sábado, 24 de febrero de 2018

El Castillo de Cardona en el periodo 1808-1814

"En este cerro defensivo, el castrum cardonam, en realidad existen varios edificios superpuestos a lo largo de los siglos . El Parador corresponde al antiguo palacio de los señores, parte de las estancias de los canónigos y el polvorín construido en el siglo XVIII. La ocupación del cerro es antiquísima ya que es el lugar perfecto para controlar tanto el Pirineo como los campos de la Cataluña interior, y, sobre todo, las minas de sal, la principal fuente de riqueza de la zona. El cerro fue tomado por las tropas francas de Carlomagno, en su avance reconquistador. Cien años más tarde, Wilfredo el "El Velloso" impulsó la construcción del castillo y otorgó la primera carta de población. Dependiente del condado de Barcelona, y en manos de los Cardona, uno de los linajes más poderosos de la corona catalano-aragonesa, comenzó la edificación del palacio y la colegiata de San Vicente -de estilo románico lombardo- consagrada en el año 1040. 

Aunque era uno de los castillos más antiguos y suntosos de Cataluña se fue abandonando ya que los Cardona desde el siglo XV empezaron a preferir sus posesiones en Barcelona. Desde el siglo XVII, sin embargo, volvió a cobrar importancia militar. Primero fue la guerra de Secesión (1640-1652) luego, la guerra de Sucesión (1700-1714) y otros conflictos contemporáneos como la guerra de la Convención (1793-1795), o la guerra de la Independencia y las guerras carlistas. La fortaleza siempre se mantuvo intacta aguantando incluso duros asedios durante meses, ganándose fama de ser baluarte de la defensa de Cataluña . Desde 1890 se fueron retirando las baterías para, en 1903, ser suprimida la comandancia, y posteriormente la fortaleza quedó en estado de abandono. En 1931, la canónica de San Vicente fue declarada Monumento Nacional y, en 1949, el resto del conjunto patrimonial. Desde 1976, acoge un parador de turismo."(7)


Vista aérea de la fortaleza de Cardona (a)


EL CASTILLO DE CARDONA EN EL PERIODO 1808-14

En los primeros meses de 1808 el general francés, conde de Marescot, que sería inspector general de ingenieros, visitó la fortaleza de Cardona. Del informe que redactó sobre la misma, se desprende la dificultad del ataque a la fortaleza debido en gran medida a lo impracticable de los caminos hasta la misma:

«Les fortifications de Cardonne son très modernes: on les a construites pendant la dernière guerre avec la France. Elles n 'étaient pas achevées a la paix, et on n y a plus a travaille depuis. L'enceinte extérieure, l'ouvrage avancé et le front du coté de la ville, sont plus o moins avancés. Les revêtements des bastions sont montés jusques vers la hauteur du cordon, ceux des cortines sont moins élevés ; celle du front de l'est n 'a pas été commencé de sort que la place peux être considéré comme ouverte de ce coté (...) La difficulté de conduire du canon devant Cardonne serai la plus grande a surmonter. Les chemins qui y aboutissent, soit de Barcelone, soit de Solsona ou de Berga, sont impraticables pour les voitures».
«Cette place n 'est située sur aucun des grands débouchés qui conduisent en Espagne, et son utilité au milieu du pays, le plus sauvage, n 'est pas aisée d deviner. On croirait presque qu 'elle est plutôt pour la défense des salines que pour celle du pays.» (1) 


Reproducción de un grabado del libro Voyage pittoresque et historique en Espagne, de Alexandre de Laborde, 1807-1818.
Institut Cartogràfic i Geològic de Catalunya.

Asimismo G.Laffaille, coronel de ingenieros, también conocido de Marescot y destinado al Estado Mayor del general Duhesme, también visitó el Castillo por cuenta de este último: 

«Le général en chef me chargea de faire, avec les matériaux qu'il avait recueillis et ceux que je pus réunir moi-même , un travail général de reconnaissance , que je rédigeai sous le titre de Statistique militaire de la Catalogne. Quant aux dispositions des Catalans à notre égard avant le commencement des hostilités , on peut voir quelques détails à ce sujet dans la note n° 2 (I), sur les reconnaissances de Cardone et de Lérida. » [...]

