viernes, 20 de abril de 2018

La vida en los cuarteles bajo el 1er Imperio, por Alain Pigeard

Esta semana nos ponemos otra vez el uniforme gracias a Alain Pigeard (Dijon, 1948), que es uno de los grandes historiadores especialistas en la historia de Napoleón y en la era napoleónica. Ha publicado unos 63 libros y más de 400 artículos en diferentes revistas como Historia, Le Figaro, La Revista Napoleón, Tradition (en la que se incluye nuestra entrada de hoy), Napoléon Ier y The Magazine, etc. Ha visitado todos los lugares napoleónicos desde Córcega hasta Santa Elena a través de 160 campos de batalla. Asesor histórico en varias películas napoleónicas, es también comentarista-guía en las colecciones de pintura napoleónica del Palacio de Versalles.

Tal como nos narra Pigeard, la vida del soldado francés no sólo transcurría en los campos de gloria y muerte de las grandes batallas napoleónicas sino que se veía salpicada de ocasionales estancias de diversa duración, en los cuarteles, las cuales como veremos no gozaban de las simpatías de los militares franceses de la época. Nadie mejor que Pigeard para retrocedernos en el tiempo y mostrarnos los quehaceres y la vida cotidiana de los militares del Emperador acantonados en tiempos de paz:  

"Si nos referimos a la correspondencia de Napoleón quien escribió el 16 de noviembre de 1806 que "los conscriptos no necesitan pasar más de ocho días en el cuartel", uno estaría tentado a creer que los soldados de los ejércitos napoleónicos nunca vivían en los cuarteles. Esta frase, escrita en pleno período de los dolorosos comienzos de la campaña de Polonia, traduce todo el entusiasmo del Emperador, ¡que tanta necesidad tiene de hombres! Y sin embargo, entre la conclusión de la paz de Tilsit, en julio de 1807, y la renovación de hostilidades con Austria en abril de 1809, algunos regimientos estuvieron cerca de dos años dentro de los cuarteles.(1)



Escena de cuartel de caballería. Dibujo de Myrbach para el libro de memorias del capitán Parquin.


LA VIDA EN LOS CUARTELES EN EL IMPERIO

Esta existencia, lejos de las batallas con nombres prestigiosos, es mucho menos conocida y no ha despertado la pluma de los memorialistas; así que encontramos poca información sobre este estado de la vida militar.

La revista "Tradition"(1) te ayudará a entrar en la habitación de un soldado del Imperio y seguirlo todo el día en su vida diaria, lejos de la gloria ...


EL DESPERTAR

El día del soldado comienza de forma variable de acuerdo con las instrucciones del jefe de cuerpo. En principio, el reglamento prevé el despertar a las 6:00 en el verano (del 1 de abril al 30 de septiembre) y a las 7:00 en el invierno. El soldado es despertado con el toque de tambores: "El despertar".

El cabo de la escuadra (hay en principio dos por habitación) levanta a los soldados y hace la llamada, que luego se informa al sargento mayor; luego verifica el estado de los presentes y se dirige al ayudante de semana que está a cargo de recibir la llamada de todas las compañías. Acabados la llamada y levantarse, se procede luego a limpiar las habitaciones; esto consiste en hacer las camas y sacudir los colchones, barrer las habitaciones, airear los lugares abriendo las ventanas y al final, guardar los uniformes, el equipo y el armamento según esté prescrito como veremos más adelante. Mientras tanto, los lugares comunes se limpian por los detenidos en las dependencias de policía, por los conscriptos, en su defecto por los soldados amonestados, lo que parece excluir a los hombres de las compañías de élite.

Cuando el trabajo está terminado, el soldado debe vestirse con la vestimenta prescrita. Entre la llamada de la mañana y la sopa de la mañana, se harán todos los informes especiales de las compañías y el informe del regimiento.

A las 8 en punto, el cirujano mayor del cuerpo visita a los hombres registrados en el registro de los enfermos.



El cuartel de Auxonne (Côte-d'Or). La mayoría de los cuarteles, como el de Auxonne, datan del siglo XVIII. Para evitar tener que alojar a las tropas, las comunas ricas tenían un cuartel construido. Este fue construido a partir de 1759 con el dinero de la venta de madera de los bosques cercanos. El pabellón "Real", representado aquí, albergaba a 47 oficiales. Fue aquí donde un joven segundo teniente llamado Buonaparte, que acababa de ser nombrado miembro del regimiento La Fère, llegó en junio de 1788. El primer regimiento de artillería a caballo se alojó aquí entre 1810 y 1812.


LOS INFORMES

El informe diario para cada compañía será dado por el cabo al Intendente-tesorero. Este informe indica los movimientos de la tropa (las entradas al hospital, los hombres que se van de permiso, los que salieron de prisión, etc.). Después de la verificación, los informes se envían al capitán de la compañía a través del sargento mayor. El informe de la compañía está firmado por el capitán; él menciona, para cada compañía, el número de los presentes y las razones de las ausencias; luego lo envían de vuelta al Intendente-tesorero.

A las 9:30, el ayudante principal y el ayudante de semana van al encuentro del mayor de semana para entregarle el informe general; el mayor irá luego al coronel para informar sobre todos los movimientos de la tropa del día anterior. Recibido el informe, el coronel indica para el final del día el "horario del regimiento" que está escrito por el ayudante en un libro de órdenes particular.


LA SOPA DE MAÑANA

A las 10 en punto de la mañana, el tambor de servicio, por un toque específico, anuncia la hora de la sopa. Los soldados comen en su habitación. La compra de alimentos es respaldada por la propia tropa. La gestión ordinaria se confía en principio a un cabo que lleva un registro de recibos y gastos. El cabo "ordinario" que va de compras, lleva consigo un fusilero para llevar provisiones y controlar los gastos. ¡Por tradición, estos dos hombres tienen el derecho de invitarse a sí mismos en la mesa común! Todos los días, un soldado es nombrado para hacer la sopa. Si es malo, es castigado con el zapato. A veces se contratan cocineros para esta tarea. Dos veces al mes, el capitán de cada compañía recibe un certificado de los panaderos, los carniceros y otros proveedores, ya que los pagos son regulares.  

Mientras los soldados comen la sopa, los lugartenientes semanales revisan la limpieza de las habitaciones.


LA LLAMADA

"La llamada al orden" a las 10:30 h, se realiza con un repique de tambor que  reúne al regimiento al completo para la llamada en la plaza de armas. Las compañías se alinean desarmadas en tres filas y con la vestimenta prevista el día anterior, aunque puede ser también con armas y bagajes,

Los soldados de la guardia -en uniforme y armados- son igualmente inspeccionados. La llamada se efectúa por el sargento-mayor que entonces revisa la uniformidad de los hombres. Cumplidas estas formalidades, las compañías forman en círculo y escuchan las órdenes de servicio y las tareas para el día.

