europeo occidental de estas tropas se remonta a los "Freikorps" de los Estados germánicos. Estas tropas de francotiradores de autodefensa fueron recreadas a partir de varias milicias de la ciudad y de cazadores profesionales. Personas que dominaban el uso del rifle y que incluso podían llevar sus propios rifles a la guerra. Estos batallones solían levantarse solo durante los tiempos de guerra, pero combatían con una gran actividad con sus disparos de precisión. Cuando se utilizaron en escaramuzas, su tarea era luchar contra los hostigadores enemigos, tambores enemigos, oficiales comisionados y cornetas, pero su tarea más importante era preparar la situación para el ataque de las formaciones cerradas, como la columna o línea de infantería.



Unidades de voluntarios alemanes o Freikorps

Estos escaramuzadores actuaban en tres grupos principales o pares, por lo que ofrecían un objetivo mucho más pequeño para ser alcanzados por la artillería enemiga o las salvas de mosquete. Las tropas de Jaegers del Emperador austriaco mostraron un gran desarrollo durante las guerras francesas en 1798. Unos 15 batallones ligeros individuales fueron levantados sobre la base de varios "Freikorps": esto fueron organizado en tres regimientos en 1801 pero la cantidad de tropas ligeras no era suficiente. En 1808 el Archiduque Carlos disolvió este regimiento y usó las divisiones para formar batallones individuales de "Feldjäger"V. La mayoría de estos batallones ya estaban activos en 1808, pero muchos de ellos se formaron incluso hasta 1813".






Seguirá en la 2ª parte...

- - - - - o - - - - -


(I) Un fogón, también llamado oído, es un pequeño orificio cerca de la parte posterior (recámara) de un cañón o un mosquete de avancarga, es decir, la parte donde se produce la combustión de la carga de pólvora, en el extremo opuesto a la boca del cañón desde el cual el proyectil se dispara.

(II) Otro argumento de peso es que no había tiempo material en ese momento en Francia para instruir a tales cantidades de reclutas a que estuvieran mínimamente preparados para disparar salvas con un fuego sincronizado en largas formaciones de línea.

(III) Freikorps (del alemán "cuerpos libres" o "cuerpos francos") fue la designación aplicada originalmente a los ejércitos de voluntarios formados en pequeños Estados alemanes entre los siglos XVII y XVIII.

(IV) A mediados del siglo XVIII y en el reinado de María Teresa de Austria, los panduros servían tanto en el ejército austriaco como en el turco como gente de a pie. Sus armas eran el fusil, dos pistolas, sable y puñal. Al principio, fueron una tropa irregular o especie de guerrilleros, notables por su valor y su ferocidad; pero domados poco a poco se llegó a formar con ellos una excelente caballería ligera. El nombre lo han tomado de Pandur, pueblo al sur de Hungría.

(V) El término Feldjäger, literalmente significa cazadores o Jaegers de campo.

_________________________________________________________________________________

Fuentes:

1) - https://www.youtube.com/watch?v=wrhRT9yx4YE
2) - https://es.wikipedia.org/wiki/Freikorps
3) - https://es.wikipedia.org/wiki/Panduro_(militar)
4) - http://www.napoleon-series.org/military/organization/Austria/ArmyStudy/c_ AustrianArmyJagers.html
5) - https://en.wikipedia.org/wiki/Touch_hole

Imágenes:

1) - https://www.youtube.com/watch?v=wrhRT9yx4YE

viernes, 5 de enero de 2018

El Castillo de Hostalrich

1. Portal de carros.
El Castillo de Hostalrich está construido encima de una colina basáltica y documentado desde el siglo XII. Era el punto concéntrico de un término feudal que se extendía por Hostalrich y Fogars.

Su situación estratégica de control sobre el camino Real que va de Barcelona a Gerona y el hecho de que Hostalrich se convirtiera en la capital administrativa del vizcondado de Cabrera, comportó que el castillo fuera escenario de numerosos hechos bélicos: el año 1285 con motivo de la guerra contra Felipe El Ardite de Francia, los años 1462-1472 durante la guerra civil catalana, a mediados del siglo XVII con motivo de la guerra de los Segadores y, sobretodo, durante la invasión francesa de 1695, mandada por el Duque de Noailles que provocó la práctica desaparición de la fortificación. 

El diseño original de la fortificación moderna de Hostalrich es obra de Francisco de Santa Cruz, ingeniero militar del Archiduque Carlos y las primeras obras de fortificación permanentes tuvieron lugar durante 1712 y 1713 con motivo de la Guerra de Sucesión. Posteriormente, en 1716 seguirían los trabajos con la presencia del general de ingenieros de Felipe V, Próspero de Verboom, pero las principales obras para dejar en condiciones de uso la fortificación fueron entre 1794 y 1795, en el transcurso de la Guerra de la Convención, acabando las mismas con el aspecto con que nos ha llegado hasta nuestros días. El castillo se convirtió en un punto de resistencia contra el ejército napoleónico durante la Guerra de Independencia.