«[...] et Cardone enfin , qui, placée au milieu des montagnes et ne gardant ni passage ni point militaire d'une grande importance, semble être un refuge ménagé pour les temps de malheur.» (2)

De hecho, la Fortaleza se hallaba lejos de poder considerarse en estado de defensa, ya que no se habían acabado las reformas iniciadas durante la guerra de la Convención, y la dificultad de acceso seguía siendo su mejor protección. Se calculaba que para poder poner la fortaleza en un buen estado de defensa serían necesarios más de 200.000 reales (aproximadamente, 1.275.000 €)(II).

Por otra parte, las cercanas salinas de Cardona(III) tenían un importante valor económico y estratégico: rentaban al Estado en aquella época más de tres millones de reales (aprox. 19.125.000 € actuales) y la sal que proporcionaban era uno de los componentes fundamentales de la pólvora que se fabricaba en la cercana Manresa, que estaba considerada de alta capacidad explosiva. Estos factores, junto a la inaccesibilidad de su emplazamiento hicieron que el Castillo de Cardona tuviera un importante valor estratégico por su enclave en la Cataluña Central, aparte de ser empleado como almacén de armamento(IV) y como presidio de los soldados del bando francés.

De hecho, a lo largo de la Guerra de la Independencia, el único intento serio de ocupación de Cardona tuvo lugar en octubre de 1810, cuando las tropas del mariscal francés Mac Donald, después de tomar Solsona se dirigieron hacia la villa. Fueron derrotadas por las tropas del marqués de Campoverde en el combate de Sant Quintín, también conocido como batalla de Cardona. Pero durante el año 1811 el signo de la guerra no parecía nada claro y la Junta de la Regencia decidió el cambio del marqués de Campoverde por el mariscal de campo Luis de Lacy. Éste reorganizó las escasas tropas que combatían en Cataluña y las replegó hacia el interior, instalando su cuartel general en Berga. Su objetivo era resistir en el territorio aún controlado, creando una gran base militar en la cercana sierra de Busa, apoyada en la plaza de Cardona y, con ello, quedar a la espera de los acontecimientos. Mandó demoler el castillo de San Fernando de Berga, y trasladó su artillería inutilizada a Cardona.


Plano firmado por el ingeniero Juan Bautista de Ponsich, datado el 18 de noviembre de 1813. 
El plano viene expresado en Varas de Burgos, o varas castellanas, de 0,835905 m.


Desde julio de 1809, Juan Bautista de Ponsich (V) era el Ingeniero Comandante de la plaza de Cardona. Con la llegada de Lacy, de Ponsich recopiló toda la información del asedio del castillo en 1711 durante la guerra de Sucesión Española. Consultó planos y toda la documentación de la época a su alcance que estudió en profundidad, aplicando las conclusiones a su plan de defensa. Entre 1810 y 1813 se realizaron los siguientes trabajos:

a) - Fueron finalizados, el semibaluarte de San Sebastián y los baluartes de San Vicente, con su caballero, y de San Carlos, dotándolos de parapetos, merlones y troneras de piedra.

b) - Se finalizó el camino cubierto del bonete, con su foso, parapeto y estacada, el tambor del portal del Socorro y la renovación del resto de estacadas, con lo cual se dio por fin cierre al recinto.

c) - Se transformó la iglesia de la Colegiata en cuartel, que ya había sido iniciada en la anterior guerra poniendo la cubierta del templo a prueba de bomba. Para ello se reforzó interiormente la bóveda románica, con gruesos caballetes de madera apoyados en los pilares, y se la cubrió exteriormente con una capa de tierra de un metro de espesor.

d) - Se procedió al recorte del piso superior de la Torre de la Minyona. 

e) - Remodelación de la entrada principal y sus defensas contiguas. En 1813 se finalizó la construcción del semibaluarte de la Casamata, en unión de la contigua puerta principal y sus accesos.


Este plano realizado a mediados del siglo XIX, permite visualizar la fortaleza en su conjunto, e interpretar de qué forma los militares adaptaron el palacio y la iglesia a sus necesidades. En esta época la colegiata estaba destinada a almacén de víveres y cuartel de la tropa a prueba de bombas, mientras que la residencia de los clérigos se convirtió en polvorín y Casa del Gobernador.