Los tambores y los músicos del regimiento son inspeccionados por el tambor-mayor. Si el tiempo es demasiado malo para la llamada, ésta puede realizarse dentro de las habitaciones o en los corredores. En el informe general, el capitán a cargo de la "policía" visita a los enfermos, las dependencias de policía y la prisión, a fin de informar seguidamente al comandante del regimiento.

A las 11:15 de la mañana, la llamada para la guardia de servicio es dirigida por el ayudante-mayor en la plaza de armas. Los soldados que "bajan" de la guardia deben descargar las armas con el tirabuzón y enseñar los cartuchos. ¡Los soldados montan guardia con el mosquete cargado!



El teniente Chevalier nos ha dejado este testimonio notable, ingenuo pero precioso. Incluso entre los Cazadores a Caballo de la Guardia, la sala de policía está llena y hay una docena de cazadores matando el tiempo. El grupo central juega a las cartas, de hecho el "noble jeu de la Drogue" que se juega dos contra dos, juego en el que la carta J (el valet, llamado Mandrin) es la carta más fuerte. A la derecha, un soldado juega con un perro y otro fuma, el grupo de la izquierda está discutiendo. El mobiliario es lo más simple posible, tres bancos y una cama grande en las coberturas están desordenadas. La pared está cubierta de pintadas: "Vivir libre o morir", "Libertad, Igualdad, Marengo, Austerlitz, Wagram, Borodino", "Amor y Gloria", "Morir por la patria es lo más bello, lo más envidiado", "A las armas ciudadanos", "Bonaparte primer Cónsul de la República Una e Indivisible", "Aníbal, Julio César, Alejandro, Turenne, Federico: total Napoleón"(sic), etc. No hay nada estandarizado sobre el atuendo de los hombres castigados en la sala de la policía, pues casi todos están vestidos con gorras de servicio. (Con la amable autorización de la Fundación Dosme-Thiers)
 


TAREAS Y EJERCICIOS

Desde el final de la llamada hasta la sopa de la noche, la jornada del soldado está cubierta por las tareas domésticas, el tiro al blanco (dos veces por semana), el manejo de las armas aprendiendo la carga del rifle en 12 tiempos y 18 movimientos, las maniobras (tres veces por semana), según lo definido por la regulación de la infantería de 1 de agosto de 1791, que permanecerá en vigor hasta 1831.

El entrenamiento de la formación en cuadro para la infantería es particularmente ejecutado, ya que es la base misma de la resistencia de la infantería a las cargas de caballería. El soldado usa los pantalones de tela, la chaqueta y el gorro de servicio para estos ejercicios o más tarde, el pokalem.


LA SOPA DE LA TARDE

A las 16 en punto en invierno, o a las 17 en punto en verano, el tambor de servicio anuncia repicando el tiempo para la sopa. ¡El cabo y los soldados se encuentran por segunda vez en el día para mojar el pan! El cabo designa a aquellos que llevarán la sopa a los hombres de la guardia.


EL RETIRO

Todas las noches, a la hora fijada por el jefe del cuerpo, los tambores del regimiento están todos en la plaza de armas para "batir la retirada"; Los suboficiales y los soldados están presentes en el cuartel.

Media hora más tarde, otro toque de tambor indicó la llamada de la tarde en cada sección por el sargento, en presencia del sargento mayor y el teniente de la semana. Un sistema jerárquico de informes llega al jefe del cuerpo. Después de la llamada, el cuartel se cierra, si es materialmente posible .


APAGAR LOS FUEGOS

El horario es prescrito por el jefe del cuerpo y se anuncia con un último toque de tambor o trompeta en la caballería. Excepcionalmente, el comandante del cuerpo puede ordenar inspecciones nocturnas a las habitaciones si lo considera necesario.


LA HIGIENE

Aunque las personas hagan su limpieza personal, esto no se entiende con el mismo sentido que en la actualidad. En la mayoría de los casos, se trata de frotarse la cara y el cuerpo con agua fría y, a veces, afeitarse. ¡En cualquier caso, nos afeitamos todos los domingos! En cuanto a los baños, son raros, excepto si uno está cerca de una corriente de río.


EL SÁBADO

Salvo excepción, este es el día en que no hay ejercicios o maniobras. El día está reservado para las obras de limpieza y buen desempeño: los muebles de las habitaciones deben lavarse, las mantas de las camas deben batirse con bastones duramente, los colchones removidos o vueltos. Además de esto, el soldado debe verificar el estado de su equipo, su armamento y su atuendo.


EL DOMINGO

Todos los domingos por la mañana, a las 10.30 h, hay una inspección general del regimiento. la realiza el jefe del cuerpo acompañado por todos los oficiales. Los hombres están presentes naturalmente con la vestimenta que se les fija; Por lo general, es el abrigo, la chaqueta y los pantalones de piel entre los jinetes. En la caballería, si el jefe del cuerpo lo decide, la inspección se puede hacer con los caballos equipados y los jinetes montados, este tipo de revisión permite a los oficiales verificar el estado de los equipos, cinturones, bridas, monturas etc.

Si la inspección se lleva a cabo fuera del lugar de depósito, se hace inicialmente al nivel de cada compañía por el capitán, luego por el jefe de cuerpo para la inspección general.

En cuanto a las revistas en la Guardia Imperial, cuando el Emperador está presente, no son todo muy anodinas, como lo demuestra Jean-Baptiste Barres. La inspección descrita se celebró cerca de París, el 11 de septiembre de 1806, en la llanura de Sablons. Es cierto que se entrará en campaña contra Prusia en menos de un mes:
"Las compañías se desplegaron en una sola fila, las bolsas en el suelo, abiertas ante cada hombre, y los jinetes a pie sosteniendo a sus animales por la brida, el Emperador caminó más allá del frente de la fila, preguntaba a los hombres, comprobó las armas, los sacos, la ropa, con una lentitud desesperante, y también comprobó los caballos, los cañones, los cajones, los furgones, con la misma solicitud, la misma atención que para la infantería."

REVISTAS MENSUALES Y TRIMESTRALES

Cada mes, una visita general de la ropa y los efectos del pequeño equipo de los suboficiales y los soldados se lleva a cabo por los capitanes en cada compañía. Los objetos se comprueban con el carnet individual en poder de cada hombre. También lee un extracto de las regulaciones militares sobre los puntos principales y el reglamento se publica en la sala para los recién llegados.

Cada trimestre, el jefe de cuerpo hace una visita de los efectos de ropa  y los zapatos del regimiento. Además, está obligado a hacer lo mismo a su llegada y a su salida del regimiento, todo esto, por supuesto, registrado en los registros reservados para este fin.


LA DISCIPLINA

Los castigos deben anotarse en un registro especial, presentado al jefe del cuerpo; él puede suprimirlos, aumentarlos o conservarlos. La jerarquía de los castigos es la siguiente: tareas de la habitación, la plaza de armas, el cuartel, servicio en las puertas de la ciudad o el cuartel, servicio en la sala de policía durante un mes. En 1791 el reglamento preveía el castigo de la bebida para los borrachos a razón de una pinta por día durante tres días; este castigo, considerado un castigo corporal, será suprimido por el decreto del 4 de mayo de 1792, la prisión por quince días, la mazmorra por cuatro días a pan y agua, y el piquete por tres días; notar que solo la mazmorra y la prisión suspenden las funciones militares.