El 7 de noviembre de 1809, las tropas napoleónicas entraron en Hostalrich con el objetivo de tomar la ciudad ya que se encontraba en el único paso natural entre Gerona y Barcelona. Una vez arrasado el pueblo, el castillo se convirtió en su principal objetivo. A principios de 1810 el castillo y la población fueron bloqueados, pero no es hasta el mes de mayo que los combatientes italianos del ejército francés pudieron tomar posesión del castillo. El asedio de Hostalrich había durado cuatro meses, pero finalmente las tropas imperiales ya controlaban las principales plazas fuertes entre Barcelona y la frontera francesa. El ejército francés no evacuó la fortaleza hasta el mes de junio de 1814, dos meses después de la firma de la paz y un mes después de la evacuación de Gerona.(2)

En 1929 la guarnición militar del castillo se traslada y Hostalrich deja de ser una zona de interés militar. En 1963 el castillo, juntamente con las murallas y torres de la villa son declarados Monumento Histórico Nacional.   


Vista aérea del recinto del castillo con Google Earth. 



EL PERÍMETRO DEFENSIVO

El castillo -bastante bien conservado- consta de un cuerpo principal enfrentado a un patio de armas y defendido por un elaborado sistema de cuatro baluartes (San Francisco, Santa Bárbara, Santa Tecla y Diente de Sierra), una torre exenta (Torre del Reloj), fosos, aspilleras y garitas de vigilancia. Tiene cinco accesos (la puerta principal, el portal de carros, la segunda puerta, el portal de los Socorros, y el acceso fortificado desde la villa), además de una entrada subterránea, dos polvorines y cisternas de más de 1.000 litros de capacidad. 


2. Vista lateral derecha del Portal de Carros


3. Vista del revellín a la izquierda.


4. Baluarte mayor o de San Francisco de Paula.

5. Interior del Baluarte

6. Puerta principal del caballero*

7. Paso cubierto al interior del castillo.

8. Vista de la villa de Hostalrich desde el castillo

9. Entrada al Portal de los Socorros.

10. Parte de la muralla



Posición de las fotografías numeradas de la entrada



EL INTERIOR DEL RECINTO



11. Salida del paso cubierto y Torre del Reloj a la izquierda.

12. Camino de acceso al Patio de armas.

13. Patio de armas

14. Escudo nobiliario época actual.

15. Vista del Patio de armas desde el otro extremo


1. Entrada subterránea; 2. Portal de carros; 3. Revellín de la Media Luna; 4. Cuerpo de Guardia; 5. Baluarte de Santa Tecla; 6. Baluarte de Santa Bárbara; 7. Polvorín principal; 8. Baluarte de Diente de Sierra; 9. Polvorín de mechas; 10. Galería cubierta; 11. Puerta principal; 12. Patio de armas; 13. Cuerpo principal; 14. Portal de los Socorros; 15. Torre del Reloj; 16. Baluarte de San Francisco; 17. Camino de la villa.




El polvorín fue construido una vez acabada la Guerra de Sucesión (1713 hasta 1715). Tenía capacidad para guardar hasta un total de 25.000 kilos de pólvora. Estaba destinado a guardar la pólvora y los materiales explosivos del castillo y tenía una estructura con contrafuertes, unas pequeñas ventilaciones en las paredes del edificio y un muro que la rodeaba. Su aspecto corresponde al tradicional en este tipo de instalaciones, caracterizado por los típicos contrafuertes y su muro envolvente.(3)







16. Polvorín de mechas                                17.  Camino al Portal de Socorros




Panorámica desde la parte posterior del cuerpo principal del castillo. 




18. Torre del Reloj




- - - - - o - - - - -

(*) El caballero ocupa la práctica totalidad del espacio del antiguo castillo medieval de los Cabrera. Por su situación dominante es el elemento más importante de la fortaleza y su espacio se destinaba a cuarteles para los oficiales, almacenes, panadería, hospital, capilla y vivienda del gobernador.(3)

_________________________________________________________________________________

Fuentes:

1) - Paneles informativos del recinto.
2) - "La Guerra del Francès a la Selva. L'impacte de l'ocupació napoleònica al món rural" - Jordi Bohigas i Maynegre i Francesc X. Morales Garcia, Centre d'Estudis Selvatans, 2008
3) - http://www.turismehostalric.cat/castell-fortalesa-hostalric/
4) - http://patrimoni.gencat.cat/es/coleccion/castillo-de-hostalric

Imágenes:

1) - Fotografías personales del autor.