EXPLICACIÓN DEL PLANO: 1. Puerta principal; 2. Subida a camino principal; 3. Baluarte de Isabel 2A; 4. Batería elevada para fusilería; 5. Cuerpo de Guardia; 6. Terraplén; 7. Baluarte de San José; 8. Cuerpo de Guardia; 9. Entrada al Foso; 10. Foso; 11. Cuerpo de Guardia en el Foso; 12. Carretera para el carruaje; 13. Puerta segunda principal; 14. Baluarte de Casamata; 15. Ídem de San Sebastián; 16. Ídem de San Vicente; 17. Ídem de San Pedro; 18. Ídem de Santa María; 19. Ídem de San Ambrosio; 20. Ídem de San Carlos; 21. Ídem Caballero; 22. Ídem del pié de la Torre; 23. Ídem del Sr. Gobernador; 24. Cuerpo de Guardia de San Pedro; 25. Polvorín; 26. Puerta tercera de la subida; 27. Puerta 4ª de ídem; 28. Baluarte del norte; 29. Puertas para parar el carruaje; 30. Torre miñona; 31. Lugares Comunes; 32. Entradas para el carruaje y carpintería de Artillería; 33. Cocinas; 34. Tinglas para las cocinas; 35. Escalera de la Torre; 36. Puerta del Calabozo de la Torre; 37. Cisternas; 38. Repuesto de balas, bombas y granadas; 39. Capilla de San Ramón; 40. Patio de San Ramón; 41. Cantina en el entresuelo y cuarteles para tropa en los pisos altos; 42. Parques de fortificación en el piso bajo y cuarteles para tropa en el alto; 43. Ídem, ídem; 44. Patio segundo; 45. Escalera para los Pabellones y Cuadras; 46. Calabozos; 47. Almacenes de Artillería en el piso bajo y cuarteles para tropa en el alto; 48. Ídem, ídem; 49. Tahona [molino] y hornos; 50. Cuerpos de guardia; 51. Entrada a los claustros; 52. Cuerpo de Guardia pª Oficial; 53. Cocinas para Oficiales; 54. Fraguas en el piso bajo y pabellones para Oficiales en el alto; 55. Cocinas para Oficiales; 56. Subida al patio de la Torre; 57. Plaza de los Claustros; 58. Corredor de los Claustros; 59. Repuesto de fuegos artificiales; 60. Patio del Pabellón del Gobernador; 61. Escalera para entrar al Baluarte del Sr. Gobernador; 62. Pabellón del Sr. Gobernador; 63. Ídem; 64. Escalera para ir al Almacén de Pólvora; 65. Campo Santo; 66. Camino del Campo Santo; 67. Almacén principal de pólvora en el piso bajo y Sala de Armas en el alto; 68. Recinto cerrado del Almacén de pólvora; 69. Almacén de víveres en el primer piso y Cuarteles pª tropa a prueba de bombas en los demás; 70. Puertas en el Foso para salidas; 71. Almacén de pólvora fuera del Castillo; 72. Corredor del Almacén; 73. Fuerte para defensa del Almacén; 74. Ídem; 75. [...]; 76. Carretera de Cardona; 77. Puerta del Castillo; 78. Muralla; 79. Carretera de Barcelona; 80. Paseo que da vuelta a la montaña del Castillo; 81. Camino para la Puerta de Socorro; 82. Puerta de Socorro; 83. Puerta por la que se comunica el Bonete; 84. Foso del Fuerte Bonete; 85. Camino cubierto; 86. Cuerpos de Guardia; 87. Baluarte del Bonete; 88. Bonete; 89. Lugar común; 90. Puerta para salidas; 91. Montaña del Castillo; 92. Campos; 93. Poterna; 94. Jardín.







La capacidad teórica de alojamiento, después de las obras de ampliación, podía cifrarse en un máximo de setecientos hombres, contando incluso con las dependencias de los cuerpos de guardia. El cálculo de la guarnición precisa que realizaba el ingeniero Ponsich, en el supuesto de un asedio imperial, se cifraba en unos dos mil hombres y tan cantidad de personal hubiera sido imposible acomodarlo en los cuarteles en condiciones normales. En consecuencia, y a pesar de no aparecer infornación concreta sobre el particular, es muy probable se hubiera debido construir barracones o tinglados, similares a aquellos que aparecían instalados tras la Guerra de la Convención, o bien recurrir al tradicional método de camas calientes. (1)

Al finalizar la Guerra de la Independencia, en 1814, el castillo de Cardona quedaba finalmente en plenas condiciones operativas.



El castillo de Cardona, el año 1950, antes de las obras de restauración.
© Arxiu Històric de Cardona.