Este remarcable dibujo del teniente Chevalier nos da una idea de lo que era una habitación de Cazadores a caballo de la Guardia Imperial acantonado en la actual Escuela militar, por entonces "Cuartel Bonaparte" en París. Doce hombres ocupan la habitación; a la derecha las camas donde duermen dos cazadores se hacen de acuerdo con la ordenanza sobre la gran plataforma por encima de la cama se coloca el porta-mantos hecho y cerrado; se colocan sobre abrigos doblados y empaquetados; en general el gorro protegido por una caja etiquetada con el nombre de su dueño. El porta-documentos, el sable y la cartuchera están colgando de un clavo debajo del tablón del que hablamos arriba. Al fondo de la sala están colgadas las bridas de los caballos y por debajo de los cubos de lona para los caballos. A la izquierda de la ventana, mosquetones y pistolas se cuelgan bajo la etiqueta del nombre del propietario, la pletina por fuera y el percutor abatido. Las sillas de los caballos se colocan en la habitación cuando no hay un lugar especialmente organizado. En los estantes de la izquierda está el pan (estante superior) y los otros alimentos frescos y vegetales debajo; en el nicho, a la derecha de la chimenea, se almacenan utensilios y sartenes para hacer la "sopa". El mobiliario común es muy simple; algunas mesas y sillas La habitación se calienta gracias a una chimenea que también se utiliza para preparar las comidas. La escena que se muestra es "la cérémonie de savatte" que consiste en castigar a un soldado culpable de una falta cualquiera. El sargento presidió la "ceremonia", el culpable, doblado en dos, presenta su trasero con el fin de recibir una serie de golpes con el zapato. ¡Este castigo, más humillante que doloroso, en principio, eliminaba el deseo de reincidir!    (Con la amable autorización de la Fundación Dosme-Thiers)


UNA HABITACIÓN DE SOLDADOS

Las habitaciones están previstas por regla general para 14 a 16 hombres, si es posible integrantes de la misma escuadra y la misma sección. En la puerta está el nombre de los ocupantes, así como en cada cama de la habitación.

Las camas están diseñadas para dos hombres. Muy a menudo, un veterano comparte el lecho con uno más joven; duermen sobre un colchón y un jergón y se protegen con una manta. La habitación se calienta gracias a una chimenea, pero generalmente con un pequeño hornillo; el combustible es turba o madera. Cuando se trata de turba, se pone al lado de la chimenea, para la madera, se debe colocar debajo de las camas. Cuencos y otros instrumentos para cocinar se almacenan cerca de la chimenea. Encima de la cama hay una tabla sobre la que se coloca, doblada boca abajo, la ropa, el gorro colocado en una caja, la mochila y la bolsa de polvo para blanquear los correajes.

Los zapatos están colgados, las suelas hacia afuera, con clavos plantados en el tablero mencionado anteriormente. La ropa sucia está encerrada en una bolsa, pero nunca debe colocarse entre el colchón y el banco. La limpieza de la ropa se confía con mayor frecuencia a una lavandera pagada por el soldado, ya que los uniformes está expresamente prohibido lavarlos, solo se permite el cepillado. Cuando sabemos que la regulación prevé un período de entre dos y tres años para los uniformes, ¡podemos imaginar fácilmente lo que podrían parecer después de una campaña!

Las armas también se almacenan en la habitación. Los rifles se colocan en una parrilla y cada arma se identifica con una etiqueta con el nombre de su propietario. La cartuchera, provisto de estos cartuchos, está en el espacio entre la cama y la pared, acompañado por el pequeño sable (briquet).

Los cabos se alojan con la tropa, es decir con su escuadra, el tambor se aloja con la primera escuadra. El sargento mayor, los sargentos, el cabo-intendente, viven juntos en una habitación separada. El tambor mayor, los músicos y el tambor corporal tienen una habitación especial, al igual que los ayudantes. Desde el empleo de segundo teniente, se les reserva una habitación privada.

En opinión general, la lectura de memorias militares muestra que a los soldados no les gustaba la vida de cuartel, la lectura de las memorias de Stanislas Girard reflejan cuánto se ocupaba todo un día y comenzando temprano, especialmente en la caballería porque era necesaria cuidar, además, del caballo.

Cada soldado soñaba con un buen acantonamiento en la buena Baviera, un país rico y amigable donde los soldados franceses eran particularmente apreciados, especialmente por las bávaras ...


_________________________________________________________________________________

La jornada de un guardia de honor

Los testimonios sobre la vida diaria en los cuarteles son extremadamente raros, por lo que parecía interesante citar un extracto de los recuerdos de Stanislas Girard, guardia de honor del 2º regimiento. La acción tiene lugar en 1813. "Desde mi incorporación a la Séptima Compañía, permanecí tres días en los cuarteles de Fort Metz, que son bastante buenos, cada escuadrón tenía su habitación donde hay ocho camas, una chimenea, tablas poner los efectos y los ganchos para suspender el arnés del caballo. Cada habitación tenía asignada una cocinera, a la que el grupo pagaba diariamente. Sobre las cinco de la mañana, una trompeta toca la llamada y las cinco y media suena: "Dale la patada a los caballos". A las seis en punto, la llamada, todos los guardias van al lugar con su equipo, los brigadieres hacen primero una llamada, luego el sargento, a la derecha, a la izquierda, etc., cada uno va a su caballo, hacia los establos, la barriga durante media hora, lo lleva a beber, regresa y permanece cerca de él mientras come avena.  Luego vamos al forraje, algunos con cuerdas para el pajar, los otros con sus bolsas de avena. Entonces ya son las nueve o diez en punto; si suena la llamada de bota-silla, toda la parafernalia debe ser desmontada y recogida; a veces es simplemente para inspeccionar las bridas u otras cosas, pero otras veces es para salir y maniobrar en la llanura. Cuando volvemos, desmontamos; debemos regresar a la habitación, silla, cubierto, schabraque, bridas, etc. Cenamos sopa, hervida y verduras; luego cada uno limpia sus efectos y los arreglamos, cada uno en su lugar; a veces nos acostamos en nuestra cama. A las tres en punto suena la segunda llamada, y a las cinco montamos por segunda vez, a veces por primera vez. A menudo, por la mañana, nos ponemos pantalones de lino y vamos al río; pero por la tarde, nos indican el vestido para llevar y la manera de ensillar, es decir, si se pone solo la silla de montar o si ponemos todo el guardarropa."
_________________________________________________________________________________




________________________________________________________________________________

Fuentes:

(1) - "La vie a la caserne sous le Premier Empire" - Alain Pigeard, Magazine TRADITION, núm. 14, mars 1988
(2) - https://fr.wikipedia.org/wiki/Alain_Pigeard

Imágenes:

a) - https://www.geneanet.org/cartes-postales/view/5886346#0, por Jacques Fumeyç
b) - "La vie a la caserne sous le Premier Empire" - Alain Pigeard, Magazine TRADITION, núm. 14, mars 1988
c) - "La vie a la caserne sous le Premier Empire" - Alain Pigeard, Magazine TRADITION, núm. 14, mars 1988
b) - https://www.pinterest.es/pin/183029172333855144/

viernes, 13 de abril de 2018

Agustina Saragossa Domenech ó Agustina de Aragón

Agustina de Aragón, por F. Dalmau (a)
Del 5 al 14 de octubre de 2012 se presentó una exposición de 24 pinturas del pintor catalán Augusto Ferrer Dalmau, en la Capitanía militar de Zaragoza. El reputado pintor declaraba a propósito de su cuadro de Agustina de Aragón: "Quería hacer una 'Agustina' normal. Siempre la pintan como si fuera una mujerona y en realidad era casi como una niña. He querido plasmar la hermosura de una chica frágil, y la he pintado serena, después de la batalla, rodeada de muertos, pero no pegando gritos, como se la suele representar."

La vida de Raimunda María Agustina Saragossa y Domenech no dejaría de ser la historia de muchas mujeres que fueron contemporáneas de la Guerra de Independencia o de tantas guerras de otras épocas y que sufrieron sus estragos en sus propias carnes: pérdida de posesiones, haciendas y seres queridos eran las constantes para las mujeres de aquellos años que se veían abocadas participar en los conflictos de sus homólogos masculinos, con mayor o menor fortuna. El caso de Agustina sobrepasa lo anecdótico para entrar en el campo de la mitomanía clásica de la Guerra de la Independencia, en un momento en que los símbolos se convertían en poderosos reclamos para los resistentes y patriotas en situaciones desesperadas (me viene a la mente la excelente película "Enemigo a las puertas", de Jean-Jacques Annaud). En los sitios de Zaragoza se labró la fama, pero no fue, al igual que en los Sitios de Gerona, un caso aislado: muchas otras mujeres participaron de una manera muy destacada y anónima en el esfuerzo de resistencia de las ciudades, y cuyos nombres han pasado en su casi totalidad al olvido, con la excepción, en el caso de la ciudad aragonesa, de unas pocos nombres: la Reverenda Madre Ráfols, la Condesa de Bureta, Josefa Amar y Borbón, Manuela Sancho, Casta Álvarez y María Agustín.



"The Maid Of Saragossa", por Benjamin Robert Haydon (b)


CRONOLOGÍA

Agustina Zaragoza (c)
1786 – Nace en Barcelona en los primeros días de marzo, Agustina Saragossa Domenech. Sus padres, Pere Joan Saragossa y María Saragossa Labastida eran naturales de Fulleda (Lérida), una pequeña población agrícola.

1796 – La ciudad de Barcelona vivía momentos de miseria como consecuencia de la guerra contra Inglaterra. Crecía el paro por la paralización de las fábricas de hilaturas y el padre de Agustina se quedó sin empleo. En dicha ciudad se crió y educó, viviendo en las parroquias de Santa María, San Pedro y Nuestra Señora del Pino.

1802 – En vísperas de la visita de los reyes a la ciudad condal, Agustina, que entonces contaba con 16 años, es descrita como “una muchacha esbelta, de buena estatura, cabellos castaños y una cara expresiva en la que destacaban unos grandes ojos negros(1)

1803 – El 16 de abril se casa con Juan Roca(I), que era cabo 2º de la brigada del 1er regimiento del Real Cuerpo de Artillería, natural de Massanet de Cabrenys (Gerona), un pueblo de montaña, y destinado a la guarnición de Barcelona. Es posible que dadas las costumbres de la época, se casara por conveniencia, ante la perspectiva que tenían sus padres de poder alimentar una boca menos. A los quince días el matrimonio se trasladó a Mahón, en la isla de Menorca.

1804 – De regreso a Barcelona nace su primer hijo, Juan. 

1808 – A raíz de los sucesos del 2 de mayo, comienza la movilización de tropas y Juan Roca partió hacia la comarca de Anoia. Agustina permaneció unos días en Barcelona, pero el temor a los franceses y con un hijo pequeño, la llevó a huir a la ciudad y dirigirse al frente de Aragón. Juan Roca participa en el 2º combate del Bruc, según su hoja de servicios. A partir de junio de 1808, los cónyuges se separan, Roca se incorpora al cuerpo de ejército del Llobregat y Agustina se dirige con su hijo a Zaragoza, donde llegó entre el 10 y 14 de junio de 1808.

Grabado de Agustina (d)
Una vez comenzado el asedio, colaboraba con el suministro de aguas, tacos y otros trabajos auxiliares en las inmediaciones del Portillo. Con cierto conocimiento de las tácticas artilleras, se presentó ante el mismo Palafox como voluntaria en las baterías. Su único propósito (como escribiría más tarde) era el de animar a las tropas, como también hacían otras mujeres.


En un momento, estando cerca de una de las baterías(II), un balazo derribó al cabo que quedaba al mando, y una granada que hizo explotar la munición acabó con la mayoría de artilleros(III). Al aproximarse una columna de franceses, Agustina no lo dudó, llegó junto a un cañón de 24 libras, tomó el botafuego(IV) y abrió fuego. La reacción fue el inmediato amedrentamiento de los asaltantes, que ya creían conquistada la posición, y reanimó a las tropas que quedaban en pié. Cuando llegaron las tropas de refuerzo, el oficial al mando arrancó las insignias de un artillero muerto y se las colocó a la ya heroína. Agustina no volvió a firmar Saragossa, sino que castellanizó su apellido a Zaragoza.

Permaneció en su puesto hasta la noche del 13 al 14 de agosto, cuando los franceses abandonaron el asedio. Desde aquella hazana tan ruidosa, Agustina fue conocida entre sitiados y sitiadores con el sobrenombre de la Artillera, de lo que ella se enorgullecía. A su vez llamaba a los artilleros los mayores defensores de la ciudad. En aquello momentos, la gesta de Agustina ya era del dominio público(V).


Grabado representando a Agustina en la defensa de Zaragoza (e)


Agustina Zaragoza, por Sir David Wilkie, en un grabado de W. Greatbach (f)


1809 – Durante el segundo sitio se ve envuelta en los combates en torno al convento de la Trinidad Descalza y colaboró en su desalojo cuando la situación se hizo insostenible. Siguió en la lucha pero cayó presa del tifus, que se había declarado en la ciudad debido a las pocas condiciones higiénicas. El 21 de febrero Zaragoza capituló y los prisioneros que no habían jurado lealtad a José I, salieron como una cuerda de presos hacia el cautiverio en Francia. Agustina iba con su hijo, con fiebre y una extrema debilidad.

Agustina de Aragón, por J.Gálvez (g)
Debido a sus pésimas condiciones, el comandante francés al mando de la columna permitió que Agustina subiera a una carreta, y llegaron a Puente de la Reina. Al llegar a dicho enclave, fueron alojados en un antiguo hospital de peregrinos que acudían a Santiago. Agustina aprovechó la estancia en dicho lugar y pudo escapar hacia Cervera de Aguilar, en la Rioja. Los franceses la localizaron y tuvo que huir hacia Ólvega, en Soria. El 27 de marzo el hijo de Agustina moría debido al contagio, la fatiga y la falta de asistencia. Tras su muerte, Agustina se dirigió hacia Teruel, presentándose ante la Junta Provincial, que la envió a Sevilla para que reclamara las recompensas conseguidas por méritos militares.

El 30 de agosto de 1809 la Junta Suprema Central en dicha ciudad le concedió el grado de subteniente de Infantería con el sueldo consiguiente. En su estancia en tierras andaluzas fue homenajeada en las mansiones y en las corridas de toros, el propio Wellington le regaló un par de pistolas con incrustaciones y hasta el poeta lord Byron(VI), desplazado a España, le dedicó unos versos. Pero queriéndose reintegrar a la lucha, se le permitió el retorno al ejército en diciembre de 1809. 

1811 - Fue hecha prisionera en el sitio de Tortosa en enero y trasladada a Zaragoza. Huida de sus captores, huyó hacia la zona de Albarracín, incorporándose a la guerrilla de Francisco Abad “El chaleco”.

1812 – Wellington fuerza que Agustina se incorpore al cuerpo de ejército de Morillo, que se encontraba en tierras leonesas.

1813 – Participa en la batalla de Vitoria. El 11 de diciembre se firma la paz en Valençay.

Sonetos, por Mª del Pilar Sinués (h)
1814 – Agustina reside en Zaragoza donde se había reencontrado con Juan Roca. Se trasladó con su marido a Madrid, donde recibida el 25 de agosto por Fernando VII vio confirmada las recompensas concedidas por Palafox y la Junta Suprema. Recibe homenajes en la corte y entre la nobleza. Tras el reconocimiento real se trasladó a Barcelona, donde permaneció en el anonimato en compañía de su marido, que enfermaría de tuberculosis. 

1817 - Permanecen en Segovia hasta la primavera, adonde se habían trasladado debido a los problemas de salud de Juan Roca, buscando un clima más seco. Regresan posteriormente a Barcelona.

1818 – El 11 de enero nace otro hijo de la pareja, que recibió también el nombre de Juan.

1819 – El 26 de septiembre de 1819, coincidiendo con su ascenso a teniente de artillería, Juan fue destinado a Valencia.

1822 – El 12 de mayo el esposo de Agustina solicita el traslado a Barcelona, debido a no poder continuar en el servicio activo por causa de su enfermedad.

1823 - Por Real Orden del 16 de enero de 1823 y merced a los excepcionales méritos contraídos por la heroína, se le concedió la ayuda solicitada por su precaria situación familiar. Juan Roca muere el 2 de agosto en el entonces Hospital Militar de Barcelona. Una vez viuda, Agustina regresa a Valencia

1824 – En marzo contrae un nuevo matrimonio(VII) con Juan Cobo y Masperuza, un médico almeriense, que con el tiempo se convertiría en un ferviente carlista.

Estatua Agustina en Fulleda. (i)
1825 – El 13 de julio nace en Valencia su hija Carlota Juana. Poco después la familia se trasladó a Sevilla por motivos profesionales. Durante unos años desarrolla una vida tranquila y su condición de militar sólo traslucía a la hora de reclamar los retrasos de su paga de subteniente de Infantería.

1847 - En 1847 se casa su hija Carlota con D. Francisco Atienza Morillo, Oficial 1º de Administración Militar, destinado en Ceuta,

1853 – La entrega de su marido a la actividad política y sus continuos viajes distancian al matrimonio y Agustina decide abandonar Sevilla y trasladarse a Ceuta junto con su hija Carlota, mientras su marido se queda en Sevilla y solamente de tarde en tarde aparece por Ceuta. La heroína con su hija y su yerno, vive primeramente en la casa nº 10 de la calle de la Muralla, para trasladarse definitivamente a la casa número 40 de la calle Real, edificio conocido por la Casa Grande, por ser el mayor que entonces había en esta calle y que pertenecía al general O’Donnell y con anterioridad a los duques de Medinaceli. En Ceuta, en la que abundaban los militares, recobra una cierta notoriedad por la leyenda de su nombre y el relato de sus hazañas a quien quisiera escucharlas. De su estancia en Ceuta, existe documentación del año 1855, cuando Agustina ostentó el grado de subteniente agregado al Regimiento Fijo de Ceuta, con un sueldo vitalicio de 511 reales de vellón." (8)

1857 – Una grave afección pulmonar acaba con su vida(VIII) el 29 de mayo, a la edad de setenta y un años. Fue sepultada en el cementerio de Santa Catalina.

1870 – Sus restos son trasladados a Zaragoza, donde recibieron sepultura en la basílica del Pilar.

1908 – Con las celebraciones del primer centenario de la Independencia, fue trasladada a un mausoleo conmemorativo en la iglesia parroquial de Nuestra Señora del Portillo, junto con otras heroínas de los Sitios.



Monumento a Agustina de Aragón en Zaragoza, obra de Mariano Benlliure.(j)



- - - - - o - - - - -

(I) – Roca era un soldado experimentado que había intervenido en la campaña de Portugal en 1797, y posteriormente en la Guerra de las Naranjas, en 1801, donde participó en los combates de Campo Maior y Porto Alegre. Posteriormente participaría en la 2ª batalla del Bruc, en el bloqueo a Barcelona, Molins de Rey, en las acciones de María Montorrita y Belchite en Aragón, en la acción del 21/09/1810 en el Campo de Tarragona y en el sitio de las Islas Medas.(1)

(II) - "Al reventar una granada cerca de la casa que ella vivia, sin reparar en peligros, dirigiose a la bateria del Portillo para ver a su marido que era sargento de artilleria, dispuesta a morir con el antes que los sitiadores vencieran" [citado por el periodista Luis Martínez Escauriaza]. Lo dicho lo confirma la propia heroína: "Yo me acorde de mi hombre, mi querido Juan, estaba en el Portillo de San Agustin. No se en que libros había leído las proezas realizadas por los habitantes de Numancia y Sagunto, y los milagros que una heroína de los franceses, Juana de Arco, hubiera llevado a cabo. El deber de esposa, el deber de patriota, pensaba, me exigen poner a precio mi vida. ¿Donde mejor punto que en la batería de San Agustín?".(2)

(III) - "Podemos resumir que desde que se iniciaron las acciones francesas [refiriéndose al 1er asedio] sólo estaban presentes en Zaragoza tres oficiales facultativos D. Juan Cónsul, D.Ignacio López, D.Rafael de Irazabal (detenido en la Aljafería) y el oficial práctico D. Pedro Dango y unos 300 artilleros". [...] "Los artilleros sellaron con su sangre las puertas de Zaragoza. Diecisiete murieron en la batalla de las Eras el 15 de junio. Los días 1 y 2 de julio perecieron en el Portillo cincuenta. El 4 de agosto murieron todos los sirvientes de la batería de Santa Engracia. Muchos otros morirían en las otras puertas de la ciudad y en las salidas y acciones contra el enemigo. Por ello el vecindario se extremaba en agasajarlos, llevándoles agua y alimentos. En las baterías y entre los artilleros será donde realicen heroicas acciones Agustina Zaragoza Domenech, Casta Álvarez o Manuela Sancho apodada «la artillera».(12)

(IV) – Botafuego: Bastón grueso con una hendidura en una extremidad, donde se pone la mecha para dar fuego; y la otra extremidad está calzada con un regatón de hierro, para clavarlo en tierra. Con él se da fuego a la pólvora del oído del cañón el artillero.

(V) - Palafox le concedió una pensión de 30 reales diarios, el rango de alférez de artillería y dos condecoraciones.(1)

(VI) - Poema de Lord Byron, “Childe Harold” (1812-18)
"Augustina, the Maid of Saragossa
YE who shall marvel when you hear her tale,
Oh! had you known her softer hours!

* * * * * * * * * * * * * * * * * *
Scarce would you dream that Saragosa’s tower
Beheld her smile in danger’s Gorgon face,
Then the closed ranks and lead in glory’s fearful chase.
Her lover sinks-she sheds no ill-timed tear;
Her chief is stain=-she fills his fatal post;
Her fellows flee-she checks their base career;
The foe retires=-she heads the sallying host
."(7)

(VII) – "Cometió el error de no iniciar un expediente de matrimonio por su condición de militar, considerado una falta disciplinaria y que retrasaría la percepción de su sueldo, hasta entrado el año 1830 que se benefició de un indulto real."(1) ... aunque normalmente ya costara que sus sueldos le llegaran puntualmente.

(VIII) - "Agustina siente que el final esta cerca y hace testamento ("Declaro –afirma en el testamento – no adeudar dinero a nadie. Es mi voluntad que de cuantos efectos papeles, muebles, ropa y alhajas de mi pertenencia se encuentran a mi fallecimiento sea recogida por mi única hija, doñas Carlota Cobos Zaragoza, en cuya compañía vivo"). Se apaga su vida el día 29 de mayo de 1857.Se había extendido por la ciudad su gravedad extrema y muchas gentes le acompañan al sacerdote que le dará los últimos sacramentos, le acompañan sus hijos y nietos. Es amortajada con el uniforme, y sobre el féretro son colocados el sable y el morrión. Al día siguiente es el entierro. La ceremonia religiosa es la iglesia  de Santa Maria de los Remedios, con asistencia de todas las autoridades y un denso gentío. Fuerzas  d la guarnición rinden honores militares  a  los mortales  restos de la heroína del Portillo. Solo el redoble de los tambores quiebra el conmovido silencio  de la multitud. Todo él Pueblo Ceutí esta en la calle. Desfila ante el una gloria de España. Es sepultado el cadáver en el cementerio de Santa Catalina: Departamento de San Cayetano, nicho núm. 1. Sobre la sepultura se coloca una placa de bronce con la inscripción de bronce: "A la memoria de Dª Agustina Zaragoza. Aquí yacen los restos de la ilustre heroína de Zaragoza, cuyos hechos de valor y virtud en la guerra de la Independencia llenaron al mundo de admiración. Su vida, tipo de moral cristiana, terminó en Ceuta, el 29 de mayo de 1857, a los 71 años de edad; su esposo don Juan Cobos, su hija dª Carlota, e hijo político don Francisco Atienza, dedican este recuerdo a los restos queridos. R.I.P."(9)



________________________________________________________________________________

Fuentes:

(1) – “Agustina de Aragón. La mujer y el mito” – María Pilar Queralt del Hierro, La Esfera de los Libros, Madrid, 2008
(2) – “Agustina Saragossa Domenech” – Agustin Coy Cotonat, Taller tipográfico de José Guerra, Ceuta, 1914
(3) –"Las Heroínas Españolas" - J. Conde de Salazar y Souleret, Tomo I, Ed. Juan Muñoz Sánchez,
1901?
(4) - http://www.asasve.es/portal/index.php?mod=article&cat=articulos&article=522. Artículo "Agustina Zaragoza Doménech, inmortal heroína de los Sitios de Zaragoza", por Francisco Ángel Cañete Páez.
(5) - https://eszaragoza.blogspot.com.es/2014/01/cosas-y-casos-de-agustina-saragossa-i.html
(6) - http://myartblogcollection.blogspot.com.es/2015/07/23-art-works-for-agustina-de-aragon.html.
(7) - http://world4.eu/augustina-childe-harold-lord-byron/
(8) - https://agustinazaragoza.wordpress.com/2014/11/28/agustina-de-aragon-la-catalana-que-lucho-en-el-bando-patriota-espanol/
(9) - http://www.asociacionlossitios.com/agustinadearagon.htm
(10) - https://www.zaragoza.es/ciudad/artepublico/detalle_ArtePublico?id=174(11) - "Heraldo de Aragón", ejemplar del 23 de septiembre de 2012
(11) - http://ferrerdalmaunoticias.blogspot.com.es/2012/10/historia-y-ejercito-en-zaragoza.html
(12) - "Memorial de Artillería extraordinario. Bicentenario del 2 de mayo de 1808" - Artículo "Los artilleros en los sitios de Zaragoza, al pie de los cañones" - José Antonio Pérez Francés, MINISDEF, 2008 

Imágenes:

(a) - De Augusto Ferrer-Dalmau - Trabajo propio, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/
index.php?curid=25237997
https://es.wikipedia.org/wiki/Agustina_de_Arag%C3%B3n#/media/File:Agustina_de_aragon4red.jpg
(b) - http://en.wahooart.com/@@/9DGDCG-Benjamin-Robert-Haydon-The-Maid-Of-Saragossa
(c) - https://fineartamerica.com/featured/agustina-de-aragon-agustina-saragossa-everett.html
Agustina De Aragon, Agustina Saragossa is a photograph by Everett which was uploaded on October 15th, 2013.
(d) - By Fernando Brambila - http://www.fundacion2008.com/web/galeria/index2.php?id=6, Public Domain, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=4983494
(e) - http://www.abc.es/fotonoticias/fotos-aragon/20140424/cuadro-representando-agustina-aragon-1612437373634.html
(f) - https://www.gettyimages.es/detail/fotograf%C3%ADa-de-noticias/the-defence-of-saragossa-spain-1808-9-augustina-fotograf%C3%ADa-de-noticias/929237742#the-defence-of-saragossa-spain-18089-augustina-the-maid-of-saragossa-picture-id929237742
(g) - Gálvez,_Juan_-_Agustina_de_Aragón_-_Google_Art_Project.jpg
De English: Gálvez, Juan - jwHHCLpyzYs30g at Google Cultural Institute, zoom level maximum, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=29828082
(h) - http://bivaldi.gva.es/es/consulta/registro.cmd?id=8623 - Agustina de Aragón : romance histórico (1870?) - Sinués, María del Pilar, 1835-1893
(i) - http://www.turismegarrigues.com/es/comarca/poblaciones/fulleda/imagenes
(j) - De Roberto Abidanza - Flickr, CC BY-SA 2.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=1578107

viernes, 6 de abril de 2018

Pintura. El arte de... Henri-Georges-Jacques Chartier.


"Pro patria semper" (1913) (a)
En los primeros puestos del "Olimpo" de pintores franceses militares dedicados a la temática de la era napoleónica a todos nos suenan los nombres de los celebérrimos Meissonier o Detaille. De la misma generación o posteriores nos encontramos a artistas de la talla de Flameng, Orange, Lalauze, (algunos de ellos ya tratados en nuestro blog) o el pintor que ocupa el espacio de nuestra entrada de hoy, Henri-Georges-Jacques Chartier.

Con un estilo lleno de energía recrea cargas de caballería, choques entre jinetes o huidas desesperadas del enemigo, capturando toda la carga emocional de esos segundos en su paleta y que ayudan a transmitir de una viva manera la épica de la caballería napoleónica. Miembro de la Sociedad de los Artistas de Francia desde 1904, también recreó escenas de la Gran Guerra, pero al contrario que otros artistas que recibieron encargos similares a partir de 1916, pretendía ensalzar el espíritu patriótico con algunas escenas que pecaban cuando menos de irrealistas y que obviaban sobretodo el lado oscuro de los conflictos, ganándose para algunos críticos el apelativo de "oscuro"(III).

En pleno siglo XX pasado, muchos de estos pintores academicistas dedicados a le temática militar cayeron casi en el olvido, superados por otras corrientes artísticas más modernas y cuando los valores morales de la sociedad contemporánea de aquellos momentos distaban mucho de los que inspiraron los pinceles de todas aquellas generaciones. Modernamente, sin embargo, muchas de sus obras han salido a la luz pública, en los circuitos comerciales y subastas, y que ha permitido redescubrir su obra y sacar a la palestra composiciones que en nada desmerecen a las de los grandes nombres de la pintura militar.  

Baste un ejemplo. El cuadro de Chartier de los lanceros rojos, "Después de la carga: Hanau" fue vendido en Sotheby's de Londres en la muestra de "19th Century European Paintings" en el año 2012 por unos 43.795 $ (35.783,19 €). 

Nada mal para un "oscuro" pintor.



"Después de la carga: Hanau" (1896) (b)


EL PERSONAJE

Firma de Chartier (c)
Henri-Georges-Jacques Chartier nació en Château-Chinon, en Nièvre, el 25 de febrero de 1859. Fue alumno del gran pintor académico natural de Montpellier, Alexandre Cabanel (1823-1889) y del pintor y grabador Hippolyte Lavoignat. Se inspiró en muchos de sus cuadros en la epopeya napoleónica, que recrea con brío y emoción, desde su apogeo hasta su decadencia: "La Batalla de Wagram", "Marengo" "Después de la carga: Hanau 1813", "14 de octubre de 1806: Jena" (presentada en el Salón de 1906), "El Tourbillon - Prentzlow (1806)", etc.

A partir de 1885 presenta regularmente sus lienzos en el Salón de la Sociedad de los Artistas de Francia. (Société des Artistes Français)(I), donde recibió una mención honorífica en 1894, se convirtió en miembro en 1904 y ganó una medalla de tercera clase en 1906.

Pintor militar en el fondo, no podía permanecer indiferente a las batallas de la Gran Guerra(II) que se disputaban en suelo francés, especialmente siendo como era un contemporáneo de la misma. Algunos de sus lienzos, con acento en los "Neuvilliens", reescribiendo los actos heroicos de oscuros soldados llevados por amor a la Nación (Reconquista del Fort Douaumont, 1916) (III).

Murió en París a la edad de 75 años, el 8 de septiembre de 1924.


"La veille de Waterloo, 17 juin 1815" (d)



OBRA ESCOGIDA



"La batalla de Wagram" (1897), óleo sobre lienzo, 121.3 x 211.3 cm (e)


"Ataque" (1913), óleo sobre lienzo, 89 x 113 cm (f)



Izquierda: "Au sabré! - Batalla de Jena" (1903), óleo sobre lienzo, 116x89 cm (g)
Derecha: "Batalla napoleónica" (1912), óleo sobre lienzo: 99 x 81.5 cm. (h) 



Izquierda: "Trompette et hussard chargeant" (1911), óleo sobre panel, 41.3 x 32.9 cm (i)
Derecha: "Soldados napoleónicos", óleo sobre lienzo, 26.38 x 22.05 cm. (j)



"Aux avant-postes la veille de Wagram, 1809" (1909), 114x162 cm (k)


Izquierda: "La Chute de l'aigle, 18 juin 1815" (1910) (l)
Derecha: "Soldado francés", Técnica mixta sobre papel, 15-3/4"h x 9-3/4"w. (m)



"General de división y escolta" (1895), óleo sobre lienzo, 53 x 72 cm. (n)


"La guerra comienza" (1913), óleo sobre lienzo, 89 x 113 cm (o)


"Les gardes d'honneur du 3e régiment à la bataille de Hanau, 30 octobre 1813" (p)




Izquierda: "Rescatado de la escaramuza" (1905), óleo sobre lienzo, 65 x 54 cm. (q)
Derecha: "El general Bonaparte a caballo guiado por un nubio en el desierto seguido 
de sus soldados mandados por Kleber y Desaix" (1899), óleo sobre panel, (r)



"Jinetes combatiendo" (1911). óleo sobre lienzo, 33 x 41 cm. (s)






"Vive la nation ! (Armée du Rhin), Hochstoedt, 1800" (1912), óleo sobre lienzo, 127 x 223,5 cm (t)


"Soldado de la Guardia Imperial a caballo" (u)


"La emboscada, recuerdo de España, 1808" (v)


"Le Tourbillon, Prentzlow, 1806" (1914) (w)


"La gloriosa cabalgata, 19 de octubre de 1805" (x)


"Murat en Jena" (y)




- - - - - o - - - - -


(I) - "La liste des sociétaires, tirée des papiers de Job, m’a été très aimablement communiquée par François Robichon. Elle figure sur le procès-verbal de la réunion de fondation de la Société qui se tint le 17 décembre 1913 dans les salons du palais d’Orsay. Elle comprend François Flameng (1856-1923), président d’honneur ; Paul-Émile Boutigny (1854-1929), vice-président ; Henry Jacquier (1878-1921), trésorier ; Hugo de Fichtner (né en 1872), secrétaire. Les autres membres sont Raoul Arus (1846?-1923), Jean-Jacques Berne-Bellecour (1874-ap. 1939), Eugène Chaperon (1857-1938), Henri Chartier (1859-1924), Henri Baud, Job (Jacques Onfroy de Bréville, 1858-1931), Raymond Desvarreux (1876-1961), Alphonse Lalauze (1872-ap. 1938), Pierre Petit-Gérard (1852-1933), Louis Ferdinand Malespina (1874-1949), Frédéric Régamey (1843-1925), Pierre Robiquet (1879-1951), Georges Scott (1873-1943), Louis Vallet (né en 1856)."(7)

(II) - "Una comisión de misiones artísticas en los ejércitos se crea en 1916. ¿Su papel? Permitir que artistas reconocidos asistan (de lejos) a la lucha para pintar escenas de batallas para la gloria de Francia. El resultado es un semi-fracaso. Las grandes firmas de la época muestran especialmente los estragos de la guerra, como el pintor Pierre Bonnard, que representa a un pueblo en ruinas. De hecho, son segundos pinceles influenciados por una pintura académica que responde mejor al orden. Henri-Georges-Jacques Chartier, por ejemplo, ilustra la recuperación de Fort Douaumont de una manera poco realista. Hay una cabeza peluda y herida que aún tiene coraje para luchar. Las peleas se juegan en combates mano a mano o con cuchillos, mientras que la mayoría de las víctimas cayeron bajo el fuego de proyectiles o rifles. Y los alemanes tienen muchos más muertos que los soldados franceses ..."(2)

(III) - "Ainsi, dans cette représentation de la reprise du Fort de Douaumont par les soldats français réalisée en 1916 par l'obscur Henri-George Jacques Chartier, on voit l'influence d'Alphonse de Neuville, qui montra jusqu'à l'épuisement la défaite française de 1870 face aux Prussiens avec des accents d'héroïsme assez irréalistes"(6)


_____________________________________________________________________________

Fuentes:

(1) - https://fr.linkedin.com/pulse/henri-chartier-1859-1924-peintre-militaire-camus-la-gu%C3%A9rini%C3%A8re
(2) - https://www.geo.fr/photos/reportages-geo/premiere-guerre-mondiale-la-censure-pour-masquer-la-realite-des-combats-160983
(3) - http://www.universdesarts.com/biographie/1373/chartier-henri.html
(4) - http://oxfordindex.oup.com/view/10.1093/benz/9780199773787.article.B00036080
(5) - https://www.proantic.com/en/display.php?mode=obj&id=243866
(6) - http://k-classroom.blogspot.com.es/2012/09/pour-les-3e-histoire-des-arts-la.html
(7) - "Peindre la Grande Guerre" - Actes du symposium de l’IAMAM (Association Internationale des Musées d’Armes et d’Histoire Militaire) qui s’est déroulé du 16 au 18 novembre 1998 au musée de l’Armée, Cahiers d’études et de recherches du musée de l’Armée, Numéro 1, 2000. 
(8) - https://www.mutualart.com/Artist/Henri-Georges-Jacques-Chartier/2B3F7ADEF4305C05


Imágenes:

(a) - https://www.photo.rmn.fr/archive/97-006471-2C6NU0S41CH8.html
(b) - https://commons.wikimedia.org/wiki/Category:Henri_Georges_Jacques_Chartier#/media/File:
Apr%C3%A8s_la_charge_%C3%A0_la_bataille_d%27Hanau.Jpeg
(c) - https://www.proantic.com/en/display.php?mode=obj&id=243866
(d) - vhttps://www.photo.rmn.fr/CS.aspx?VP3=SearchResult&VBID=2CO5PC6B25YG4
(e) - https://www.invaluable.com/auction-lot/henri-georges-jacques-chartier-french-1859-1924-355-c-8093318d53#
(f) - http://www.artnet.com/artists/henri-georges-jacques-chartier/anfall-CQtNP6CZM5FciBtq2oAIVg2
(g) - http://naon2.com/hist/1530/pe/17881-017.html
(h) - http://www.artnet.com/artists/henri-georges-jacques-chartier/batalla-napole%C3%B3nica-6U-Vt5PBslXnEGXAdPjjgw2
(i) - http://www.artnet.com/artists/henri-georges-jacques-chartier/trompette-et-hussard-chargeant-SauSSE3UteDwufOQ1NwfRw2
(j) - http://www.artnet.com/artists/henri-georges-jacques-chartier/soldados-napole%C3%B3nicos-3kumVOoyeciXGObWC8g6iw2
(k) - http://www.artnet.com/artists/henri-georges-jacques-chartier/aux-avant-postes-la-veille-de-wagram-1809-OYP0PzBRnEFHPa_2Un8hxA2
(l) - https://www.photo.rmn.fr/archive/97-006462-2C6NU0S41Q7W.html
(m) - https://www.invaluable.com/auction-lot/mixed-media-on-paper-henri-george-chartier-141-c-dfb4d8ab8f
(n) - https://www.proantic.com/en/display.php?mode=obj&id=243866
(o) - http://www.artnet.com/artists/henri-georges-jacques-chartier/kriget-b%C3%B6rjar-KDEa9AjL7pA-NS1M-8ILfA2
(p) - Par Henri Chartier (1859-1924) — Jean Tranié et Juan-Carlos Carmigniani, « Napoléon : 1814 - La campagne de France », Pygmalion/Gérard Watelet, 1989, page 266., Domaine public, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=32424751
(q) - http://www.artnet.com/artists/henri-georges-jacques-chartier/rescued-from-the-skirmish-eZ9_L5NcVI67nO4eYM7RzA2
(r) - https://www.auction.fr/_fr/lot/henri-george-chartier-25-fevier-1859-8-septembre-1924-laqu
o-le-general-bonaparte-13701717
(s) - http://www.artnet.com/artists/henri-georges-jacques-chartier/reitergefecht-7JdoBXHR804bFbjzQpswaQ2
(t) - http://www.artnet.com/artists/henri-georges-jacques-chartier/the-charge-of-the-hussars-nhjLp0zfypMX81cQVL21-Q2
(u) - https://www.repro-tableaux.com/a/chartier/soldieroftheimperialguard.html
(v) - https://www.photo.rmn.fr/archive/97-006467-2C6NU0S41B27.html
(w) - https://www.photo.rmn.fr/CS.aspx?VP3=SearchResult&VBID=2CO5PC6B25YG4
(x) - http://www.zupimages.net/viewer.php?id=15/14/0zhn.jpg - https://forum.napoleon1er.net/viewtopic.php? f=15016&t=57965&p=794298&hilit=chartier
#p794298 (par FRIEDERICHS » 01 avr. 2015, 17:56)
(y) - http://www.zupimages.net/viewer.php?id=15/14/b3zg.jpg
- https://forum.napoleon1er.net/viewtopic.php? f=15016&t=57965&p=794298&hilit=chartier
#p794298 (par FRIEDERICHS » 01 avr. 2015, 17:42)