miércoles, 28 de marzo de 2018

Las prostitutas de Boulogne, por Alejandro Dolina


Prostitutas en Paris (a)
Volvemos al terreno del anecdotario napoleónico con una conferencia radiada en enero del año 2004, a cargo de Alejandro Dolina (Morse, Buenos Aires, 1944), artista polifacético y divulgador histórico de éxito, cuyas conferencias (podéis ver varias en la web de Youtube) están sazonadas muchas veces con las perlas humorísticas, el humor a veces socarrón, pero siempre inteligente de los naturales de aquellas latitudes. 

Yo, personalmente, hecho en falta a estos divulgadores de las ondas o de la televisión en nuestro país (en las bibliotecas somos un poco más afortunados, gracias a autores como Carlos Fisas, o más modernamente Juan Eslava Galán y otros contemporáneos), que nos ilustran con esas historias, historietas o chascarrillos que muchas veces nos bajan de las alturas a los grandes personajes históricos, admirados en mayor o menor medida, y en definitiva humanizándolos a nuestros ojos.
    
La conferencia nos narra un pequeño enfrentamiento que se produjo en el campamento militar de Boulogne, en vísperas de la planeada invasión a Inglaterra por parte de los franceses. Las protagonistas son todas mujeres, un grupo de prostitutas acampadas junto a los soldados y un grupo de mujeres de la población, y que llegó a verse como un serio problema logístico para el mismo Napoleón. La prostitución era un fenómeno que iba de la mano de los campamentos militares de la época y obviamente en las grandes poblaciones y que el corso se preocupó desde buen principio en regular de una manera clara cuando accedió al poder.  

En 1804, Napoleón ordenó el registro y la inspección sanitaria quincenal de todas las prostitutas. Los burdeles legales controlados por el Estado (entonces conocidos como "maisons de tolérance" o "maisons closes") comenzaron a aparecer en París y en otras ciudades y se volvieron muy populares durante todo el siglo. En 1810, solo en París había 180 burdeles oficialmente aprobados. Por ley, tenían que ser dirigidos por una mujer (por lo general, una ex prostituta) y su apariencia externa tenía que ser discreta. Las prostitutas que trabajaban en las mansiones, o cualquier mujer detenida dos veces por ejercerla, debían estar registradas como tales. El registro implicaba tener su nombre en un registro nacional y aceptar las reglamentaciones y los exámenes médicos dos veces por semana. Este patrón de regulación se extendió rápidamente por toda Europa, en parte ayudado por las ocupaciones napoleónicas(2)



CONFERENCIA

Alejandro Dolina (b)
Bueno, hablaremos, ya que estamos, de las prostitutas de Boulogne. Señor...

Vamos a ubicarnos en Francia en el año 1804 por esos tiempos Napoleón dejó París para dirigirse a Boulogne y donde 60 mil hombres esperaban que la flota francesa fuera suficientemente poderosa como para permitir un desembarco en Inglaterra. En todos los puertos franceses del canal se construían apresuradamente barcos, cañones, botes, destinados a trasladar la expedición más asombrosa, más ambiciosa de las planeadas por Napoleón. Cuando Napoleón llegó y empezó a inspeccionar quedó encantado por la fuerza que tenía y la forma en que van creciendo. En realidad estaba muy contento porque ingresaba de nuevo en una atmósfera militar, después de ocho meses de no salir del palacio.

Había estado ocho meses ahí encerrado en el palacio, calculo Las Tullerías, sería, este, meta intrigas, amores cortesanos, bailongos, fiestas de disfraces, cantantes. Cuando salió y se juntó con sus compañeros de armas, le sintió el gusto a esto pues después de todo era un hombre de armas. Creyó que tendría un tiempo para eludir asuntos de amantes y concentrarse únicamente en la invasión de Inglaterra, pero no pudo ser así. Sucedía lo siguiente: estos 60.000 hombres que estaban acantonados en Boulogne, ocupaban la preocupación de las damas de Boulogne, quienes en realidad todas -o casi todas- deseaban ser víctimas de las deliciosas brutalidades de un artillero, de un furriel, o de un corneta, o de un banda lisa(I). Cuando los regimientos llegaron a Boulogne las ciudadanas más serias habían sentido al asomarse a los balcones y ver el desfile de los soldados, un delirio que el solo patriotismo no alcanzaba para explicar. Dice el cronista:

"Contemplando aquellos soldados algunas habían sentido correr a lo largo de su espina dorsal un temblor voluptuoso... como me gusta que las damas sientan correr por su espina dorsal un temblor voluptuoso".

Bueno, después de una semana como ninguna mujer había sido todavía tocada por los soldados del Emperador algunas, que eran muy entusiastas, fueron acercarse ellas mismas al campamento militar, pero se encontraron con un problema: existía un ejército de unas 200 prostitutas que vigilaban a los soldados y que creían tener exclusividad sobre ellos. Si las damas que no eran prostitutas se entregaban por amor o por gusto, a aquellos muchachos, las que sí lo eran temían perder el negocio de esos 60.000 energúmenos. Entonces cuando estas señoras respetables se acercaron imprudentemente a los soldados fueron brutalmente alejadas por aquellas que comerciaban con su amor y hacían de eso un modo de vida, no, no por esport.

Ellas sorprendidas por la violenta expulsión, las damas del pueblo regresaron a sus casas un poco decepcionadas. Pero algunos días después, ya desesperadas de amor, algunas volvieron y una de ellas logró iniciar conversación con un militar. por lo visto no duró mucho porque una horda de prostitutas salió de una tienda de campaña y se precipitó sobre la dama que estaba conversando hacia el soldado. La mina(II) salió rajada(III). Por unos días las damas del pueblo no volvieron a entrometerse más. Entonces cada noche las prostitutas se disponía en sus tiendas respectivas y alrededor de las nueve de la noche recibían a los hombres. Llegaban de 10 en 10. Imagínense éramos 60.000, tenemos que hacerlo rápidamente. Cada una de estas cantineras de Boulogne consolaba a 30 ó 40. Habían puesto unos cartelitos que decían: "Soy una chalupa inglesa dispuesta a ser hundida", "Pruebe sus armas antes de la conflagración" y otros carteles que me estoy imaginando. Pero vino a suceder algo curioso.


Mapa del campo de Boulogne. Bibliothèque municipale de Boulogne-sur-Mer, N° 36.273.
© Ville de Boulogne-sur-Mer / Service Communication. (c)


Después de pasar ocho días entre los soldados, Napoleón quiso conocer a una muchacha, y le dijo al mariscal Murat lo siguiente: "Desde hace algunos días no veo más que tipos bigotudos, ya estoy podrido" . El mariscal Murat le dijo que conocía a una hermosa pueblerina que sentía el más grande de los deseos de verlo. Napoleón se entusiasmó y preguntó qué tal era. Murat, como buen cortesano, había tomado la precaución de sondear a la dama antes de proponerla, dio numerosos detalles muy estimulantes. La misma noche el Emperador envió a buscar a la dama que se presentó al galope y lo amó a los pocos minutos. Sólo sabemos que se llamaba Henriette, que era verdaderamente hermosa y que no pertenecía al grupo de prostitutas, era una dama del pueblo.

Cuando las prostitutas se enteraron de que una mujer del pueblo que no estaba en su grupo, había amado a un hombre y que ese hombre era el Emperador, se armó la podrida(IV). Según el cronista:

"El bando de las enamoradas sin pagas se encaminó hacia el campamento de las prostitutas para burlarse maliciosamente por el triunfo que habían obtenido al ser una de ellas la homenajeada por Napoleón".

Pero la cagaron.

"Al oír las canciones y las rimas, las prostitutas salieron de sus tiendas, furiosas, y se precipitaron sobre las visitantes: la colisión fue terrible. Después de un par de horas, cuando por fin pudieron ser separadas por los soldados, una había muerto, treinta habían perdido los dientes, dieciocho estaban medio estranguladas y cinco no tenían pelo. Napoleón al ser informado de esas terribles noticias se asustó. No quiso que un inconveniente de esa naturaleza distrajera la atención de los soldados respecto de la misión a Inglaterra. Hizo dos cosas: primero abandonó a Henriette y dio orden de que nadie amara a nadie hasta que la salida al mar se efectuara"


Grabado de época (d)


Mirá vos, una medida drástica: a partir de ahora nadie ama a nadie. Y así, entonces, las tiendas de las prostitutas de Boulogne fueron desmanteladas y las muchachas se perdieron por distintos caminos de Francia.

Las otras mujeres debieron clausurar su entusiasmo y sólo vitorearon desde los balcones castamente a las tropas. Para hacer lo que no ganar, nada más vale ser honrada. Lo curioso es que la expedición a Inglaterra nunca se concretó, según todos sabemos. Napoleón decidió guardarse aquellos ejércitos para marchar hacia el Rin y luchar con los austríacos y con los rusos con la suerte cambiante que conocemos.

Me gustó esta brevísima anécdota que también elude lo general y lo filosófico, y también está contada quizás también por Michelet, como por uno que estaba parado allí. ¿Qué debe hacer el historiador con esta anécdota? Integrarla a un corpus de otras anécdotas, pero que estén dirigidas por una idea central, a la sola yuxtaposición de historia de Napoleón con un tipo que cuidaba el polvorín, con unas prostitutas, con una dama. No nos dice mucho, pero si esa colección está guiada por un criterio central y mejor todavía, si ese criterio central implica una visión de la historia y mejor todavía, si es una visión del mundo entonces estaremos en presencia de algo que sirve.

Yo aspiro a que este programa tenga, no digo una visión del mundo, tenga unas mínimas regularidades que lo hagan inteligible, que hagan sentir al que escucha este programa como participante de una continuidad espiritual, muy humilde, acaso las de unos atorrantes un poco cínicos que no están dispuestos a dejar pasar ninguna insensatez sin señalar. ¿A quién dedicar esto? Se me ocurre, Alejandro, a la amiga que me levanto el soldado y tuvo que salir rajando, exactamente , en los mejores asuntos tuvo que salir allí al galope, y también a Henriette y estaba pensando qué lindo nombre este de la banda de las enamoradas sin paga, me gustó el nombre, me gustó la actividad. ¿Qué otro pago puede querer una enamorada que no sea el amor que entrega? De modo que, me parece que entregar uno su amor, aún con una generosidad que escandaliza, a la galería, es un acto generoso, es un acto que debe ser aplaudido más que castigado con comentarios maliciosos de quienes no participan de esa generosidad, sea por mezquindad o por falta de medios.

Así que a las muchachas entusiastas que querían intimar con los soldados y a todas las muchachas entusiastas nuestro cariño de hoy. Hemos ido a la discoteca y ahí nos hicimos rápidamente en ausencia del discotecario con la milonga(V) de Mariano Mores, que se llama "Taquito militar" para rememorar esta especie de ansiedad castrense que tenía Napoleón después de tanto andar entre polleras(VI). Así que el artista de Don Mariano Mores, nuestro querido amigo, toca también la obra que compuso él, "Taquito militar".

[Aplausos]



- - - - - o - - - - -

(I) - Banda lisa: las compuestas por pífanos y tambores.

(II) - Mina: mujer, chica

(III) - Rajada: largarse

(IV) - Armarse la podrida: Crearse una situación confusa con alboroto.

(V) - Milonga: Composición musical popular argentina y que es propia del Río de la Plata. // Excusa, evasiva con la que se quiere evitar un conflicto.

(VI) - Andar entre polleras: Andar entre faldas.


________________________________________________________________________________

Fuentes:

1) - https://www.youtube.com/watch?v=ii0_UUGwWTc
2) - https://en.wikipedia.org/wiki/Prostitution_in_France
3) - https://www.facebook.com/permalink.php?id=121244937958612&story_fbid=872361376180294

Imágenes

a) - By Illustrator: Jean-Baptiste Mallet (1759-1835). Engraver / Publisher (Paris) : Jacques Louis Copia (1764-1799) - Bibliothèque nationale de France, Public Domain,
b) - De Godelferrero - Trabajo propio, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=18114087
c) - http://books.openedition.org/septentrion/7587
d) - https://www.youtube.com/watch?v=ZSsQNhvx9Co

jueves, 22 de marzo de 2018

El mundo del crimen bajo el Imperio, por Jean Tulard (y II)

Seguimos con la interesante conferencia del profesor Jean Tulard sobre El mundo del crimen en la época de Napoleón, en la sede de la Fundación Napoleón, en cuya segunda parte nos evoca el origen de los delitos urbanos que se cometían en el mismo Paris y que se nutrían de la abundante mano de obra desocupada que provenía de las provincias y la actuación de la policia en sus diferentes estamentos.

En los inicios del siglo XIX se ve la aparición de las primeras figuras de la policía, cuando los que ocupaban las funciones policiales comienzan a salir de las sombras. De los ministros de la Policía generales o asimilados, Fouché, Real, Savary a los prefectos de la policía, Dubois, Pasquier, Decazes, Debelleyme, Vivien, Gisquet, pasando por los simples "funcionarios" de policía, Bertrand, jefe de la Alta policía en la Prefectura de Policía, Henry o Duyplessy, jefe de la división de la policía criminal, Desmaret, responsable de la policía secreta después de Fouché, Allard y Canler, jefes de la brigada de seguridad, etc, la policía se convierte en un actor conocido y reconocido en el panorama institucional en Francia(3).


Gerard Depardieu en la película Vidocq (2001), de Pitof, encarnando al famoso detective.(a)


CONFERENCIA (continuación)

Hay un crimen mucho más formidable que aparece y es el crimen urbano, y el crimen especialmente en París. En París nos encontramos con 5.461.856 habitantes en 1800, en 1804 hay 6.122.163, en 1811 ya hay 7.001.300 habitantes, son seis en 1817, es decir, que París se infla. París se infla a sí mismo por sus nuevos residentes porque la gran tarea planeada por Napoleón el embellecimiento de París, atrae a una mano de obra que proviene principalmente de las provincias. Estos son los deshollinadores de Saboya, estos son los canteros de los Calvados, son los albañiles de Cantal, en casi todas partes estas personas vienen a trabajar porque tienen trabajo en París y entonces trabajan durante la temporada alta y fuera de temporada esta inmigración que es una inmigración estacional, regresa para reencontrarse con sus mujeres e hijos y aportar el dinero que han ganado. Pero hay algunas mujeres que no son muy agraciadas, hay parisienses que son netamente mejores, y si se puede triar entre estar en París, donde pueden estar tranquilamente durante la temporada baja… pero, ¿que pueden hacer?. Ellos pueden ir a un bar, a una taberna para beber, pueden ir al encuentro de prostitutas gracias a todo el dinero que han ahorrado, que sus mujeres no verán nunca más, ningún peligro en las prostitutas, en las tabernas, y dedicarse al juego. El juego es muy importante y, en consecuencia, estas personas se irán empobreciendo gradualmente, se vuelven inactivos, incapaces de volver a trabajar y vemos aumentarse de manera importante el número de mendigos: en 1803 habrá 85.000 mendigos, y nos han dicho justo ahora que hubo nueve millones de franceses que se encontraban por debajo del umbral de pobreza, y sólo en París, 85.936, y de 1806 a 1813, sea en las barreras de París, en el corazón de la ciudad, en el barrio de San Antonio o en el barrio de Saint-Marcel, hay una aglomeración de personas abandonadas, que recuerdan la antigua Corte de los Milagros de Luis XIV, y esta masa que proporciona ladrones, cada vez más ladrones, cada vez más atrevidos, que tienen un éxito extraordinario. 


Las tabernas o cabarets (tapis-francs) de los bajos fondos de Paris (b)


Hay, por ejemplo, un robo en el gabinete de antigüedades del Louvre, pero los hay mejores… se roban las bolas de la rejas de las Tullerías que están hechas de cobre, se roban las propias rejas, así de audaces son los ladrones, porque algunos de ellos son verdaderos acróbatas, alguien los llama cangrejos de río, porque siempre se marchan de forma extraña, porque los robos se multiplican. Robos espectaculares y crean el pánico. Durante algunos inviernos París tiene miedo, según consta es en los informes policiales. París tiene miedo porque la audacia de los ladrones es extraordinaria. París está encerrado por las barreras de los recaudadores municipales, no muy lejos de las barreras de Ledoux. Como pueden ver, París está encerrado por las barreras de los recaudadores, y están los defraudadores de las recaudaciones, que como los contrabandistas, se organizan en bandas, y pasan, forzando las barreras o excavando túneles para pasar bajo las barreras cortas. Ustedes ven que París es una ciudad peligrosa, una ciudad peligrosa que se alimenta de los trabajadores en paro, y vean que aparte está la gran idea que desarrollará Fregier bajo la Monarquía de Julio: las clases trabajadoras, clases peligrosas. La criminalidad se nutría de los trabajadores sin trabajo, son de quienes se alimenta en las ciudades pero será válido también en las provincias para los bandidos, pero son ellos quienes alimentan la audacia que no conoce límites de los bandidos y entonces vemos en París una especie de pánico que se organiza y aún más, que también nos apasiona por diferentes hechos.

Philippe-François Bellanger (c)
Diferentes hechos que irán tomando una importancia considerable, anunciados en lo que será la Gaceta de los Tribunales, el primer periódico de carácter detectivesco. La Gaceta de los Tribunales que yo recomiendo a todos los investigadores, ya que hemos hablado del relato policíaco, de las ideas del relato policíaco, leer la Gaceta de los Tribunales, ustedes tendrán todos los casos criminales y encontrarán un cierto número de esos ladrones audaces. Uno de los asuntos más audaces, poco conocido, será el del Ciego bondadoso (“L’aveugle du bonheur"). El asunto del ciego, recordemos que nos encontramos en el turbio mundo del juego, que tiene una gran importancia y el ciego bondadoso, llamado Philippe-François Bellanger, que era un antiguo artificiero, una profesión realmente peligrosa, ya que fue victima de una explosión y se quedó ciego, y ofrece cerca del Puente Nuevo una gran rueda con cartuchos, donde hay números de la lotería y él hace dar vueltas a la rueda, y se saca un billete de lotería, hace creer que hay una mano inocente, entonces la gente era realmente estúpida, la mayor parte de la gente que juega a la lotería, le compran, y en esto hacía magníficos negocios, desde luego que le ayudan. Él tenía un asistente y luego él también tiene una hermosa hija, Fanchette, que tira de la rueda. Pero un día él descubre que alrededor de la rueda, Dios mio, se despierta un amorío entre su asistente y Fanchette. Entonces él es ciego, pero cuando se da cuenta que Fanchette va a dejarle, deposita una bolsa –él es artificiero- rellena de pólvora dentro de la habitación del joven y cuando el apuesto joven vaya a encender su fuego, explotará, siempre una máquina infernal. Pero lamentablemente calculó mal, ya que es ciego, no sabe si puso la proporción correcta de pólvora, por lo que falla, no mata al joven y el asunto es descubierto, es acusado del delito y es condenado a muerte. Es condenado a muerte, aunque sea ciego, por lo que lo llevan en la fatal carreta hacia el cadalso, él se dirige al cadalso, pero él no ve la guillotina, pero en el momento en que pisa el cadalso, alguien detiene todo para saber si, Napoleón que estaba entonces en Milan, le ha perdonado. El Emperador tiene el derecho de gracia, uno podría pensar que en un hombre ciego, Dios mio, quizás conceda el perdón al buen ciego y ya en el cadalso él estaba ya dispuesto a que le introdujeran su cabeza en la luneta, para que se le cortara la cabeza… y pues, el Emperador no le concede el perdón. Nadie se ríe en la época con esto, y bien, el ciego es llevado por segunda vez a la guillotina y esta vez será guillotinado.

Bueno, el asunto del ciego bondadoso es un tema que apasiona a la gente de la época estos hechos diversos y usted encontrará en mi libro otros de estos crímenes extraordinarios que están deleitando hoy a los lectores del género detectivesco. Ustedes ven que es incluso extraordinario este clima de crimen, este clima de inseguridad, clima de terror que se vive, que existe en la Francia de Napoleón. Entonces debemos preguntarnos por qué, ¿porqué esta inseguridad?

La primera razón que me viene a la mente es que somos testigos de que estamos en un período de cambio de la sociedad. La sociedad del antiguo régimen durante la noche del 4 de agosto de 1789, es un colapso total, en una noche, de toda una sociedad: los privilegios, los derechos feudales, todo se derrumba, todo desaparece, los cimientos de esta sociedad se reconstruyeron sólo bajo el Consulado, con el Código Civil y es necesario que se aplique el Código Civil y así se ve que hay un período de transición, de inestabilidad social, a la que se le agrega la inestabilidad política. Porque no se sabe cuál será el futuro del Consulado y, por lo tanto, los propietarios de bienes nacionales que compraron estos bienes nacionales se decían a sí mismos si los emigrantes regresaban y lo que sucedería, se verían obligado a devolverlos y los emigrantes que se unieron a Napoleón y dicen pero después de todo, no sobrevivirá por un largo tiempo, será necesario que también me asegure mi espalda, vis-à-vis, de Luis XVIII. Brevemente, estamos en un período de inestabilidad, en un período inestable. Luego la crisis económica, las crisis económicas de 1805, la crisis de 1810 sobretodo y los desempleados son entonces numerosos, si los desempleados y si los trabajadores agrícolas u otros, y bueno, todo esto alimentará a los ejércitos del crimen y luego esta violencia, como no había existido hasta ahora. Entonces la guerra se vive constantemente, sólo una pausa después de la Paz de Amiens y la guerra crea un clima de violencia en el interior del país. Vean aquellos oficiales, voy a recordarlos, preparados para tirar al blanco sobre el Primer Cónsul en la Ópera, vean a esos oficiales que se baten constantemente en duelo, recuerden “Los duelistas”, la muy bella película de Ridley Scott, también el reclutamiento de conscriptos trae una serie de disturbios sobre todo después de la guerra de España y luego están los refractarios, están los desertores... Nos encontramos en una sociedad inestable.. ¡Ah! el Código Civil es bonito, pero es bonito en el papel, en realidad, es una sociedad profundamente problemática, por lo que, damas y caballeros, surge la pregunta: ¿Qué hace la policía? 

Yo hablaré muy brevemente sobre la policía, porque ustedes tienen la oportunidad de escuchar a mi sucesor, Jacques Olivier Boudon, que habla del Imperio de la policía, pero es necesario que lo evoque para que entiendan mejor el desarrollo de esta criminalidad y los medios para combatirla. La primera persona a responsable de esta inseguridad, estaría tentado de decir que es Fouché, sin embargo, el creador de la policía moderna. Fouché es un apasionado por la policía política: ¡Oh! los golpes de estado, los atentados, las intrigas, el Senado es asaltado… es todo para esta policía política, llamada la alta policía

Gendarmes en el periodo napoleónico (d)
Esta policía política le apasiona pero por el contrario abandona, aprovecho su fórmula, a las niñas, los lodos y las luces de la calle al prefecto de la policía y abandona los robos de pollos y la violación de las hijas de las granjas a los gendarmes y a los guardas rurales. No le interesan en absoluto, y se deduce que en realidad es sobre los gendarmes provinciales, es sobre la Prefectura de la policía en París que descansa esencialmente la lucha contra el crimen. Entonces los gendarmes son buenos, son buenos y son extremadamente valientes y les daré un solo ejemplo, pero habría muchos. En agosto de 1804. los bandidos deciden, cerca de Alençon, atacar la morada de una mujer, la señora Badoire, que estará durmiendo. Saben que esta señora es rica y por lo tanto van a atacar, pero es uno de los cómplices que avisa a la policía, por lo que el coronel de la gendarmería, Cavalier, está advertido y por lo tanto él les tenderá una emboscada. El coloca en la casa, antes que se produzca el ataque al teniente Davois y cuatro gendarmes, y los otros en el exterior. Una vez tendida la trampa, los bandidos llegan, llaman a la puerta y se presentan como representantes del prefecto. Por supuesto, no responden y rompen la puerta, a sangre, entran y amenazan a la valiente dama pidiendo una suma de 600 francos y en el momento en que la valiente dama va a pagar, en flagrante delito, entonces en ese momento los gendarmes que estaban escondidos en la casa, se abalanzan sobre los ladrones y se produce un intercambio de armas de fuego. Las armas de los gendarmes son más perfeccionada que las de los ladrones, un ladrón resulta muerto y otro se esfuerza por salir por la ventana para huir y es abatido por los gendarmes y finalmente otro es herido gravemente y será fusilado, porque generalmente se fusila a los bandoleros. Vean que los gendarmes son activos, montan las emboscadas, merecen respeto y solo cuando Napoleón carezca de más y más soldados enviará a los gendarmes especialmente a España. 

En España porque los gendarmes están acostumbrados a las emboscadas con bandidos y otros entonces son enviados a España y por lo tanto la falta de personal se nota en los guardias rurales, sepamos que los asesinatos de guardias rurales durante la era napoleónica son muy numerosos porque el ámbito del guardia rural son los delitos rurales, la conscripción, los bandidos… son muchos los guardias rurales asesinados. Así que regresemos a París y regresemos a la Prefectura de policía porque es en el mismo momento que nace la criminalidad, nace la policía criminal. En la Prefectura de policía, creada por la ley de 28 pluvioso del año VII (17 de febrero de 1800), hay excelentes oficiales de policía que inventan los métodos modernos que hoy conocemos. 

Primero el jefe de la policía política, gran especialista en la tortura, la tortura que carece de discreción porque aplastan los dedos entre dos tablas que parece muy suave, pero lo golpean con el canto del fusil y cuando Joseph Picot, el cómplice de Cadoudal es interrogado en el momento de su juicio, cuestionado por el presidente: ¡pero usted ha confesado!. ¡sí, confesé! y muestra su mano mutilada. En Bertrand, faltaba un poco la discreción y tenía un perfecto cinismo, porque dijo: "Uno nunca es engañado aquí, sólo hasta que es liberado". Hermoso lema para un policía, ya lo ven. Está Boucheseiche, que es el personaje especializado en la policía de la moralidad, él es quien persiguió durante mucho tiempo al marqués de Sade, este joven geógrafo de una gran cultura, como Bertrand, que originalmente era un impresor y, sobre todo, hay que decir que me gustaría insistir, ya que estamos en el mundo de la delincuencia, está Henry quien es el jefe de lo que llamaríamos hoy la policía criminal. Henry es el hombre que procede por deducción. Cuando un robo se comete, él sabe quién lo cometió, descubriendo los indicios, porque cada ladrón tiene su procedimiento, estos ladrones parisinos, hay quien rompe una baldosa, hay quien entra por un balcón, y el está allí, habrá pues que encontrarlo y es él quien encontrará a los autores de la explosión de la máquina infernal. Volvemos al caso de esta máquina infernal que no sabemos al principio quién cometió la expulsión. Para Bonaparte son los jacobinos, Fouché se encuentra en una situación difícil, él mismo, antiguo jacobino, por lo que confía en los sabuesos de la Prefectura de la policía el encargo de encontrar, lo que hace Henry, los indicios.

Damas y caballeros, los indicios, que luego harán la fortuna de todos los escritores del género policiaco, los indicios, recuerden a "Zadig", de Voltaire, como Zadig identificó al perro de la favorita del Gran visir por las huellas que había dejado en la arena. Y bien, Henry tiene los indicios, particularmente tiene el caballo, porque si la parte posterior del caballo explotó, la cabeza se conservó y entonces, ¿qué es lo que va ha hacer?

Él irá a ver a los marchantes de caballos con la cabeza, por tanto: 
- "Toc, toc", "Hola Padre Miguel, la reconoce?"
- "No, yo no vendo caballos viejos, tan viejos, pero me siento halagado. Buenos dias.
- "Toc, toc", "Padre Ernesto, la reconoce?"
- "No, no nunca lo había visto, pero es una hermosa bestia, no, no, no…"
-  "Toc, toc", "Hola Padre Eduardo, usted la conoce…", 
- "¡Ah!" sí, sí, se lo había vendido a dos cretinos que me lo compraron a buen precio y no habían visto que era viejo".

Obviamente, evidentemente los conspiradores pensaban que si el caballo explotaba más probabilidades tendrían de que el ataque tuviera éxito. "Como vendedor yo todavía recuerdo a los dos perfectamente", y da la identificación de los compradores de la yegua, de la vieja yegua. La policía ya tiene ficheros, eso es lo que llamamos la tipografía Schwahn, y a través de las descripciones que se encuentran en todo el informe porque especialmente Joseph Carbon (un chouan, lugarteniente de Cadaudal) tenía signos en la cara bastante distintivos por lo que nos encontramos con el informe de los autores de la explosión de la máquina infernal. Se cerró París, las barreras de París se cerraron. La policía es el momento en que tiene que rellenar una ficha, que ha desaparecido, desgraciadamente, pero aún así, y tenemos que volver otra vez a los realistas que habían hecho la explosión de la máquina infernal.


El atentado contra Napoleón el 24 de diciembre de 1800 (e).


Como ven, Henry es el primero en inventar los indicios e inventó de alguna manera el relato policíaco. Si no lo hubiera hecho pero Henry porque eso es lo que hace que el genio de estos Boucheseiche, de estos Bertrand, Dubois, de estas personas admirables que conocen su oficio y que no tienen ningún escrúpulo. Por el contrario Henry se dijo, es la famosa fórmula que: "No se hacen policías con niños del coro". Si ustedes cogen todos los niños del coro de Saint-Sulpice y los envían frente a los manifestantes, verán que son encantadores, pero oigan, no aguantarán. Así que Henry es el primero que tiene la idea de usar convictos para luchar con éxito contra otros convictos, porque los convictos conocen todos los trucos y, por lo tanto, reaccionarán mucho mejor que el niño del coro, y por lo tanto los condenados, él los seleccionará, seleccionará uno, el primero, que será Vidocq

Vidocq (f)
Aquí tenemos a Vidocq, que aparece en 1811, es contratado por la Prefectura de policía con unas condiciones muy especiales, es decir que obviamente no es necesario decir que lo tenemos, él no consta en los informes de la policía, no tiene una placa oficial, no. Lo dejamos escapar y entonces se escapa de la Prefectura de policía de la calle de Jerusalén, buf, es muy fuerte y que ya había escapado varias veces, eso es lo que él reclama y, por lo tanto, su prestigio es inmenso y, por lo tanto, suelto en este París que yo he evocado, el París de las tabernas, este París de la Cité, de las prostitutas(I), de los individuos sospechosos, etc. y él detecta a uno de estos criminales de entrada, que iba a cometer un robo, iba a decir un golpe pero sería anacrónico… ¿qué podríamos hacer, vamos a ir a robar, vamos, yo te ayudaré, yo estaré allí?", se escoge el día y la hora, por supuesto, el hombre confía plenamente en Vidocq, el hombre que escapó de la Prefectura de policía y por lo tanto obviamente, se llega a la escena del delito y será la policía que le esté esperando, que lo sorprenda en flagrante delito y que se lo lleve para ser guillotinado. Vidocq es especialmente muy eficaz con respecto de una clase de criminales que aún no he mencionado hoy, que son los falsificadores.

Los falsificadores fueron considerados los peores enemigos del régimen , por lo que cualquier falsificador prendido es automáticamente guillotinado. La primera gran hazaña de Vidocq será la de hacer arrestar a Watrin que habín escapado de toda la policía, oficiales e inspectores bajo las órdenes de Henry, lo va encontrar y lo hace arrestar. Vean que los indicios, los soplones, los agentes dobles, todo esto esto comienza en la época de Napoleón y la policía, la Prefectura de policía que se ubica en la calle Jerusalem y el jardín del prefecto desciende sobre el Quai des orfèvres (muelle de los orfebres), el 36 de Quai des Orfèvres que nacerá más tarde, pero la policía ya está allí, Quai des Orfèvres. Entonces ya ven que esta policia es admirable, recordemos también a los espías, acordémonos de Schulmeister, el James Bond de la época, Schulmeister que irá íntimamente ligado al asunto Staps, verán cómo procede para interrogar a Staps y obtener la información más precisa esperando comprometer a la corte austriaca, pero que no tendrá éxito. 

Y aquí, señoras y señores, está el mundo del crimen y el mundo de la policía anticriminal en la época de Napoleón. Debemos acabar la historia del crimen bajo Napoleón, espero, ella no es tan emocionante como las hazañas de la Grande Armée… Sí, está Murat , está Ney, está Lasalle cargando contra los austríacos y los rusos y los prusianos, pero Fouché, Vidocq, Schulmeister que luchaban después contra gente como Fra Diavolo, como la banda de Orgères y otros, como Saint-Hillaire.. de todos modos la prueba que tienen es que Fouché, Vidocq, Schulmeister han inspirado más novelas policiacas que el bravo Ney y Lasalle, por lo que ellos se merecen también atención y que es lamentable que hayan sido durante mucho tiempo olvidados. Solamente Vidocq, Schulmeister, Fra Diavolo, son el reverso de la epopeya napoleónica, así que, por supuesto, espero que me perdonen por haber mencionado el reverso de la epopeya napoleónica en el seno de la Fundación Napoleón. Se lo agradezco.



- - - - - o - - - - -

(I) En 1810, según una estadística del ministerio de Policía, se cuentan en París de 8.000 a 9.000 prostitutas trabajando en burdeles, 3.000 a 4.000 trabajando por su cuenta, y 7.000 a 8.000 a temporadas (obreras, actrices, vendedoras de ramos…) que redondean ocasionalmente sus ganancias o son empujadas por la necesidad.



_________________________________________________________________________________

Fuentes:

1) - https://www.youtube.com/watch?v=65P7JmuuNOs
2) - "Le Monde du crime sous Napoléon" - Jean Tulard, La Librairie Vuibert, 2017
3) - "Une histoire criminelle de la France" - Alain Bauer y Christophe Soullez, Odile Jacob, Paris, 2012

Imágenes:

a) - http://verpeliculasonline.mecd.gob.es/pelicula/ver/vidocq
b) - Par Inconnu — fr:Image:Mysteres de paris 1.png, Domaine public, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=5314276
c) - http://gallica.bnf.fr/ark:/12148/btv1b6953804k
d) - https://clio-cr.clionautes.org/IMG/jpg/Gendarmes.jpg
e) - http://www.napoleon-tours.com/files/2011/03/jpg_1800_12_24_decembre_l-e) - Attentat_de_la_rue_Saint_Nicaise_explosion_d-une_machine_infernale_lithographie_de_Motte.jpg
f) - De Marie Gabriel Coignet (1793-?) [1] - From Vidock Article. Original in Carnavalet Musee, see also here, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=1216956

viernes, 16 de marzo de 2018

El mundo del crimen bajo el Imperio, por Jean Tulard (I)

Dentro de la época napoleónica nos encontramos con una serie de fenómenos asociados al mundo del delito y el crimen, como son el bandidaje, el secuestro, el contrabando, los atentados a personalidades (en este caso Napoleón), etc. Algunos de ellos ya provenían del Antiguo Régimen, otros se vieron aumentados en los años de escasez y miseria y otros, como el contrabando, se vieron beneficiados por medidas de signo político que a la larga se demostraron también ineficaces.

Todo ello es objeto de la conferencia de El mundo del crimen bajo el Imperio, impartida por Jean Tulard, en la Fondation Napoléon (Paris, 5e), el 17 de octubre de 2017. Jean Tulard es profesor universitario e historiador francés, es también catedrático de Historia y doctor en Letras. Para los que no lo conozcan. hablar de Tulard es hablar de unos de los mayores especialistas franceses sobre Napoléon Bonaparte y sobre la época napoleónica. Autor de docenas de libros sobre el periodo revolucionario, consular e imperial, tratando multitud de personajes, no por ello deja de ser crítico con algunos de los aspectos de la mitomanía napoleónica y de la figura del corso.

Debido a su larga extensión, os traemos esta semana la primera parte de la transcripción de la conferencia, con episodios que os serán bastante familiares -sobretodo los ligados a la figura de Napoleón- y otros probablemente menos, o totalmente desconocidos, pero cuya lectura nos situará en los tiempos de la Francia del consulado e imperio, en un clima y ambiente que, Tulard no cesa de repetir, era en muchas ocasiones de total inseguridad, intranquilidad e incerteza para sus habitantes y sus posesiones, situación que, por otra parte, no era exclusiva del pais galo, sino que se veía reproducida con mayor o menor importancia en el resto de paises europeos de la época. 



El atentado de la calle Saint-Nicaise, uno de los más famosos y sangrientos contra Napoleón. (a)



CONFERENCIA

Jean Tulard (b)
Señoras y señores, buenas noches: entonces, se habrán dado cuenta que esta noche tenemos el gran privilegio de dar la bienvenida a Jean Tulard, finalmente, perdón, dar la bienvenida al señor profesor emérito Jean Tulard del Instituto. Bien, todos ustedes son unos fieles y atentos oyentes de las conferencias del Círculo de Estudios, así que no les haré el número presentando a Jean Tulard y usted, señor profesor, ya tuvimos el placer de darle la bienvenida, así que no le haré el número de presentarlo al Círculo de Estudios de la Fundación, porque normalmente estoy en una situación extremadamente cómoda, en la que no tengo nada que decir, excepto que, salvo que nada es fácil como yo quería: el lunes, las siete conferencias, filmadas y transmitidas en tiempo real en Facebook… entonces es posible que en alguna parte haya algunos extraterrestres que conecten y que no conozcan al profesor Tulard... bueno, y bien para los que conozcan al profesor Tulard, podemos decir, que es la referencia absoluta en términos de competencias napoleónicas. Por otra parte si esta competencia pudiera medirse en talento usted estaría en Sèvres, pero gracias a Dios que está con nosotros. Bien, siendo usted especialista en cine habrá reconocido una copia de una frase de Michel Audiard en “Dans le cave se rebiffe”. Bien después de efectuar unos brillantes estudios en el Louis-le-Grand, fue primero admitido en Historia, usted es igualmente Doctor en Letras y, entre otros, Director de estudios en la Escuela Práctica de Altos Estudios, profesor en la Sorbona y profesor en el Instituto de Estudios Políticos de París, también presidente honorario del instituto Napoleón y Presidente Honorario de la muy amigable Asociación de los Amigos del museo Murat.

Usted ha escrito docenas de obras y docenas de obras sobre el período de la Revolución, el Imperio y el Consulado, pero ha confesado a varios medios que sus reales pasiones son, si uno olvida momentáneamente la gastronomía y “Les pieds nickelés” (unos cómics de época), el cine y la novela policíaca. De todos modos sus tres diccionarios sobre Napoleón, sobre el cine y sobre el relato policíaco y así, con perfecta lógica universitaria, si uno reúne sus conocimientos napoleónicos y sus conocimientos del relato policíaco, llegamos a El crimen bajo Napoleón, el tema de esta noche.


Un momento de la conferencia. (c)


Por otro lado usted me permitirá dar una información para los que no lo conocían, señor profesor, su sucesor en la presidencia del Instituto Napoleón, así como en la Sorbona, por otra parte, el profesor Boudon, nos dio recientemente una conferencia muy bella Los policías del Imperio, pues la policía, el crimen, dos profesores universitarios, era completamente lógico también. Dos competencias que se reúnen para dar una conferencia a dos voces, y otra información, en diciembre, en la biblioteca Marmottan usted dará con el profesor Boudon una conferencia sobre Gendarmes y ladrones en la época de Napoleón. Bien, pero esa es otra historia. Buen señor profesor, hablé sólo demasiado, por otra parte todo el tiempo hablaba del tema y se lo robaba a Jean Tulard, pues le dejo inmediatamente la palabra para todo el tiempo que usted quiera, pues está usted en su casa:


«Gracias, señor Presidente. No, señoras y señores, no. La Francia de Napoleón no era un país seguro y tranquilo. Mientras que la violencia se desplegaba en el exterior con estas guerras incesantes con el resto de Europa, la violencia también se encuentra en el interior de las fronteras: los atentados, el crimen y el bandidaje no cesan de multiplicarse en la propia Francia. Hay que ser prudente cuando se atraviesa un bosque, hay que santiguarse antes de tomar un carruaje de correos, hay que tomar todas las precauciones contra el robo, hay que cerrar cuidadosamente su puerta por la noche sobretodo si su casa se encuentra aislada… la inseguridad reina en Francia bajo Napoleón.

Las primeras muestras de la manifestación de esta inseguridad son los atentados contra el jefe del estado. Es Napoleón mismo quien lo reconoce en Santa-Helena en el Memorial pero no sabemos más en qué versión: “Yo he sido asaltado en todas partes y a cada instante: eran los fusiles y antes las máquinas infernales, los complots, las trampas de todas clases”. El más célebre de los atentados es el de la máquina infernal de la calle San Nicasio (rue Saint-Nicaise), el 24 de diciembre de 1800. Mientras que Bonaparte va a la ópera se produce un atentado de signo monárquico y es, salvo error, y esto les muestra la modernidad de la época que estudiamos, este es, salvo error, el primer atentado con un coche bomba. En efecto un barril de pólvora ha sido puesto sobre una carreta a la cual está unida una vieja yegua que sujeta una niña pequeña a quien dieron una pequeña moneda para que la yegua no se moviera. Una mecha de una longitud precisa ha sido ajustada con arreglo a la llegada del carruaje del primer Cónsul que debe ir, pues, a la ópera, este 24 de diciembre. A la señal dada el conspirador enciende la mecha y el barril estalla pero, o la mecha no era de la suficiente longitud o lo que se dice, el conductor, el cochero del carruaje del primer cónsul estaba ebrio y condujo más rápidamente que las veces anteriores, vean las semejanzas con cierto asunto de una princesa inglesa.


Una representación del intento de asesinato de Napoleón. (d)


Pues en todo caso la máquina infernal estalló después del paso del primer Cónsul, y sin embargo los cristales de su coche fueron destrozados y uno de los caballos de los jinetes que lo escoltaban fue herido. El balance de este atentado con un coche bomba, fue de tres mujeres muertas, un tendero de ultramarinos que tuvo la misma suerte y por supuesto el que más horrorizó, la niña que sujetaba la yegua y a la que el conspirador había dado una moneda para que la yegua no se moviera, es despedazada y se encontrarán pedazos de su cuerpo sobre los tejados de las casas próximas, que también han sido dañadas evidentemente, y contamos a 15 heridos más reconocidos. Este atentado es el más espectacular pero ya habían habido atentados republicanos anteriormente, esta vez por ejemplo, unos oficiales un poco brutos, Fournier y Donnadieu que anunciaba que en la Ópera cuando el primer cónsul llegara a su palco se pondría en el palco de enfrente y tirarían al blanco con la pistola sobre el Primer Cónsul.

Atentados de republicanos o atentados de monárquicos no son los más temibles, también existen las individualidades, los atentados sin connotación política. Así un estudiante en medicina, Faure, que el 6 de diciembre de 1804 en el momento de una ceremonia en el campo de Marte se precipita sobre Napoleon al grito de "La libertad o la muerte", todo el mundo tiene tiene la impresión de que está un poco alterado, en todo caso no va armado, que es lo que lo salvará y le permitirá acabar en un sanatorio mental. Otro del mismo género es Berthois, natural de Vitré, que se aloja en la calle Saint-Jacques, va a precipitarse en el momento de uno de los paseos de Bonaparte con un puñal para intentar apuñalarlo. El puñal, y bien, es más cómodo, pero un cierto Claude Villaume prefiere las pistolas y son nombres que no les dicen nada porque estos atentados fallaron, pero vean a un cierto número de gente, mejor dicho, dos indígenas que surgen en la historia napoleónica. Dos indígenas que en noviembre de 1804 planean asesinar al primer cónsul con puñales envenenados con un veneno de Java, vean que el atentado es verdaderamente muy exótico, y ya todavía mejor, hay conspiradores que se reúnen, ustedes conocen la historia de Los Trece(I) de Balzac y bien, la historia de los doce conjurados quiénes se reúnen el 31 de mayo de 1805 para asesinar al primer cónsul cuando él sea coronado en Milan y los conjurados se reúnen y echan a suertes el que tendrá el honor de asesinar al primer cónsul pero el desgraciado Terry aterrado por la magnitud de su misión se derrumbará completamente.

Tambien existe el asesinato por poderes, finalmente más sutil. Un abogado, Denis, tiene como cliente a una dama que le sugiere asesinar a Napoléon. ¿Porqué? Porque ella ya está vieja, está enferma, va a morir, pues quiere ser útil una última vez en su existencia y que ella se parece a Charlotte Corday, porque el buen abogado invoca a Charlotte Corday, bien entendido que la señora será incapaz de imitar a Charlotte Corday, y ya que evocamos a Audiard, existen los asesinos profesionales, aquellos que tienen un contrato, entre estos asesinos profesionales, Lesample y Bonnard propondrán su servicios al gobierno británico, son sicarios y lo que proponen es el asesinato de Napoleón y pidiendo una cantidad ya importante, de 2000 guineas a cuenta en el contrato de los asesinos. Tendrán la mitad a la firma del contrato y la otra mitad cuando se este se haya ejecutado. En general la mayoría de los asesinos cobraban la primera parte de contrato, pero nunca vemos la continuación, sea porque este fue suspendido o sea porque los asesinos son asesinados para que no hablen, pues está bien recibir el pago de 2000 guineas y sus asesinos a sueldo son tan malos que apenas llegados a París son descubiertos por la policía y arrestados.

Entonces también hay un viejo asesino a sueldo que se llama Guillaume que es bueno y que se encuentra en dificultades financieras. Entonces va a ver a Fox, el primer ministro inglés y le dice: "He aquí señor Ministro, estoy dispuesto a asesinar a Napoléon, yo tengo un buen historial de asesinatos y estoy dispuesto a asesinar a Bonaparte". Fox se abstiene de darle un anticipo y yo iba a decir "toma su teléfono" para llamar a Talleyrand y decirle aquí hay un individuo, un tal Guillaume, y no sabemos si le enviaron a Charentonne, o si se encuentra en prisión, en todo caso perdemos su rastro.

Ustedes entonces ven que son variados los intentos de asesinato contra Bonaparte y cuanto es de extraordinario este clima de inseguridad. Todavía hay pequeños asesinos pero el tiranicidio toma una dimensión patriótica porque Bonaparte se ha convertido en Napoléon, "oprime" a los reinos de Europa y ya hay patriotas que planean el asesinato de Napoleón en Italia. Hay varios Brutos que se han declarado y que son señalados como tales en los informes de Fouché. En España, cuando Napoléon entra en España, hay asesinos que están preparados Talleyrand y Fouché que tienen tanto miedo de estos asesinos que hay que recordarlo estaban escondidos y se habían reunido en el Hotel Matignon. El Hotel Matignon es la conexión de todas las traiciones, y pues se reúnen en el Hotel Matignon y planean al sustituto en caso de que Napoleon fuera asesinado, que sería Murat y vemos por otra parte a correos previniendo a Murat, pero estos correos son interceptados ustedes lo saben por Eugenio de Beauharnais, pasando por Milán. Entonces después de España en Italia, en Alemania el famoso atentado de Frédéric Staps con su cuchillo de cocina que se acercó muy cerca de Napoleón, y que es desenmascarado por Schulmeister.



El Hotel Matignon, utilizado por Talleyrand a partir de 1808 como centro de reuniones y cenas (e) 


Todos estos ataques se basan en la idea de que si asesinamos a Napoleón, el régimen colapsará porque Napoleón no tiene heredero, por lo que será un atentado rentable, obviando más allá de atentados absurdos contra ciertos jóvenes de estado que no pintan nada allí, éste se planea, pero después de la boda de Napoleón con María Luisa después de la nacimiento del rey de Roma, bueno, siguen y siguen los asesinos. Ahora es La Sahla, en 1812, regresa del exilio para asesinar a Napoléon, pero se desanima y finalmente se encontrará en prisión. Hay en 1813 un complot de los guardias de honor entorno a Philippe de Ségur que también planean asesinar a Napoléon. El 3 de marzo de 1814, cuando Napoleón todavía no ha abdicado, que la batalla de París acaba de terminarse y se tiene el sentimiento que para restaurar Luis XVIII, Napoleón es todavía un obstáculo pues todavía no había abdicado. Talleyrand tiene la idea de llamar a Maubreuil para asesinarlo. Maubreuil le dice: "Yo no soy un asesino a sueldo, así que necesito que 12 hombres vayan conmigo e iré a desafiar a Napoléon que estará rodeado por su Estado mayor y le mataré en combate singular". Esto no sucederá porque Napoléon que abdica salva así su vida y Maubreil no lo asesinará.

Ustedes veran que en definitiva Maubreil irá a interesarse por las joyas de no sé qué princesa casada con uno de los hermanos de Napoleón, etc. Pero todos estos complots tienen por objetivo matar a Napoléon y se crea un clima de psicosis. La gran conspiración de Cadoudal, ha sacudido París, ha sacudido el ánimo de la gente y ha mostrado la fragilidad del régimen. Fragilidad del régimen tal que, hasta después de nacimiento del Rey de Roma, el general Malet, que Thierry Lentz ha estudiado en un libro ya convertido en clásico y manteniendo el libro como referencia, el general Malet resuelve el problema: todos los demás querían asesinar a Napoleón; Malet dice: "No. Napoleón está muerto, él murió" y es bien simple, y ahí se encuentra el asesinato perfecto ya que se le mata sin haberlo hecho verdaderamente, pues ustedes vean que ya hay una psicosis del crimen, una psicosis del atentado, un clima de inseguridad como los que conocemos hoy, a pesar de todo, con un carácter más serio en la actualidad.

Louis Mandrin (f)
Pero están los atentados más serios que son la inseguridad en los caminos o el bandolerismo, los bandoleros. Los bandoleros es una tradición, es un mal endémico en Francia desde el antiguo régimen. Recuerden Cartouche y Mandrin. Cartouche y Mandrin fueron los más grandes bandidos de la época y luego estaba el gran miedo del verano de 1789 donde todo el mundo creía ver bandoleros en todas partes, por lo que fue un pánico. Tan pronto como había una nube de polvo cerca de una aldea, los bandoleros llegan, pasan entonces todos los que se esconden y cuando el polvo se está disipando y podríamos ver que era un pacífico pastor del lugar que estaba devolviendo su rebaño a los establos. Siempre existe este miedo al bandido y al robo que tendrá un boom con la situación política, con los realistas, con la coyuntura religiosa, las disputas refractarias contra los curas constitucionales y la rebelión social con la miseria que se desarrollan entre 1795 y 1799. Hay bandas famosas y terribles como los Quemadores del Norte. (Chauffeurs -en argot- du Nord)

Los Quemadores del Norte(II) eran aquellos que quemaban las plantas de los pies de los agricultores considerados ricos y era un método extremadamente efectivo, creo que el mismo Harpagón cayendo en manos de los quemadores del Norte habría confesado dónde estaba su cofre, incluso Harpagón. Pero es su fin porque cuando hubieran tenido el cofre, lo hubieran matado, violado a su esposa e hijas y prendido fuego a la granja. Estos son los Quemadores del Norte. También están los Chauffeurs d'Orgères, en la región de Beauce, una rama no menos formidable. Y luego en el sur, están los Compañeros del Sol una de las bandas famosas por sus crímenes que literalmente devastarán el territorio. Pero en ciertas regiones no en todas partes y luego para que se entienda bien, no solo en las granjas aisladas, también los ataques a los recaudadores de impuestos, los famosos ataques del furgón postal, es tradicional, es famoso en Inglaterra, y bien, ya existe bajo Napoleón. El furgón postal, es decir, la diligencia que transporta las recaudaciones que muestra que a veces hay una complicidad entre los empleados financieros con, precisamente, los bandidos porque ellos saben donde atacar. El ataque más famoso en estos tiempos, en lo que respecta a Napoleón, obviamente, es el asunto del Correo de Lyon.

Porque el Correo de Lyon. es atacado transportando 7 millones en assignats(III), es cierto, 7 millones destinados al ejército de Italia de Bonaparte. Y ellos son atacados por seis jinetes cerca de Melun y ustedes saben que ello dará comienzo a todo un drama, toda una psicosis en su conjunto en un serie de asuntos, porque uno de los presuntos agresores, Lesurques, será defendido por su familia. Se alegará que Lesurques, que finalmente morirá en la guillotina, era inocente. Entonces yo no quiero entrar en la polémica, pero indiscutiblemente lo cierto es que era cómplice en el asunto, fue él el jinete confundido con Dubosq, en cualquier caso, él está en el Palacio de justicia en el momento en que el juicio se celebra, en el momento de la instrucción de las pruebas. Es allí donde él es reconocido, él tiene una coartada perfecta, dice que había ido a un joyero el día del ataque para comprar una joya. entonces el tribunal hace venir al joyero con su libro de cuentas y se descubre que el libro de cuentas ha sido falsificado, un seis se ha transformado en un nueve, lo que lo abruma y explica que sea enviado al patíbulo. De todos modos era un personaje menor, su familia era de poca entidad, el mismo especula sobre la propiedad nacional, probablemente sean esos hombres de negocios quienes financien esos grandes ataques, pero si él no estaba en el ataque del Correo de Lyon fue probablemente uno de los cómplices.

Clément de Ris (g)
Entonces bajo el Imperio y el Consulado el bandidaje continúa. Las primeras bandas de Orgères y otras han sido diezmadas, pero habrá otros ataques que se convierten en una constante. En los boletines policiales de Fouché en casi todas partes, todos los días y también más espectaculares, los secuestros. Ustedes saben que todo es moderno, recuerden el secuestro de yo no se qué barón y que le habían cortado un dedo y bien, gracias, lo habían secuestrado y no importa a quien. Alguien comienza por secuestrar al senador Clément de Ris. Que era una gran figura del Senado es mucho decir, pero vemos que era un senador de importancia y ahora el 23 de septiembre de 1800 mientras estaba en tomando el sol en su castillo de Beauvais, un pequeño castillo cerca de Tours, es prendido por seis jinetes armados que lo secuestran. Lo secuestran y empiezan a buscar en todas partes revolviendo en su oficina, en todos lados, le quitan algunas joyas, le vendan los ojos y luego lo secuestran inmediatamente. Es la locura, el prefecto pierde la cabeza porque era un senador, es un contratiempo en su importante departamento, recordemos que estamos en 1800, cunde el pánico, nadie encuentra a de Ris. Pero tres días después la familia recibe una carta pidiendo un rescate de 50.000 francos. Entonces depositan el rescate en Blois en el Hotel de los Tres Comerciantes y, bien entendido, nadie es estúpido. La policía espera pero nadie recogerá el rescate, sin embargo de Ris es liberado y, cuando se le pregunta, dice que no sabía dónde estaba. Que no sabía nada, pero mis secuestradores no me hablaron, soy incapaz, él se aísla en un muro de silencio y entonces el asunto se concluye. Recuerden que dijimos que estos hechos transcurren en 1800, sucedió la explosión de la máquina infernal el 24 de diciembre, vean que es un momento problemático. Se puede pensar que era un momento apacible, con las guerras en el exterior de Francia, y no. Así en ese momento, Fouché, a quien se acusa de haber protegido a los jacobinos a quienes les atribuimos la máquina infernal, es sin embargo muy diligente con el secuestro del senador Clément de Ris mientras que antes no se movía mucho, no pierde la cabeza y por lo tanto encontrará a tres gentilhombres adecuados que serán acusados de este secuestro y que serán juzgado dos veces sin que en ningún momento Clement de Ris los reconozca, y serán guillotinados. Y este es el secuestro de Clément de Ris.

Vean que el asunto deja mucha oscuridad y Balzac en su novela “Un asunto tenebroso” nos deja la que para él será la clave de este secuestro. En efecto, Marengo, volvemos a junio, en Marengo, Bonaparte en una primera instancia está vencido y entonces los correos llegar a París para anunciar el derrota de Bonaparte, ya lo he dicho en junio de 1800. Yo dije que debemos insistir en la inestabilidad y la fragilidad de este régimen, así que Talleyrand y Fouché, el ministro de relaciones exteriores y el ministro de policía dicen que es necesario crear un nuevo gobierno que tiene que evitar especialmente el vacío de poder. Entonces ellos deciden crear un triunvirato: Talleyrand, Fouche y como hay una tercera persona y ustedes saben, en el triunvirato está César, Pompeyo, pero el tercero todo el mundo lo sabe de secundaria, es Craso. Octavio, Marco Antonio y el tercero nosotros lo sabemos es Lépido. El Lépido/Craso de este triunvirato sería Clément de Ris, es una figura del Senado, sería necesario que hubiera un senador en el triunvirato y entonces comienzan a lanzar proclamas para decir Bonaparte ha sido derrotado, que ya no será más el Primer Cónsul, debemos reaccionar. No puedo decirles más de estas proclamas nadie las tiene, las estoy inventando y así este triunvirato toma el poder pero ahora los correos que llegan que anuncian que gracias a Desaix la batalla de Marengo ha cambiado y que Bonaparte ha salido victorioso. Entonces inmediatamente Talleyrand y Fouché queman todas estas proclamas que yo me he inventado ante ustedes, las queman. Pero Clement de Ris no las quema. Y él, tonto útil, o por el contrario muy inteligente, para luego inculpar a Talleyrand y Fouché. Pero mal lo lleva, porque Fouché, sabiendo que él no los destruyó lo habría secuestrado y le habría devuelto con el rescate, para que destruyera las proclamas comprometedoras.

Esta es la posición de Balzac en “Un asunto tenebroso” de uno de las lecturas en la escuela secundaria, si te gusta Napoleón no puedes ignorar a Balzac, es el mejor novelista para este período, y aparentemente él se lo inventa, no tenemos ninguna prueba excepto por las Memorias de la Duquesa de Abrantes pero sabes que esta es la referencia que une a todos aquellos que han sido mis alumnos, se les tenía prohibido citar a la "Duquesa de Abracadabrantes" porque es Balzac quien las redactó para que vean que nos volvemos a poner al principio y que probablemente sea una invención de Balzac, pero una hermosa historia.

El segundo secuestro que trataremos es el del Obispo de Vannes, Pancemont. Pancemont que fue secuestrado en abril de 1806 y él no se liberó por un rescate sino por unos presos políticos, un intercambio de rehenes, Pancemont contra dos detenidos políticos. Uno será prendido enseguida, Bertin, y revelará el nombre del jefe de los secuestradores, Saint-Hilaire. Fue un asunto famoso y quien manejó este secuestro será fusilado el 7 de octubre de 1806.

Fra Diavolo (h)
Cruzar los Alpes para ir a Italia es una de las cosas más peligrosas en el mundo, como escalar el Tibet. En efecto, el Papa para venir a París para la coronación de Napoleón, atraviesa los Alpes y su equipaje es robado, realmente no se respeta nada en esta época. Salicetti en 1804 y en 1805 también es asaltado y robado, y efectivamente hay allí otras personalidades como el general Milhaud, que seguía en otro carruaje, quienes son también asaltados. Un general, un Papa, un político influyente, el bandidaje ataca duramente y no duda en asaltar, sea un obispo o al mismo Papa.

El bandidaje no se limita por cierto a Francia, también se encuentra en la Italia bajo dominación francesa y así que surge en Calabria Fra Diavolo. Fra Diavolo es uno de los bandidos de la era napoleónica inmortalizado por Auber en una famosa opera "Fra Diavolo" y, por supuesto, en nuestros queridos Laurel y Hardy en una famosa cinta en el año treinta y cuatro sobre Fra Diavolo. En Alemania, sobre el Rín, está Schinderhannes(IV) ("Jean l'Écorcheur"), que servirá en el Rin y que inspirará también muchas películas. Finalmente, Mayno, "el emperador de los Alpes" o el "Rey de Marengo", en el Piamonte, como los otros. Los otros fueron prendidos, Fra Diavolo colgado y Schinderhannes, guillotinado, pero no él, que morirá en un combate y cuando uno tome su cuerpo lo reconocerá porque en su redingote (capote de poco vuelo y con mangas ajustadas), lleva la Legión de Honor del general Milhaud. Vemos que al menos un bandido tuvo el gusto de condecorarse él mismo con la Legión de Honor.

Soldados franceses inspeccionando las
mercancías en Leipzig en 1806 a
la búsqueda de contrabando (i)
Entonces hay una disminución del bandidaje en los años 1806 y 1808 y luego se remonta en 1810 con los refractarios, los desertores, la crisis agrícola. Señalar, señoras señores, que los bandidos, por la inseguridad, Dios mio, pasaba como un hecho pintoresco en fin no siempre: el bandido se contenta con saltear y desgraciadamente existen algunos más temibles que los bandoleros: los contrabandistas. El contrabando es uno de factores de inseguridad más grandes durante este período. Recuerden que Napoleón, después de que Trafalgar no pudo invadir Inglaterra, lanza la guerra económica contra Londres, con el Bloqueo continental. El famoso Decreto de Berlín del 21 de noviembre de 1806 proclama que las Islas Británicas están en estado de bloqueo y como uno no tiene naves para bloquearlos, son los puertos continentales que todos, esto explica la conquista de Napoleón, todos, cuando un país no quiere someterse, todos deben cerrarse a los comerciantes.

¿Qué es lo que significa? Lo que significa que, bien, no más té ya que eran los ingleses que lo exportaban, no más café exportado, no más cacao, son los ingleses que lo exportan, no más azúcar, no más productos manufacturados… es la misma escasez. Que un hombre como Hegel que en Jena había visto Napoleón y había dicho que había visto el alma del mundo a caballo(V), lo que no entendemos que es lo que quería decir Hegel, aunque sea genial, y se admite a Hegel por considerar que la escuela admira a Napoleón, podemos entender que lo que dice Hegel así que eso es realmente admirable y algún tiempo después él, que solía salir por la mañana para tomar su pequeña taza de café -hay sucedáneos del café como un tipo de achicoria, el zumo de calcetín, bautizado además como café patriótico- puede estar de acuerdo pero está empezando a hacer muecas porque el jugo patriótico no es el café de los ingleses y entonces por ser un filósofo, uno no es menos hombre, así que buscará obtener un buen café, porque de lo contrario la Dialéctica está arruinada si no tiene su café para estimularse: por tanto, él utilizará el contrabando. 

El contrabando durante el bloqueo europeo. (j)
El contrabando tendrá una gran auge en el Mar del Norte, el Báltico, el Mediterráneo, todos los mares europeos son surcados por barcos ingleses que desembarcan las mercancías ilegalmente, y desembarcan en Hamburgo, Kiel, y desembarcan en Trieste y una vez en tierra, estas mercancías son tomadas por verdaderas bandas, verdaderos ejércitos de contrabandistas que las harán circular por Europa para que se puedan comprar en las capitales. Los contrabandistas están armados, están más armados incluso que los bandoleros y además están mejor pagados que los bandoleros y hace que villas enteras necesiten del contrabando y hay enfrentamientos armados con los oficiales de aduana, es decir verdaderas batallas que se describen en los boletines policiales. No es hora de recordarlas pero son verdaderas guerras entre aduanas y contrabandistas. Además las mercancías que transportan están aseguradas, es decir, hay seguros ingleses que aseguran los bienes de contrabando y el ingenio de la contrabandistas es tal, que muchas veces uno se queda estupefacto.

Estamos en Estrasburgo en 1813. Bessières ha caído muerto y Napoleón dio la orden de que llevaran sus restos de vuelta a Francia con honores, y por lo tanto el cortejo fúnebre llega a Estrasburgo en el puesto de aduanas de Estrasburgo, donde están los oficiales de aduanas. Cuando se sabe su nombre, entonces de inmediato se ve este cortejo fúnebre, los funcionarios de aduanas se ponen en guardia y es el coche fúnebre con el ataúd de Bessières. Así uno que mira un poco, al mismo tiempo que saludan, piensan en otra cosa y miran un poco más, y ven venir un segundo coche fúnebre que llega detrás. Entonces se dan cuenta, paran inmediatamente el primer coche fúnebre y obviamente tendrán que comprobar los dos ataúdes. Abren el primero y en lugar de los restos de Bessières, encuentran azúcar y café que estaba en el presunto ataúd de Bessières.

Y también los perros. Los perros son muy utilizado por los oficiales de aduanas en la época entonces atamos a un perro un trozo azúcar y ¡hop!, atraviesan las fronteras jovialmente para ir a reunirse con la pequeña perra de enfrente o para tener el pedazo de azúcar que está por el otro lado. Sea en los valles de los Alpes, sea en en los valles de los Pirineos e igualmente en el Rín, no tenía nada que ver la inseguridad del contrabando con la que crea el bandolerismo. Este crimen, estos delincuentes surgen de la coyuntura, pero todos son epifenómenos que no durarán más que el bloqueo continental por lo que los contrabandistas regresaran a sus casas.»




CONTINUARÁ...

- - - - - o - - - - -

(I) - "Les Treize, selon l’introduction de Balzac, sont «Treize hommes également frappés du même sentiment, tous doués d’une assez grande énergie pour être fidèles à la même pensée, assez probes pour ne point se trahir, alors même que leurs intérêts se trouvaient opposés, assez profondément politiques pour dissimuler les liens sacrés qui les unissaient, assez forts pour se mettre au-dessus de toutes lois, assez hardis pour tout entreprendre, et assez heureux pour avoir presque toujours réussi dans leurs desseins […]. Enfin, pour que rien ne manquât à la sombre et mystérieuse poésie de cette histoire, ces treize hommes sont restés inconnus, quoique tous aient réalisé les plus bizarres idées que suggère à l’imagination la fantastique puissance attribuée aux Manfred, aux Faust, aux Melmoth ; et tous aujourd’hui sont brisés, dispersés du moins. »(3)

(II) - Los «chauffeurs de pâturons» (en argot, «brûleurs de pieds ») o simplemente «chauffeurs» es un término popular en Francia utilizado para designar las bandas de criminales que se introducían por la noche en las casas y cogían a los propietarios y les quemaban los pies en las brasas de las chimeneas para hacerles confesar donde guardaban su dinero o sus pertenencias preciadas.

(III) - Se llama asignado (en francés assignat) al papel moneda creado el 1 de abril de 1790 por la Asamblea Nacional francesa para remediar el desorden de la hacienda de dicho país durante el periodo de la Revolución Francesa. Estuvieron vigentes hasta 1796 cuando fueron abolidos por el Directorio.

(IV) - Johannes Buckler, llamado el Robin de los Bosques renano y apodado Schinderhannes. Desde 1794, practicaba el robo a mano armada en las dos orillas del Rin, con una preferencia sobre la orilla izquierda bajo dominación francesa. El robo de dinero y la extorsión se multiplicaron a expensas de los judíos principalmente, pero también de los grandes propietarios del Rin. Un antiguo cómplice lo denunció y las autoridades de Viena lo entregaron a los franceses. Fue guillotinado en 1803, con diecinueve miembros de su banda, en Maguncia. Tenía 25 años.

(V) - «"He visto al espíritu montado a caballo". La frase forma parte de la leyenda romántica que rodea la Fenomenología del espíritu, de Georg Friedrich Wilhelm Hegel, y fue escrita por su autor el 14 de octubre de 1806. El día anterior había tenido lugar la Batalla de Jena, ciudad en cuya universidad el pensador impartía clases de Historia de la Filosofía y dónde Napoleón alcanzó una de sus vibrantes victorias. Ese mismo día que el emperador ponía fin a la hegemonía del Sacro Imperio Germánico, Hegel ponía el punto final a Fenomenología del espíritu, su primer libro fundamental, y la obra que supuso un antes y un después en la historia de la filosofía occidental.»(5). El ejemplo de Tulard no es gratuito en la explicación, al hacernos notar que hasta los más entusiastas intelectuales por la figura de Napoleón eran de carne y hueso.

_______________________________________________________________________________

Fuentes:

1) - https://www.youtube.com/watch?v=65P7JmuuNOs
2) - "Le Monde du crime sous Napoléon" - Jean Tulard, La Librairie Vuibert, 2017
3) - https://fr.wikipedia.org/wiki/Histoire_des_Treize
4) - https://fr.wikipedia.org/wiki/Chauffeurs
5) - https://elpais.com/diario/2007/06/30/babelia/1183159031_850215.html
6) - https://es.wikipedia.org/wiki/Asignado

Imágenes:

a) - https://en.wikipedia.org/wiki/File:PlotRueSaint-Nicaise.jpg
b) - https://es.wikipedia.org/wiki/Jean_Tulard#/media/File:Jean_Tulard_1703.JPG
c) - https://www.youtube.com/watch?v=65P7JmuuNOs
d) - https://art.famsf.org/raimurs/la-macchina-infernale-lattentat-de-la-rue-st-nicaise-196717126
e) - By Chatsam - Own work, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=21387237
f) - Par Inconnu XVIIIe siècle — Collection particulière, Domaine public, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=20994808
g) - Par Joseph-Benoît Suvée — Catalogue Joconde : entrée 000PE011102, Domaine public, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=15662224
h) - De The original uploader was Gennarous de Wikipedia en inglés - Transferido desde en.wikipedia a Commons por Fradeve11 usando CommonsHelper., Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=6438277
i) - Par Christian Gottfried Heinrich Geißler — Travail personnel, Domaine public, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=3937977
j) - https://www.napoleon.org/histoire-des-2-empires/iconographie/la-contrebande-au-temps-du-
blocus-continental/ - Ver el artículo de Roger Dufraissse «Politique douairière française, blocus et système continental en Allemagne» en la Revue du souvenir napoléonien n°389.