- - - - - o - - - - -

(I) - "J'en vis un exemple frappant dans un adjudant de place à Cardone. Cet homme, nous regardant déjà comme maîtres de l'Espagne , cherchait à me faire la cour en disant du mal du gouvernement espagnol. Il se plaignait bassement à moi de la modicité de sa solde: il semblait m'en demander l'augmentation, et vouloir d'ailleurs acheter ma faveur par les attentions et les complaisances les plus serviles. J'appris dans la suite , d'officiers français qui , faits prisonniers de guerre, avaient été conduits dans le château de Cardone, que, tourà-tour bas ou insolent au gré des caprices de la fortune, ce misérable, après les premiers succès de l'insurrection, les avait accablés de mauvais traitements, et qu'il avait même porté la brutalité jusqu'à les frapper de sa main. Pour rendre hommage à la vérité, je dois ajouter que cet homme n'était pas Espagnol: il était Italien." (2)

(II) - 1 maravedí = 0,1875 € y 1 real de plata = 34 maravedíes.
Fuente: http://elsexagenario.blogspot. com.es/2011/12/curiosidades-del-siglo-xvi.html

(III) La explotación de la sal y el Valle Salino constituyen la razón de ser de Cardona y la causa del esplendor de su pasado. Su Carta de Población, una de las más antiguas de Europa, recogía el derecho de los habitantes a obtener sal por siempre más. (6)

(IV) - "Reunida la división en Santas Cruces, pasó á hacer noche en Montagut, de donde salió para Igualada á la primera hora del 25. El batallón de cazadores de Cataluña se dirigió á Piera y luego á Esparraguera, en donde permaneció hasta el 16 del inmediato febrero en que marchó á Villanueva de Sitges para proteger el desembarco de 4,000 quintales de plomo y pólvora, 3,000 fusiles y otros pertrechos , logrando internarlos en la provincia, á despecho del general Mathieu que con 2,000 hombres habia salido de Barcelona á impedirlo, y á quien hizo aun frente en Molins de Rey. Las armas y pertrechos fueron trasportados á la plaza de Cardona." (4) 

(V) - Juan Bautista Joaquin Francisco de Paula de Ponsich y Joan nació en Barcelona en 1783. Ingresó en las Reales Guardias Españolas en 1799 y con ellas participó en 1801 en la campaña de Portugal, (la conocida Guerra de las Naranjas). En 1803 ingresó en la Academia de Ingenieros de Guadalajara, de la cual salió en 1806 destinado a Cataluña con el empleo de teniente. Al estallar en 1808 la Guerra de la Independencia se encontraba en Barcelona, de donde se evadió, tras varios intentos, para pasar a Tarragona. En julio de 1809, ya con el grado de capitán, fue destinado a Cardona como comandante de ingenieros de la Plaza, donde permanecerá durante toda la guerra. Durante su estancia en la fortaleza de Cardona finalizó las obras comenzadas trece años antes durante la Guerra de la Convención y, siempre bajo el temor de un asedio francés, corrigió defectos y agregó nuevas obras. (1)


 _________________________________________________________________________________

Fuentes:

(1) - "Dos horas... en el Castillo de Cardona" - Juan Manuel Alfaro Guixot, Les Fortaleses Catalanes Ediciones, 2011
(2) - "Memoires sur la Campagne du corps d'armée des Pyrénées-Orientales ..." - G. Laffaille, Paris, Anselin et Pochard, 1826
(3) - "Guía de los escenarios de la Guerra del Francés en Cataluña. Conmemoración del bicentenario del comienzo de la guerra (1808-2008)" - Direcció General de Turisme, Generalitat de Catalunya, 2008
(4) - "Historia de la Guerra de la Independencia en el antiguo principado" - Adolfo Blanch, Imprenta y librería Politécnica de Tomás Gorchs, Barcelona, 1861
(5) - "Bulletin des sciences militaires - Tome IV" - Paris, 1827
(6) - http://cardonaturisme.cat/es/que-hacer/castillo-de-cardona/
(7) - http://www.parador.es/sites/default/files/parador/adjuntos/2018/01/cardona.pdf
(8) - Paneles anunciadores del Castillo-parador de Cardona.
(9) - https://es.wikipedia.org/wiki/Vara

Imágenes:

a) - http://www.parador.es/es/paradores/parador-de-cardona
b) - "Dos horas... en el Castillo de Cardona" - Juan Manuel Alfaro Guixot, Les Fortaleses Catalanes Ediciones, 2011
c) - Fotografías propiedad del autor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario